''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 26 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
La fiel infantería

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta

JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
España al fin existe


Los separatistas catalanes tienen alguna que otra virtud (difíciles de encontrar, cierto, pero las tienen). La principal de ellas: poner en valor el concepto de España.
José Vicente Pascual

25 de septiembre de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ VICENTE PASCUAL

Los separatistas catalanes tienen alguna que otra virtud (difíciles de encontrar, cierto, pero las tienen). La principal de ellas: poner en valor el concepto de España.

Hasta hace nada, la misma palabra “España” era tabú, pecado, sacrilegio en los ámbitos nacionalistas, no digamos separatistas. Hablaban de “el Estado”, de la política “a nivel de Estado”, del funcionamiento de la economía “en el Estado”, etc, etc. Creo que los aficionados nacionalistas al ciclismo veían por las tardes en TVE, a la hora de la siesta, la “Vuelta Ciclista al Estado”. España era una entelequia, un rejuntado de comunidades autónomas que en vez de sumar, restaba sobre sí misma: cuantas más competencias, “valores propios”, “cultura propia”, “lengua propia” acumulaban aquellas partes, el todo disminuía en capacidad y consistencia histórica. Incluso negaban a España su realidad ontológica. Recuerdo la bronca que le echó un consejero de cultura catalán a un editor, en 1998, por señalar a Josep Pla como uno de los autores fundamentales de la literatura española. “La cultura española no existe porque las competencias están transferidas a las comunidades autónomas, a excepción de la gestión puramente administrativa del Estado”. Y se quedó tan ancho.

La necesidad de afirmar no ya la singularidad sino la unicidad avasallada, ha exigido un cambio sustancial en el discurso separatista. Una nación (“sin Estado”), no puede independizarse de un conjunto de pequeños cantones autonómicos sin más ligamento entre ellos que la figura del rey, tal como se representaba desde el ideario nacionalista el equilibrio regional en España. Certificar la individualidad requiere establecer nítidamente la presencia y potestad del Otro. Sin el Otro, no hay Yo. Sin España, ni hay Cataluña.

Es una lástima que nuestros políticos, ideólogos de nómina, tertulianos profesionales y demás cirigallos no hayan caído en una cuestión tan fundamental: el separatismo catalán, para construir su discurso redentor, ha tenido que reconstruir primero la idea de España en su conceptualización más orgánica y estructurada: una nación perfectamente identificable que “oprime” a otra “nación”. Desde este punto de vista se dispersa en palabrería, como siempre, la contradicción inherente al postulado separatista: como Cataluña necesita de España para existir, Cataluña es por tanto, por la propia definición que ellos mismos manipulan, una emanación indeseada de la parte principal, generadora… No otra que España.

Mas no desesperemos, que no todo está perdido. Suceda lo que suceda el próximo domingo en las elecciones al parlamento catalán, como la independencia no va a producirse de ninguna de las maneras (al tiempo), nos encontraremos con el debate situado en términos un poco más favorables. El contrario, el que se postula como irreductible Otro, nos confiere al menos el derecho de existir y ser quienes decimos que somos, cosa que no había sucedido desde la aprobación del texto constitucional en 1978. De ahí en adelante, las posibilidades de referirse por fin a “España” sin que suene a término vacío (o facha, a fin de cuentas los que más mencionan a España son los separatistas), resultan innumerables y pueden traer una visión nueva a la controversia; nueva no por lo flamante en lo temporal, desde luego, sino porque ahora “España” es un término lleno de contenido y sentido. Y lo han logrado ellos, los que quieren irse y correr hacia un futuro que aguarda incierto y donde lo primero que van a encontrar es a ellos mismos, una gente que viene de España y que sin España tienen muy difícil la primera obligación de todos cuantos existen: ser.

 

(De todas formas, ya verán como los megaprogres de siempre, los tertulianos de las TVs, los políticos en general y Soraya Sáenz de Santamaría en particular, resuelven el problema, en lo que les afecte, llamando a España por su segundo nombre, mucho más guay: el nunca bien ponderado Estepaís).


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 26 de septiembre de 2015

Tiene usted razón, ProgreDescarriado

¡Muy cierto! Los mismos separatistas manifiestan su convicción de que no sólo no abandonarían la UE sino que mantendrían la nacionalidad española. Por mí, perfecto. ¿Usted sabe la publicidad gratis que nos hacen? Mala, desde luego... Pero publicidad a fin de cuentas.

# Publicado por: José V. Pascual (Tenerife)
viernes, 25 de septiembre de 2015

Catalanes

Ya que Cataluña se va a mantener en cualquier caso dentro del Estado español, sería una gran ventaja para mantener esta recuperación ontológica de España, concederles a los catalanes el status de ´´nación´´. Incluso darles un pasaporte. E incluso acuñar el euro catalán.
Off topic respecto al artículo anterior: un forero ha dicho que el Islám es una civilización atrasada. ¿Atrasada? Se pasan el día en chilaba bebiendo y té y fumando narguile mirando las musarañas. Y, sobre todo: sus mujeres no se les suben a las barbas. Como pasa aquí.

# Publicado por: Progre Descarriado (Madrid (España))
viernes, 25 de septiembre de 2015

Salud y paciencia

Totalmente de acuerdo Oscar,pero del guetto,se saca el dinero ajeno del resto de la Patria y se lo quedan ellos para repartírselo,el separatismo es un negocio,nada más.salud y paciencia des de la España silenciosa:Cataluña.

# Publicado por: josepxicot@gmail.com (Barcelona -España)
jueves, 24 de septiembre de 2015

CERTIFICAR LA INDIVIDUALIDAD

.-Desde afuera de España , se sigue este tema , entre otros medios , a través de TVE internacional. (En Argentina por la llamada televisión ´´por cable´´.
.-El párrafo que dice ´´certificar la individualidad´´ lo dice todo.

.- Por la historia , por el derecho , y por donde se lo mire se trata de una maniobra política.
.- Mienten históricamente y hacen ´´derecho ficción´´.-

.-así planteadas las cosas,,,,, se seguirá sin lugar a dudas que el asunto de Gibraltar está resueto (si es que alguna vez existió), pues no hay modo de que ese territorio sea español. Vaya paradoja¡¡¡.-

.-Los argentinos nos despedimos de las Malvinas.-

Y todos las páginas que se han escrito sobre etnia - autonomías -integridad territorial, pueden darse por cerradas. (antropología , historia, sociología, derecho).-
AQUELLOS QUE PARA
´´ SER ´´
NECESITAN UN GUETO APARTE, hagan fila que viene el reparto.-


# Publicado por: oscar ghiso (buenos aires)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
El tiempo como ficción secundaria en el proceso productivo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Navegando otra vez
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Orwell y el "socialismo democrático"
Tiempos bizantinos
El hombre que compraba gigantes
Tecnoflautas
"El Pasmao" y los pasmados
La izquierda insostenible
El gato y el cascabel
La Estupidez Universal
Decálogo para pequeño burgueses
El despilfarro que no cesa, ni intención que tiene...
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 Patente de corso
3 ¿De verdad la economía pública es el demonio?
4 SERTORIO
La fiel infantería



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |