''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 26 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
De Expaña a España


JAVIER R. PORTELLA
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda

SERTORIO
De marimantecas y lloronas
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios

Hoy, tal vez, lo hubiera titulado "La Princesa".

Alain de Benoist subraya en esta entrevista los principales retos a los que se enfrenta el Front National francés, al tiempo que expresa su admiración por los alardes que Marine Le Pen despliega en el arte de la política.
Alain de Benoist

14 de diciembre de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALAIN DE BENOIST

 
 
En el reciente Congreso del Front National se han puesto de manifiesto diversas tendencias, algunas de las cuales han salido fortalecidas y otras… todo lo contrario. ¿Qué enseñanzas se pueden sacar de todo ello?
 
No me interesan las cuestiones personales: tan sólo las relacionadas con programas y orientaciones. Es evidente que en el Front National hay diversas sensibilidades, las cuales me parecen, sin embargo, muy sobrevaloradas por los medios de comunicación, que saben lo mucho que a la gente le gusta el chismorreo. Estas tendencias son, de momento, tanto menos importantes cuanto que Marine Le Pen agrupa sin dificultad a las diversas corrientes. Por lo demás, si se quiere descubrir absolutamente una división, diría que la misma no hay que buscarla entre los “nacional-republicanos” y los “identitarios” (Marion Maréchal Le Pen no es menos antiliberal que Florian Philippot),[1] sino entre quienes todavía creen en la división derecha-izquierda (y apuestan por el inagotable mito de la “unión de las derechas”) y quienes han comprendido que la única gran separación es hoy la que enfrenta al pueblo con las élites mundializadas.
 
Marine Le Pen, gran vencedora del Congreso, no deja de ser criticada, en los márgenes de su movimiento, por quienes le reprochan las excesivas concesiones que, a su juicio, estaría efectuando. ¿Se justifican tales críticas?
 
Adopte el FN la postura que adopte, siempre habrá maximalistas que le reprocharán no ser bastante “duro” o no ir lo bastante lejos. La crítica siempre resulta fácil cuando uno se encuentra al otro lado de la barrera. Pero la política tiene su esencia propia. La política es asunto de correlación de fuerzas y de prioridades. Y es, sobre todo, el arte de lo posible. Quienes se empeñan en ignorarlo se condenan al buenismo (sueñan con una “política ideal”, es decir, con una política imaginaria), con el activismo estéril o con el extremismo puro y simple. No me cabe duda de que los hay (aquellos a quienes les dan espasmos cuando Marine Le Pen habla de “nuestros compatriotas musulmanes”) que adorarían que el FN se pusiera complacidamente el traje de extrema derecha que le tienden sus adversarios. Son por lo general gente que cree que basta con querer (“la fe mueve montañas”), sin darse cuenta de que el voluntarismo al que adhieren es como una máquina de reciclar fantasmas. […]
 
También hay los tontos útiles que sueñan con que el FN se convierta al liberalismo, a fin, sin duda, de que resulte compatible con un UMP [el equivalente del PP español. N. del Trad.] actualmente dividido entre liberales conservadores, liberales centristas y liberales pijohorteras. Es cierto que, en frente, otros caen en el exceso inverso, viendo en Marine Le Pen la última y más reciente encarnación del mito del “salvador providencial”. Ahora bien, Marine no es Jeanne d’Arc: ¡ella no oye voces, sino que busca votos![2]
 
En lo inmediato, el Front tiene mejores cosas que hacer que responder a tales chiquilladas. Le aguardan tres enormes tareas, pues contrariamente a lo que muchos se imaginan, nada está jugado para 2017 [año de la próxima elección presidencial. N. del Trad.]. En primer lugar, debe poner orden en un partido cuya organización no constituye su principal virtud. También debe desarrollar profundamente su implantación local a fin de abordar en las mejores condiciones posibles las próximas elecciones regionales. Por último, le queda por atraer a sus filas a dirigentes dotados de una auténtica cultura de gobierno, a futuros estadistas que hayan comprendido que una cosa es la lógica del partido, y otra la de un movimiento. En sí misma ya es una tarea difícil, pero aún lo es más para un partido que debe resolver un manifiesto problema de credibilidad sin aparecer por ello como un nuevo nido de tecnócratas y altos funcionarios.
 
Respecto a la inmigración, Marine Le Pen, en cualquier caso, se niega absolutamente a usar el término “reemigración” [retorno a los inmigrantes a sus países]. ¿Qué piensa de ello?
 
No pienso nada, pues aún estoy esperando que alguien me explique en qué podría consistir. En ciertos medios, el término “reemigración” ha sustituido visiblemente al de Reconquista. “Reconquista” es un poco brutal, un poco anticuado también (como decía Ortega y Gasset, “una reconquista de ocho siglos no es una reconquista, es otra cosa”). La “reemigración” queda más chic. Bien, pero ¿qué quiere decir? He leído detenidamente todas las medidas propuestas por los defensores de la “reemigración”. Son medidas que, si se aplicaran, tendrían indudablemente el efecto de disminuir los flujos migratorios, cortando ciertas bombas aspirantes, desalentando a eventuales candidatos a la inmigración. Lo que ya es mucho. En cambio, no he visto una sola medida susceptible de que —junto con sus parientes “de pura cepa”, se supone— vuelven “a casa” los millones de franceses de origen extranjero instalados en Francia desde hace varias generaciones y que no tienen la menor intención de hacerlo. Dicho lo cual, no todo el mundo está obligado a ser exigente con el sentido de las palabras. Y tampoco está prohibido soñar…
 
© Boulevard Voltaire


[1] Marion Maréchal Le Pen, sobrina de Marine y la única alta dirigente del FN presente en las “Manifas para todos” en contra del “matrimonio gay”. Florian Philippot: gay y mano derecha de Marine Le Pen. (N. del Trad.)
[2] Hay aquí un juego de palabras intraducible. Las voces (voix) que, según la leyenda, la divinidad le hacía oír a Juana de Arco, no tienen nada que ver con los votos (voix,igualmente en francés) que busca Marine Le Pen. (N. del Trad.)

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 17 de diciembre de 2014

Nadie quiere sufrir en Europa

Para hacer cambios profundos hay que estar dispuesto a sufrir. Francia no es Rusia ni Siria. Los europeos de hoy no quieren sufrir. Done empiece el sufrimiento se acabó la revolución. Son los problemas del primer mundo.

# Publicado por: Juan Pablo Vitali. (La Plata)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Alain de Benoist
La política, la moral y la moralina
Carl Schmitt, ese pensador tan actual
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
¿Democracia?
François Fillon, el candidato de la patronal
Trumpopulismo
La inmigración, ¿una fatalidad?
El socialismo contra la izquierda
Gnomos que ni siquiera están a la altura de sí mismos
¿Con o sin Dios?
La historia como despropósito
¡Sí a la Europa federal!
¿Antiamericanismo?
Cartago contra Roma
¿Cuándo comprenderá Francia que Rusia es su aliado natural?
El terrorismo
Un samurái de Occidente
El futuro del Front National
La esencia del conflicto (y III)
¿Todavía es posible la política?
La esencia del conflicto (II)
La esencia del conflicto (I)
El primer revolucionario-conservador
La política del populismo
Siete tesis sobre el Tercer Mundo
Las contradicciones de la Bioética posmoderna
Migrantes: las intervenciones «humanitarias» suelen en general agravar las cosas
"El sistema nos quiere disolver"
La ilusión liberal
La identidad frente a la modernidad
La riqueza del 1% es casi superior a la del 99%
La «ideología de género» va en contra del sexo
El doble juego de EE. UU. y Occidente
El pensamiento único "antifascista"
Atenas frente a Jerusalén
Dinero, dinero...
La Era de las Redes
¿Y si desapareciera el dólar?
Dos Américas. La que amamos (y II)
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)
La Nueva Derecha Europea, 40 años después
¿El mensaje de la publicidad? "La felicidad reside en el consumo..."
Democracia representativa y democracia participativa
Muerte a crédito
Michael Jackson
El crack: aún no es la gran ruptura del Sistema, pero…
Nicolas Sarkozy le regala Francia a la OTAN
Con la crisis ha muerto la dictadura de los mercados
CLAVES DEL GRAN CRACK CATACLAC
Georgia: vuelve la historia
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 La Cataluña española se afirma y resiste
2 SERTORIO
De marimantecas y lloronas
3 El charnego Puigdemont: abuela andaluza y abuelo franquista
4 ¡Suena el Himno Nacional —con su letra— en las calles de Barcelona!
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Juan y Medio



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |