''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 26 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
De Expaña a España


JAVIER R. PORTELLA
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda

SERTORIO
De marimantecas y lloronas
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Migrantes: las intervenciones «humanitarias» suelen en general agravar las cosas


Para quienes defienden la conveniencia de las migraciones, el mundo está poblado de "personas" abstractas, desarraigadas, cuya principal característica es que son intercambiables. En cuanto a las culturas, sólo las consideran como epifenómenos.
Alain de Benoist

9 de septiembre de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALAIN DE BENOIST


La foto de este niño sirio ahogado en la playa, ¿estaría dándole la vuelta a las opiniones europeas? En nuestra época de storytelling, se trata aparentemente de mostrar que la cuestión de los migrantes de un “drama humano”…
Claro que es un “drama humano”. Se ha de tener el corazón seco o estar cegado por el odio para no darse cuenta. Es un drama humano el de los musulmanes amenazados por el islamismo yihadista, el de familias enteras que huyen de Oriente Próximo desestabilizado por las políticas occidentales, Pero también es un asunto política y hasta geopolítico. Se trata por tanto de saber qué relaciones debnen existir en lo político y lo humanitario. Ahora bien, la experiencia enseña que las intervenciones “humanitarias” suelen por lo general agravar las cosas. Y también enseñan que la supeditación de las categorías políticas a las morales es una de las principales causas de la impotencia de los Estados.
El propio maremoto migratorio al que estamos asistiendo no hace sino incrementar el desastre. Se había calculado al principio en miles de refugiados, luego en decenas de miles, luego en centenares de miles. Más de 350.000 migrantes han cruzado el Mediterráneo estos últimos meses. Alemania ha aceptado recibir 800.000, lo cual equivale a mucho más de sus nacimientos anuales. ¡Lejos estamos de la inmigración intersticial de hace treinta años! Frente a semejante alud, sólo se hacen una pregunta: “¿Cómo acogerlos?”, nunca: “¿Cómo impedirles que entren?”. Laurent Fabius encuentra incluso “escandalosa” la actitud de los países que quieren cerrar sus fronteras. ¿Ocurrirá lo mismo cuando las entradas se cuenten por millones? Los políticos, ¿seguirán preocupándose de los incontables “dramas humanos” que se producen en el mundo antes que del bien común de sus conciudadanos? Ahí está toda la cuestión.
Más allá de la emoción suscitada por el “choque de las fotos”, ¿cuáles son los argumentos esgrimidos por quienes nos quieren convencer de lo conveniente de las migraciones?
Son de dos tipos: los argumentos morales (“son nuestros hermanos, tenemos una obligación moral para con ellos”) y los argumentos económicos (William Lacy Swing, director general de la Organización Internacional para las migraciones: “Las migraciones son necesarias si se quiere que prospere la economía”). Los primeros, que confunden la moral personal y privada con la política y pública, se sitúan en el mismo universalismo que los segundos. Quienes recurren a tales argumentos piensan que antes de ser franceses, alemanes, españoles, sirios o chinos, los individuos son en primer lugar “seres humanos”, es decir, pertenecen de forma inmediata a la humanidad, cuando en realidad todos los hombres pertenecemos a la humanidad de manera mediata, en cuanto miembros y herederos de una cultura determinada. Para ellos, el mundo está poblado de “personas” abstractas, desarraigadas, cuya principal característica es que son intercambiables. En cuanto a las culturas, sólo las consideran como epifenómenos. Es lo que decía Jacques Attali en la revista Cadmos en 1981: “Para mí, la cultura europea no existe, nunca ha existido”.
El Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas acaba de publicar un informe segúnel cual la disminución de la natalidad en los países europeos hace que “resulte inevitable el declive de su población si no hay una migración sustitutiva”. Se indica en dicho informe que, “para el conjunto de Europa, haría falta duplicar el nivel de la inmigración existente en los años 90”, sin lo cual la edad de la jubilación deberá alargarse hasta los 75 años. Europa envejece, la inmigración va a salvarla: he ahí una perfecta ilustración de la idea de que los hombres son intercambiables cualquiera que sea su origen, y que los imperativos económicos deben primar por encima de todos los demás. La moral de los “derechos humanos” no es otra cosa que el ropaje con que se envuelven los intereses financieros.
Le département des affaires économiques et sociales des Nations unies vient de publier un rapport selon lequel, dans les pays européens, la baisse de la natalité fait que « le déclin de la population est inévitable en l’absence de migration de remplacement ». Il y est indiqué que « pour l’Europe dans son ensemble, il faudrait deux fois le niveau d’immigration observé dans les années 1990 », faute de quoi l’âge du départ à la retraite devra être repoussé à 75 ans. L’Europe vieillit, l’immigration va la sauver : voilà une parfaite illustration de l’idée que les hommes sont interchangeables quelle que soit leur origine, et que les impératifs économiques doivent primer sur tous les autres. La morale des « droits de l’homme » n’est qu’un habillage des intérêts financiers.
Precisamente, existe también el aspecto demográfico. Seguro que conoce estas palabras del antiguo presidente argelino Huari Boumédiène, que la gente de derechas cita siempre: “Un día, millones de hombres abonadarán el hemisferio sur para ir al hemisferio norte. Y no irán a él como amigos, puesto que irán a conquistarlo. Y lo conquistarán con sus hijos. El vientre de nuestras mujeres nos dará la victoria”. ¿Es la Gran Sustitución?[1]
Según unos, Boumediène habría pronunciado tales palabras en febrero de 1974 en la II Cumbre Islámica de Lahore, celebrada en Pakistán; según otros, las habría dicho el 10 de abril de 1974 en la tribuna de la ONU. No deja de ser reveladora esta incertidumbre, tanto más cuanto que nadie ha mostrado nunca el texto íntegro de este pretendido discurso. Houari Boumédiène, que no era un imbécil, ¡sabía muy bien, por lo demás, que el Oriente Próximo se sitúa en el hemisferio norte, y no en el sur! Hay, pues, muchas posibilidades de que se trate de un texto apócrifo.
En este terreno es más seguro escuchar a los demógrafos. La población del continente africano ha saltado de 100 millones de habitantes en 1900 a más de 1.000 millones en la actualidad. En los años 2050, es decir, dentro de treinta y cinco años tan sólo, los africanos serán entre 2.000 y 3.000 millones; superarán los 4.000 millones a finales de siglo. Aunque las correlaciones demográficas no se reduzcan a un simple fenómeno de vasos comunicantes, hay que ser ingenuo para imaginarse que este vertiginosos crecimiento demográfico, que hemos favorecido nosotros mismos, carecerá de incidencia sobre las inmigraciones futuras. Recordemos lo que dice Bernard Lugan: “¿Cómo esperar que los inmigrantes dejen de precipitarse a un ‘paraíso’ europeo no defendido y poblado de viejos?” ¿La Gran Sustitución? Personalmente hablaría mejor de Gran Transformación. La Gran Sustitución, a mi juicio, será la del hombre por la máquina; es decir, la sustitución de la inteligencia humana por la inteligencia artificial. Un peligro mucho más real de lo que se cree.[2]
Entrevista realizada por Nicolas Gautier
© Boulevard Voltaire


[1] “La Gran Sustitución”: concepto lanzado por el filósofo René Camus y que ha hecho en Francia merecida fortuna. Con el que se califica lo que constituye ya, y acabará sobre todo constituyendo si no se le pone remedio, el mayor trasvase interétnico de poblaciones efectuado en toda la historia. (N. del T.)

[2] Y peligro que evocaba recientemente Lucien Cerise, entrevistado en estas mismas páginas por el propio Alain de Benoist. Véase: “El sistema nos quiere disolver”.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 10 de septiembre de 2015

Traición, humanitarismo y egoísmo

Si se animan, échenle un vistazo a este artículo científico:

The Evolutionary Dominance of Ethnocentric Cooperation
http://jasss.soc.surrey.ac.uk/16/3/7.html

La rotunda conclusión de este trabajo académico sobre estrategias evolutivas es que el etnocentrismo se impone claramente, a la larga, sobre otras estrategias como el humanitarismo, el egoísmo y la traición. (Ver Figura 1.)

Lo que vemos ahora en Europa Occidental es una combinación nefasta de humanitarismo, egoísmo individualista y traición, y un colapso del etnocentrismo. Dado que las élites dominantes y los creadores de opinión pública protagonizan la traición, vamos camino, claramente, de un desastre.

Es la tormenta perfecta.



# Publicado por: El Disidente (Madrid)
jueves, 10 de septiembre de 2015

Me identifico, pero no.

Como hijo de la ´´España roja´´ y con famliares emigrados politicos el 38, me identifico mucho con los similares. Y no deseo se les trate como los franceses trataron a los ´´mios´´.

Pero coincido con El Disidente.. Veo mucho varon, en edad de portar armas, en esas fotos y videos. A esos no les veo fugitivos del terror islamico, sino conquistadores, herederos de Tarik, o Muza...
Pero tenemos en el ´´poder´´ a educados, mal, por la LODE, la LOGSE o sea : ni saben ni sabran solventarlo.... Pican como pajaritos.


# Publicado por: P. Puig (Valencia)
miércoles, 09 de septiembre de 2015

@Izquierdoso Hereje

Los ´refugiados de guerra´ son en un 72 varones, la gran mayoría en edad de combatir. El 13, son mujeres.

http://data.unhcr.org/mediterranean/regional.html

Hay centenares de millones, como mínimo, esperando su turno para que les reciban bien y les den cobijo. Eche un vistazo a este video:

https://www.youtube.com/watch?vLPjzfGChGlE

# Publicado por: El Disidente (Madrid)
miércoles, 09 de septiembre de 2015

Responsabilidad

No se trata de una migración normal. Son refugiados de guerra. Por una guerra causada por la OTAN.
Lo menos que se puede hacer es recibirles bien y darles cobijo.

# Publicado por: Izquierdoso Hereje (Madrid (España))
miércoles, 09 de septiembre de 2015

¿La grán sustitución, o la gran eliminación?

Manífico artículo en mi opinión, especialmente en su inquietante punto final. Aunque hablar de ´´sustitución de la inteligencia humana por la inteligencia artificial´´, como ya han apuntado algunos, resulta demasiado piadoso. Porque ¿Permitirán esas inteligencias continuar la existencia de la raza humana (extraordinariamente frágil y lentemante reemplazable si la comparamos con las máquinas) cuando sean conscientes de que su historia ha sido una ordalía de sangre y destrucción?

# Publicado por: Lobo estepario (Granada)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Alain de Benoist
La política, la moral y la moralina
Carl Schmitt, ese pensador tan actual
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
¿Democracia?
François Fillon, el candidato de la patronal
Trumpopulismo
La inmigración, ¿una fatalidad?
El socialismo contra la izquierda
Gnomos que ni siquiera están a la altura de sí mismos
¿Con o sin Dios?
La historia como despropósito
¡Sí a la Europa federal!
¿Antiamericanismo?
Cartago contra Roma
¿Cuándo comprenderá Francia que Rusia es su aliado natural?
El terrorismo
Un samurái de Occidente
El futuro del Front National
La esencia del conflicto (y III)
¿Todavía es posible la política?
La esencia del conflicto (II)
La esencia del conflicto (I)
El primer revolucionario-conservador
La política del populismo
Siete tesis sobre el Tercer Mundo
Las contradicciones de la Bioética posmoderna
"El sistema nos quiere disolver"
La ilusión liberal
La identidad frente a la modernidad
La riqueza del 1% es casi superior a la del 99%
La «ideología de género» va en contra del sexo
El doble juego de EE. UU. y Occidente
El pensamiento único "antifascista"
Atenas frente a Jerusalén
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios
Dinero, dinero...
La Era de las Redes
¿Y si desapareciera el dólar?
Dos Américas. La que amamos (y II)
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)
La Nueva Derecha Europea, 40 años después
¿El mensaje de la publicidad? "La felicidad reside en el consumo..."
Democracia representativa y democracia participativa
Muerte a crédito
Michael Jackson
El crack: aún no es la gran ruptura del Sistema, pero…
Nicolas Sarkozy le regala Francia a la OTAN
Con la crisis ha muerto la dictadura de los mercados
CLAVES DEL GRAN CRACK CATACLAC
Georgia: vuelve la historia
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 La Cataluña española se afirma y resiste
2 SERTORIO
De marimantecas y lloronas
3 El charnego Puigdemont: abuela andaluza y abuelo franquista
4 ¡Suena el Himno Nacional —con su letra— en las calles de Barcelona!
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Juan y Medio



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |