''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 20 de febrero de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JAVIER R. PORTELLA
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos

JOSÉ VICENTE PASCUAL
De profesión, paridora

ALAIN DE BENOIST
¿Democracia?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
AL HILO DE LOS CLÁSICOS

Hay pueblos que, llenos de autoestima, honran a sus muertos


El sectarismo de la redundante «memoria histórica» clama al cielo porque insulta a todos los españoles que cayeron en tantos sitios de España y del mundo y de los que nadie se acuerda. No existieron y han sido barridos por el viento del olvido que, como decía Cernuda, cuando sopla, mata.
Francisco Núñez Roldán

4 de diciembre de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN


“En los campos de Flandes…”. Así comienza en inglés un bellísimo –ya clásico– poema del teniente coronel médico John Mc Crae, canadiense. Lo escribió tras la segunda batalla de Ypres, en 1917, durante esa guerra mundial de la que tanto se escribe hoy. En el poema se habla, entre otras cosas, de las amapolas que florecen alineadas entre las cruces.
Para los ingleses y países de la Commonwealth, las amapolas acabaron siendo, como se sabe, y en parte gracias a este poema, el símbolo del recuerdo para los muertos en la guerra. En aquella guerra que les costó millón y mucho de vidas, casi todas jóvenes.
Cambiemos el escenario. Estamos cerca de Salamanca, verano, en los cerros llamados de los Arapiles. Sobre el mayor de ellos se divisa un pequeño monumento. Hacia él me dirijo. Monte arriba, por terreno arado. No hay carril. Hay que poner la reductora en el todoterreno. Llego a la cima. Es el Arapil grande. Sobre él estaban los franceses en 1812. Los hispanoangloportugueses en el pequeño. No importa; el monumento está en el mayor, como signo de la victoria.
Y apoyada en el monolito, sujeta con una piedra para que no se vuele, una corona, de plástico, sí, pero corona de amapolas rojas que algún puñetero inglés se ha molestado en llevar hasta allí, doscientos años más tarde. No puedo evitar un sentimiento híbrido de admiración, emoción y envidia.  
Era el año 2007 y recorría yo muchos de los lugares significativos de la Guerra de la Independencia, con motivo de un texto que escribí al respecto. El resultado descorazonaba. Uclés, Ocaña, Tamames, Medina de Rioseco, Albarracín, Almonacid…, lugares donde los españoles combatieron, ganaron o perdieron, ni un recuerdo, si exceptuamos Bailén. Donde había habido ingleses no faltaba el homenaje a los suyos, tan lejos de su tierra: Talavera y su monumento junto a la hoy autopista, La Albuera, Chiclana, la Coruña y el bello sarcófago del general Moore, muerto en el reembarco de sus tropas, San Sebastián y su cementerio inglés, etc.
Volviendo a Flandes, sepan que en la ciudad de Ypres, todos los días a las ocho de la noche –todos– hay una ceremonia de homenaje a los muertos en la puerta de la ciudad llamada de Menin, por donde salieron tantos ingleses hacia el frente, para no volver. Me asombró lo multitudinario que es el acto. Eso se llama autoestima, memoria, dignidad, piedad, todo junto. Y no me vengan con pamplinas antimilitaristas, en un país que no ve un golpe de Estado desde Cromwell.
“In Flanders Fields, the poppies blow
between the crosses, row on row.”
Es el poema de Mc Crae. Pero no se preocupen. Las amapolas sólo florecen entre las cruces en Flandes, donde por cierto no queda recuerdo de nuestras piqueros ni de sus bravas picas, salvo en nuestro conocido dicho. Los muertos de nuestras guerras fuera de España no tienen, no merecen amapolas. Entre otras cosas, porque ni siquiera sabemos dónde están.
Por todo eso resulta indignante el uso de los muertos de un bando de una de nuestras muchas guerras para provocar pretendidos sentimientos de justicia y reivindicación donde no hay sino revanchismo, odio y oportunismo político químicamente puros con la pretendidamente imparcial, caritativa y piadosa memoria histórica. Si fuéramos en eso como los puñeteros ingleses, se comprendería. Si mantuviésemos la memoria de todos los muertos de todas nuestras muchas guerras, podría entenderse. Pero el sectarismo de esa redundante memoria histórica clama al cielo porque insulta a todos los españoles que cayeron en tantos sitios de España y del mundo y de los que nadie se acuerda. Porque sus muertes no rentan políticamente, no interesan. No existieron y han sido barridos por el viento del olvido que, como decía Cernuda, cuando sopla, mata. Y en este caso mata al recuerdo, la dignidad, la autoestima de todo un pueblo, vivos incluidos.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 04 de diciembre de 2014

¿Neonazis austriacos?

Tienes, Ana, toda la razón en lo que cuentas. Pero ¿quiénes son estos ´´neonazis austriacos´´ de los que hablas? ¿No los estarás confundiendo con alguno de los partidos identitarios de Austria? ¡Por favor! A base de ver nazis donde sólo hay patriotas que denuncian la invasión que sufrimos es como desaparecen tanto los patriotas como las placas que les están dedicadas.

# Publicado por: Berta Sentmenat (Andorra)
jueves, 04 de diciembre de 2014

Monumentos

Te confirmo que en cada pueblito y ciudad de Francia hay monumentos en recuerdo a los caìdos por la Patria donde estàn inscriptos todos los nombres y apellidos. También hay placas conmemorativas con los nombres en lugares donde hubo fusilamientos. De igual forma en las estaciones de tren donde hubo empleados de la SNCF enrolados en la Resistencia.
Pero a pesar de eso, en febrero 2012 Marine Le Pen (Frente Nacional) fue a Austria como invitada a una fiesta que organizaron los neonazis de allà...y hay franceses que pasaron la guerra o descendientes de ellos que la votan....


# Publicado por: Ana (Francia)
jueves, 04 de diciembre de 2014

Recuerdos

Hace unos años visite el pueblecito francés de Saint Genis, pegado ala frontera suiza, allí como en casi todos los pueblos franceses, según me informaron, hay un monumento a los franceses caíso en las guerras, incluidas las de Argelia y Vietnam. Aquí se han borrado hasta las ´´cruces de los caídos´´ y más de un monumento conmemorativo como el que en Palma se dedicó alos caídos del crucero Baleares, que no lo han dinamitado porque no han podido, ero que han despojado de toda la simbología que han podido y hay un movimiento para que se dinamite, así de claro, el valle delos Caídos, con las esculturas de Juan de Ávalos incluidas. Tener un recuerdo para quienes cayeron en las guerras españolas es síntoma claro de ´´fascismo´´. Asi nos somos.

# Publicado por: J. A. Martínez (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Francisco Núñez Roldán
Don Claudio Sánchez-Albornoz: República vs. Frente Popular
Derrota y victoria del islam
Miseria y grandeza de la literatura
"Muertos por la democracia y la libertad"
Mi isla mínima
Goya y los goyas
¡A degüello con la Giralda!
¿Quién va contra Montesquieu?
Antonio Machado y los españoles de segunda
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Sexo libre y salvaje en la antigua Roma
2 El progresismo, enfermedad terminal del izquierdismo (y II)
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
4 Marine Le Pen



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |