''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 22 de agosto de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
"¡Canallas, malvados, dirigentes del mundo!"

JESÚS LAÍNZ
La guerra que Occidente no podrá ganar

SERTORIO
Inevitable
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Master Class

José Vicente Pascual

24 de julio de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ VICENTE PASCUAL



Seguramente pasarán de moda, como todas las modas. Las "master class" (re-traducción de  lo que toda la vida ha una "clase magistral"), es eso mismo: una clase única, impartida excepcionalmente por algún experto muy reconocido sobre algún detalle concreto de la disciplina que domina. Queda de lo más primoroso, moderno y auoteficiente asistir a una master class. Se supone que quien participa en cualquiera de ellas, o cuida mucho su formación o es un afortunado, un elegido que alcanzó el privilegio de ser alumno del master, en la class, porque pagó una suma desconsiderada o porque le tocó plaza en algún concurso. Son los tiempos, según parece. Los tiempos.

Yo tuve la gran suerte de no recibir ninguna master class a lo largo de mi etapa de estudiante. En la actualidad, para superar mi ignorancia y limitaciones en muchas materias (sobre todo en el oficio de escribir, que es mi dedicación), evito cualquier cosa que se parezca a una master class. La presunción (más bien ilusión), de aprender muchísimo en poco tiempo, gracias a la destreza y experiencia del master, me parece un poco malquistada con la constancia, el esfuerzo y el esmero mantenidos con ilusión a lo largo de mucho tiempo, elementos que, desde mi punto de vista, son imprescindibles para aprender de verdad los rudimentos de cualquier disciplina.

Por otra parte, me resulta imposible imaginar maestros más brillantes, sabios, abnegados, pacientes, entregados y consagrados a su oficio de enseñar al que no sabe, que mis primeros profesores de lengua y literatura: el hermano Justino, en los Maristas de Granada, y don Gregorio Verdú Requena, en el Colegio San Isidoro de la misma ciudad. Yo no sé si eran master's, pero enseñaban de maravilla, contagiaban su amor por la literatura con una naturalidad encantadora, y encima nunca se las dieron de sabios ni expertos en nada. La humildad para aprender es el segundo requisito importante, después de la humildad para enseñar. En serio, si el hermano Justino o Gregorio Verdú Requena (a quienes imagino venerables ancianos jubilados), impartiesen hoy una master class, entonces, sin dudarlo, me apuntaba. Las demás class, me parece, las dejo para quienes prefieran la imitación de fórmulas de éxito a la pasión por aprender las cosas poco a poco, cada día un poco más, hasta concluir en la absoluta sabiduría de que siempre, para siempre, seremos aprendices vitalicios.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 21 de julio de 2014

Aprendices vitalicios

No puedo estar más de acuerdo con esa expresión, ´´aprendices vitalicios´´; me recuerda a un proverbio que leí escrito en alguna parte de Oxford: ´´Quien se graduó ayer y deja de estudiar hoy será ignorante mañana´´

# Publicado por: Daniel (Almería)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
La aventura de lavarse el culo en Cuba
De putas y de idiotas
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
España al fin existe
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Navegando otra vez
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Orwell y el "socialismo democrático"
Tiempos bizantinos
El hombre que compraba gigantes
Tecnoflautas
"El Pasmao" y los pasmados
La izquierda insostenible
El gato y el cascabel
La Estupidez Universal
Decálogo para pequeño burgueses
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Inevitable
2 JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!
3 Aquel niño sirio y este niño europeo
4 Pagamos a nuestros asesinos
5 JESÚS LAÍNZ
La guerra que Occidente no podrá ganar



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |