''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 23 de enero de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
"Soy feminista moderna"
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JOSÉ JAVIER ESPARZA
"Queremos repensar Europa, y refundarla en paz y libertad"
 
Don Claudio Sánchez-Albornoz: República vs. Frente Popular

ANTONIO MARTÍNEZ
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Derrota y victoria del islam

En las calles de París.

Que la morisma tiene poca solución creo que lo saben en realidad casi todos los políticos. Ahora falta que lo sepa casi toda la gente, empezando por los periodistas.
Francisco Núñez Roldán

23 de septiembre de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN


Que la morisma tiene poca solución creo que lo saben en realidad casi todos los políticos. Ahora falta que lo sepa casi toda la gente, empezando por los periodistas. Los economistas no ignoran que bajo dicha  religión, cultura o ideología –es lo mismo--, la prosperidad para la mayoría de la población se convierte en desiderátum imposible. Donde no hay garantías jurídicas no hay economía medianamente próspera y equitativa. Si no hay transparencia financiera jamás se consigue un nivel medio decente de bienestar. Si dogmas inventados en el siglo siete predominan sobre las más elementales leyes de la razón, ese grupo se estanca y sencillamente se pudre moralmente. Una sociedad que margina a la mitad de sus miembros está ya condenada frente a otra en la que las posibilidades de desarrollo personal están cada día más al alcance de todos, todas y todes. El supremo desprecio a las implacables leyes de la demografía hace que la explosión humana termine por desbordar cualquier economía, cualquier frontera. El empecinamiento en los dogmas religiosos antes mencionados fabrica bestiales guerras internas,  absurdas en apariencia pero que ocultan la más negra sed de poder de grupos encumbrados, como siempre ha ocurrido en todos los conflictos llamados de religión. Hablando de religión, una en la cual la apostasía está castigada con la muerte dice ya mucho de la piedad y equidad que pueden esperar de ella quienes todavía no la practiquen. Las siniestras teocracias, superadas por fortuna en el mundo occidental, son aún bien vistas en el mundo islámico, para el que el antropocentrismo, que tanto costó imponer en Europa, es simplemente una muy despreciable forma de concebir el pensamiento.

Y así les va. Países todos de fatwas, lapidaciones, ablaciones de clítoris, ahorcamiento de homosexuales, degüellos, velos a rostro completo, matrimonios con niñas, esclavitud descarada…, en fin, elijan alguno de estos dulces aspectos de la existencia y aplíquenlos en el orden y cantidad que deseen a los países islámicos que conozcan. Porque el binomio democracia islámica es quizá el mayor oxímoron que se despacha hoy en política.

Hasta ahí su derrota, su intrínseca y perpetua derrota. La que llevan y llevarán dentro de sus dogmas y entre sus creyentes mientras estos existan.

Ahora viene su victoria. Su victoria somos, sencillamente, nosotros. Nosotros se la hemos dado, se la estamos dando al admitir en nuestras tierras a miembros de esa religión que no están dispuestos a aceptar los principios que han hecho que nuestras sociedades sean más igualitarias y prósperas. Los islámicos se precipitan hacia países que, justo porque no son islámicos, han prosperado para todos o casi todos.  No sé si me explico. Otorgamos nuestras muy trabajadas libertades a quienes precisamente no creen en ellas.  Los inmigrantes islámicos se tecnifican pero no se civilizan.  ¿Quieren más atentados bestiales, suicidas o no? No se preocupen, los tendrán, se lo juro.  Donde menos lo piensen. Cuando menos se lo esperen. Sencillamente no puede ser de otro modo. Su finalidad, está claro, es acabar construyendo dentro de nuestra sociedad la misma fracasada sociedad que a ellos les ha expulsado de su tierra. Acabar construyendo también aquí el mundo del que han huido.  Lo intentan con la más minuciosa persistencia.  Y con nuestra ayuda lo van consiguiendo.  Trate usted de levantar una iglesia en Riad.   Pero puede y debe usted solicitar dinero y subvenciones para una mezquita en León, en Cuenca o en Madrid. Faltaría más, para esos somos tolerantes. Ahí está su victoria. La que no tuvieron hace varios siglos, cuando éramos tan intolerantes como ellos, los considerábamos enemigos y sencillamente los echamos. Ahora no, ahora ya no son nuestros enemigos. Pero nosotros sí lo somos de ellos, no les quepa ninguna duda. Esperen a que sean la mitad más uno. Ahí está, repito, su victoria. Sencillamente en nosotros.

                    


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 23 de septiembre de 2015

El incauto Progre Descarriado, y bien que lo está.

El amigo Progre, que dice pasear su crucifijo por Túnez, ha tenido suerte de no estar en el museo del Bardo o en el hotel donde fueron las últimas masacres. Luego cita a Marruecos, país al que por el momento le conviene un statu quo con Europa. Decir que el Estado Islámico, que repite una barbarie multisecular es producto de un país que tiene poco más de dos siglos de Historia es de una inopia histórica asombrosa. Echar la culpa a Israel de los males de Oriente Medio es el mantra islámico de una zona donde el victimismo hacia occidente es su mejor moneda de cambio ante nosotros. ¿En qué país del medio Oriente, por cierto, hubiera querido nacer el amigo Miguel, de haber caído por allí? Y no digo si en vez de ser Miguel fuese Micaela.

# Publicado por: Francisco Núñez Roldán (Sevilla)
miércoles, 23 de septiembre de 2015

Esto no puede ser casualidad

La clase política, los medios de comunicación, las oeneges e incluso la Iglesia ( que será m´as tarde perseguida ), qué paradoja, por aquellos que ahora ayuda y sus templos comprados como inmuebles por Arabia Saudita y los Emiratos o bien confiscados por unos ayuntamientos gobernados por mayorías musulmanas ya naturalizadas. Esto, o es ceguera y buenismo suicida o nos están manipulando poderes en la sombra para hacer de España y de Europa un continente donde la mezcla de religiones, razas,y culturas den lugar a una sociedad sin memoria de su historia, de sus logros y de su ideosincrasia, todo para convertirnos en una masa controlable, barata como mano de obra, sumisa y sin voluntad de lucha ante una patria y unos ideales que nos roban. Algo así debe de estar pasando, porque todos, a excepción de algunos grupos identitarios y muchos españoles anónimos que empezamos a sentirnos alarmados por estas amenazas descaradas,digo, todos los poderes políticos, económicos y sociales están contribuyendo a este gran cataclismo que se avecina


# Publicado por: jose (madrid)
miércoles, 23 de septiembre de 2015

Verdad pero...

Siendo cierto lo que dice el articulista hay que detenerse ante dos aspectos contradictorios de la cuestión: 1 espantoso retraso el existente en el mundo musulmán y qué diferencia con la evolución experimentada por el Cristianismo, pero 2 si nos ponemos demasiado intransigentes con ellos les estaremos copiando y poniendonos a su nivel. Dificil elección.

# Publicado por: miguel (madrid)
miércoles, 23 de septiembre de 2015

No lo compro.

Conozco bien Marruecos y Túnez. He visto bastantes iglesias católicas y sinagogas abiertas por allí. Sin ningún problema. Cada vez que viajo a Marruecos llevo mi crucifijo colgado, bien a la vista y nadie me corta el pescuezo. Quizá en Arabia Saudí (el gran aliado de USA) no es así. En Estambul he visto también iglesias ortodoxas.
Recuerdo que Siria era un país laico con una minoría cristiana respetada.
En Irak, el segundo del régimen de Sadám era un cristiano maronita
Ningún país del Norte de África pidió ser colonizado por Francia, España y Reino Unido. Argelia era casi un departamento más de Francia y produjo una cultura ´´pied noir´´ interesantísima.
El Estado Islámico es un producto de la política yanki en Oriente Medio.
Entiendo que países que JAMÁS tuvieron ninguna colonia en África ni en Asia ni en América consideren que no tienen ninguna obligación de recibir inmigración de países africanos, asiáticos o iberoamericanos.Vg: Noruega (era una colonia de Suecia), Irlanda (era una colonia de UK), etc.
El gran enemigo no es el Islám, es Israel, que nos mete en guerras para su beneficio.
Lo de los refugiados sirios es otra historia. La moraleja que puede sacarse de esto es que no conviene ir sembrando la guerra en países en paz, porque los habitantes salen huyendo en estampida, como es lógico. Y a algún lugar tendrán que ir.

# Publicado por: Progre Descarriado (Madrid (España))
miércoles, 23 de septiembre de 2015

Efectivamente

Efectivamente, el enemigo está dentro y de poco nos vale invocar la tolerancia, la libertad de conciencia etc. ellos que se aprovechan de estas posibilidades, en cuanto puedan nos las quitarán y nos impondrán sus leyes, usos y costumbres, que no lo olvidemos, les han conducido, pese a la gran riqueza de muchas de sus tierras de origen, a la miseria y a la emigración. para ellos, en el caso de España, re-reconquista. No obstante nosotros seguimos en la inopia y no queremos verlo, o si lo vemos, no somos capaces de actuar.

# Publicado por: J. A. Martínez (Madrid)
miércoles, 23 de septiembre de 2015

Más claro, agua

Bien, bien, bien. Una síntesis oportuna y demoledora.

# Publicado por: Papaluna (Barcelona)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Francisco Núñez Roldán
Don Claudio Sánchez-Albornoz: República vs. Frente Popular
Miseria y grandeza de la literatura
"Muertos por la democracia y la libertad"
Mi isla mínima
Goya y los goyas
¡A degüello con la Giralda!
¿Quién va contra Montesquieu?
Hay pueblos que, llenos de autoestima, honran a sus muertos
Antonio Machado y los españoles de segunda
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Flashman, metapolítica del antihéroe
2 Un capitalismo sin límites
3 JOSÉ JAVIER ESPARZA
"Queremos repensar Europa, y refundarla en paz y libertad"



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |