''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 26 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
De Expaña a España


JAVIER R. PORTELLA
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda

SERTORIO
De marimantecas y lloronas
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Europa-Tercer Mundo, mismo combate

Siete tesis sobre el Tercer Mundo


Ediciones Fides ha editado el volumen «Europa-Tercer Mundo, mismo combate», de Alain de Benoist. La tesis puede parecer sorprendente. Una alianza entre Europa y el Tercer Mundo contra el liberal-capitalismo encarnado por el enemigo americano y las empresas transnacionales, que destruyen las identidades colectivas y las formas de vida tradicionales, un precio que estos países deben pagar por incorporarse al paradigma del desarrollismo occidental, una nueva forma de colonialismo.
Alain de Benoist

29 de septiembre de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALAIN DE BENOIST

Todo parece oponerse a Europa y al Tercer Mundo. Sin embargo, actualmente todavía se les ofrece una oportunidad única. Pertenecen ya a esas áreas geopolíticas del mundo que no se funden con las superpotencias, por lo que ambos podrían ayudarse para inaugurar una tercera vía. El libro Europe, Tiers monde, méme combat, de Alain de Benoist, recuerda primero las vicisitudes de la ideología colonial y el extraño destino del Tercer Mundo desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Se verá cómo las divisiones habituales entre la derecha y la izquierda rara vez han correspondido a la realidad de las fuerzas en los países del Tercer Mundo. Y es, quizá, una coincidencia, que un nuevo Tercer Mundo muy diferente del anterior, está surgiendo hoy. La situación actual del Tercer Mundo muestra la responsabilidad de las ideologías dominantes en el estado de subordinación en que se encuentra. Un nuevo orden económico internacional requiere la creación de grandes áreas de desarrollo autocentrado, el único modelo que puede restaurar en el mundo la diversidad que hace de la riqueza identitaria un patrimonio de los hombres y de los pueblos. ¿La ideología de los derechos humanos o la defensa de los pueblos? ¿Hay que elegir? Entonces, la elección es clara: en el momento de la uniformidad globalizante y mundialista, de la muerte de culturas y estilos de vida diferenciados y arraigados, los pueblos de Europa y del Tercer Mundo deben construir su propio destino lejos de las seducciones de Occidente y de los cantos de sirena de Oriente.

* * *

Primera.- El Tercer Mundo es una expresión equívoca que hay que emplear con precaución. Designa una realidad fundamentalmente heterogénea. La definición que se ha dado más frecuentemente de ella es de orden económico: el Tercer Mundo estaría formado por el conjunto de los países pobres, por oposición al mundo desarrollado. Pero se puede también dar una definición política del Tercer Mundo. Éste reagruparía al conjunto de países potencialmente no alineados con las superpotencias. En este sentido, Europa también formaría parte del Tercer Mundo.

Segunda.- Frente al Tercer Mundo (en el sentido clásico), Europa no es culpable de forma particular. Económicamente, la colonización no ha sido un “buen negocio”. No explica tampoco el desarrollo de los países occidentales, así como tampoco explica el subdesarrollo de los países del Tercer Mundo. La responsabilidad de la “deculturación” producida por la colonización no corresponde a Europa, sino a una ideología universalista que Occidente ha adoptado en un momento dado de su historia y que ha sido la primera en sufrir. La colonización es una página definitivamente liquidada de nuestra historia. No hay razón para tener, respecto a ella, rencor, crispaciones, culpabilidad o nostalgia.

Tercera.- La aproximación puramente economicista de los problemas del Tercer Mundo es errónea. Reduce excesivamente el problema: vinculada con la ideología del “progreso”, enmascara en realidad una nueva forma de colonialismo. Proponer a los países del Tercer Mundo, para compensar su “retraso”, que adopten el modelo occidental de desarrollo, equivale a desposeerlos de su identidad, a transformarlos en occidentales de segunda categoría y, finalmente, a condenarlos a un subdesarrollo real permanente. La ayuda al Tercer Mundo no tiene sentido más que si tiende a crear in situ condiciones de desarrollo, respetando las especificidades colectivas y las culturas diferenciadas. El Tercer Mundo debe ser ayudado a ayudarse a sí mismo, principalmente por la creación de grandes zonas de desarrollo “autocentrado”. La realización de tal objetivo implica el abandono de los esquemas marxistas y liberales dominantes, y la revisión de la dogmática del librecambismo internacional. La producción de los países del Tercer Mundo debe orientarse prioritariamente, no hacia exportaciones destinadas a satisfacer la demanda del “mercado mundial”, sino hacia la satisfacción de la demanda interior.

Cuarta.- La pobreza de los países del Tercer Mundo, presentada actualmente como una situación de excepción, ha sido hasta una época reciente el estado normal de todos los países occidentales. Esta pobreza, si bien constituye la desdicha del Tercer Mundo, constituye también la oportunidad de no incidir en los mismos errores que Europa ha cometido –y continúa cometiendo– bajo la influencia de las ideologías universalistas occidentales. Los países del Tercer Mundo tienen la suerte de poseer, en general, sociedades orgánicas todavía vivas. Sin continuar necesariamente con formas tradicionales de existencia, deben ser incitados a inventar formas propias de acceso a la modernidad. El Tercer Mundo debe rechazar el ideal de desarrollo a la manera occidental e intentar poner en marcha modelos originales de crecimiento y modernización.

Quinta.- La descolonización está aún por hacer. A las formas antiguas de dominio han sucedido otras formas nuevas de colonialismo. La dependencia económica y energética, principalmente, enajena la soberanía política de los países del Tercer Mundo, cuyas estructuras sociales se encuentran igualmente amenazadas por la universalización del modo de vida occidental. Europa, a este respecto, no está en una situación muy diferente. Los equilibrios que la sociedad mercantilista ha destruido en el Tercer Mundo, los ha comenzado primeramente por quebrar en el seno mismo de la cultura europea, donde se ha constituido “sobre” y “mediante” la destrucción de los modos de vida orgánicos enraizados. La descolonización, está aún por hacer en todas partes del mundo, tanto en el Tercer Mundo como en Europa.

Sexta.- El Tercer Mundo es actualmente el único lugar donde se pueden elaborar, realizar y probar nuevas formas políticas, es decir, formas de tercera vía. Thomas Molnar constata con bastante razón: «No hemos considerado hasta ahora al Tercer Mundo por lo que es y será, es decir, otro mundo, que no es ni será el Occidente liberal democrático, ni el Oriente comunista». Únicamente el Tercer Mundo ha dado, desde 1945, el ejemplo de fórmulas políticas, económicas y sociales diferentes. Su debilidad económica contrasta, a este respecto, con su poder político potencial. El Tercer Mundo debe ser incitado a rechazar tanto el socialismo marxista como el liberalismo occidental. Frantz Fanon no estaba equivocado al decir que «el Tercer Mundo aparece actualmente, frente a Europa, como una masa colosal cuyo proyecto debe ser intentar resolver los problemas a los que Europa no ha sabido aportar solución». El Tercer Mundo representa una oportunidad capital de salir del dilema Este-Oeste, Oriente-Occidente, y de preservar así el futuro de la diversidad colectiva humana.

Séptima.- Únicamente Europa tiene interés político en el desarrollo del Tercer Mundo. En las condiciones geopolíticas presentes, todo país “no-alineado” del Tercer Mundo es un aliado potencial de Europa, cuya vocación frente a las superpotencias no pude ser otra que la de constituir una “tercera vía” y ofrecer una alternativa a las ideologías dominantes. El “tercermundismo” debe recibir una nueva definición y un nuevo impulso. Mucho más que un deber moral o un imperativo económico, es para Europa una necesidad política vital. La ayuda europea al Tercer Mundo debe ir prioritariamente a los países que rechazan el alineamiento con los “grandes”. Europa y el Tercer Mundo constituyen, conjuntamente, potencialmente, una tercera fuerza. A la ayuda económica de Europa hacia el Tercer Mundo debe corresponder una ayuda política del Tercer Mundo para Europa. Los intelectuales de izquierda se volvían ayer hacia el Tercer Mundo para acelerar la decadencia de la cultura europea. Nosotros nos volvemos hoy hacia él para que nos ayude a salvarla.

© Ediciones Fides


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 01 de octubre de 2015

Otra propuesta

Yo tengo una propuesta mejor: una alianza de los europeos de Europa con los europeos de América contra las elites occidentales actualmente existentes, contra los valores vigentes y a favor de una identidad común, una nueva moral y una nueva cosmovisión para preservar lo mejor de nuestra civilización, desechar las partes tóxicas que le llevan al descarrilamiento y tomar un nuevo rumbo.

Esto no sería posible si no nos enfrentáramos a problemas y desafíos similares que nos conducen a una encrucijada histórica: redescubrir quiénes somos o acabar anegados en nuestra propia decadencia, como lo expuso Dominique Venner en ´El shock de la historia´.

# Publicado por: El Disidente (Madrid)
jueves, 01 de octubre de 2015

Europa debe buscar su identidad

Interesante propuesta, pero Europa debe encontrar su identidad. Es difícil creer en la independencia de los europeos cuando están ubicados en el bloque occidental, acuerpando políticas contra el tercer mundo.

# Publicado por: Tercerista (El Salvador)
martes, 29 de septiembre de 2015

El Tercer Mundo ¡Puah!

¡Ay el Tercer Mundo! Ese lugar en el que se viste chilaba, se calzan babuchas, se comen dátiles y cuscús, se bebe mucho té, se va uno a la playa, se miran las musarañas, y unas no-vírgenes de 25 añitos tratan de complacerle a uno. ¡Qué asco! Mucho mejor Estados Unidos con sus hamburguesas, sus ´´suburbs´´, su plásticazo y su cotidiano esfuerzo viril para tener contestas a sus mujeres psicóticas.

# Publicado por: Progre Descarriado (Madrid (España))
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Alain de Benoist
La política, la moral y la moralina
Carl Schmitt, ese pensador tan actual
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
¿Democracia?
François Fillon, el candidato de la patronal
Trumpopulismo
La inmigración, ¿una fatalidad?
El socialismo contra la izquierda
Gnomos que ni siquiera están a la altura de sí mismos
¿Con o sin Dios?
La historia como despropósito
¡Sí a la Europa federal!
¿Antiamericanismo?
Cartago contra Roma
¿Cuándo comprenderá Francia que Rusia es su aliado natural?
El terrorismo
Un samurái de Occidente
El futuro del Front National
La esencia del conflicto (y III)
¿Todavía es posible la política?
La esencia del conflicto (II)
La esencia del conflicto (I)
El primer revolucionario-conservador
La política del populismo
Las contradicciones de la Bioética posmoderna
Migrantes: las intervenciones «humanitarias» suelen en general agravar las cosas
"El sistema nos quiere disolver"
La ilusión liberal
La identidad frente a la modernidad
La riqueza del 1% es casi superior a la del 99%
La «ideología de género» va en contra del sexo
El doble juego de EE. UU. y Occidente
El pensamiento único "antifascista"
Atenas frente a Jerusalén
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios
Dinero, dinero...
La Era de las Redes
¿Y si desapareciera el dólar?
Dos Américas. La que amamos (y II)
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)
La Nueva Derecha Europea, 40 años después
¿El mensaje de la publicidad? "La felicidad reside en el consumo..."
Democracia representativa y democracia participativa
Muerte a crédito
Michael Jackson
El crack: aún no es la gran ruptura del Sistema, pero…
Nicolas Sarkozy le regala Francia a la OTAN
Con la crisis ha muerto la dictadura de los mercados
CLAVES DEL GRAN CRACK CATACLAC
Georgia: vuelve la historia
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 La Cataluña española se afirma y resiste
2 SERTORIO
De marimantecas y lloronas
3 El charnego Puigdemont: abuela andaluza y abuelo franquista
4 ¡Suena el Himno Nacional —con su letra— en las calles de Barcelona!
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Juan y Medio



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |