''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 20 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Dos Américas. La que amamos (y II)


El otro día le tocó el turno al lado deleznable del mundo americano. Hoy abordamos, también con Alain de Benoist, su otra cara: la que amamos.
Alain de Benoist

29 de julio de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALAIN DE BENOIST


Muchas veces se ha desarrollado en ciertos medios un debate, embarazoso y un tanto ridículo, sobre la cuestión de saber quién es el
“enemigo principal”. Quienes participan en este debate cometen regularmente dos errores. El primero consiste en creer que el enemigo principal es aquel al que más detestamos, aquel del que más lejos nos sentimos o con aquel con el que menos afinidades tenemos. Error metodológico que ya Mao Zedong había estigmatizado en su día. La verdad es mucho más sencilla: de todos los enemigos posibles, el principal es simplemente aquel que dispone de los medios más considerables para combatirnos e imponernos su voluntad; es decir, aquel que es el más poderoso. Desde este punto de vista, las cosas están claras: el enemigo principal, en el plano político y geopolítico, son los Estados Unidos de América.
El segundo error, mucho más pernicioso aún, consiste en asimilar el enemigo principal a un enemigo absoluto. Este error, propio de los espíritus totalitarios (o religiosos), se sitúa claramente en el ámbito de lo impolítico. En política no hay —o más exactamente, no debería haber— enemigo absoluto. Un enemigo político no es una figura del Mal. Es un adversario al que en un momento determinado se puede combatir encarnizadamente, pero con el que siempre se puede hacer un día las paces. Creer que el enemigo principal es un enemigo absoluto equivale a situarse en una vía metafísica y moral en la que e el enemigo se convierte necesariamente en un culpable al que no sólo se debe vencer sino también castigar. El enemigo se convierte entonces en el representante de un mal que se debe arrancar de raíz, en un ser que se sitúa de entrada fuera de la humanidad. Así es precisamente como razonan los americanos, para quienes la guerra siempre parece ser una cruzada. Nada obliga a actuar de igual forma respecto a ellos. No se trata de diabolizarlos, por más que sean el enemigo principal.
La prueba: hay también una América que nos gusta, que amamos.
Esa América no es evidentemente ni la del Capital ni la de los “nativistas chovinistas”, ni la de los teleevangelistas fundamentalistas, ni la de los creacionistas delirantes. No es ni la del New Deal ni la del maccartismo. Tampoco es la de los Golden boys, de los winners y money makers, ni la de los red necks y de los veteranos de Vietnam, menos aún la de las majorettes, de los bimbos y de los boy-builders. Por no decir nada de la panda de iluminados místicos, criminales de guerra y asesinos en serie que constituyen actualmente [en 2005] el entorno de George W. Bush.
La América que uno quiere tiene facetas o rostros muy distintos. En primer lugar, una inmensa literatura: de Mark Twain y Jack London a Herman Melville, Edgar Poe, Howard Phillips Lovecraft, John Dos Passos, William Faulkner, Henry Miller, John Steinbeck, Ernest Hemingway y tantos más. Luego, el gran cine americano, por supuesto, antes de que degenerara en un desenfreno de efectos especiales y de estupideces estereotipadas. También el jazz, que ha sido sin duda la única verdadera creación cultural de este país. La América de las grandes extensiones naturales y de las pequeñas comunidades humanas. La que evocan, de forma tan diferente, los nombre de Jefferson Davis y Scarlett O’Hara, de Thomas Jefferson y Ralph Waldo Emerson, de Henry David Thoreau y Aldo Leopold, de Sacco y Vanzetti, del joven Elvis Presley y Ray Charles, de H. L. Mencken y William Burroughs, de Jack Kerouac y Bob Dylan, de Cassius Clay y Woody Allen, de E. F. Schumacher y de Christopher Lasch, de Susan Sontag y Noam Chomsky. Añadamos que, en el ámbito de las ideas, Estados Unidos no es solamente el país en el que las grandes universidades ofrecen condiciones de trabajo que en Europa no se pueden ni soñar y en el que, pese a lo “políticamente correcto”, impera una libertad de expresión que aquí no se conoce (o se ha dejado de conocer). También causa asombro la cantidad de debates de ideas y, en el campo de la ciencia política, por ejemplo, la forma en que numerosos autores se dedican a pensar sus doctrinas partiendo de lo fundamental (contrariamente a Francia, donde la ciencia política, casi en vías de desaparición, se reduce esencialmente a la meteorología electoral). En cuanto a las nociones de federalismo, de “populismo” y de comunidad, la aportación teórica de los americanos ha sido, por lo demás, considerable.
Pero hay el otro lado de la medalla. Los Estados Unidos quisieron ser desde un primer momento portadores de la noción de libertad. Es una noción positiva, pero que ellos comprendieron inmediatamente como si significara que “cada ciudadano es rey”. Ha dado en su país lo mejor: el entusiasmo derivado de la posibilidad de actuar sin trabas, la voluntad creadora y el ideal de autonomía (la self-reliance), la creación de pequeñas comunidades de hombres libres de todo despotismo (lo que Maritain denominaba “el sentido del compañerismo humano”). Pero también ha dado lo peor, cuando se ha convertido, dándole la vuelta, en simple egoísmo, en glorificación del ansia de negocios y de la avidez por el dinero —que es el deseo estandarizado por excelencia—, o incluso en coartada de nuevas formas de conquista y opresión. El pragmatismo se ha transformado, paralelamente, en puro materialismo, en culto del éxito y los resultados (William James decía: “Dadme algo que tenga el éxito asegurado […] y cualquier hombre razonable lo adorará”), en optimismo tecnológico, en adoración del confort y de las comodidades (el “ideal animal” del que hablaba Keyserling), en arrogante soberbia por haber llenado el mundo de objetos nuevos.
Por su parte, el espíritu comunitario ha degenerado en uniformidad mental (like-mindedmess), en ese conformismo extraordinariamente vulgar que ya había constatado Tocqueville. La tara original de América, cuya historia se confunde con la de la modernidad, es la de haberse construido esencialmente a partir del pensamiento puritano y de la filosofía de la Ilustración. Es de ahí de donde surge esa pretensión a no tener antepasados, esa voluntad ya proclamada por Thomas Paine desde 1776 de “comenzar el mundo de nuevo” bajo la mirad de Dios, esa constante obsesión por la novedad, esa inalterable creencia en el progreso (ideal de lo inanimado). Y, por otro lado, esa ideocracia mesiánica que tiende a considerar a los Estados Unidos como una nueva Tierra Prometida y al resto del mundo como un espacio imperfecto que tiene que convertirse al modo de vida americano para que a la vez resulte comprensible y conforme al Bien. Ese objetivo de realizar una sociedad ideal, que sería un modelo para la humanidad y cuya adopción por todos los pueblos pondría fin a la historia. “Desde siempre —escribe Francis Fukuyama— los americanos han considerado que sus instituciones políticas no son simples productos de su historia, adaptadas exclusivamente a los pueblos de Norteamérica, sino que son la encarnación misma de ciertos ideales y aspiraciones universales destinados a extenderse un día la resto del mundo.”  Los valores americanos, añade Samuel Huntington, se basan en “el protestantismo, el individualismo, la moral del trabajo y la creencia de que los hombres tienen la facultad de crear un paraíso en la tierra”.
En 1883, en La vida sin principio, Thoreau escribía: “Los medios de ganar dinero le arrastran a uno casi sin excepción hacia abajo”. Mucho es, como se ve, el camino recorrido desde entonces. Hay otra América.
(Editorial publicado en Éléments, abril de 2005.)
Enlace con el anterior artículo: "Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)".

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 01 de agosto de 2014

.

Amigo Don Javier agradezco sinceramente la molestia que se ha tomado en contestar mis comentarios.

# Publicado por: Fernando Fernández Garganta (La Plata - Argentina)
miércoles, 30 de julio de 2014

El caño de gas ruso

Amigo Fernando Fernández Garganta, el ´´caño de gas´´ ruso no cambia nada en el asunto. ¿Quién está al frente de una organización agresiva denominada OTAN y que, muerto el comunismo, carece hoy de todo sentido, salvo el de inmiscuirse en la política europea y querer regirla? ¿Quién, desde Polonia y otros países limítrofes, apunta sus misiles a Rusia? ¿Quién está tratando de cortar el bacalao en Ucrania hoy y en otras repúblicas ex soviéticas (´´revoluciones coloradas´´) ayer? ¿Qué pintan los gringos metiendo su nariz en tierra europea? ¿Quién les ha dado vela en este entierro? (Es exactamente como si hubiera un conflicto entre, pongamos, EE UU y México, y Rusia se pusiera al lado de México.) ¿Y qué pintan en Oriente Medio haciendo la más insensata de las políticas: apoyando a sus aparentes enemigos de Al-Qaeda y demás islámicos radicales en las ´´revolucones verdes´´ de Egipto, Libia, Siria..., por no hablar del horror irakí, donde se han cargado al único régimen laico o plurirreligioso, con todos sus horrores, de la región? (O bien son tontos de remate, o bien...).

Y, sobre todo, sobre todo... Otras potencias van por supuesto a tratar de desbancar la hegemonía yanqui. Las moverán, como siempre desde el origen de los tiempos, sus ansias de poder. Pero al menos no van a tener ese mesianismo ´´filantrópico´´ --denunciado en nuestro ´´trasnochado´´ artículo-- por el que los Estados Unidos intentan redimir democráticamente al mundo e imponerle su forma de ser y de sentir.

# Publicado por: Javier Ruiz Portella (Madrid)
miércoles, 30 de julio de 2014

El envejecimiento

Tal vez, en algún punto, pueda haber envejecido el pensamiento de la mal llamada Nueva Derecha. No es a mí a quien corresponde juzgarlo. De lo que sí no cabe la menor duda es de que los reaccionarios llevan no ya envejecidos, sino petrificados en sus posturas al menos doscientos años. Y si además gastan ese tonillo pretencioso que hace que quien nada ha escrito en su vida se crea con ínfulas igualitarias para dar lecciones hoy a un Alain de Benoist, ayer a un Mauricio Wiesenthal, entonces ya...

# Publicado por: Javier Ruiz Portella (Madrid)
martes, 29 de julio de 2014

la gran estafa

Thomas Jefferson decía que USA tenia que ser un país pacífico, con pocos ejércitos, que su país no podía armarse para convertirse en un país agresor, su país había sido construido por gente pacífica, pero esos sanos ideales se truncados /cuando comienzan a arrebatar primero las tierras y las ciudades originalmente españolas, ya entrado este siglo, comienza una carrera ilimitada de armamentos. en un poderoso ejército del aire, , año 1938/41 miles de aviones con poderosos motores // capaces de llevar hasta 6.000 kilos de bombas explosivas e incendiarias, usados para incendiar Alemania y dejar sin suministros/// a millones de soldados , que muertos de / hambre, // terminaron en campos de USA fueron presa fácil, y aun se está investigando el destino de 3 millones de soldados y otros millón y medio de civiles prácticamente volatizados con temperaturas superiores a los 1000 grados en las ´´Tormentas de Fuego´´ en Hamburgo y Dresden´´ Pero esto ocurrió hace 70 años, pero las practicas de ganar supuestas guerras con bombarderos masivos, se repiten en Irak, en Libia, y uno de sus socios no se cansan de lanzar bombas sobre El Líbano y Palestina , queda una tremenda duda, que se lee en muchos sitios, se trata de un nefasto negocio de las fábricas de armas, en poder de los dueños de las finanzas y de la usura, o es un plan masónico, cuyos símbolos están en un dólar , o es un asunto entre los dueños de la Reserva federal y ciertos clanes,en el país de los libertadores.

# Publicado por: Eduardo Luis Aprea García (Córdoba - Argentina)
martes, 29 de julio de 2014

TEST DE INFLUENCIA YANQUI

.-Prenda el televisor y busque un canal ruso o chino.-
.-Compre un diario y marque con un lapiz la noticia que proviene de una agencia rusa o china.
.-Haga una lista de paises que no tengan el sistema bancario atado al dolar. (hispanoamerica abstenerse)
.-Haga una lista de paises que pueden hacer sus operaciones comerciales internacionales con su moneda propia (hispanoamerica abstenerse).-
.-Haga una lista de las bases militares norteamericanas que han cerrado en estos años (Paraguay abstenerse pues abrieron una hace poco).
.-Preguntese en su pais en que moneda se cotiza el metro cuadrado de tierra y en relacion a que vale tanto ??.-
.-Preguntese en su pais quien le cotiza el valor de lo que prouduce su campo, supongamos una lista de cereales. Argentinos abstenerse porque la respuesta es demasiado facil, todos los dias hablamos de la BOLSA DE CEREALES DE CHICAGO.-
(respuesta respetuosa a los mensajes anteriores: EL CAÑO DE GAS RUSO NO ES ALGO NUEVO,,,,La Union Europea sí es nueva,,,,me parece que se pasaron el caño ruso por las,,,,,quiero decir,,,,,¿EL CAÑO RUSO DE QUE LADO QUEDO?.-


# Publicado por: oscar ghiso (buenos aires)
martes, 29 de julio de 2014

COMPARTO EL COMENTARIO ANTERIOR EN SU TOTALIDAD

Hace algunos años, con la publicación en Áltera de ´´Más allá de la derecha y de la izquierda´´, me asomé a tal corriente de pensamiento.

En mi opinión, ha envejecido un poco mal.

# Publicado por: Gonzalo Esteban (Madrid)
martes, 29 de julio de 2014

.

Amigos mientras sigan haciendo análisis totalmente pasados de moda, le van a seguir errando al golpe. En 1945 USA controlaba el 50 por ciento de la economía mundial, hoy escasamente llega al 25 por ciento. Mientras surgen verdaderas potencias económico-militares que ya conocemos Rusia y China. ¿Como se puede hablar de USA cuando un país como Alemania (que creo que esta en Europa) depende de un caño de gas que viene de Rusia y que para colmo pasa por Ucrania? El reportaje a este señor es del 2005, en 10 años pienso que algo cambió el mundo.Con todo respeto creo que hay que actualizarse.

# Publicado por: Fernando Fernández Garganta (La Plata - Argentina)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Alain de Benoist
La política, la moral y la moralina
Carl Schmitt, ese pensador tan actual
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
¿Democracia?
François Fillon, el candidato de la patronal
Trumpopulismo
La inmigración, ¿una fatalidad?
El socialismo contra la izquierda
Gnomos que ni siquiera están a la altura de sí mismos
¿Con o sin Dios?
La historia como despropósito
¡Sí a la Europa federal!
¿Antiamericanismo?
Cartago contra Roma
¿Cuándo comprenderá Francia que Rusia es su aliado natural?
El terrorismo
Un samurái de Occidente
El futuro del Front National
La esencia del conflicto (y III)
¿Todavía es posible la política?
La esencia del conflicto (II)
La esencia del conflicto (I)
El primer revolucionario-conservador
La política del populismo
Siete tesis sobre el Tercer Mundo
Las contradicciones de la Bioética posmoderna
Migrantes: las intervenciones «humanitarias» suelen en general agravar las cosas
"El sistema nos quiere disolver"
La ilusión liberal
La identidad frente a la modernidad
La riqueza del 1% es casi superior a la del 99%
La «ideología de género» va en contra del sexo
El doble juego de EE. UU. y Occidente
El pensamiento único "antifascista"
Atenas frente a Jerusalén
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios
Dinero, dinero...
La Era de las Redes
¿Y si desapareciera el dólar?
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)
La Nueva Derecha Europea, 40 años después
¿El mensaje de la publicidad? "La felicidad reside en el consumo..."
Democracia representativa y democracia participativa
Muerte a crédito
Michael Jackson
El crack: aún no es la gran ruptura del Sistema, pero…
Nicolas Sarkozy le regala Francia a la OTAN
Con la crisis ha muerto la dictadura de los mercados
CLAVES DEL GRAN CRACK CATACLAC
Georgia: vuelve la historia
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Philippe Muray y la demolición del progresismo (y II)
2 La carga de los tres reyes
3 Vuestro 18 de Julio
4 SERTORIO
Muerte de un poeta
5 ¡Viva usted como James Bond, oiga!



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |