''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 23 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
"Imagine"

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta

JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿El mensaje de la publicidad? "La felicidad reside en el consumo..."


La publicidad es obscena no solo porque es engañosa (todas las publicidades lo son), sino porque traslada implícitamente un solo mensaje: la felicidad reside en el consumo. La razón de nuestra presencia en este mundo se reduce al valor del intercambio y al acto de comprar.
Alain de Benoist

10 de junio de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALAIN DE BENOIST

  

El reclamo ha existido siempre, ya que el fabricante necesita hacer saber que sus productos existen, pero se ha convertido en una industria independiente. ¿El “se hace saber” importa hoy más que el saber hacer?
El problema no consiste en la existencia de eso que antes se llamaba “reclamo”. Consiste en que la publicidad lo invade todo e impulsa los espíritus en proporciones de las que ni siquiera somos conscientes. Un niño de hoy conoce más marcas publicitarias que autores clásicos. El paisaje de nuestras ciudades está desfigurado por los carteles publicitarios, que proliferan como metástasis, y el del campo tampoco se libra. La televisión ya no propone programas financiados por la publicidad, sino mensajes publicitarios entreverados de programas cuya finalidad es incitarnos a mirar aquellos. Recuerde las declaraciones de Patrick Le Lay, antiguo alto ejecutivo de TF1, en julio de 2004: “Para que un mensaje publicitario sea percibido es necesario que el cerebro del telespectador esté disponible. Nuestras emisiones pretenden dejarlo disponible, es decir,  distraerlo, relajarlo para que esté listo entre un anuncio y otro. Lo que vendemos a Coca -Cola es tiempo de cerebro humano disponible”. Lo mismo ocurre en la prensa, dado que los principales periódicos no pueden ya sobrevivir sin acumular páginas publicitarias. En todos los casos, la publicidad adquiere un poder que va mucho más allá del “hacer saber”, en cuanto que no es la última en transmitir imágenes, consignas (cada vez más en inglés, por otra parte), situaciones, relaciones sociales e incluso tipos humanos en estricta consonancia con la ideología dominante. Antes se hablaba de propaganda. Hoy se habla de comunicación. La publicidad se ha convertido en la forma dominante de comunicación (incluyendo, por supuesto, la comunicación política), en la medida en que tiende a establecerse como paradigma de todos los lenguajes sociales.
En otra entrevista decía Ud. que consideraba la publicidad televisiva infinitamente más obscena que cualquier película porno. ¿Se refería a esa costumbre de los publicitarios de desnudar a las mujeres para vender yogures o coches? ¿O quería decir que el rasgo común de la publicidad y  la pornografía es que ambas nos producen frustración?
Lo obsceno no se refiere solo a la sexualidad, sino también a la moral social, a todo lo que ofende a la “decencia común” cara a George Orwell. Etimológicamente, “ob-sceno” es lo que no aparece o no debería aparecer en escena. La publicidad es obscena no solo porque es engañosa (todas las publicidades lo son), sino porque traslada implícitamente un solo mensaje: la felicidad reside en el consumo. La razón de nuestra presencia en este mundo se reduce al valor del intercambio y al acto de comprar, es decir, a un acto preformativo que conduce necesariamente a la frustración, porque toda posesión en la dimensión cuantitativa apela necesariamente al deseo de poseer aún más. Jean Baudrillard ya lo demostró muy bien en sus trabajos pioneros sobre el sistema de los objetos: la publicidad es el principal vector de una lógica inherente al sistema capitalista que consiste, por una parte, en persuadir a los individuos de que realmente sienten todas las necesidades que se les quiere inculcar, y por otra, en suscitarles deseos que el consumo no puede satisfacer.
El poder de la publicidad consiste en hacernos olvidar que un producto es, ante todo, el resultado de un trabajo, es decir, de una determinada relación social, y en lograr que lo percibamos como un simple objeto consumible, o sea, una comodidad. La experiencia económica real se sustituye por signos visuales inherentes a un mensaje concebido en términos de seducción. Lo que el individuo consume no es tanto el producto que se le incita a comprar como el significado que el discurso publicitario ha construido y proyectado en él. Esto le infantiliza y oculta la capacidad del producto adquirido para mostrar un auténtico valor de uso. La publicidad, en definitiva, contribuye al conformismo  y a un orden social obediente a los modelos divulgados por la moda, en la medida en que se funda en una forma de deseo puramente mimético. Al convencernos para que consumamos un producto porque lo consumen muchos, la publicidad nos lleva a calcar nuestro deseo sobre el deseo de los demás, de todo lo cual resulta que el consumo es siempre consumo del deseo ajeno. ¡Conciencia bajo influencia!
Los cineastas vienen cada vez más de la publicidad, Ridley Scott entre los primeros. ¿Será casual?
Incluso los realizadores que no proceden de la publicidad están influidos por ella. La porosidad de la frontera entre publicidad y cine no tiene nada de sorprendente, ya que los dos proceden del sistema del espectáculo, pero lo más característico es que la publicidad influye cada más en la escritura cinematográfica. Las películas para el gran público, y no las menos importantes, se parecen cada vez mas a una sucesión de spots publicitarios, que a su vez están concebidos como cortometrajes muy breves.
(Traducción de Susana Arguedas.)

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 10 de junio de 2014

Según los liberales...

...el éxito y el fracaso de las empresas depende de la libre decisión de los consumidores de comprar o no sus productos. ¡Como si el hombre-masa fuera libre de resistirse a las poderosas artimañas publicitarias que la ciencia psicológica y el dinero ponen a disposición de las grandes compañías!

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
martes, 10 de junio de 2014

Ser o no ser

Muy bien. Yo digo que, nada de todo cuanto se dice aquí, (muy bien dicho por cierto), sería así, si el ser humano no fuese permeable a ese mecanismo.
Dicho de otro modo, es el ser humano quien tiene exactamente lo que quiere. No pasa nada, pero no estaría de más que algunos de nosotros cayéramos en la cuenta de que los balones caen dentro porque nosotros los tiramos dentro.
O dicho de otra manera, hay que pensarlo bien antes de condenar o criticar algo porque criticamos y condenamos lo que deseamos.
Tal vez alguien tendría que escribir algo sobre lo que somos en realidad y lo que estamos convencidos de ser. Ambas cosas, a veces, muy distintas entre sí.

# Publicado por: Frido (Valencia)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Alain de Benoist
Carl Schmitt, ese pensador tan actual
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
¿Democracia?
François Fillon, el candidato de la patronal
Trumpopulismo
La inmigración, ¿una fatalidad?
El socialismo contra la izquierda
Gnomos que ni siquiera están a la altura de sí mismos
¿Con o sin Dios?
La historia como despropósito
¡Sí a la Europa federal!
¿Antiamericanismo?
Cartago contra Roma
¿Cuándo comprenderá Francia que Rusia es su aliado natural?
El terrorismo
Un samurái de Occidente
El futuro del Front National
La esencia del conflicto (y III)
¿Todavía es posible la política?
La esencia del conflicto (II)
La esencia del conflicto (I)
El primer revolucionario-conservador
La política del populismo
Siete tesis sobre el Tercer Mundo
Las contradicciones de la Bioética posmoderna
Migrantes: las intervenciones «humanitarias» suelen en general agravar las cosas
"El sistema nos quiere disolver"
La ilusión liberal
La identidad frente a la modernidad
La riqueza del 1% es casi superior a la del 99%
La «ideología de género» va en contra del sexo
El doble juego de EE. UU. y Occidente
El pensamiento único "antifascista"
Atenas frente a Jerusalén
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios
Dinero, dinero...
La Era de las Redes
¿Y si desapareciera el dólar?
Dos Américas. La que amamos (y II)
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)
La Nueva Derecha Europea, 40 años después
Democracia representativa y democracia participativa
Muerte a crédito
Michael Jackson
El crack: aún no es la gran ruptura del Sistema, pero…
Nicolas Sarkozy le regala Francia a la OTAN
Con la crisis ha muerto la dictadura de los mercados
CLAVES DEL GRAN CRACK CATACLAC
Georgia: vuelve la historia
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta
3 JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
4 Patente de corso
5 ¿De verdad la economía pública es el demonio?



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |