''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 30 de marzo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
La oclocracia que viene
 
Violación por tradición

ALAIN DE BENOIST
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Nuestro caballo de Troya


El problema más grave de Europa no ha hecho más que comenzar. Y lo tenemos dentro.
Jesús Laínz

16 de enero de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS LAÍNZ

Hace noventa y seis años, cuando cayó el telón del primer acto del suicidio de Europa, los vencedores intentaron diseñar en Versalles un continente que nunca pudiera volver a sufrir una hecatombe similar. El elemento más importante del nuevo diseño fue la ordenación de los europeos por grupos nacionales, de modo que ninguno volviera a quedar englobado en el seno de una nación potencialmente hostil. Ése fue el principio por el que, por ejemplo, se resucitó Polonia para liberar nacionalmente a unos polacos que hasta aquel momento habían estado gobernados desde Viena, Berlín y San Petersburgo. Idéntica lógica provocó el desmembramiento del Imperio Austrohúngaro. Pero ésta fue sólo la teoría, pues en la práctica se inventaron dos nuevos entes supranacionales, Checoslovaquia y Yugoslavia, que no dejarían de chirriar hasta su desaparición definitiva siete décadas más tarde.
Veintisiete años después, los vencedores de 1945 intentaron una vez más remediar para siempre el problema que había provocado el segundo acto del suicidio de Europa. Pocos meses antes de la paz, en diciembre de 1944, con una Alemania ya prácticamente vencida, Churchill pronunció las siguientes palabras en la Cámara de los comunes:
«La transferencia de varios millones de personas tendrá que ser realizada desde el este hacia el oeste y el norte, así como la expulsión de los alemanes –porque eso es lo propuesto: la expulsión total de los alemanes- del área que habrá de adquirir Polonia en el este y el norte. La expulsión es el método que, según lo que hemos podido ver, será el más satisfactorio y duradero. Ya no habrá mezcla de poblaciones que cause problemas sin fin, como fue el caso de Alsacia-Loren. Será un barrido limpio. No me asusta la perspectiva del desenmarañamiento de poblaciones, ni tan siquiera las grandes transferencias, que son más factibles en las condiciones modernas que en cualquier otra época anterior.»
Ésta fue la orientación de la política europea sobre la configuración de las naciones durante algo más de una década (repatriación de los Volksdeutsche, Decretos Benes, etc.), hasta que el comienzo del proceso descolonizador en Asia y África empezó a facilitar la llegada a los países europeos de ciudadanos de sus antiguas colonias. De este modo, por primera vez en la historia, Europa iba a recibir pobladores de otros continentes, y llegados no precisamente con la espada en la mano, al contrario de lo que había sucedido en siglos pasados en ambos extremos del Mediterráneo: España hasta Poitiers, y Bizancio y los Balcanes hasta las puertas de Viena.
Los gobernantes de las décadas de 1950 y 60, los mismos que habían intentado mantener a los europeos a salvo de un nuevo enfrentamiento identitario, no vieron, sin embargo, inconveniente alguno en la llegada de millones de personas de ámbitos nacionales, culturales, étnicos y religiosos muy diferentes y muy alejados. Por lo visto, ahí no había riesgo de colisión. Y los gobernantes de las décadas siguientes han continuado y consolidado la misma política. Véase, por ejemplo, la publicación en enero de 2000 del informe de la ONU sobre la situación demográfica en Europa en el que recomendaba el levantamiento de las trabas a la inmigración para que la UE pueda sobrevivir económica y socialmente. En concreto, los demógrafos de la ONU aconsejaron a los gobiernos europeos promover la admisión de 159 millones de inmigrantes en las dos primeras décadas del nuevo siglo. La Comisión Europea dio a conocer pocos días después su acuerdo con el informe y su decisión de activar la llegada a Europa de nuevos pobladores.
Pero parece que la situación no va a poder mantenerse mucho más, a pesar de que el Santo Oficio de la Corrección Política condene a las tinieblas exteriores a todo aquél que no acabe de ver claro el futuro de una Europa multicultural en la que se alojan muchos millones de personas que no comparten los principios jurídico-políticos –por decir lo menos- en los que se fundamenta la Europa que los acoge, sobre todo, aunque no solamente, los que constituyen la manifestación local de la perpetua ebullición que agita al mundo islámico.
El problema más grave de Europa no ha hecho más que comenzar. Y lo tenemos dentro.
© Libertaddigital

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 21 de enero de 2015

Se comenzó con Alemania

Finalizada la II GM, el plan maestro fue desnazificar a los alemanes, para ello no importaban los métodos sino los fines, que eran hacer desaparecer a la raza teutónica-Germánica. Los crueles métodos usados por los invasores dejaron sin aliento a los campesinos y poblaciones enteras sufrieron persecuciones y linchamientos por parte de bandas extranjeras, se incia de esa forma la desaparición de la nación alemana, ya iniciada con los crueles bombardeos a Dresden y Hamburgo

# Publicado por: Eduardo Luis Aprea (Córdoba-Argentina)
sábado, 17 de enero de 2015

Pregunta

Según la ONU Europa necesitaba de la inmigración para sobrevivir... ¿ pero en que condiciones de explotación y marginación social para que le resulte rentable ? Además ¿ Cuando se produce una inmigración se pueden seleccionar las ideas de quienes participan de ella? Todo vuelve, en el S XIX Europa expulsaba a los comunistas y anarquistas, ahora tendrán un perverso motivo para expandir la concentración económica mediante las armas

# Publicado por: Jorge Garay (Carapachay)
viernes, 16 de enero de 2015

Por seguir con la metáfora

Los inmigrantes son el caballo de Troya.
Troya es Europa.
¿Quiénes son los griegos?, ¿qué pretenden y por qué?

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
viernes, 16 de enero de 2015

Hecatombe en EUROPA.

Esto ya se veía venir hace tiempo; ahora que sean los politicastros loa que mantengan a tanta población indigente venida de fuera.La llegada de inmigrantes a España fue un´´ trágala´´, sin contar con la opinión del pueblo soberano, verdadero dueño de las Españas. No hubo debate alguno ni en el Parlamento, ni en la opinión publica, ni en los medios de manipulación social-repito, medios de manipulación social-. Exigimos un referéndum nacional sobre la presencia de inmigrantes en nuestro país. YA!.Ningún político tiene derecho a decidir sobre sobre el destino de nuestro país; esa decisión pertenece a la soberanía popular.

# Publicado por: norberto (zaragoza)
viernes, 16 de enero de 2015

Tenerlo claro

Los europeos blancos,no tenemos futuro ya qué esa invasión gota a gota,no para,pero si ahora se pudiera parar,el problema inmediato,seria como y con que medios ya que son de
masiados y la resistencia seria feróz con lo cual nos
obligaria a tomar medidas extremas de triste recuerdo.
Hoy por hoy,el remedioes muy complicado y yo no me
atrevo a dar mi opinión ya que podria ser acusado de
a saber que,pero esta situación si no se toman medi
das de gran estadista,sin andarse con posturas cola
boracionistas y teniendo bien claro,que fuimos,que
somos ahora ya lo sabemos,lo dificíl es tenerlo cla
ro que queremos ser en el futuro.

# Publicado por: josepxicot (Barcelona)
viernes, 16 de enero de 2015

Para ellos no somos más que ganado

Este artículo lo podría haber firmado Tomislav Sunic. Y se ha publicado en Libertad Digital. Sorprendente, en un medio liberal.

Efectivamente, grupos diferentes tienen identidades diferentes e intereses diferentes, además de características diferentes. Y cuando comparten un mismo país, el conflicto está servido.

Que odioso me resulta verme obligado a formar parte de un gigante experimento de ingeniería social, planeado y orquestado por unas elites globalistas lejanas e intocables, y no poder detener esta insensatez que amenaza con echar a perder no solo mi país, sino los mejores países de Europa.

Para esta gente no somos más que ganado en una granja. Inundando nuestros países con gentes de otras procedencias -muchas de ellas, disfuncionales-, y creando una sociedad heterogénea y sin cohesión, volcada en el consumismo y la cultura basura, creen que podrán vencer la resistencia a perpetuidad, porque hace falta una nación para unirse y para descabalgar a una elite.

160 millones, dicen, los aparatchiks de la ONU.

Pero nunca hablan de estimular la natalidad de los europeos para evitar el envejecimiento y el colapso de la sociedad ¿Se han fijado?



# Publicado por: El Disidente (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús Laínz
Violación por tradición
Los de Euskal Telebista tienen razón
Los vascos en el 98: lo que nunca se recuerda
El Gran Macho Blanco
La palabra que empieza por ene y otras inquisiciones
Jalogüín
El hombre que fue Chesterton
Los bárbaros somos nosotros
La Virgen María es lesbiana y separatista
El potito demagógico
300 años
Dejen a los niños en paz
¡Fora Don Quixot!
Yo te bautizo Terminator
Demasiado amor
La peste española
Cataluña era la región más patriótica de España en el siglo XIX
Contra la tontería
Catalonia is not Scotland
¿Por qué puede caer España?
Allons, enfants de la Catalogne!
¿España contra Cataluña?
Francia y Cataluña, historia y disparate
De la Cruzada a la Estelada
El chantaje independentista
Un libro fuera de lo común: esclavos, abstenerse
La "libertad de costumbres", esa lacra de la modernidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
2 FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
La oclocracia que viene
3 JESÚS LAÍNZ
Violación por tradición
4 Nenes mimados, adultos blandengues



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |