''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 22 de agosto de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JESÚS LAÍNZ
La guerra que Occidente no podrá ganar

SERTORIO
Inevitable

JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (y II)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Un islam bueno… y otro malo?

Aquí no se distingue; pero si se miran otras imágenes de la manifestación de hoy, no se ve ni a una sola mujer con velo. Los inmigrantes brillaron, en general, por su ausencia. ¡Bienvenidos sean, por supuesto, quienes sí acudieron!

El día en que los alumnos de la inmigración musulmana respondan con emocionado respeto a semejante minuto de silencio; el día en que esa misma inmigración exprese en las redes sociales su profundo desprecio por los asesinos que dicen actuar en nombre de su religión; el día en que decenas de miles de musulmanes bajen de los suburbios para...
Javier Ruiz Portella

12 de enero de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER RUIZ PORTELLA


Antes de los «terribles acontecimientos de estos días en París»… No, esto es Neolengua. Antes de las primeras escaramuzas de la guerra que nos acaba de ser declarada —una nadería al lado de lo que nos espera—, las cosas ya estaban bien claras. Pero la mayoría se empeñaba en no verlas. Ahora, más que claras las cosas ya están translúcidas  —y, sin embargo, los ojos seguirán cerrados. Una sola diferencia: disminuirá el número de los ciegos, y si hoy mismose hiciese  un sondeo, ya serían quizá un 30% los que dijeran «Keep calm and vote Le Pen».[1]
Después de cada escaramuza, después de cada nueva batalla, los ciegos, es cierto, serán un poco menos numerosos. Pero lo serán sobre todo entre la buena gente, entre el pueblo. Por lo que a nuestras pretendidas «élites» se refiere… Hablemos de ellas, de estos escogidos ciegos en cuyas primeras filas figuran los medios de comunicación del sistema. En ninguno de ellos se enterará uno, por ejemplo, de que las redes sociales se incendiaron estos días con mensajes que festejaban la matanza de Charlie-Hebdoi («¡Estos hijos de puta lo tienen bien merecido!», «Soy Muslim y amo a mi Profeta», etc.) Tampoco es en los medios oficiales donde se informa de que, una vez abatidos los tres terroristas, «los jóvenes de los barrios en dificultad» siguieron practicando «el vivamos juntos» (así habla la Neolengua) mediante mensajes del siguiente tenor: «¡Gloria a los hermanos caídos!», «¡Muertos como mártires!», «¡Que Nuestro Señor Alá les abra las puertas del Paraíso!», etc.
Ni en Le Monde, ni en Libération, ni en Le Figaro leerá uno tales cosas. Figura, sin embargo, en este último periódico un artículo sobre el eco que el minuto de silencio del pasado jueves obtuvo en los centros docentes de los «barrios sensibles». Su sensibilidad es tal que el minuto de silencio se convirtió a menudo… en un minuto de odio.
«“Te la pego con el kalash" (abreviatura para  kalashnikof), le soltó a su profesora  un alumno de 14 años.», leemos en Le Figaro. El cual sigue diciendo: «En una colegio elemental de Seine-Saint-Denis (suburbio parisino de alta concentración inmigratoria), al menos el 80% de los alumnos de una clase se negaron a efectuar el minuto de silencio». A ello se le podría añadir que en muchos centros el minuto de silencio fue interrumpido por los mismos gritos que resonaron en Charlie-Hebdo: «¡Allahu Akbar!» («¡Alá es grande!»). Lo anterior, sin embargo, ya no lo dice el periódico: me lo han contado unos amigos profesores. Hubo también alumnos que se intentaron razonar…. Por ejemplo, ese que, con sus 11 añitos a cuestas, le soltó a su maestro: «Usted no lo comprende [en Francia, hasta en tales sitios aún se habla de usted al profesorado]. Esa gente no hubiera tenido que dibujar al Profeta. ¡Está por encima de los hombres!». ¡Criatura!… También cabe destacar el caso de una profesora que en su página Facebook explica que fue acogida a las 8 de la mañana con gritos de «¡Viva los que los han matado!», después de lo cual pidió ser mutada a otro centro.
Quienes lean en francés encontrarán aquí otros ejemplos. Pero hay que leerlos sin hacer caso del titular: «Minutos de silencio para Charlie-Hebdo. Algunos patinazos en los colegios». Punto. ¿En los colegios… de dónde? ¡En los de toda Francia, cielo santo!, concluirá el lector que, horrorizado, sólo podrá recuperarse del susto al leer el texto del artículo. No fue, por supuesto, en el conjunto de Francia donde se produjeron tales «patinazos» (traducción: tales boicots). La islamización aún no ha llegado a tales extremos. Los boicots sólo tuvieron lugar ahí donde la Gran Sustitución de poblaciones ya ha producido las más profundas sustituciones.
El día en que los alumnos de la inmigración musulmana respondan con emocionado respeto a semejante minuto de silencio; el día en que esa misma inmigración exprese en las redes sociales su profundo desprecio por los asesinos que dicen actuar en nombre de su religión; el día en que decenas de miles de musulmanes bajen de los suburbios para manifestar un horror que, por ello mismo, aún debería ser más considerable en su caso: sólo ese día podré empezar a tomar en serio a quienes pretenden que hay un buen islam profundamente opuesto al malo. Hasta entonces seguiré pensando que hay, por supuesto, dos islams, todo lo distintos que se quiera, pero uno de los cuales es, por así decirlo, como la vanguardia del otro: como la avanzadilla de ese otro islam, pacífico y mayoritario, no cabe duda, pero que, además de sus ritos, practica un bien conocido proverbio: El que calla otorga.
(Artículo publicado simultáneamente hoy, 12 de enero de 2015,
en
Boulevard Voltaire y en El Manifiesto.)


[1] Tal fue el tweet que lanzó papá Le Pen el día de la toma de rehenes.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
domingo, 18 de enero de 2015

fuera

Lo ideal es que bajen de los suburbios, tomen el barco y se marchen por donde vivieron, antes de que tenga que salir por patas.

# Publicado por: juan (malaga)
martes, 13 de enero de 2015

Respondería...

...si no fuera por la limitación de caracteres.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
lunes, 12 de enero de 2015

El Islam que tenemos aquí

El Islam que tenemos en Europa es el que se predica en la mezquitas construidas en Europa, mezquitas a su vez financiadas por Arabia Saudí y Qatar. Ese Islam, es el que quiere conquistar Europa, es el que obliga a la mujer a ir tapada, es el que habla de integración y respeto por un lado pero eurófobo y cristianófobo por otro, ese Islam es el que están importando los gobiernos europeos permitiendo construir mezquitas para no perder sus negocios con los jeques saudía. Es el mismo Islam que persigue a los cristianos de Irak y Siria, el mismo que vende mujeres a sus seguidores como si fueran mercancías, el mismo que decapita periodistas occidentales. Ese Islam es el que tenemos aquí.

Pero hay otro Islam, que no conocemos porque no es expansionista, porque no busca una yihad contra Europa y por ello no es importado. Ese Islam es el de Siria, Irán y Hezbollah, es el Islam que protege a las minorías cristianas de estos países, es el Islam que combate a los terroristas del Estado Islámico, es el Islam tolerante que permite que haya mujeres sirviendo en el ejército sirio.

Mientras el primero es importado y permitido por los gobiernos occidentales en nombre del multiculturalismo y la integración, el segundo es el que lucha ferozmente contra los amos del mundo que nos oprimen.

Aprendamos a reconocer al enemigo.

# Publicado por: Arnum (Madrid)
lunes, 12 de enero de 2015

EL ISLAM SEGÚN LA ESCALA DE RICHTER

.-El Islam deja de ser peligroso cuando actuan sin ajustarse a la letra del Corán.
Lo que obliga a preguntarse no por los líderes civiles o militares, sino por los intérpretes religiosos que tienen la última palabra.
.E ´´in extremis´´ , reaccionan con condenas teñidas de protocolo de ocasión.
Pues si es una blasfemia una caricatura , ¿que podría ser una metralla de Kaláshnikov , al grito de Ala?. No me digan que el uso del profeta fue exagerado , o que interpretaron la grandeza de Alá por cuenta propia?¡.
El yihadismo es Islam.
Como en la escala de Richter, los terremotos tienen graduación. Pero a diferencia de la naturaleza, el Islam se puede prever a dónde va. Si Europa se suicida, no será sorpresa, pues es también un hecho que está a la vista.

# Publicado por: oscar ghiso (buenos aires)
lunes, 12 de enero de 2015

El cachorrito de tigre

Osvaldo, aducir los errores de Europa y USA no es responder a la pregunta que plantea el titular. Si a los musulmanes pacíficos y tolerantes les repugna los que hacen sus correligionarios yihadistas, ¿por qué no fundan un partido, corriente o escuela que defienda su versión y pida, en primer lugar, que los países islámicos dejen de perseguir a los fieles de otras religiones? Donde el islam es mayoritario, estos se convierten, en pocos años, en minorías perseguidas; adiós libertad, pluralismo y tolerancia. Esa es la realidad.

# Publicado por: Vivarium (León)
lunes, 12 de enero de 2015

Espérate un poquito, Osvaldo

Espérate a que sean el 51 por ciento en España, que te vas a enterar, amigo Osvaldo, de lo que vale un peine. Por lo pronto, la ´´v´´ de tu apellido quedará suprimida del alfabeto, pues como sabes, el árabe no la tiene. después, por aquello de que el Islam lleva 1400 años extendiéndose con la espada, irán, primero a por los rojos, ateos y laicos. y luego a por los cristianos y demás religiones, como han hecho y harán, con el apoyo de los descerebrados compañeros de viaje que ignoran que para los musulmanes la religión está por encima de las patrias, de la democracia y de los derechos humanos,

# Publicado por: Francisco (Sevilla)
lunes, 12 de enero de 2015

Sí hay un Islam bueno

por ejemplo el del régimen sirio, que respeta escrupulosamente a su minoría cristiana y contra el cual Occidente apoya a los yihadistas, como ocurrió antes en la Libia de Gadafi.

¿Son musulmanes quienes han propiciado y propician la inmigración masiva, musulmana o no, en Occidente?
Por ejemplo el del régimen sirio, que respeta escrupulosamente a su minoría cristiana y contra el cual los estados occidentales apoyan a los yihadistas, como ya ocurrió en la Libia de Gadafi.

¿Son musulmanes quienes han propiciado la inmigración masiva musulmana o no, en Occidente?

Si a muchos occidentales nos repugnan muchas cosas del Occidente actual ¿cómo no les va a repugnar a los musulmanes?

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Inevitable
2 JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!
3 Aquel niño sirio y este niño europeo
4 Pagamos a nuestros asesinos
5 JESÚS LAÍNZ
La guerra que Occidente no podrá ganar



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |