''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 26 de marzo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36

JAVIER R. PORTELLA
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario

JESÚS J. SEBASTIÁN
El laberinto de la identidad europea
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?


Si al niño no se le sumerge en una rica atmósfera de palabras, relatos, juegos y cultura, en un océano invisible que dé plasticidad a su mente, entonces terminará convirtiéndose en un adolescente mentalmente subdesarrollado.
Antonio Martínez

22 de diciembre de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

El otro día escuché las quejas de un profesor compañero mío sobre la creciente incapacidad de sus alumnos para entender unos conceptos que, según me explicaba, no eran nada complicados. Profesor de Dibujo se tiraba de los pelos al ver lo refractarias que se muestran las mentes juveniles de nuestros días ante todo lo que exija un poco de abstracción, de imaginación gráfica, de plasticidad intelectual. Y concluía su desahogo con la confesión de que él no sabía por qué pasaba todo esto, ni creía que nadie lo supiera.
Ciertamente, estamos aquí ante una cuestión compleja, en la que erraríamos si buscásemos explicaciones simplificadoras; pero las líneas maestras que revelan la raíz remota del problema que comento no me parecen difíciles de trazar. Dicho en pocas palabras: las mentes de nuestros jóvenes están insuficientemente trabajadas. Son como una tierra que se ha labrado poco y mal.  A partir de este estado de cosas, todos los esfuerzos educativos posteriores han de resultar por fuerza penosos, desalentadores y básicamente baldíos.
En El pequeño salvaje, aquella deliciosa película de Truffaut, se nos mostraba lo que sucede cuando un niño no es sumergido a tiempo en el universo social humano y en el multiforme mundo del lenguaje. El principio resulta válido también para ese otro lenguaje conformado por el universo cultural: si al niño no se le sumerge en una rica atmósfera de palabras, relatos, juegos y cultura, en un océano invisible que dé plasticidad a su mente, entonces terminará convirtiéndose en un adolescente mentalmente subdesarrollado.
En otros tiempos, esa inmersión sí se producía en un grado muy apreciable. El lenguaje de los mayores, el contacto frecuente con los abuelos, las tradiciones populares, las festividades y ceremonias religiosas, los refranes, las leyendas del lugar, los juegos populares etc. etc.: todo ese conjunto de elementos contribuía poderosamente a que la mente del niño se despertara a la poliédrica realidad del mundo.
Esa cultura antropológica de carácter popular se complementaba con un lento trabajo que se llevaba a cabo dentro de la escuela. Pensemos, por ejemplo, en una escuela española de 1965. ¿Qué encontraríamos allí, si pudiésemos desplazarnos en una máquina del tiempo? Pues, entre otras cosas, muchos poemas, dibujos, rimas, fábulas, canciones escolares, cuentos, relatos moralizantes, trabajos manuales, ejercicios de caligrafía, dictados, copiados, redacciones, búsquedas en el diccionario, modelados con plastilina, etc., etc. Si nos concentramos en lo negativo, claro que había también cosas que no nos gustan: excesivo memorismo, castigos físicos, escasa atención a la dimensión emocional del alumno –lo cual no sucedía exclusivamente en España, por otra parte–; pero es un hecho que, con todos los aspectos criticables que se quiera, la escuela de 1960 o 1970 proporcionaba al niño una excelente gimnasia mental.
¿Qué es lo que, en cambio, tenemos hoy? Pues, básicamente, una crisis de los dos aspectos de la cultura que estamos comentando. En primer lugar, crisis de la cultura antropológica, por la actual decadencia de todo tipo de tradiciones; y, en segundo, una paralela crisis de la cultura académica. Y no sólo porque, desde la perspectiva de los cultural studies, se haya criticado, por ejemplo, el “canon occidental” de un Harold Bloom. Es que se ha dejado de creer en toda una imagen del mundo que hoy se considera “anticuada”, “inservible” para el modernísimo siglo XXI. Si nos centramos en la escuela, ello ha producido un derrumbe del clásico concepto artesanal de la enseñanza: parece seguirse haciendo más o menos lo que se ha hecho siempre; pero, en realidad, se escribe poco, se canta poco, se dibuja poco, se hace poca caligrafía [en Finlandia ni siquiera les van ya a enseñar a escribir a mano. N. de la Red.], se copia poco, se recitan pocos poemas, se aprenden pocas rimas, se cuentan pocas hazañas –o, más bien, ninguna– etc., etc. En lugar de eso, la escuela se lanza hoy con furia irreflexiva a un supuesto bilingüismo y se sobrecarga al alumno con un montón de actividades mal concebidas y de más que dudosa eficacia educativa.
Aunque siempre hay que evitar la tentación de pensar que “cualquier tiempo pasado fue mejor”, lo cierto es que, educativamente, las décadas de 1960, 1970 y 1980 fueron en España mucho mejores que lo que hoy tenemos. Un alumno que crecía y estudiaba en aquellos años vivía en una cultura antropológica más rica y estructurada que la actual y en una escuela simbolizada por las famosas Enciclopedias Álvarez. Mucho copiar de la pizarra y poca o ninguna fotocopia. Todo obligadamente despacio, nada demasiado deprisa. La Ley de Educación de Ruiz Giménez (1953) y el Bachillerato de 1957, justamente alabado entre nosotros por Pérez Reverte, constituyen hitos de un tipo de educación hoy desaparecida.
Ahora bien: no se trata sólo de que los manuales escolares de aquellos años estuviesen mucho mejor escritos que los actuales libros de texto, ni de que se leyese mucho más en voz alta, ni de que se cantase o se dibujase mucho más. Fuera de la escuela, otros muchos elementos coadyuvaban a trabajar la mente y la sensibilidad de los alumnos, a dotarlos de esa plasticidad que hoy echamos en falta.
Pensemos en el mundo de los tebeos, con el que tantos tenemos contraída una enorme deuda de gratitud.
Pensemos también en los álbumes de cromos, en todo ese universo hoy olvidado casi por entero.
Pensemos en la Radiotelevisión Española de 1960, 1970 y 1980: cine de aventuras, cine clásico, el teatro de Estudio 1, Mundo submarino de Cousteau y tantas otras cosas que todos recordamos.
Pensemos en las clásicas enciclopedias de papel que existían en tantos hogares de clase media.
Pensemos en las novelas de Enyd Blyton: Los cinco, los Hollister, El Club de los Siete Secretos.
Pensemos en los cines de barrio, en las sesiones dobles, en las matinales, en ese mundo al que rindió homenaje Cinema Paradiso.
Pensemos en el mundo de los programas de radio.
Pensemos en los juegos de mesa, simbolizados entre nosotros por los Juegos Reunidos Geyper. O en el Cinexín y el Exín Castillos.
Pensemos en los niños jugando en la calle al escondite o a las canicas con los vecinos del barrio. Pensemos, en fin, en todo ese mundo que vimos hace unos años en Cuéntame.
Con estas o aquellas modificaciones, todo este mundo existió hasta la década de los ochenta. Con la de los noventa ya empezamos a entrar en la sociedad que hoy conocemos. Vino la LOGSE, vino la telebasura, vino la progresiva ruina de RTVE. Desaparecieron los tebeos. Llegaron los dispositivos electrónicos de todo tipo. Vino el Póntelo, pónselo. Vinieron los videojuegos y los móviles, las redes sociales, Gran Hermano, el Sardá de Crónicas Marcianas y La que se avecina.
Por supuesto, ni todo es malo ahora ni todo era bueno antes. Y, sin embargo, creemos poder sostener, con bastante poder de convicción, que efectivamente se ha producido la gran mutación psico-social y cultural que hemos bosquejado en los párrafos anteriores. Una mutación que tiene, como una de sus consecuencias más llamativas, el tipo de alumnado que hoy nos encontramos en la escuela, en los institutos y en la universidad.
Mutatis mutandis, este proceso se ha verificado también en los demás países occidentales. De manera que hoy se clama universalmente contra la “crisis de la educación”. En opinión de muchos, la solución estaría en la escuela 2.0 del siglo XXI. Y, sin embargo, creo que se equivocan de medio a medio. La solución no está en el papanatismo de las tablets ni en el bilingüismo torpe que hemos introducido en España. Se repite que “tenemos aulas del siglo XIX, maestros del siglo XX y alumnos del siglo XXI”, pero es mentira. Las aulas del siglo XX eran con frecuencia mucho más estimulantes que las actuales. Las pizarras digitales y la conexión a Internet tampoco son en sí mismas la panacea. Y sí, tenemos “alumnos del siglo XXI”; pero lo que estos alumnos necesitan no es una educación cada vez más tecnologizada, sino una que recupere el carácter lento y artesanal que actualmente ha perdido. Los alumnos tienen que cantar, dibujar, escribir, leer, modelar, recitar, construir. Ese es el mejor humus para que luego, con tecnología o sin ella, se lancen a explorar el proteico caleidoscopio del mundo.
El profesor de Dibujo al que me referí al inicio de las presentes reflexiones da clases en una Facultad de Arquitectura. Y me cuenta que allí son muchos los que sólo quieren líneas rectas, formas geométricas puras a lo Bauhaus, sin vestigio de escultura alguna en las instalaciones, ya que tales cosas las consideran desagradables residuos del pasado. Y, sin embargo, es a ese pasado lo que hoy tenemos que retornar. Una forma artesanal de enseñar y de vivir la vida. Porque sí, también hemos olvidado lo que antes se denominaba el “arte de vivir”.
Non nova, sed nove, decía el adagio latino: no se trata de hacer cosas nuevas, sino las de siempre de un modo nuevo y original, el que sintamos como propiamente nuestro. El principio vale para la educación, y también –fractal que es el mundo– para mucho más.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
domingo, 28 de diciembre de 2014

No problema... Una minoria se salva, como casi s iempre

Hay una minoria de padres preocupados por el futuro de sus hijos,
Saben que no se debe nadar contra corriente, que es mejor pasar desapercibido en esta España -y en las des antes
No conviene separar a sus hijos de los demás. Ay si se significan,.
Por ello los llevan al colegio publico. Que canten , hagan deporte....
Y en Julio.- Septiembre los llevan a un colegio extranjero. Con la excusa de aprender idiomas... Excusa, pues van a aprender,
O sea, estudian en verano y vacacionan el resto del año en España-.
No es barato... pero tampoco es caro.
Al cabo y al fin, lo que interesa es el titulo. Y en España es seguro. Inútil, pero fácil.
Todo con discrecion... y no se pasa del habitual cinco por ciento... no se nota.

# Publicado por: Puig (Valencia )
martes, 23 de diciembre de 2014

Los pedabobos

Buen artículo.

Me extraña que no haya mencionado a la secta pedagógica, una plaga bíblica que habría que erradicar. Pero no nos engañemos, esa secta cuenta con los parabienes de eso que llaman el ´establishment´, porque ellos son el ´establishment´. Hay que tener en cuenta que es un tipo de ratas de seminario que carecen de experiencia docente, y que pretenden saber más del tema que aquellos que llevan décadas enseñando.

Hace falta un cambio de paradigma, pero eso implicaría una contrarrevolución cultural. Tal vez haya que venderlo como un ´revival´, porque eso suena mejor, y no como una reacción o una contrarrevolución.


# Publicado por: El Disidente (Madrid)
lunes, 22 de diciembre de 2014

Excelente

Estupendo artículo. Lo difundiré.
Recuerdo haber leído hace muchos años en el autodenominado ´´diario independiente de la mañana´´ una columna de la Lindo en la que esta celebraba el caos educativo actual (LOGSE y sucesivas) porque le parecía preferible a la rigidez de la enseñanza ´´franquista´´. Vale más tener la cabeza vacía que tenerla llena de ideas demasiado claras, venía a decir (sobre todo si no eran ´´progres´´, pensaba yo).
No soy docente ni especialista en temas educativos. Pero creo que reformas como las que propone el Sr. Martínez no se van a realizar en la escuela pública controlada por la administración porque esta se ha convertido en el campo de batalla del sectarismo político. Tendría que haber libertad para ensayar todo eso y más. Algo como lo que hizo la Institución Libre de Enseñanza en su época. Pero parece que el viento no sopla por ahí. Los de la sotana morada están hablando hasta de suprimir la enseñanza privada...

# Publicado por: Vivarium (León)
lunes, 22 de diciembre de 2014

disciplina

Creo haber dicho alguna vez que si se pidiera prestados a los suboficiales de las Fuerzas Armadas y colocáramos a un par de ellos en cada instituto, donde todos escucharan el himno nacional en posición de firmes y entraran en clase marcando el paso, empezaríamos a enderezar la educación. No en vano, varios amigos míos, profesores de enseñanza media y superior, aducen todos que no vales la pena currarse las clases... la mitad del tiempo se lo pasan mandando callar.

# Publicado por: miguel (madrid)
lunes, 22 de diciembre de 2014

POR QUERER INVENTAR LO QUE YA ESTABA INVENTADO.

La nota seguramente puede aplicarse a muchos paises
En Argentina es un negocio editorial la venta de manuales escolares.
En ´´otras epocas´´, los libros escolares se heredaban de hermanos mayores a menores. Todos usabamos el mismo libro por años.
Pues , si hablamos de los primeros años de escuela, se trata de adquirir los conocimientos basicos. Las tablas de multiplicar o el preterito perfecto, siguen siendo los mismos con computadoras o maquinas de escibir Olivetti o Remington.
(En una vieja maquina podria ubicar los acentos, en este momento , al tablero que me ha tocado le desconozco la ´´formula´´).
Por otra parte, he visto en trabajos de oficina la dificultad de jovenes ´´veinteañeros´´ en redactar un mail. No digo por la formalidad de un encabezado, sino para redactar un par de lineas.
Estoy hablando de comercio, (venta de libros), no de un concurso de literatura.
Sobre bilinguismo, nos estan promocionando los dialectos indigenas, que no hablan ni los mismos indios (habria que ver proporciones por comunidades en cada caso), y por otro lado el latin o el griego han sido suprimidos.
No es casualidad que tengamos que escuchar a quienes sostienen que las computadoras pensaran por si mismas.
Utopias , alla vamos.-

# Publicado por: oscar ghiso (buenos aires)
lunes, 22 de diciembre de 2014

Sin título

Un debate televisivo. P. Iglesias cantaba las alabanzas y logros de los estudiantes. El otro insistía sin éxito mediático en la ruina cultural de los estudiantes. Resultado: P. Iglesias uno; el otro, cero.
En mi opinión, Todo aquello que este diseñado por efecto directo del ejercicio democrático, (mayoritario, asambleario, etc.) no puede nunca, por definición, arrojar resultado racional o positivo alguno. Por qué, pues porque de donde no hay no se puede sacar.
Todo plan de estudios que pretenda contentar a una mayoría, es decir, no exigencia, produce satisfacción, si, pero al mismo tiempo, bellaquería. Eso es lo que consigue constantemente el sistema democrático. Leo a Ortega. Resulta que ya lo dijo Ortega mil veces.

# Publicado por: Miguel (Toledo)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36
2 Google, Facebook, tu portátil, tu televisor... te ven, te escuchan, te siguen
3 La crisis de la derecha política: modernidad y posmodernidad
4 El secreto de los populistas



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |