''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 24 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
"Imagine"

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta

JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Sorpresa? ¿Escándalo?... ¿O lógica confluencia?

Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza

De izquierda a derecha: Pablo Iglesias, Marine Le Pen, Alexis Tsipras (de Syriza) y Florian Philippot (vicepresidente del FN)

¿Traición?… ¿Llanto y crujir de dientes?… ¿Nos rasgamos las vestiduras?… ¿O, por el contrario...?
Javier Ruiz Portella

7 de enero de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER RUIZ PORTELLA


Según informa el periódico francés Le Figaro en su edición de ayer, 6 de enero, la dirigente del Front National Marine Le Pen se ha congratulado en su blog por la “victoria del pueblo” y “la bofetada infligida al candidato de la Unión Europea, del Banco Central Europeo y del FMI, Stavros Dimas, en la elección presidencial griega”. (Es curioso, ningún periódico español, que sepamos, ha dicho hasta ahora nada del asunto; son demasiado incómodas, se ve, las informaciones que rompen esquemas.)
No se acaba ahí la cosa, sin embargo. Refiriéndose a los éxitos de Syriza en Grecia y de Podemos en España, el vicepresidente del FN, Florian Pilippot (cuya homosexualidad fue hecha pública recientemente; recordémoslo para hacer rabiar a quienes les chocan estas cosas), declaró sentirse “muy feliz  al ver que el pueblo levanta la cabeza. Podemos —añadió— es muy interesante”. Palabras que justificó con una pirueta: “Esto hace aumentar el debate sobre el euro, la austeridad y las políticas antidemocráticas”.
¿Traición?… ¿Llanto y crujir de dientes?… ¿Nos rasgamos las vestiduras?… ¿O, por el contrario, debemos ver en ello una lógica confluencia entre formaciones que, pese a sus diferencias más que evidentes, no dejan de tener un enemigo común: la oligarquía económica, política y mediática en el poder? “La casta”, como la llaman. Digámoslo con otras palabras y por poner un ejemplo. ¿No fue una soberana estupidez lo que ocurrió hace unas semanas en el Parlamento Europeo? Recordémoslo. Los partidos de la derecha identitaria presentaron una moción de censura contra el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. El motivo no era baladí, era brutal: durante los ocho años en que Juncker fue primer ministro de Luxemburgo, cientos de multinacionales han disfrutado de un chanchullo gracias al cual sus impuestos han sido de… ¡hasta menos de un 1%! Miles de millones se nos han estafado de tal modo (ahora siguen estafándose, pero autoridades y multinacionales tienen que disimular más).
Exactamente por los mismos motivos que la derecha radical, exactamente contra el mismo impostor, Podemos, junto con otras fuerzas izquierdistas, intentó formular otra moción de censura. No lo logró porque los suyos se rajaron; pero no es esto lo que importa. Lo que importa es que en ningún momento se le pasó a nadie por la cabeza la posibilidad de que la derecha y la izquierda radical —las fuerzas populistas— pudieran firmar juntas una misma moción de censura. (Da igual que tampoco entonces hubieran conseguido la mayoría de los dos tercios necesarios para derrocar a la Comisión: todo el mundo sabía que todo ello era un acto simbólico, de testimonio, de protesta.)
¿Estoy dando mi bendición a Podemos y al gesto de de Marine Le Pen? No, me estoy limitando a constatar una evidencia. Dos, mejor dicho. La primera es la evidencia de lo que une: el enemigo es exactamente el mismo. La segunda, la evidencia de lo que desune: los objetivos finales, a largo plazo, son en ambos casos profundamente distintos, como opuesta es también la visión del mundo que preside a la lucha de unos y otros.
Veámoslo más de cerca. Una sola cosa interesa a la gente de Podemos, de una sola cosa hablan sin parar: de economía, de dinero, de condiciones materiales de vida. Exactamente como cuando habla “la casta”, aunque con enfoques y propósitos diametralmente opuestos. No hay en Podemos (y tampoco, por supuesto, en Syriza) ni media palabra para nada más. ¿La degradación del mundo y de la Tierra, el sinsentido de la vida, la destrucción de la belleza, la aniquilación de nuestro destino colectivo como pueblo?… ¿Y esto qué es, tío? ¡Déjate de chorradas, tía! (Y ya no hablemos de su postura a favor de la inmigración de asentamiento que —tanto si gusta como si no: y a ellos les gusta, por desgracia— está transformando de arriba abajo la base cultural y étnica de Europa.)
Dos evidencias: una va en un sentido, la otra en el opuesto. ¿Cuál de ambas puede acabar siendo predominante? He ahí, sin duda, el gran interrogante que se abre de cara al futuro.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 07 de enero de 2015

¿Podemos?

Republica constitucional y democracia formal, y a vivir que son dos días!

# Publicado por: Pedro (Cirauqui)
miércoles, 07 de enero de 2015

Poder financiero uno - Poder político cero

Con cierto esfuerzo también podría verse como si fueran confluyendo. Como que, sin darse cuenta, o sin que se note mucho, Fn, Syriza y Podemos, fueran convergiendo, primero en desplazar a (la derecha-izquierda de toda la vida), con las consecuencias que se desprenderían (que no son pocas) y más tarde, quizá, se acerquen también en los intereses étnicos y culturales de los europeos, etc. No es probable, lo reconozco. Más bien es bastante improbable. Así, sólo el FN parece mostrarse con el proyecto más claro y coherente. No creo que el poder financiero se muestre servicial a los nuevos partidos emergentes, ni a los que sólo hablan de dinero ni a los que añaden contenidos de mayor calado étnico y cultural. Si el poder político se mantiene en las manos de los PPSOE, todo irá como hasta ahora (¡o sea bien!), creo yo. Si algo cambia... que la gente vaya eligiendo el Dios al que encomendarse.

# Publicado por: Miguel (Toledo)
miércoles, 07 de enero de 2015

Crack y anfetaminas

Pablo Iglesias y su gente tienen un parche en un ojo (el ojo derecho, supongo) y todo lo ven con el ojo izquierdo. Si fueran un poco más lúcidos, tal vez comprenderían que esas mismas élites a las que tanto atacan son las que promueven la importación de población no europea en los países europeos, población inasimilable en la mayoría de los casos por ser demasiado diferentes en lo genético y en lo cultural, y que ese proceso está muy relacionado con los intereses del capitalismo global. Las élites globalistas sirven a intereses materiales y para facilitar este enorme y ambicioso programa de ingeniería social contrario a la naturaleza humana y a los intereses étnicos de los europeos, promueven también la ideología que lo justifica. El antirracismo, el multiculturalismo y la xenofilia de Podemos sirve precisamente a los intereses de esa élite, y esto ellos no lo saben y tal vez ni siquiera estén dispuestos a comprenderlo.

Los de Podemos mezclan lo peor de la Vieja Izquierda (la izquierda marxista-leninista que sentaba cátedra en las universidades de la URSS) con lo peor de la Nueva Izquierda, la del marxismo cultural que sentó cátedra en las universidades de USA. Esto es como mezclar el crack con las metanfetaminas. Veremos qué resultados da, pero por las fotos que he visto de yonquis, España no va a salir bien parada de semejante experimento.


# Publicado por: El Disidente (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Segunda carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
"Cásate y sé sumisa"
Carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta
3 JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
4 Patente de corso
5 ¿De verdad la economía pública es el demonio?



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |