''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 23 de mayo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
El khmer rosa

JESÚS LAÍNZ
Homo calambrensis

JESÚS J. SEBASTIÁN
La agenda oculta de la globalización

JOSÉ VICENTE PASCUAL
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
NACIÓN
Hace cuarenta años éramos más libres


Las palabras que siguen, publicadas el otro día en El Mundo, causaron (no es de sorpender) gran revuelo en el lodazal de las "redes sociales". La cosa llegó incluso a ser "trending topic". Seguro que ninguno de quienes en ellas se dejan atrapar se dio cuenta siquiera de que esto no es sólo una denuncia: es alta literatura.
FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ

30 de noviembre de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ


El 20-N de 1975 me pilló en Tokio. Trabajaba yo en la radio japonesa. Tuve que redactar y leer la noticia de la muerte del Caudillo. Luego me fui a beber una botella de pésimo vino nipón en un tascucio. Mis amigos, a esa hora, estaban celebrando con pésimo champán español la buena nueva que esperábamos. Yo no bebía para celebrar nada, pues nunca he celebrado la muerte de nadie. Bebía por la corajina de no estar en mi país palpando el pulso de la calle y arrimando la oreja al sonido de la inminente −eso creía− libertad. Desde entonces han pasado cuarenta años: los mismos, o casi, que yo tenía a la sazón. Anteayer reparé en la simetría cronológica que me mueve a escribir esta columna. La primera mitad de mi vida transcurrió bajo Franco; la segunda, sin él. Tras su muerte llegó la democracia. Los Padres Fundadores nos prometieron libertad. Salgo ahora a la calle, palpo su pulso, tiendo el oído y cobro conciencia de la  descomunal estafa cuyo cebo mordí, del mismo modo que lo mordieron aquellos amigos que celebraron con pésimo champán la muerte del dictador. ¿Lo era? Bueno, sí, pero... La libertad está hecha de pequeñas cosas y no de grandes palabras (asociación, expresión, reunión, manifestación). Yo, entonces, podía comprar dexedrina sin receta. Podía aparcar mi dos caballos sin el ticket del parquímetro. Podía ir en coche sin cinturón de seguridad y con mi hija de seis años en el asiento contiguo. Podía beber pésimo champán con mi novia en el Retiro. Podía trabajar sin que los impuestos se llevasen la mitad del pan ganado con el sudor de las meninges. Podía ir de putas, aunque rara vez lo hice, sin que me multasen. Podía coger un avión sin verme sometido a inútiles sevicias. Podía deambular sin que cámaras ocultas (o no) me grabasen y sin cruzarme cada dos pasos con un coche de la policía. Podía vivir en un país donde sus autoridades no me consideraban un delincuente a punto de delinquir, pues es casi imposible no serlo cuando todo está prohibido. Madrid, y España entera, no se había convertido en Distrito Policial. Hoy, cuarenta años después, esto parece la Rusia de Beria. Y aquí me tienen, como en la copla, igual que entonces: esperando el porvenir, pero la libertad no llega. Aunque decirlo me cueste caro, lo digo: hace cuarenta años yo era más libre. Y ustedes, créanlo o no, también.
© El Mundo

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 04 de diciembre de 2015

MUCHO MEJOR ANTES

La sanidad pública era muy buena, netamente superior a la inglesa,la italiana,la portuguesa, similar a la francesa y habrá que recordar que EEUU no tenía. Por aquellas fechas numerosos países europeos vivían bajo la bota de las dictaduras marxistas encerrados tras murallas y alambradas para que no pudieran salir,mientras aquí viajar al extranjero era libre.El régimen de Franco de hecho recibía exiliados políticos que se refugiaban aquí procedente de otros países. Entre otros,buscaron en la España del Moviniento la libertad, por citar solo los más famosos Ladislav Kubala, Puskas, Juan Domigo Perón, Wiliam Meserssmit, Otto Skorceny,Leon Degrelle huyendo de Hungría,Argentina.Alemania y Bélgica respectivamente. De paso, los bares cerraban cuando se aburría el dueño, no por que los políticos mandasen a la policía. Hoy pa población reclusa española es diez vez la del 75 y la policía más del doble, mientras la población solo ha aumentado en un cuarto. Los impuestos se han multiplicado por mil y le paro por diez.El dinero se lo reparten entre los Rato,Matas,Bárcenas,Guerra,Pujol,Felipe González,Aznar,Fabra,Juan Carlos,Infante Elena, Juan Luis Cebrián,Mario Dragui, y los bancos.

# Publicado por: JCM (NAVARRA)
viernes, 04 de diciembre de 2015

Carlos, de Valladolid

Estando básicamente de acuerdo con usted, me gustaría puntualizarle algunas cosas: 1) La evolución lógica de una dictablanda socialiberal como era el franquismo, es una democracia parlamentaria con una Constitución socialiberal como la que tenemos. De hecho, así lo quiso y lo dejó atado y bien atado el Caudillo. 2) En Cuba o en Venezuela, la gente de mal son los disidentes y la gente de bien son los aquiescentes y los militantes pro. 3) Debería investigarse el misterio impositivo franquista de cómo sin que se pagaran impuestos directos el Estado funcionaba y funcionaba bien. Esto echaría por tierra el mito de que para un Estado funcione hay que pagar impuestos. Ahí estoy muy de acuerdo. 4) La sanidad pública franquista era paupérrima, y las obras públicas (excepto vivienda social y embalses), también.

# Publicado por: Progre Descarriado (Madrid, España)
jueves, 03 de diciembre de 2015

Y menos Estado, menos políticos más libertad

La libertad está hecha de cosas pequeñas...y de cosas grandes. Entonces había infinitamente menos políticos y menos vividores del presupuesto público, la tercera parte de funcionarios y menos, muchas menos, leyes.
Apenas había impuestos y se hacían hospitales. Y sobre todo, había más seguridad jurídica y más Estado de Derecho ( sí, el Estado de derecho es graduable y puede haber más o menos...o nada): entonces las leyes no se modificaban para satisfacer los intereses de cualquier quídam con mano en el BOE, como sucede hoy.

Había más libertad, menos administraciones, menos intromisión del Estado en la vida del súbdito.

# Publicado por: carlos (valladolid)
jueves, 03 de diciembre de 2015

aniversario

MUY BIEN EL ARTICULO DE SANCHEZ DRAGO, COMO CASI SIEMPRE. ESTOY DE ACUERDO Y AÑADO QUE EL 99 DE LSO ESPAÑOLES PUDIMOS VIVIR BIEN BAJO LA LLAMADA DICTADURA O BIEN DICTABLANDA, Y NADIE SE METIO CON NOSOTROS. QUE ERAMOS GENTE DE BIEN.LO PASO MAL EL MALEANTE Y EL EXTREMISTA, Y AHORA VEMOS QUE CUALQUIER TIEMPO PASADO FUE MEJOR,; AL MENOS ESRAMOA MAS JOVENES.

# Publicado por: norberto (zaragoza)
miércoles, 02 de diciembre de 2015

Pues claro que sí

Cuando Franco murió yo tenía 19 años y también pensé que todo iría mejor.
Ahora nos comen el tarro con lo progre TODAS las cadenas de TV. Con Franco ya sabiamos de que cojeaba la única tele y por eso oíamos Radio España Independiente que ya sabiamos que era del partido Comunista. Así, comparando, sacabamos nuestra opinón.
Ahora solo existe la opinión políticamente correcta y no te salgas de ella que te caes con la gorda.

# Publicado por: Alvaro (Cuenca)
martes, 01 de diciembre de 2015

No es usted el unico en sentir asi...

Ya lo dijo (creo que en ´´100 españpoles y el sexo) Eduardo Mendoza. Que teniamos mas libertades individuales en el franquismo. Y decirlo en la oficina fue todo un happening...
Además, nuestra oposcion al franquismo era menos peligrosa que la acual contra los progres. Mas divertida. Como se cita.. ´´Contra F. viviamos mejor´´
Ah...y no insultemos a nuestros medico o albañiles.. Con Franco ya eran buenos y lo hacían bien Empezó a joderse por la educacion y kultura.

# Publicado por: Puig (Valencia)
lunes, 30 de noviembre de 2015

Y yo ...

Tengo ochenta años y debo añadir a lo expuesto en el artículo y escritos que lo comentan, que viviamos mas libres y además eramos mas jóvenes. A los quince años dispuse de pasaporte, con la firma autorizándome de mi padre (que había sido represaliado por ´´rojo´´).
Haciamos lo que nos daba la gana sin molestar al projimo (eramos mas educados) y si alguna vez nos persiguieron los ´´grises´´, se puede decir que lo organizabamos para que asi fuese ¿o no?.

# Publicado por: Adolfo (Benicarló)
lunes, 30 de noviembre de 2015

Lástima

¡No hace falta comparar!. ¿Es que no salta a la vista?. No es de recibo vivir en un país repleto de cámaras de vigilancia y cadenas tóxicas de Tv. ¡Por mucha coleta que tengan nuestros politicos!.

# Publicado por: Hispano Sanguis (Ciudad Real)
lunes, 30 de noviembre de 2015

Yo también

Verdaderamente, y no por llevar la contraria a Progre descarriado, a mi jamás me obligaron a cantar nada, unicamente, en contadísimas ocasiones, canté el Asturias patria querida por efectos del alcohol y antes de que se convirtiera en el Himno Nacional asturiano, ni me sentí perseguido como ahora sucede con ocasión de cualquier proceso electoral que se inventen. Mi edad es ligeramente inferior a Sánchez Dragó y nunca tuve necesidad de recurrir a la farmacia salvo para adquirir una centramina en las proximidades de los exámenes. Por lo demás, sentí la misma libertad que ahora con la inmensa diferencia de que tenía confianza en que no nos iban a robar y siempre me pregunté: si no se pagaban impuestos. ¿Cómo se hacían las obras que se hicieron sin ayuda de la UE?.

# Publicado por: José Manuel (Pereira)
lunes, 30 de noviembre de 2015

Sí, pero...

Dragó tiene razón, pero en aquella época te podía asaltar un grupo de falangistas por la calle, pedirte que cantaras el Cara al Sol y si no te lo sabías, te daban una paliza.
También se podía presentar la policía en tu casa y llevarte sin mayor problema. Luego podías ´´desaparecer´´ en una comisaría.
Entonces se podían comprar benzodiacepinas y anfetaminas en la botica sin receta, cierto. Ahora no. Pero en los años ochenta se podía consumir cocaína y hachís sin problemas en los bares de copas de Madrid.
Entonces había sólo profesionales españolas, hoy tenemos españolas, rusas, brasileñas, polacas, argentinas, suecas, chinas, inglesas y hasta yankis.
Entonces no se pagaban impuestos y el Estado funcionaba, cierto. Pero la sanidad pública era miserable y las obras públicas (excepto embalses y viviendas sociales eran paupérrimas).
Tampoco había pornografía en los kioskos.
No había libertad de prensa.
Etc.


# Publicado por: Progre Descarriado (Madrid, España)
lunes, 30 de noviembre de 2015

Y yo también

Soy algo más joven, no mucho por tanto he vivido más en democracia que en dictadura, pero sin duda, en aquel entonces gozaba de muchas más pequeñas libertades, las que puedo disfrutar que ahora, la primera la de andar por la calle sin miedo a que me asaltaran, Si, tambien pensé, sin mucha convicción que la democracia supondría un renacimiento cultural, y ¿Qué ha sido ? El triunfo de lo cutre y de lo chabacano, eso si , subvencionado,faltaría más.

# Publicado por: J. A. Martínez (Madrir)
lunes, 30 de noviembre de 2015

UNA OPINIÓN SINCERA

Menos mal que, en medio de tanto falso discurso, alguna vez se encuentra una opinión sincera.

# Publicado por: Paulino (Madrid)
lunes, 30 de noviembre de 2015

más libres y más de todo.

égimen oligárquico, mil veces peor que la dictadura, que nos ha robado la alegría de vivir, y hasta la esperanza. ¡Puta mafia negra!

# Publicado por: Pedro (Cirauqui)
lunes, 30 de noviembre de 2015

YO TAMBIEN.-

Poseo edad parecida a la de Sánchez Dragó y la nostalgia de aquella época recorre todo mi esqueleto, Cuantas veces hemos recordado mi esposa y yo aquellas noches del viernes en Madrid, cuando después de una semana ajetreada nos solazábamos con una buena cena en la marisqueía cercana a los Roxi, y degustar la película preferida que nos llevaría, después de un plácido paseo nocturno, a nuestro hogar.
Todo tranquilo, sin sobresaltos ni temores de posibles asaltos...
La juventud de ahora no sabe de aquellos momentos. Desconoce los ratos de auténtica paz social que se respiraba. Y es que la ´´democracia´´ se lo ha impedido. Ha asustado su modo de vida y, sin quererlo, lo impele a la autodefensa, al rencor, al temor impreso en su existencia y se aleja inexorablemente del romanticismo, del sosiego espiritual y de una concepción racional de la vida.
¡Que pena!

# Publicado por: ROBOLMO (Alceda)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Nación
Don Juan
A moro muerto, gran lanzada
Los entresijos del contubernio entre oligarcas, periodistas y gobernantes
¡Arriba Uropa!
Gibraltar no existe
No confundamos "patria" y "patrioterismo"
La crisis de la derecha política: modernidad y posmodernidad
La Leyenda Negra. Esa inmensa falacia de España genocida de América
España, o la dictadura perfecta
«Trump y Putin lo arreglarían de otra manera»
La derecha política ha desaparecido en España
Falangistas incómodos
Fascismo rojo
El caso Rufián
El 12 de octubre Barcelona se afirma española
¿Es España un país de funcionarios?
Los dueños del harén
Vuelve el Justiciero
Extirparán las "malas hierbas" de Podemos. Pero con mucho amor
El Cid era catalán
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Europa estará muerta en 20 años
2 SERTORIO
El khmer rosa



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |