''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 26 de mayo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JESÚS LAÍNZ
El mito de la España de las Tres Culturas


JOSÉ VICENTE PASCUAL
La hegemonía cultural de los progres en España

JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota

SERTORIO
El khmer rosa
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Isabel (y Fernando): los Reyes Católicos


Isabel de Castilla y Fernando de Aragón. Dos figuras absolutamente decisivas de la Historia de España. Con ellos concluye la Reconquista, se unifican los reinos y se descubre América. Por ellos somos lo que somos.
José Javier Esparza

3 de febrero de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ JAVIER ESPARZA

Isabel de Castilla y Fernando de Aragón. Dos figuras absolutamente decisivas de la Historia de España. Con ellos concluye la Reconquista, se unifican los reinos y se descubre América. Por ellos somos lo que somos.

Podemos empezar nuestra historia en 1469. España aún no existe como unidad política ni dinástica. Aragón y Castilla son dos reinos distintos. Cada uno de ellos padece sus propios problemas internos, especialmente graves en el caso de Castilla. Están, además, los reinos de Navarra y de Granada, el último reducto musulmán en la península. Añadamos que Francia, Portugal e Inglaterra no dejan de mover sus hilos en la política española. La situación es realmente difícil, poco alentadora.

La lucha por el poder

En ese año de 1469, un 19 de octubre, en Valladolid, dos jóvenes príncipes celebran matrimonio. Ambos representan el futuro de los reinos de España. Isabel de Castilla tiene 18 años; Fernando de Aragón, 17. Se están casando en secreto porque el rey de Castilla, Enrique IV, hermano de Isabel, se opone a ese matrimonio. Fernando e Isabel son primos; pertenecen a una misma familia, los Trastámara, reinante en Castilla y Aragón. Como son primos, para casarse necesitan una dispensa papal. El rey de Castilla ha intentado por todos los medios que el Papa no la otorgue. Los novios van a casarse con una dispensa papal falsa. Así, al borde de la clandestinidad, comienza el camino de los Reyes Católicos.

Vamos a fijarnos en los novios. Primero, Fernando, hijo del rey de Aragón y heredero de la Corona. A sus 17 años es un príncipe de extraordinaria precocidad: no sólo ha dirigido ejércitos y goza de una inteligencia política preclara, sino que ya tiene incluso dos hijos bastardos reconocidos. La idea de casarse con Isabel no ha sido suya, sino de su padre, Juan II, que sueña con unificar las posesiones de los Trastámara. Fernando, sin embargo, se sentirá muy atraído por Isabel; es difícil hablar de “amor” en un matrimonio regio del siglo XV, pero pronto se verá que aquí, aunque había interés, había también muchas más cosas.

Ahora hablemos de la novia, Isabel de Castilla. Su situación es mucho más complicada. Isabel es hermana del rey de Castilla, Enrique IV, llamado “el impotente”. No era la única candidata al trono: estaba también Juana, llamada “la Beltraneja”, hija del rey (o, al menos, reconocida como tal por éste) y nombrada heredera. Isabel, con 18 años, es una mujer de carácter fuerte, decidido. Es muy consciente de su papel político. Además, es hermosa para la época y con un poderoso atractivo personal, según la describe el cronista Fernando del Pulgar: “Era de mediana estatura, bien compuesta en su persona, muy blanca e rubia; los ojos entre verdes e azules. El mirar gracioso e honesto, las facciones del rostro bien puestas, la cara muy fermosa e alegre. Era muy cortés en sus fablas”. Para Isabel, la propuesta de matrimonio de Fernando era una salvación: la sacaba de las intrigas castellanas y le ofrecía una Corona. Pero, además, le ofrecía expectativas importantes sobre la propia Corona castellana. Y Fernando no sólo era un buen partido, sino que no carecía de atractivo.  

A partir de este momento, Fernando e Isabel emprenden una constante lucha por el poder. Son los años de la diplomacia y las intrigas palaciegas: tienen que ganarse el apoyo de las ciudades, las villas y los nobles. Lo van a hacer con una inteligencia admirable. Para empezar, prescinden de los grandes nobles: saben que sus apoyos no están ahí, sino en las ciudades, así que se apartan de los grandes señores de la corte y se rodean de consejeros procedentes de la Universidad y la Iglesia. Al mismo tiempo, se apresuran a defender los derechos de sus súbditos. Por ejemplo, arreglan en Borgoña e Inglaterra garantías para que los marineros vascos puedan comerciar en esas costas con sus privilegios intactos. Así los procuradores de Vizcaya prometen a Isabel “antes morir que abandonar su obediencia”. Los vascos serán los primeros en apoyar a los Reyes Católicos.

Llegó luego el momento de ganarse a las familias más influyentes de la nobleza. Aquí jugó un papel determinante la familia castellana de los Mendoza. Seguimos en el bazar de la diplomacia. Aragón había pedido al Papa una bula que legalizara el matrimonio de Fernando e Isabel. Lo que al Papa le preocupaba en ese momento era la cercanía de los turcos. Los príncipes prometieron su ayuda al Papa y éste, a cambio, les concedió la dispensa para su matrimonio y nombró cardenal a Pedro González de Mendoza. En la trastienda de esta operación hubo un hombre sorprendente: el valenciano Rodrigo de Borja, que será luego papa como Alejandro VI.

El asalto

Enrique IV de Castilla muere en diciembre de 1474. Isabel se autoproclama reina de Castilla un día después. La guerra civil con el partido de la Beltraneja es inevitable. Estos sucesos sorprenden a Fernando en Aragón. Y entonces Fernando irrumpe con una jugada magistral: como es el único descendiente varón vivo de Juan IV de Castilla –por eso era primo de Isabel-, se presenta como candidato al trono de Castilla y firma con su mujer un tratado que establece la igualdad de ambos en el ejercicio del poder real. A partir de ese momento, los jóvenes príncipes forman un bloque invencible: sus avales para el trono son inmejorables –dos candidatos en uno- y sus apoyos han crecido de manera exponencial.

Podemos ahorrarnos los detalles del follón dinástico. Baste señalar que a Juana la apoyó un fuerte partido nobiliario, así como Portugal y Francia, mientras que la candidatura de Isabel fue apoyada por Aragón, más numerosas ciudades y villas . Fue una nueva guerra civil en el desgarrado paisaje castellano. Y ganó Isabel: después de la batalla de Toro, en 1476, y de la paz firmada con Portugal en 1479, Isabel fue finalmente reconocida como reina de Castilla. Fernando, que había jugado un papel decisivo en las operaciones militares, se las arreglará para ser aceptado por la nobleza castellana. Pero es que, además, en aquel mismo 1479, Fernando era coronado rey de Aragón. Así se encontraron unidos los dos reinos más poderosos de España.

¿Qué ofrecían Isabel y Fernando? Consolidar el poder real, un proyecto que va a circular bajo la fórmula de “el buen gobierno del reino”. En la práctica, eso significa que el poder de los reyes ha de estar por encima de los intereses de los nobles y de las ciudades.Ese era precisamente el gran problema político de la España de aquel tiempo: el excesivo poder de la nobleza, que había esquilmado el patrimonio real. Los reyes consiguieron recuperar un importante número de propiedades y rentas que los nobles habían sustraído del patrimonio real: señoríos, cargos, ciudades. La mayoría de los nobles aceptó una indemnización. Otros pretendieron resistirse, convertidos en auténticos “magnates bandoleros”, como dice Sánchez Albornoz. A esos, Fernando e Isabel los aplastaron.

El Estado

A partir de este momento los reyes empiezan a construir un Estado. Para garantizar la seguridad y el orden en el país se crea la Santa Hermandad, con atribuciones policiales y judiciales. Se generaliza la figura del Corregidor como representante del poder real en las ciudades. Se reforma a fondo la administración de la hacienda real. Las Órdenes Militares quedan bajo control de la Corona. La Corte se convierte en una eficaz máquina burocrática. Los Reyes quieren subrayar su autoridad. Y quieren hacerlo, además, muy claramente sobre todos sus reinos, que no se convierten en uno sólo, pero que desde ahora deben andar unidos, y así lo expresan sin duda posible Isabel y Fernando. Toda su política va orientada a cimentar esa unión no sólo mientras vivan los reyes, sino también en el futuro.

Sobre la base de ese Estado, Fernando e Isabel, socios inseparables, absolutamente fieles a su proyecto común, construyen un reino potentísimo. Se conquista Granada, se descubre América, se normaliza la lengua castellana, se unifica la religión de los reinos… En 1493 Aragón recupera de Francia los territorios del Rosellón y la Cerdaña, al otro lado del Pirineo. En 1496 Castilla concluye la conquista de las Canarias. Isabel y Fernando tienen como objetivo permanente la reunificación de la península. Con Portugal lo intentan a través de la política matrimonial, pero sin resultados. Las cosas salen mejor en Navarra, sacudida por una guerra civil donde lo que en realidad se ventilaba era quién se cobraba la pieza, si la corona francesa o la española. Ganó la española: en 1512, ya muerta Isabel, Fernando conquista Navarra, que quedará unida a la corona, aunque siempre con personalidad propia.

Tras las proezas de 1492, Fernando e Isabel han convertido a España en una potencia de primer orden. Su papel en el orbe católico pasa a ser decisivo. Y un papa español, aquel Rodrigo Borja del que hablábamos antes, ahora pontífice como Alejandro VI, fue quien otorgó a los reyes el título con el que pasarían a la historia: Reyes Católicos. “¿A quién cuadra mejor el título de Rey Católico que a vosotros, defensores de la fe católica y de la Iglesia católica?”,decía el papa.

Es difícil saber si Isabel y Fernando se amaban en el sentido en que hoy entendemos esa expresión. Lo indudable es que ambos tenían absoluta confianza el uno en el otro, porque compartían un mismo proyecto político e histórico. Como su sucesión había sido un asunto dolorosísimo, con su primogénita muerta de parto a los 28 años y su único hijo varón muerto de tuberculosis a los 19, la Corona recayó en su hija Juana, a la que se llamará “la Loca”. E Isabel, que no se fiaba de Juana, dejó dicho en su testamento que Fernando se encargara de la gobernación de Castilla si Isabel moría antes y Juana se mostraba incapaz.

Isabel, en efecto, murió antes que Fernando: el 26 de noviembre de 1504, en Medina del Campo. En su testamento prohibió esclavizar a los indígenas de América: era la primera vez en la Historia que un rey decidía algo así. Fernando quedó solo. Juana heredó a Isabel en Castilla, pero Fernando se ocupó de los asuntos castellanos. Lo hizo delegando el poder en el cardenal Cisneros. Fernando murió a su vez en enero de 1516: tenía 64 años y había intentado un último matrimonio –con Germana de Foix- que le diera los derechos sobre Nápoles y un heredero varón. Nápoles lo tuvo; el varón, no. El proyecto de Isabel y Fernando, casi medio siglo antes, había sido unificar Castilla y Aragón, las dos ramas de los Trastámara, e imponer su poderío en la península. Por el camino, sin embargo, habían pasado cosas inesperadas: América, Italia… En 1516 los dominios de la Corona eran muy superiores a lo que podían haber imaginado. Pero su heredero no iba a ser un hijo suyo, sino un nieto extranjero, Carlos de Habsburgo.

 La última orden de Fernando el Católico fue ser enterrado junto a su esposa, Isabel, en Granada. Los reyes amaban así. Y en esos dos cadáveres, juntos en muerte como en vida, se sustancia lo que hoy conocemos como España. Somos lo que somos por los Reyes Católicos. Nada menos.

José Javier Esparza en La Gaceta, 23/01/2016


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 03 de febrero de 2016

ESPAÑA, SIEMPRE.-

Es el ejemplo ideal para que los dirigentes políticos que se nos vienen encima sepan arbitrar soluciones prácticas que lleven a la unidad de España, por encima de ambiciones particulares. Que sepan, de una vez por todas, que lo que los españoles deseamos es una España fuerte, con sólidas bases sociales y económicas. Los que que no tienen este sentido patriótico son dignos del más vergonzante desprecio.

# Publicado por: ROBOLMO (Alceda)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Javier Esparza
Nigromantes: España, este muerto, no resucitará
Estamos en guerra
"Queremos repensar Europa, y refundarla en paz y libertad"
La conquista de Granada
La izquierda histérica
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (y II)
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (I)
La crisis del PSOE, o la pesadilla de Sagasta
La próxima guerra ha comenzado ya (y VI)
La próxima guerra ha comenzado ya (V)
La próxima guerra ha comenzado ya (IV)
La próxima guerra ha comenzado ya (III)
La próxima guerra ha comenzado ya (II)
La próxima guerra ha comenzado ya (I)
Miguel de Cervantes: gloria y pena del caballero andante
La purga que rompió a China en dos
"Con Rajoy hubiésemos perdido la Reconquista"
Deconstrucción del mestizaje
Preservar la composición étnica de Europa
¿Dejó Franco que mataran a José Antonio?
Por qué ha ganado el Frente Nacional
La Historia ha cambiado de rumbo
Pues claro que ´esto´ es el islam
¿De verdad Rusia es el enemigo?
12-O: morder cabezas de serpiente
Lo que nos une: algo más que la historia común
La defensa de Occidente ya no tiene sentido
Día UNO después de Mas
Refugiados: cosas que todos saben y nadie osa decir
¿Estamos obligados a acoger a los refugiados?
11-S. El día que cambió el mundo
El Nuevo Orden del Mundo (NOM)
Stalin: la mujer como instrumento
Eva Braun: la mujer que no existía
Mussolini, amante volcánico
Lenin y sus mujeres
Un emperador sin corona rompió el Telón de Acero
La desdicha de un cruzado en el siglo XX
Goytisolo, el Cervantes que odia España
No me sea usted islamófobo
Islam, islamismo, yihadismo…, ¿qué es cada cosa y qué significa?
Para Rajoy, los islamistas no tienen nada que ver con el islam
Claves para entender lo que pasa en el mundo
Goytisolo o el odio a España
Las de Femen profanan Paracuellos
Largos, afilados cuchillos en el PP
Ahora el problema ya no es Cataluña: es España
La cosmocracia española
Pablito Iglesias quiere partirnos la cara so pretexto de "justicia proletaria"
Estado Islámico: ¿quién le pone el cascabel al gato?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 El chollo de ser inmigrante en España
2 SERTORIO
El khmer rosa
3 JESÚS LAÍNZ
El mito de la España de las Tres Culturas
4 JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota
5 JOSÉ VICENTE PASCUAL
La hegemonía cultural de los progres en España



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |