''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 26 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
La fiel infantería

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta

JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Los dientes del espíritu


El estudio de las humanidades en la escuela y los centros de enseñanzas medias tiene el mismo problema que la honorabilidad de algunas damas: necesita argumentarse y defenderse cada cierto tiempo.
José Vicente Pascual

23 de octubre de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ VICENTE PASCUAL


El estudio de las humanidades en la escuela y los centros de enseñanzas medias tiene el mismo problema que la honorabilidad de algunas damas: necesita argumentarse y defenderse cada cierto tiempo. Cuando algo, alguien, precisa analizarse a sí mismo y explicar al mundo su utilidad... malo. Y así está el asunto de las humanidades y su consideración como algo provechoso por el conjunto del vecindario: fatal, muy mal desde hace tanto que ni siquiera los más viejos redactores de esta página recuerdan épocas peores.

Triste es defender lo evidente, decía el poeta. Como mi tendencia es deprimirme pero no entristecerme, no voy a hacer un alegato en favor de las sufridas asignaturas de literatura, filosofía, historia, latín, griego... (¿religión?); nunca lo he hecho, ni siquiera cuando, siendo muy jovencito, mis familiares, amigos y otros allegados, entre los que se encontraban mis profesores, se extrañaban del fervor con que seguía el estudio de aquellas asignaturas (que en el fondo "no sirven para casi nada", escuché más de una vez), mientras que mi ineptitud para materias con futuro como las matemáticas, la física, la química y demás torturas docentes, era clamorosa. Una vez saqué un cinco en matemáticas y en mi casa hicieron fiesta. El caso era (es), que siempre me han fastidiado las disciplinas intelectuales que te dicen lo que tienes que pensar, lo correcto y lo inexacto, el horrendo 2+2=4 que nunca falla y jamás explica nada. Todos los números pares siempre son la suma de dos números primos (no impares, no te confundas; he escrito "primos"). ¿Por qué? Ni se sabe. Es un misterio que ningún matemático, al día de hoy, ha sabido desentrañar. Sin embargo, dos más dos siguen siendo cuatro. Y todos tan contentos porque las ciencias exactas son útiles y no hay nada más útil que lo útil.

Pues como te iba diciendo: me molesta la presuntuosidad de quienes saben de antemano lo que hay qué pensar y cómo hay que pensarlo. A la contra, siempre me ha encandilado la certeza de que existen materias, territorios de indagación, maestros, sabios que te enseñan a pensar pero no te dicen lo que tienes que pensar. Eso fueron siempre las humanidades para mí: el único camino coherente para aprender a pensar. En los demás paisajes, como con las aguas mansas, ya me valgo yo solito. Sé que la imagen puede resultar un poco grosera, pero ahí va: imaginen a un mozo en edad de crecer y alimentarse, al que sus progenitores abastecieran de abundante comida pero, ay, careciese de dentadura. También se puede comer sin dientes, claro. Pero muy mal. Puede que hasta se olvide la manera correcta de hacerlo, lo que nos conduce al recuerdo quevediano del infeliz pupilo del Dómine Cabra, enfermo sin remedio de un hambre muy antigua, al cual, ya en lecho de muerte, llevaban sus compañeros de pensión algunas tajadas, por ver si lo reanimaban y salvaban in extremis; lo malo fue que el agonizante no atinaba a llevarse a la boca aquellos garbanzos de urgencia, por la falta de costumbre.

Grosería suma: las humanidades son los dientes del espíritu. Perder la costumbre de usarlos es una condena segura a la única y verdadera plaga de nuestro tiempo: la muerte del espíritu por pura inanición.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 24 de octubre de 2014

Una precisión

No suelo intervenir cuando soy firmante de un artículo, pero en este caso mi propia torpeza en la expresión me obliga a precisar algo que creo importante: Me quejo de la falta de atención a las humanidades en la enseñanza, pero ello no significa, ni de lejos, que menosprecie el estudio de las ciencias. Al contrario, mi ego profundo esconde (por vergüenza), a un estudioso fascinado por las ciencias. Mi vocación soñada, imposible: ser un lógico-matemático como Gödel y resolver la Conjetura de Goldbach. Dediqué incluso una novelita juvenil a este asunto. Las ciencias me apasionan, pero lamentablemente el amor nunca fue correspondido. Ah... Esquiva, malvada, amada Urania!!

# Publicado por: José V. Pascual (Tenerife)
jueves, 23 de octubre de 2014

Pues debatámoslo

De acuerdo con el fondo del artículo. A mi modo de ver, más que ´´humanidades´´ habría que calificar esas disciplinas como ´´mundanidades´´, porque nos ayudan esencialmente a adentrarnos y orientarnos en el mundo. Pero es que, además, lo importante de estos estudios (que siempre remiten a un pasado y expresan un anhelo de porvenir mejor) es que te sacan de la tontería actual retroalimentada por televisiones y demás, te obliga a pensar de otro modo, a romper tus estúpidas certezas y a plantear las cosas de otro modo. Pero hay algo más: estos saberes deben confrontarse y asumir la exactitud y la certeza que proporcionan las ciencias, estas últimas también hacen parte del mundo.

# Publicado por: miguel (madrid)
jueves, 23 de octubre de 2014

¿Sólo las humanidades?

Aunque discrepo de sus apreciaciones sobre las ´´ciencias´´, y discutir sobre el tema sería demasiado largo, debo decir que de mi bachillerato lamento no haber recibido una formación en griego clásico, y desde luego, lo que amuebló mi cabeza fueron las matemáticas y el latín, aunque mi pasión fue y es la física. Lo lamentable de nuestro sistema educativo no es solo que los educandos no estudien ni aprecien las humanidades, es simplemente (me refiero a una mayoría no a todos por supuesto) que no aprecian ni por consiguiente estudian nada que huela a saber y que requiera esforzarse, sean el latín , el griego , las matemáticas, la filosofía o las ciencias biológicas. (¿se puede filosofar ignorando los grandes decubrimientos de la física, la química, la biología ...?)

# Publicado por: José Antonio Martínez Pons (Madrid)
jueves, 23 de octubre de 2014

Humanidades.

Muy bueno el articulo del sr. Vicente. Es una pena, así va nuestro sistema educativo. Y o también tuve que sufrir en el bachiller esa alabanza de las ciencias y el menosprecio de las Humanidades.En fin es el signo de nuestra época, quizás el fin de la civilización occidental. Las ciencias adelantan pero las humanidades hacen al hombre mas humano y son la verdadera creación del espíritu.

# Publicado por: norberto (ZARAGOZA)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
España al fin existe
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
El tiempo como ficción secundaria en el proceso productivo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Navegando otra vez
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Orwell y el "socialismo democrático"
Tiempos bizantinos
El hombre que compraba gigantes
Tecnoflautas
"El Pasmao" y los pasmados
La izquierda insostenible
El gato y el cascabel
La Estupidez Universal
Decálogo para pequeño burgueses
El despilfarro que no cesa, ni intención que tiene...
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 Patente de corso
3 ¿De verdad la economía pública es el demonio?
4 SERTORIO
La fiel infantería



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |