''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 20 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La ilusión liberal


El liberalismo se fundamenta en un postulado antropológico erróneo. Los liberales parten del principio de que el hombre no es, por naturaleza, un animal social. La sociedad sería algo extraño para él. Para los liberales, el individuo preexiste a los cuerpos y grupos sociales y se considera la única fuente de los valores que ha elegido.
Alain de Benoist

25 de agosto de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALAIN DE BENOIST


El liberalismo es difícil de definir porque, a diferencia del marxismo que encuentra su origen únicamente en Marx, esta corriente no se puede conectar a un solo autor. El liberalismo es un bloque que debe ser tomado en su conjunto, aunque algunos creen que se puede desglosar de la siguiente manera: liberalismo filosófico, liberalismo económico; liberalismo político, liberalismo social/societal.
El liberalismo filosófico
El liberalismo se fundamenta en un postulado antropológico erróneo. Contrariamente a lo que mostró Aristóteles, los liberales parten del principio de que el hombre no es, por naturaleza, un animal social. La sociedad sería algo extraño para él. Para los liberales, el individuo preexiste a los cuerpos y grupos sociales y se considera la única fuente de los valores que ha elegido. Y no hay más que una concepción objetiva de la realidad. Se inclina por la metafísica de la subjetividad. La sociedad no sería entonces sino la estricta suma de las partes que lo componen, a diferencia de la visión holística en la que el todo es mayor que la suma de las partes.
El liberalismo económico
En el supremo individualismo reinante, el interés individual debe ser constantemente maximizado. El hombre no es un animal social, sino un homo economicus. El individuo se reencontraría así en una sociedad en la que busca su propio interés. Según Hobbes, ese interés consiste en escapar de la guerra de todos contra todos. Para Locke, este interés se caracteriza por la defensa de la propiedad privada. Los individuos, por tanto, se desprenden de algunas de sus prerrogativas para formalizar un contrato social entre ellos (el de Rousseau, por ejemplo). En consecuencia, la sociedad no sería, para los liberales, más que un medio para defender sus propios intereses, y no un medio para concurrir juntos por el bien común.
El liberalismo es, pues, una concepción equivocada de la libertad. Para los Antiguos (o Clásicos), la libertad se concibe como la capacidad de hacer, es decir de participar en la vida pública. Para los Modernos, el individuo es libre de hacer o no hacer, en función de su interés. Por lo tanto, puede desprenderse –o desolidarizarse– en cualquier momento del grupo, si entiende que no es beneficiado. La libertad para participar en la búsqueda del bien común desaparece en favor del autogobierno autónomo.
Adam Smith intentó demostrar lo contrario, que los liberales estaban preocupados por los intereses del grupo, al que contribuían indirectamente «Mientras los individuos sólo buscan su interés personal, ello a menudo funciona de una manera mucho más eficiente para el interés de la sociedad, a favor de la cual realmente trabajan». Ésta es una visión del mundo orwelliano en el que, en última instancia, el egoísmo es el altruismo.
La sociedad, pues, se rige por las fuerzas del mercado (oferta y demanda) y su sacrosanta mano invisible. La competencia pura y perfecta es un Grial absoluto. El laissez-faire, que se transforma muy rápidamente en laissez-passer[1], es el alfa y omega de la visión liberal. Así, la circulación de bienes, personas y capitales no debe sufrir ningún obstáculo (globalización: OMC, Unión Europea, Tratado transatlántico). Las fronteras deben ser abolidas, el concepto de nacionalidad se borra en favor de una ciudadanía mundial. Todos los individuos devienen en seres cosmopolitas, desarraigados. Adam Smith resume esto simplemente: un comerciante no tiene nacionalidad, su patria cambia en función del lugar donde obtiene su beneficio.
El liberalismo político
Naturalmente, los liberales han designado al Estado como enemigo. En la visión clásica de la sociedad, la función de mercado está subordinada a la concepción soberana y guerrera. Hoy en día, la economía ocupa el primer lugar. El Estado ha sido desnudado y se persigue su desaparición en beneficio de un mercado soberano. El economista Polanyi decía que «la empresa se gestiona en tanto que auxiliar de la economía». La soberanía del mercado fue resumida por las famosas palabras de Margaret Thatcher: “No hay alternativa" (TINA).
En política, siempre debe hacerse una elección, es decir, en primer lugar que el bien común prevalezca sobre los intereses de los individuos. Pero para el liberal, aquí hay problemas técnicos que resolver. La administración de los hombres se convierte en la organización de las cosas. Las relaciones sociales se han mercantilizado. Lo privado es siempre privilegiado sobre el público.
El Estado protector y garante del bien común fue destruido solamente para convertirse en un Estado mayordomo. Y no existe más que para garantizar las condiciones necesarias para el libre mercado (recaudar impuestos, asegurar la seguridad de las libertades). En ningún caso debe imponer un modelo, y mucho menos una concepción del bien común, sino ocuparse nada más que de la gobernanza. Su neutralidad, a priori objetiva, es el origen del pluralismo político. El Estado respeta la libertad de los demás, cada uno reclamando que su verdad puede expresar la visión de la realidad. Esta concepción liberal conduce a la religión de los Derechos Humanos, erigidos hoy un principio universal. Nada es superior a ellos, ni siquiera la expresión de la democracia directa.
El Estado se ha convertido en el mejor amigo del liberalismo (la famosa "gendarmería sagrada"). El combate de los primeros liberales fue el de limitar las prerrogativas estatales. Hoy en día, luchan para defender el liberalismo de Estado.
El liberalismo social/societal
El liberalismo ha destruido la noción de bien común: cada uno puede dar rienda suelta a su libertad, siempre que no invada la de los demás. Nada, por tanto, puede legítimamente impedir que los individuos se empleen sólo en satisfacer todos sus deseos. El eslogan de Mayo del 68 adquiere su pleno potencial en la actualidad. ¡Debemos disfrutar sin obstáculos! Un niño cuando yo quiero (la anticoncepción, el aborto), como yo quiero (inseminación artificial), con quien yo que quiero (matrimonio homosexual). El homo economicus tiene todo cosificado, mercantilizado. Charles Péguy ya había observado: «Todo el envilecimiento del mundo moderno es haberlo sometido al hecho de que todo es negociable más adelante» El poeta hablaba en su tiempo de arte, cultura o de trabajo, pero sin duda no había previsto el regreso a la mercantilización humana, como la fábrica india de bebés concebidos por madres de alquiler para satisfacer el deseo de adultos reducidos a meros consumidores.
El liberalismo se desarrolla, así, plenamente. Los liberales (Macron) y libertarios (Belkacem) son, en última instancia, las dos caras de la misma moneda.
Conclusión
El socialismo no es el antídoto contra el liberalismo. Se alimentan mutuamente por los excesos de cada uno. El único remedio para esta sociedad de mercado y consumista, desarrollada por fases en los dos últimos siglos, sería el reconocimiento de un bien común por encima del interés individual. La esperanza renace con la aparición de un verdadero movimiento conservador, originado en Francia, pero que se extiende gradualmente por todo el mundo. Las líneas se mueven. Las conciliaciones operan suavemente entre movimientos aparentemente contradictorios. La historia está siempre abierta, siempre dispuesta al cambio.


[1]Inspirándose en el "laisser dire, laisser passer" (dejar decir, dejar pasar) de los filósofos de la tolerancia, la escuela del liberalismo económico propuso como lema el "laisser faire, laissez passer" (dejar hacer, dejar pasar).
 

 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 25 de agosto de 2015

solo y siempre

nacemos y morimos solos, sin vocación de oveja... salvo quienes, por el camino, sin coraje y con miedo a la libertad, se hacen ´´creyentes´´ en ideologías y divinidades imaginarias.

# Publicado por: luciano tanto (salta, argentina)
martes, 25 de agosto de 2015

La paradoja del liberalismo

Yo he llegado a la conclusión de que el liberalismo está condenado a desaparecer en este siglo, aunque podría reaparecer en un futuro lejano, cuando se hayan olvidado las lecciones de la historia (siempre que Europa sobreviva).

Lo que me ha llevado a pensar esto es un mayor conocimiento de la naturaleza humana que, a diferencia de lo que piensan los liberales y los marxistas, es heterogénea.

El liberalismo es un producto eminentemente europeo, de europeos occidentales. Aunque tiene pretensiones universalistas, y se basa en conceptos abstractos de carácter universalista, no es un fenómeno universal, y se ha extendido solo en la medida en que se ha extendido la influencia europea.

Para que el liberalismo funcione adecuadamente, se requiere, de manera idónea, una población europea homogénea, preferentemente de la europa noroccidental. La razón es que esta población tiene, comparada con otras, las características ideales para el liberalismo: individualismo, bajo nivel de etnocentrismo, exogamia, confianza interpersonal...

Con los avances del marxismo cultural, el multiculturalismo, la corrección política, la globalización, la inmigración masiva no europea, el colapso demográfico de los europeos autóctonos y otros fenómenos relacionados, solo hay dos posibilidades: el eclipse de los europeos (y, con ellos, del liberalismo) o la renuncia al liberalismo para poder asegurar su continuidad histórica.

Es una lástima que los liberales no entiendan esto.

# Publicado por: El Disidente (Madrid)
martes, 25 de agosto de 2015

Estoy de acuerdo con Benoist

El liberalismo es la peste. Produce sociedades atomizadas e inorgánicas, donde solo prima el egoísmo, la competitividad más salvaje y el interés particular. El liberalismo genera el nihilismo, el individualismo solipsista, el capitalismo más feroz, las desigualdades más lacerantes. Con razón, la Iglesia Católica lo condenó y lo calificó como un sistema diabólico y atroz. El liberalismo es pecado. Toda la cultura de la muerte que hay instalada en Occidente es consecuencia precisamente del liberalismo, que es una doctrina que destroza a los pueblos y los convierte en masas de borregos. Me parece pues correctísimo el artículo de Benoist y se queda hasta corto

# Publicado por: Ricardo (Mundo)
martes, 25 de agosto de 2015

Liberalismo matizado, no liberalismo descontrolado

Benoist no propone acabar con la propiedad privada ni el respeto a los contratos ni con la libertad. Lo que propne es que el liberalismo no acabe con las fronteras ni con las naciones ni con la soberanía nacional ni con el control de la inmigración ni con la cultura autóctona ni con los bienes públicos (energía, patrimonio, gastronomía, modus vivendi, infraestructuras, policía, ejército, bomberos, paz social, salud pública...).
Benoist decía que liberalismo sin Estado es ´´cuerpo sin cerebro´´ y que Estado sin liberalismo es ´´cerebro sin cuerpo´´. En definitiva: Benoist es un keynesiano. La ND es un movimiento keynesiano,

# Publicado por: Izquierdista heterodoxo (Jerez de la Frontera (España))
martes, 25 de agosto de 2015

Un artículo lleno de prejuicios contra el liberalismo

Me parece un artículo lleno de prejuicios contra el liberalismo. Este no es mas que una forma de tratar de organizar justamente una sociedad. El primer error del artículo aparece en este párrafo:
´´..a diferencia de la visión holística en la que el todo es mayor que la suma de las partes.´´. Vamos que la Sociedad es mas importante que el individuo, idea madre de todos los totalitarismos. La conclusión incluye implícitamente su propia refutación, ¿quién es el ´´pope´´ que decide qué es el ´´bien común´´?, ¿El que decide la mayoría? en tal caso la minoría estaría apestada y aplastada por esa mayoría, para el nazismo el bien común implicaba la desaparición física de los judíos...
No, el artículo está equivocado de principio a fin, el liberalismo es el único sistema que asegura la igualdad de oportunidades a todas las personas para alcanzar su concepción de buena vida. La libertad, la propiedad privada y el respeto a los contratos es la única vía para asegurar la justicia y el bien común.

# Publicado por: Jorge (Sevilla)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Alain de Benoist
La política, la moral y la moralina
Carl Schmitt, ese pensador tan actual
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
¿Democracia?
François Fillon, el candidato de la patronal
Trumpopulismo
La inmigración, ¿una fatalidad?
El socialismo contra la izquierda
Gnomos que ni siquiera están a la altura de sí mismos
¿Con o sin Dios?
La historia como despropósito
¡Sí a la Europa federal!
¿Antiamericanismo?
Cartago contra Roma
¿Cuándo comprenderá Francia que Rusia es su aliado natural?
El terrorismo
Un samurái de Occidente
El futuro del Front National
La esencia del conflicto (y III)
¿Todavía es posible la política?
La esencia del conflicto (II)
La esencia del conflicto (I)
El primer revolucionario-conservador
La política del populismo
Siete tesis sobre el Tercer Mundo
Las contradicciones de la Bioética posmoderna
Migrantes: las intervenciones «humanitarias» suelen en general agravar las cosas
"El sistema nos quiere disolver"
La identidad frente a la modernidad
La riqueza del 1% es casi superior a la del 99%
La «ideología de género» va en contra del sexo
El doble juego de EE. UU. y Occidente
El pensamiento único "antifascista"
Atenas frente a Jerusalén
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios
Dinero, dinero...
La Era de las Redes
¿Y si desapareciera el dólar?
Dos Américas. La que amamos (y II)
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)
La Nueva Derecha Europea, 40 años después
¿El mensaje de la publicidad? "La felicidad reside en el consumo..."
Democracia representativa y democracia participativa
Muerte a crédito
Michael Jackson
El crack: aún no es la gran ruptura del Sistema, pero…
Nicolas Sarkozy le regala Francia a la OTAN
Con la crisis ha muerto la dictadura de los mercados
CLAVES DEL GRAN CRACK CATACLAC
Georgia: vuelve la historia
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Philippe Muray y la demolición del progresismo (y II)
2 La carga de los tres reyes
3 Vuestro 18 de Julio
4 SERTORIO
Muerte de un poeta
5 ¡Viva usted como James Bond, oiga!



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |