''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 23 de mayo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
El khmer rosa

JESÚS LAÍNZ
Homo calambrensis

JESÚS J. SEBASTIÁN
La agenda oculta de la globalización

JOSÉ VICENTE PASCUAL
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Alcaldes rojos?


Alcaldesas, perdón, aunque también corren por ahí ejemplares del postergado sexo ("género", lo llaman) antaño denominado viril (epíteto que en nuestro feminizado mundo resultaría, es cierto, totalmente ridículo).
Javier Ruiz Portella

16 de junio de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER RUIZ PORTELLA


Alcaldesas, perdón, aunque también corren por ahí ejemplares del postergado sexo (“género”, lo llaman) antaño denominado viril (epíteto que en nuestro feminizado mundo resultaría, es cierto, totalmente ridículo). En cuanto al otro epíteto, el que alude al rojo colorido, ahí los interesados no rectificarían nada . O sí, pues no les hace maldita la gracia que, sacándoles los colores, se les recuerde su pasado…, suponiendo que no sea también su presente. Desde hace años, desde que los comunistas españoles pasaron a denominarse “Izquierda Unida”, la bandera roja ha quedado casi abandonada del todo (prefieren la republicana); la hoz y el martillo ha sido escondida en el armario; “el proletariado”, sustituido por “la gente”; la “lucha de clases”, arrinconada; “la revolución”, olvidada.
¿Olvidada de cara a la galería… u olvidada de verdad? He ahí la cuestión. Supongamos (por el bien de España y del mundo) que el olvido es sincero, verdadero. Concedámosles el beneficio de la duda. No hagamos como ellos, que demonizan de inmediato a quienquiera se atreva a hablar de cosas tales como patria, raigambre, grandeza, identidad… Practicando la conocida reductio ad Hitlerum,recae de inmediato sobre el culpable el ignominioso, el faccioso sambenito.
No hagamos como ellos (o como los liberales, que practican tanto una como otra reductio): no practiquemos la reductio ad Leninum (o ad Stalinum, o ad Maum, o ad Castrum… ¡Son tantos! ¡Son tantos… los muertos!). Aceptemos, pues, que nuestros izquierdistas aseados (es un decir) y posmodernizados ya no pretenden realizar revolución comunista alguna.
Pero ¿qué quieren entonces realizar? ¿Quieren desbancar al Sistema mediante alguna revolución de otro tipo, mediante alguna que no sea ni totalitaria ni igualitaria? ¡Ah, si así fuera!… Ahí nos podríamos entender. Algunos elementos hasta parecen ir por tal camino. Por ejemplo, su impugnación del TTTI (entre los partidos importante son los únicos que combaten el Tratado por el que Europa quedará definitivamente sometida a las multinacionales estadounidenses). O, por ejemplo, las declaraciones de una Ada Colau (han pasado totalmente desapercibidas, por cierto), proponiendo medidas para reducir… ¡el turismo, oigan!, nada menos que esa plaga que, destruyendo a Barcelona, llena los bolsillos de tantos barceloneses. O, por ejemplo, las medidas que figuran en el programa de Podemos para fomentar la pequeña y mediana empresa: la empresa de aquellos mismos burgueses que, entre 1936 y 1939, también eran fomentados por los comunistas. Pero para mandarlos a los infiernos con un tiro en la nuca.
De acuerdo, todo eso está muy bien (no lo del tiro, lo otro). Pero todo eso, ¿adónde lleva, en el marco de que proyecto, de qué concepción del mundo se sitúa? ¿Una… qué? ¿Una concepción del mundo? ¡De qué hablas, tío?… Es cierto, ninguna concepción, ni del mundo ni de nada, puede haber ahí donde el pensamiento brilla por su ausencia (y en el conjunto de la sociedad española brilla por supuesto exactamente igual)? Y si ninguna concepción del mundo subyace a las medidas que esta gente pretende aplicar, o si sólo subyacen retazos y resabios del viejo rojerío de toda la vida, lo más probable es que la aventura desemboque en el más estrepitoso de los fracasos. En un caos económico tan gigantesco  como el de la Venezuela que inspira a los chicos de Podemos; en un caos tan descomunal como el de todos los populismos latinoamericanos que, con la salvedad de la Argentina de Perón, hasta la fecha han sido.
No nos alarmemos, sin embargo, demasiado: lo más probable es que la sangre no llegue al río. Lo más probable es que el mullido pisar de las moquetas (hoy de los ayuntamientos, mañana de los ministerios) aplaque las ansias regeneradoras de los enemigos de la Casta y del Sistema. Total, si de concepción del mudo hablamos, ambos comparten exactamente la misma. Tanto para los unos como para los otros, la economía es y debe seguir siendo —con ciertas reformas para los unos— el centro mismo del mundo. Tanto los unos como los otros ignoran lo que es una patria, una comunidad orgánica, una unidad de destino, que decía aquél. Individualistas todos hasta la médula, el mundo sólo es para ellos un amasijo de masas, una gregaria suma de átomos que, ignorando el pasado y careciendo de proyecto, deambulan como zombis por el presente movidos por las exclusivas ansias de consumo y distracción. Ni los unos ni los otros tienen, por tanto, empacho alguno en abrir las puertas —los de Podemos aún las abrirán más— a la inmigración de asentamiento que, al paso actual, va a acabar con la base étnica y cultural de nuestra Europa y su civilización. Tanto los unos como los otros de la nada vienen, en la nada están y a la nada van.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 17 de junio de 2015

Algo habrá que hacer y ...

Pregunta dirigida a Javier Ruiz Portella. Con el respeto debido y la mejor intención, en general y de forma muy mayoritaria, un servidor comparte de muy buen grado casi por completo, todos cuantos artículos y pensamientos se exponen aquí. Me viene a la mente una y otra vez, por tanto, si no sería conveniente que este periódico patrocinara o creara una asociación o partido político a través del cual multiplicara su voz con mayores medios de difusión y eficacia.
Dígame, por favor, cuál es la razón que impide o no aconseja la formación del esa asociación o partido político para ´´luchar´´ así mejor por los principios e ideas que lo inspiran?.
Es evidente que ´´estepais´´, esta España nuestra, en manos de tanta desorientación y desnorte, no va a otra parte que no sea el erial político general en el que, por cierto, ya creo que vivimos. ¡Dígame!

# Publicado por: Miguel (Toledo)
martes, 16 de junio de 2015

Algunos detalles

1.- La bandera que agitan los progrísimos no es propiamente la republicana, sino la de la II república. Es un matiz importante. 2.- Es obvios que estas gentes no tiene proyecto ni saben de que van solo a destruir y a acabar instaurando lo que siempre han buscado, una granja al estilo Orwell y con ellos de más iguales que los demás. 3.- Todavía no han acabado de tocar poder y ya les están pillando en con meteduras de pata graves en su ideología y en la de los demás , aunque se las perdonen, de momento y los otros se callen no les destapen las suyas. por ejemplo de Errejón, Monedero, el consorte de de Carmena, Tania, etc me temo que a poco que se rasque va a salir mucho más. ,Todo lo demás son cuentos iba a decir chinos pero será mejor decir venezolanos.

# Publicado por: J. A. Martínez (Madrid)
martes, 16 de junio de 2015

abismo.

Es una nueva desgracia para España, van a gobernar la Administración local los enemigos de España, los que solo saben destruir y no construir, los resentidos y de paso los ignorantes y desconocedores de la Historia.! Socorro que nos hundimos!, algo habrá que hacer y pronto.

# Publicado por: norberto (zaragoza)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Segunda carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
"Cásate y sé sumisa"
Carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
Cartas para explicar qué diablos buscamos en El Manifiesto
«Ha vuelto»
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Europa estará muerta en 20 años
2 SERTORIO
El khmer rosa



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |