''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 20 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
El eclipse de lo político

¿Todavía es posible la política?


Una gran crisis de representación se está desarrollando, cuya causa principal es la complejidad de los conflictos de legitimidad: no descansa ya sobre fundamentos jerárquicos. Frente a esta crisis, los políticos dependen obsesivamente de las encuestas, igual que los patricios romanos consultaban los oráculos.
Alain de Benoist

9 de febrero de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALAIN DE BENOIST

Desde finales de la década de los 80 del siglo pasado, el escenario político europeo ha cambiado radicalmente. Habiendo renunciado a sus visiones utópicas, así como a sus ilusiones, después de la caída del Muro de Berlín y el colapso del sistema soviético, la mayoría de la izquierda entiende que lo que se busca a través del “socialismo”, bien podría lograrse dentro del Estado de bienestar, es decir, del Estado liberal, precisamente cuando la diferencia entre el liberalismo y la socialdemocracia estaba dando paso a una nueva forma: el “Estado-espectáculo integrado” de Guy Debord, el “capital-parlamentarismo”, de Alain Badiou. Abandonando toda posición crítica, la izquierda aceptó la economía de mercado, para volcarse exclusivamente en una reactivación del “antifascismo”, que, en ese momento, sólo podía servir como una especie de sentimentalismo moralizante. Después de haber perdido a su adversario natural, la derecha entró en una grave crisis de identidad. Había aceptado gradualmente posiciones culturales “izquierdistas”, especialmente en el terreno social y moral, mientras que la izquierda estaba adoptando lentamente posiciones de “derecha” en materia económica. En el contexto general de idolatría de los bienes y comodidades, la ideología de los “derechos humanos” se convirtió en la base para un nuevo consenso y, al mismo tiempo, un sustituto del pensamiento político, cuando, en realidad, no era más que la expresión de un discurso moral fundamentado jurídicamente.

Este reajuste de programas y agendas ha llevado al electorado a pensar, no sin justificación, que ya no hay una diferencia fundamental entre la izquierda y la derecha, y, al mismo tiempo, a tratar de situarse fuera de esta obsoleta división. Las consecuencias son bien conocidas: el incremento constante de la tasa de abstención, la dispersión de los votos entre los numerosos candidatos, el ascenso del voto de protesta que beneficia a los extremistas, la desaparición de los electorados tradicionales definidos por criterios sociológicos, profesionales o religiosos. Mientras que entre las dos guerras mundiales cada familia política (comunistas, socialistas, liberales-conservadores, nacionalistas) tenían su propia cultura e, incluso, su propio lenguaje o particular estilo de vida, la homogeneización de los estilos de vida, acelerados por el consumismo y los medios de comunicación, se traducen ahora en un aplanamiento creciente del comportamiento electoral, pero también, paradójicamente, en una fragmentación del electorado.

Los votantes, que ahora tienen más conciencia de pertenencia a varios grupos sociales al mismo tiempo, y que están menos influenciados por las ideas generales, menos movilizados por las representaciones colectivas, votan sucesivamente por diferentes candidatos. Ya no buscan un partido que represente o responda exhaustivamente al reflejo de sus puntos de vista, saltando de un partido a otro en función de sus intereses del momento. Las ofertas políticas están también cada vez más fragmentadas. Los políticos, cuyos discursos están siempre distorsionados por la presión de los medios de comunicación, ya no logran otra cosa que mayorías circunstanciales, y que varían según los temas en juego. Los votantes ya no tienen que elegir entre los representantes, que encarnan conceptos en conflicto del interés general, sino entre equipos de profesionales que se esfuerzan para responder a las demandas contradictorias, vinculados a otros tantos intereses particulares. La fragilidad de la opinión y la incertidumbre de los conocimientos producen una política fundamentalmente vacilante, carente de fundamentos y generadora de indecisión. Como señala Marc Abélès: «Esto lleva a un estilo de gobierno condicionado por la heterogeneidad de las demandas, como puede verse por la afluencia de reivindicaciones categóricas y las respuestas dadas en cada caso concreto».

Una gran crisis de representación se está desarrollando, cuya causa principal es la complejidad de los conflictos de legitimidad: no descansa ya sobre fundamentos jerárquicos, como en la época en la que la legitimidad primaba naturalmente sobre lo demás. Frente a esta crisis, los políticos dependen obsesivamente de las encuestas, igual los patricios romanos consultaban los oráculos. Los institutos demoscópicos de investigación, que a menudo se equivocan, sirven igualmente para llevar a cabo estudios de mercado. La evaluación de las intenciones de voto de ciertos “paneles representativos” con determinado poder adquisitivo, sólo obtienen respuestas a las preguntas formuladas, lo que les permite hacer caso omiso de las inquietudes planteadas por los votantes. La democracia política se transforma en una democracia de opinión, y la acción política en la “gestión pura de las limitaciones económicas y las demandas sociales” (Alain Finkielkraut). Obviamente, la opinión pública no tiene nada que ver con la voluntad general.

Mientras los políticos se esfuerzan por recuperar la confianza de los votantes, se abre una brecha entre los ciudadanos y una clase política que parece no tener otra ambición que no sea la de perpetuarse. Esta brecha se ensancha aún más entre los desafíos de la época y las respuestas institucionales, entre la moral y el derecho, los avances de la tecnociencia y la legislación relacionada con la misma. En otras palabras, hoy la Nueva Clase no recibe más de un tercio de los votos del electorado. Como escribe Werner Olles: «Más allá de los grandes objetivos proclamados, se hace evidente que los políticos constituyen una clase homogénea, que busca, ante todo, su propio interés. Entonces, los políticos no sólo son desacreditados por su hipocresía, sino también por las ideas que transmiten, que parecen vulgares coartadas. Los conceptos de soberanía y representación popular pierden su brillo y, de repente, parecen ideas vacías destinadas a ocultar la toma del poder por una nueva y oligárquica clase especializada».


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 09 de febrero de 2016

SOLO UN JUEGO.-

Ya no existe política. Si recordamos la definición de esta palabra, nada de lo que los ´´gobernantes´´ actuales practican tiene que ver con la reallidad: Política es la actividad que desarrollan los gobernantes o los aspirantes a gobernar en beneficio de los habitantes de una comunidad o un estado. Por lo tanto, este simulacro de política solamente se puede tachar de juego entre cínicos aprovechados del bien que los habitantes dejan de recibir.
De ahí que debería crearse un sistema dentro de la sociedad, en defensa de su patrimonio, (nunca con políticos incrustados) para desterrar definitivamente a esta clase de individuos que exclusivamente aspiran a su lucro. De la misma forma a los organismos que les amparan, que se abastecen de su crimen y que juegan a hacer política con impunidad.
Lo triste es que es poco probable la denuncia entre delincuentes. Solamente el político limpio, intachable, honrado y ejemplar podría ejercer esta misión de reabilitación. Pero, ¿es posible encontrar este perfil dentro de la jauría política? No. Duraría lo que un pastel a la puerta de un colegio.
Esta ´´democracia´´ es un fraude. Es una vergenza y no debería permanecer como sistema pìlítico.


# Publicado por: ROBOLMO (Alceda)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Alain de Benoist
La política, la moral y la moralina
Carl Schmitt, ese pensador tan actual
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
¿Democracia?
François Fillon, el candidato de la patronal
Trumpopulismo
La inmigración, ¿una fatalidad?
El socialismo contra la izquierda
Gnomos que ni siquiera están a la altura de sí mismos
¿Con o sin Dios?
La historia como despropósito
¡Sí a la Europa federal!
¿Antiamericanismo?
Cartago contra Roma
¿Cuándo comprenderá Francia que Rusia es su aliado natural?
El terrorismo
Un samurái de Occidente
El futuro del Front National
La esencia del conflicto (y III)
La esencia del conflicto (II)
La esencia del conflicto (I)
El primer revolucionario-conservador
La política del populismo
Siete tesis sobre el Tercer Mundo
Las contradicciones de la Bioética posmoderna
Migrantes: las intervenciones «humanitarias» suelen en general agravar las cosas
"El sistema nos quiere disolver"
La ilusión liberal
La identidad frente a la modernidad
La riqueza del 1% es casi superior a la del 99%
La «ideología de género» va en contra del sexo
El doble juego de EE. UU. y Occidente
El pensamiento único "antifascista"
Atenas frente a Jerusalén
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios
Dinero, dinero...
La Era de las Redes
¿Y si desapareciera el dólar?
Dos Américas. La que amamos (y II)
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)
La Nueva Derecha Europea, 40 años después
¿El mensaje de la publicidad? "La felicidad reside en el consumo..."
Democracia representativa y democracia participativa
Muerte a crédito
Michael Jackson
El crack: aún no es la gran ruptura del Sistema, pero…
Nicolas Sarkozy le regala Francia a la OTAN
Con la crisis ha muerto la dictadura de los mercados
CLAVES DEL GRAN CRACK CATACLAC
Georgia: vuelve la historia
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Philippe Muray y la demolición del progresismo (y II)
2 La carga de los tres reyes
3 Vuestro 18 de Julio
4 SERTORIO
Muerte de un poeta
5 ¡Viva usted como James Bond, oiga!



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |