''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 24 de abril de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?

JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)

JAVIER R. PORTELLA
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
NACIÓN
Alternativa para Alemania

¿Un tercer partido en discordia para España?


La irrupción fulminante en las recientes elecciones regionales en Alemania del movimiento populista Alternativa para Alemania (Alternative für Deutschland) provoca, una vez más, en España la pregunta de "¿por qué no existe algo parecido aquí?".
Carlos Martínez-Cava

15 de marzo de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

CARLOS MARTÍNEZ-CAVA


La irrupción fulminante en las recientes elecciones regionales en Alemania del movimiento populista Alternativa para Alemania (
Alternative für Deutschland) provoca, una vez más, en España la pregunta de “¿por qué no existe algo parecido aquí?”.
Tras diciembre de 2015 donde el bipartidismo quedó quebrado por el asentamiento de Podemos, por un lado, y de Ciudadanos, por otro, parecía que la impugnación de las políticas llevadas a cabo por los dos grandes partidos quedaría satisfecha con las propuestas de los recién llegados. ¿Realmente es así? ¿Es España la excepción a lo que está sucediendo en el resto de Europa?
Francia, Alemania, Inglaterra, Hungría, Grecia…, todos ellos van conociendo políticas que obtienen cada vez más apoyos, porque en todas esas naciones se va pulsando una misma tecla o paradigma político: la soberanía.
La gran crisis económico surgida en 2008 evidenció dos grandes déficits: la pérdida de soberanía económica y la democracia irreal y ficticia originada por la primera. Eso hacia imposible  a los gobiernos cambiar de dirección frente al fracaso económico a largo plazo; y segundo, los mensajes que la clase política dirigía a la ciudadanía provocaban un diagnóstico equivocado y engañoso.
Pero así como en las naciones europeas anteriormente citadas se focalizó la atención en la UE, Bruselas, la TROIKA como los mayores enemigos del pueblo para dar solución a los problemas, y se puso en marcha un programa moderno, atractivo y seductor para acoger a la mayoría de la población en torno a él, en España el cainismo impide la aparición de una fuerza de semejantes características.
El cainismo y también la falta de preparación intelectual, presencia en los medios de comunicación y voluntad de romper el silencio y cerco frente al resto de partidos del sistema del 78.
Por más que se denuncien cuestiones como la “memoria histórica”, el olvido a las victimas del terrorismo, el derecho a la vida, el riesgo secesionista o la deriva autonómica, todas estas denuncia han sido insuficientes para construir un mensaje global de contestación a los partidos dominantes que continúan impertérritos su agenda marcada por Bruselas y donde solo matices les separan. El espectáculo de multipardismo es solo una pantalla porque, en cuestiones de fondo, todos ellos están de acuerdo en lo esencial –y no es la manida y traída Constitucion del 78, sino la política dictada por la UE para España.
Como decía recientemente Mark Weisbrot (codirector del Centro para la Investigación Económica y Política (Center for Economic and Policy Research, CEPR, en Washington, y presidente de la organización Just Foreign Policy): “Sin soberanía económica nacional, hay poco lugar para la democracia en la política económica. Esta debiera de haber sido la lección que todos deberíamos haber extraído de los últimos siete años. Los países de la Eurozona entregaron su soberanía a un grupo de personas con una agenda política bastante hostil a los intereses de la mayoría de los europeos (un grupo al que los ciudadanos jamás hubieran votado)”.
Ha tenido que ser otro disidente y desencantado como es Yanis Varoufakis, -ministro de Finanzas bajo el primer gobierno del primer ministro Alexis Tsipras entre enero y julio del año pasado-,  el que ha señalado que el Eurogrupo de ministros de economía y finanzas (con quienes trataba de negociar el futuro de Grecia) “ni fue elegido ni rinde cuentas a nadie” y que ni siquiera cuenta con un estatus legal. Pero la llamada ‘troika’, que ha dictado muchas de las decisiones económicas a Grecia en los últimos seis años de recesión (el Banco Central Europeo (BCE), la Comisión Europea y el FMI), no es muy diferente.
Estamos ante un momento muy grave de la Historia de Europa. Un momento donde las identidades nacionales están en juego porque, socavadas estas –por los flujos migratorios y las políticas dictadas desde organismos no elegidos- poco margen quedará para reaccionar y poner en practica políticas de justicia social y bien común.
El reciente documento firmado por la Unión Europea compromete  a traer desde Turquía a un número de refugiados equivalente al de expulsiones. Ese trato, cerrado en Bruselas entre los jefes de Estado y de Gobierno, incluye otras tres condiciones para Europa: aumentar los 3.000 millones destinados a Turquía para atender a los refugiados, eximir a sus ciudadanos de la necesidad de visado para viajar a la UE ya en junio y avanzar en el proceso de adhesión al club comunitario.
Sin referéndum de ningún tipo, sin consultas ni votación, el mapa de Europa, su Cultura, su identidad y su forma de relacionarse con el mundo y construir un muy concreto modelo de sociedad, puede ser alterado hasta hacerlo irreconocible.
Estas mismas autoridades europeas están intentando crear una nueva imagen del desempleo de masas, un Estado de bienestar reducido y un empeoramiento de la distribución de la renta como nueva norma para Europa, al igual que los salarios estancados y la desigualdad creciente se convirtieron en norma en la economía estadounidense desde los años 80. Y ninguna de las fuerzas políticas existentes, ahora mismo, en España, pone en cuestión este modelo. Ni Podemos, ni Ciudadanos, ni, por supuesto, PP o PSOE cuestionan el funcionamiento de la Unión Europea tal cual la conocemos.
Es desde esos países centrales desde donde vemos emerger fuerzas que sí lo hacen. En Alemania, lejos de ese estigma de ser un partido xenófobo, Alternativa para Alemania se presenta como defensora de  una Europa de Estados soberanos con un mercado interior común, devolviendo a los Parlamentos nacionales las competencias en legislación. Destacan su firme apoyo a las posiciones del Primer Ministro británico, David Cameron, en lo que se refiere a reducir la UE a través de más competencia y más responsabilidad propia.
Alternativa para Alemania es partidaria, igualmente,  de la disolución de la unión monetaria, argumentando que Alemania no necesita el euro y que la moneda única perjudica a otros Estados. Por lo tanto, piden el restablecimiento del marco alemán y del resto de las monedas nacionales, o la creación de asociaciones monetarias más pequeñas y estables; un cambio de los tratados con el fin de dar la posibilidad a los Estados a desvincularse de la moneda única; y el bloqueo mediante el veto a otorgar más créditos mediante el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). Además, exigen que los rescates no los paguen los contribuyentes, sino principalmente el sector privado.
España necesita una urgente traslación de estos vectores políticos al primer plano y que un fuerte movimiento de ciudadanos resueltos lleve esta voz al Parlamento con vocación de recuperar la Soberania que fue robada hacia fuera (con las competencias entregadas a Bruselas) y la robada hacia adentro (con las competencias entregadas a las Comunidades Autonomas).
Ese movimiento de españoles deberá ser capaz de articular y proponer otro sistema de organización económica, no solo para derogar las manidas y mentadas reformas laborales, sino para dar al trabajo y las personas el protagonismo que se merecen, incorporando la Democracia Economica y Politica a las empresas en un orden nuevo que ponga freno a la globalización que arruina empresarios y empobrece trabajadores.
Por Europa y contra la Union Europea. La Soberania devolverá la democracia a los pueblos.

Artículos y videos relacionados:


"Esto es Europa: el continente de los dioses"


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 15 de marzo de 2016

Ojalá existiera en España

Tiene usted razón que en España pocas veces se plantea nuestra soberanía nacional, y nos hemos vendido a Bruselas sin ningún tapujo. Sí que hay algunos partidos, pero desunidos, y algunos, al estar ligados a la falange, son denostados simplemente por venir de otra época, aunque sus postulados sigan vigentes actualmente. En cualquier caso, tal vez más que un partido político debería haber un movimiento y una corriente crítica de opinión (es el caso de este periódico digital, al que felicito) que pueda convencer. Y de ahí podría pasarse a solicitar un referéndum sobre nuestra permanencia en la UE y exponer frontalmente los problemas que agobian a esta sociedad, o a plantear alternativas para la selección de gobernantes, por ejemplo, u otros medios de participación en la política

# Publicado por: Blancart (Huelva)
martes, 15 de marzo de 2016

FARSA

La frase ´´...con clara vocación de defensa de los trabajadores frente a la globalización...´´ que dicen algunos en este foro ya fue inventada por Franco y sus Magistraturas de Trabajo en clarísima defensa del trabajador. El problema no es ese. El problema es la falsedad histórica (la farsa) a la que los españoles hemos sido sometidos en la Transición, además de la traición a la que España ha sido sometida por partidos e instituciones. Y en esta farsa estan incluidas el olvido y la demonización del pasado entre las nuevas generaciones que desconocen nuestra historia inmediata. Y antes que yo la han dicho Julian Marias y Garcia Trevijano, entre otros. Asi nos va.

# Publicado por: Trabuco (Ulam Bator)
martes, 15 de marzo de 2016

Tercer partido en España

Es curioso que quienes añoran o desean un avance en España de posiciones políticas como las de Marine Le Pen son los mas incapaces para formularlas en clave española.
Ni VOX ni AES representan esa posible opción soberanista. Unos por escisión del PP que no busca mas que ser el PP en su origen; otros por defender un estado confesional y amoldado a la doctrina social de la Iglesia. Nada que ver con un régimen presidencialista, laico y con clara vocación de defensa de los trabajadores frente a la globalización

# Publicado por: Europa Soberana (Alicante)
martes, 15 de marzo de 2016

Solución a la danesa

La solución para España no va por ahí. Va más por donde va Dinamarca: una derechización y una anti-islamizacón de la socialdemocracia. Al fin y al cabo, desde un punto de vista económico, la socialdemocracia y el corporativismo económico tienen bastante en común. La socialdemocracia es un dulce, por así decirlo. En cierto modo, los primeros gobiernos del PSOE en los ochenta fueron muy españolistas. Bajo mi punto de vista, Felipe González siempre ha sido un joseantoniano. La gente en España puede estar a favor de la soberanía nacional, de los usos y costumbres ibéricos y en contra de de la islamización, pero de ningún modo la gente está dispuesta a volver a la carcundia. La carcundia es aburrida y encorsetada y España es un país divertido y distendido, de vive y deja vivir.

# Publicado por: Progre descarriado (Navalcarnero con esteroides)
martes, 15 de marzo de 2016

Si existen.

Si existen: Vox y Alternativa Española, por ejemplo. El problema es que no tienen visibilidad porque hay un apagón informativo sobre ellos. Mediáticamente no existen, ni siquiera los conoce mucha gente de ´´derechas´´.

# Publicado por: Francisco (Alicante)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Nación
Gibraltar no existe
No confundamos "patria" y "patrioterismo"
La crisis de la derecha política: modernidad y posmodernidad
La Leyenda Negra. Esa inmensa falacia de España genocida de América
España, o la dictadura perfecta
«Trump y Putin lo arreglarían de otra manera»
La derecha política ha desaparecido en España
Falangistas incómodos
Fascismo rojo
El caso Rufián
El 12 de octubre Barcelona se afirma española
¿Es España un país de funcionarios?
Los dueños del harén
Vuelve el Justiciero
Extirparán las "malas hierbas" de Podemos. Pero con mucho amor
El Cid era catalán
Podemos: de Kant a Ikea
Laín Entralgo: España como problema
"Blas de Lezo": iniciativa popular para nombrar un buque de la Armada británica
Lo peor fue cómo se defendieron los militares
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
José Vicente Pascual
1 FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?
2 Los nuevos reaccionarios
3 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias
4 ¿Rusia o América? Metapolítica de dos mundos aparte
5 Todo se juega hoy (y 15 días después)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |