''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 26 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
La fiel infantería

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta

JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Las Redes a la conquista del Ciberespacio

La soberanía digital


Los disidentes metapolíticos, situados en la periferia del sistema, podemos establecer una red digital de espacios soberanos constituidos por páginas web, periódicos digitales, blogs o bitácoras personales, editoriales on-line, revistas electrónicas, etc., que representen una nueva alternativa a los partidos tradicionales. Si Podemos lo ha conseguido, nosotros también podemos.
Jesús J. Sebastián

12 de diciembre de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS J. SEBASTIÁN


La soberanía nacional es un concepto ideológico surgido de la teoría política liberal con la Revolución francesa. Según esta teoría la soberanía pertenece a la nación, una entidad abstracta y única, vinculada a un espacio físico, a la que pertenecen los ciudadanos, y que se sitúa en un nivel superior al de estos. El mismo concepto de ciudadano (sujeto de derechos, en igualdad jurídica con los demás miembros de la nación, en el plano teórico, y súbdito u objeto pasivo por su pertenencia a una entidad política impuesta y coercitiva), está asociado al principio liberal de soberanía nacional. Según la teoría clásica, la soberanía nacional se traduce en un régimen representativo, porque –según dicen sus defensores- la nación no puede gobernarse a sí misma directamente, dada la imposibilidad de representar -de hecho- la "esencia de la nación eterna". La voluntad de la mayoría del pueblo (concepto difuso) no es necesariamente la voluntad de la nación, porque ésta es superior a los ciudadanos individuales.

Por primera vez, los ciudadanos fueron conscientes –incautos y confiados ellos- de que la soberanía nacional residía en el pueblo y no en la monarquía absoluta. Frente al imperio del Rey, las Constituciones marcaron una ruptura, un cambio radical, en la forma de entender el poder político. El nuevo orden constitucional pasaba a ser titular de la soberanía de la nación, una titularidad que hasta ese momento correspondía al rey. La monarquía traspasaba su poder al pueblo soberano. Una iniciativa revolucionaria entonces, que se remontaba a la soberanía del demos ateniense y que cimentó los fundamentos de la democracia actual, posteriormente pervertidos por el falso democratismo.

Dos siglos después, asistimos a una nueva revolución. El desarrollo de las nuevas tecnologías ha traído consigo algo más que un cambio en las comunicaciones. El acceso del ciudadano a las nuevas herramientas de participación e intervención directa en la vida pública que posibilitan las nuevas tecnologías está dando lugar a una nueva era y a una nueva forma de soberanía nacional-popular: la “soberanía digital”.

El fenómeno de Internet y las redes sociales han situado al ciudadano en el primer plano de la esfera pública gracias a las posibilidades que ofrecen las plataformas de comunicación con una enorme repercusión. La Red supone el principio del fin de la antigua sociedad en la que el poder político-económico ostentaba el control de la información y de la comunicación. Gracias a Internet, las personas y los grupos de ciudadanos organizados cuentan ya con su espacio público de expresión e, incluso, de rebelión, un poder que todavía no puede calificarse como el quinto o el sexto poder, pero que ya cuenta con suficiente influencia como para considerarlo un  micropoder.

Nos encontramos ante nueva transición política gracias a la era digital, situación que, sumada a las consecuencias de la crisis económica, ha supuesto el despertar participativo de una sociedad que estaba sumida en la apatía y la desafección políticas. La participación política es un derecho constitucional que desde hace algunas décadas había pasado a un segundo plano en nuestra sociedad occidental. El interés por los asuntos públicos se había limitado casi exclusivamente al acto periódico y autómata de participación en los procesos electorales y a la intervención ocasional en algún acto o manifestación pública en relación a algún hecho concreto. Poca cosa para las virtudes que se predican de la democracia. En general, de alguna manera, los ciudadanos teníamos la conciencia de que el Sistema funcionaba solo, como si dispusiera de sus propias leyes automatizadas e inalterables.

Pero las cosas están cambiando. La crisis económica ha provocado que los ciudadanos cuestionen cada vez más las decisiones políticas y desconfíen de sus representantes, lo que ha derivado en otra crisis: la política. La sociedad, y en concreto ciertos grupos de ciudadanos jóvenes y comprometidos, se han dado cuenta que es necesaria una acción revolucionaria para formar parte del proceso de toma de decisiones políticas y así poder cambiar el actual estado de las cosas públicas. En este objetivo, las posibilidades que permite Internet para crear y organizar redes digitales –grupales o tribales-  están desempeñando un papel clave. Como señala Alain de Benoist “en el mundo de la Red no hay más naciones o poblaciones, sino múltiples y prolijas pertenencias e identidades: tribus, clanes o la diáspora”.

Pero los poderes públicos deben adaptarse también a este nuevo contexto y de la mano de las nuevas tecnologías ya están dando sus primeros pasos: se aprueban leyes sobre transparencia y acceso a la información pública, que en realidad son simples normas programáticas de dudoso cumplimiento, y que no implican ningún sometimiento de los gobiernos o de los representantes al control  de la “soberanía digital”; se adoptan medidas para frenar el uso abusivo de los datos personales por parte de las grandes compañías “internáuticas” de telecomunicaciones, pero los gobiernos imperialistas, autoritarios y/ populistas utilizan la cesión o apropiación de esos mismos datos para perpetuar un control orwelliano sobre sus ciudadanos. No obstante, es cierto que las nuevas tecnologías pueden servir para ejercer un mayor control de los ciudadanos respecto a los poderes políticos y económicos: su fuerza expansiva es tal que no hay régimen político o corporación financiera que las pueda frenar. Pensemos, si no, en lo que ha sucedido en las llamadas primaveras árabes y en las revueltas o insurrecciones acaecidas en los países postcomunistas.

El fenómeno de la globalización, evidentemente, ha traspasado las fronteras e Internet las ha difuminado, pero entonces se plantea la necesidad de protección a esta nueva cualidad de ciudadanos digitales en la aldea digital globalizada. Los resultados de una acción u omisión en el espacio digital tienen repercusiones en el mundo físico afectando no sólo a elementos subjetivos del individuo, sino repercutiendo también en sus capacidades u opciones de producción y de consumo, lo cual, evidentemente, tiene un efecto directo sobre la economía, y eso es algo que no pueden obviar los poderes políticos, sometidos como están a la soberana autoridad del imperio financiero.

Si entendemos la soberanía, desde el punto de vista político, como el poder de un Estado-nación, o de una Entidad Supranacional que no están sometidos a ninguna otra autoridad (?), entonces la soberanía digital sería ese mismo poder pero en el ciberespacio. En la actualidad, muchos países han sido colonizados paulatinamente por los mercaderes digitales que compran las punteras empresas de nuevas tecnologías, los dominios de países, empresas y corporaciones, con el objeto de mercantilizarlos, como un objeto más, dejando a sus primigenios propietarios desprovistos de ese poder, de la soberanía e identidad digitales. Por ello, muchos países renunciaron a su soberanía e identidad digitales para mantenerse en el circuito del sistema del dinero.

Sin embargo, examinando esta cuestión de la soberanía y la identidad digitales, pero circunscribiéndola a las posibilidades de información, comunicación y organización de ciertos grupos políticos e ideológicos, dispersos geográficamente, pero homogéneos en cuanto a sus objetivos, la cuestión de la soberanía e identidad colectiva –insistimos, sea grupal, tribal o institucional- ofrece alternativas al vigente sistema político. Ahí está el ejemplo de Podemos, cuyo peculiar proceso de constitución, al menos en una primera fase, se ha formulado a través de las herramientas que ofrece el ciberespacio. El “inframundo” del que, hasta hace poco, formábamos parte los “disidentes metapolíticos”, situados en la periferia del sistema, debe desaparecer. Podemos establecer una red digital de espacios soberanos constituidos por páginas web, periódicos digitales, blogs o bitácoras personales, editoriales on-line, revistas electrónicas, etc, que representen una nueva alternativa a los partidos u organizaciones tradicionales. Si Podemos lo ha conseguido, nosotros también podemos.

 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús J. Sebastián
La agenda oculta de la globalización
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
El laberinto de la identidad europea
El enigma Georges Sorel
El «pensamiento ambidiestro»
Hacia el Imperio interior
La revolución biotecnológica
Arqueología del fascismo
El enemigo americano
El Mito Indoeuropeo
El reverso del comunitarismo
¿Ciudadanos o átomos?
Contra el mundialismo neoliberal
¿Un antirracismo diferencialista?
¿Qué Nación?
¿Demos contra Aristos?
Homo agonalis
El sexo de los ángeles
Elogio de la disidencia
¿Para cuándo una economía alternativa?
El dilema igualitarismo / anti-igualitarismo
El TTIP: amenaza neoliberal
El fin de la soberanía
Verstrynge: o la misteriosa deriva de un náufrago político
Contra Occidente
Ortega y la catástrofe regeneradora del 14
Un relato sobre la «Nouvelle Droite» y el «Front National»
¿Una Europa alemana?
Ramiro de Maeztu
Alain de Benoist en español
España, ¿federación o autodeterminación?
Carl Schmitt, ¿otra corriente de la Revolución Conservadora?
La fascinante experiencia de la Revolución Conservadora alemana (1919-1932)
La crisis de la modernidad en España
El principio aristocrático en Ortega y Gasset
El eterno retorno al mito nacional europeo
Mishima o la redención por la muerte
Pío Baroja, una antropología del dolor
El Manifiesto de Unamuno contra las dos Españas
Ortega: Europa y la Revolución Conservadora alemana
Los gitanos, ¿un problema hindu-europeo?
El inasible concepto de raza (y II)
El inasible concepto de raza (I)
Darwin: evolucionismo o creacionismo
Conservadurismo revolucionario
frente a neoconservadurismo
El orden de las castas
La Nueva Derecha: en la senda de la Revolución conservadora alemana
El mito nórdico
Patrón oro o patrón riqueza
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 Patente de corso
3 ¿De verdad la economía pública es el demonio?
4 SERTORIO
La fiel infantería



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |