''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 26 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
La fiel infantería

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta

JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Una Europa alemana?

Jesús J. Sebastián

14 de mayo de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS J. SEBASTIÁN

 
En 1953 Thomas Mann animó a su público de Hamburgo a luchar “no por una Europa alemana, sino por una Alemania Europea”. Sesenta años después, esta exhortación, lejos de resultar profética, demuestra que los poderes fácticos germanos, con la complicidad manifiesta de de los nanopolíticos europeos, han obviado su recomendación.
Tras la II Guerra Mundial, los europeos, todavía lamiéndose las heridas causadas por la segunda gran catástrofe europea, se unieron con el objetivo de garantizar la paz y la unidad en el viejo continente, renunciando para ello a buena parte de su soberanía nacional y situándose bajo la autoridad central de Bruselas. Pensaban que si Alemania quedaba firmemente comprometida en una especie de confederación europea, el peligro de una nueva confrontación bélica quedaría conjurado. El imperio estadounidense otorgó su licencia. Inglaterra también. Francia pensó que podría liderar el proceso de unificación. Alemania creyó que así podría purgar todos sus pecados. Entre Inglaterra y Francia podrían domar al poderoso caballo alemán. Si Monnet, Schumann, Spaak y De Gasperi previeron una Europa unificada, queda claro que no sabían lo que estaba por venir. De hecho, lo que estamos viviendo encaja perfectamente en el programa del planificador nazi Albert Speer, quien veía una moderna Europa federal (?) en la que Alemania controlaría la producción económica y los recursos energéticos.
El surgimiento de Alemania como la principal nación europea es algo que se viene gestando desde hace mucho tiempo. Alemania es –dicen– el motor económico de Europa. El euro no deja de ser una mutación del marco alemán. El Banco Central Europeo está en Frankfurt. La ampliación de la Unión Europea está marcada por la planificación del espacio vital alemán en el Este (Lebensraun). Los países mediterráneos se han convertido en una especie de provincias (Gau) gobernadas por los “hombres de negro”. Según Reid, Alemania no está dispuesta a ser un gigante económico y una piltrafa militar. Lo que en el siglo pasado Alemania quiso conseguir por la vía militar, en el presente lo está logrando mediante la gobernanza del sistema financiero. Los euros sustituyen a los panzer. Como dijo Kissinger, Alemania es “demasiado grande para Europa, demasiado pequeña para el mundo”.
En Europa hemos pasado de una relativa y eufórica germanofilia, en la consideración de que Alemania “pagaba y subvencionaba” para limpiar su pasado y así hacerse acreedora del liderazgo europeo, a una furibunda germanofobia por las decisiones adoptadas para la salvación del euro imperator, una germanofobia sólo comparable a la desatada durante la II Guerra Mundial. La austeridad impuesta por Alemania a sus socios no responde a la visión de los padres fundadores de una Europa rica, pacífica y campeona del bienestar social. Se trata, más bien, de la punta de lanza para crear un IV Reich financiero. Hasta las formaciones neopopulistas de la derecha radical europea, antaño fascinadas, cuando no inspiradas, en la Alemania de las nietzscheanas “bestias rubias”, se declaran antieuropeas y euroescépticas por un simple efecto reactivo del sentimiento antialemán. Marine Le Pen tiene como eslogan la salida del euro y el rechazo de las políticas económicas y sociales impuestas desde Berlín. Y los sondeos auguran un éxito electoral.
Aquí Alemania continúa aplicando las ideas geopolíticas de Haushoffer, que partían de la tesis principal del inglés Sir Halford MacKinder: el “centro del mundo” es una “isla mundial” formada por el conjunto Europa-África-Asia, en el seno del cual se encuentra el “corazón de la tierra” (Heartland) que corresponde a la región de Europa central y cuya posesión desencadenará un auténtico combate final: «Quien tiene la “Europa media” tiene el Heartland. Quien tiene el Heartland manda en la isla mundial. Quien tiene la isla mundial manda en las tierras y en los océanos». Para Haushoffer, uno de los “espacios dinámicos” mundiales es la “Europa media” (Mitteleuropa), que sitúa a Alemania en el centro, en el corazón de Europa, en cuya condición se había visto obligada a luchar constantemente, tanto con los enemigos del Este como del Oeste, para conservar su propio espacio vital y existencial. El profesor defendía la “idea euroasiática”, considerando a Europa y Asia como un espacio indivisible en el que la región ucranio-polaca era una zona de transición y enfrentamiento entre el elemento germano-romano y el ruso-sármata. Pero esta unidad euroasiática era inconcebible por la hostilidad de las potencias talasocráticas (Estados Unidos e Inglaterra) y las subcontinentales (Francia, Rusia), por lo que los geopolíticos alemanes proponían la formación de una “entidad subcontinental” a caballo entre Europa y Asia, partiendo del espacio centro-europeo, la Mitteleuropa. El problema es que al “sueño euroasiático” alemán le ha salido un duro competidor, la Rusia de Vladimir Putin y su ideólogo Alexander Dugin.
La república berlinesa de Merkiavelo es también una Alemania europea, libre, democrática, civilizada, social, ecológica, comprometida, solidaria. Al menos, eso es lo que dice la propaganda subpolítica. No es perfecta, pero como dicen los analistas, es la mejor Alemania que ha existido jamás. Además, los mismos alemanes –según la moderna moral europea del buenismo y del angelismo– no quieren una Europa alemana; como mucho desean una Alemania europea en una Europa alemana; en fin, que los alemanes no están acostumbrados a liderar, sólo saben mandar y dominar. El caso es que Alemania se ha situado en el centro nuclear de la eurozona, decide las políticas macroeconómicas (incluso las nacionales) de la UE, las ampliaciones de sus socios, las ayudas y rescates financieros de los holgazanes mediterráneos … y no le queda ningún contrapeso. Francia está en decadencia. Gran Bretaña, desde el principio, muestra su desafección por el continente (los intereses de la city no maridan con la divisa única). Quizás un futuro eje de intereses París-Roma-Madrid pudiera hacer valer una idea paneuropea de tipo solidario. Quizás la dependencia energética de Rusia, exteriorizada por la crisis ucraniana, manifieste finalmente la vulnerabilidad alemana.
Una Europa alemana es, también, el título del libro del alemán Ulrich Beck, quien fundamenta su tesis partiendo de los paralelismos existentes entre El Príncipe de Maquiavelo y la estrategia política de la canciller Merkel, una táctica decisional que sólo contempla los intereses del sistema financiero alemán, no de los países europeos. Es la realpolitik en estado puro que haría las delicias de un resucitado Carl Schmitt convertido al neoliberalismo. Y es que la fórmula del éxito de Merkiavelo, como señala Beck, es muy simple: aplicar un brutal neoliberalismo “hacia fuera” y buscar un amplio consenso con tintes socialdemócratas “hacia dentro”. Una “tarea histórica” que los alemanes –eso dicen ellos– no quieren asumir, y el resto de los europeos no alemanes no sabemos apreciar: se trata de reeducarnos para el ahorro, haciéndonos más competitivos, engordando las cuentas de los bancos alemanes, y sacrificando para ello las conquistas sociales y laborales de los últimos seis decenios. Según Beck, estamos ante “la progresiva sustitución de la participación igualitaria por formas de dependencia jerárquica” entre los países europeos.
Dicen los germanos –siempre en su línea disciplinaria– que el programa de austeridad es un castigo por nuestra irresponsabilidad, holgazanería y despilfarro –cierto, si se refieren a nuestros políticos mercenarios– y que la consecuencia de todo ello es que los alemanes no deben pagar nuestras deudas, cuando parece obvio que los irresponsables no han sido los pueblos sobre los que recae tan ejemplar sanción, sino los propios políticos europeístas y los usurarios bancos alemanes, a cambio, eso sí, de unas ganancias multimillonarias. El resultado es de todos conocido: los ricos son cada vez más ricos, los pobres cada vez más pobres y la injusticia social sustituye al caduco Estado de bienestar, al tiempo que los países del Sur y del Este europeos hipotecan su futuro económico bajo la dependencia de la autoridad central europea, esto es, Alemania y sus poderosas y frías entidades bancarias. Merkiavelo ha declarado la guerra a Europa y su blitzkrieg financiera arrasa.
Ironías de la falta de memoria histórica. Rafael Poch en La quinta Alemania desmitifica una evolución del recurrente “milagro alemán”. Europa tuvo que pagar las reparaciones de la catástrofe provocada por el imperialismo alemán, no una vez, sino dos. Europa tuvo que costear la reunificación alemana. Europa tiene que sufragar su ampliación a los países eslavos siguiendo los intereses geoeconómicos alemanes, tras la disolución del Pacto de Varsovia y la desintegración de la Unión Soviética. Ahora, Europa también tiene que pagar el desmantelamiento del Estado social auspiciado por los intereses de la Banca alemana, realizando peligrosos y delicados equilibrios que no alteren las relaciones de poder entre los socios europeos. Alemania es el país que más se ha beneficiado de Europa y del euro. ¿Y que ha aportado Alemania a cambio? Una estrategia de desarrollo neo-mercantilista que implica el sometimiento financiero del resto de Europa, que consolida a Alemania como el núcleo exportador-acreedor de una periferia importadora-deudora en pleno retorno al subdesarrollo. Es la primera fase de la deconstrucción europea a favor de los mercados. ¿Por qué pasaría de llamarse “Mercado Común” a “Unión Europea”, si la primera denominación fidelizaba mejor con la oligarquía financiera euro-alemana? Es la utopía bienestarista de domesticación del capital, la del progreso y del crecimiento sin límites, la del fin de la historia marcada por el triunfo incontestable del neoliberalismo. Es el Nuevo Orden Europeo, un simulacro de democracia imperial, nacional y colonial. No suena mal, el problema es que la metrópoli es Alemania, otra vez Alemania, y las colonias somos el resto, los ilusos que creíamos en la posibilidad de una Alemania europea en lugar de una Europa alemana. La UE no sólo sufre una crisis financiera, una devaluación democrática y un déficit de liderazgo, sino que es víctima del “eterno problema alemán”. Hay momentos históricos para los pequeños políticos y otros para la gran política. Ahora estamos ante uno de ellos.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 15 de mayo de 2014

¿IV reich financiero?

El poder financiero alemán es sólo una sucursal del poder financiero mundial, que ya sabemos quiénes lo detentan (no alemanes en su mayoría, precisamente), así que el supuesto IV Reich financiero alemán representa lo contrario de lo que en política económica supuso el III Reich.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
miércoles, 14 de mayo de 2014

FINANZAS - INTERESES- Bienestar a costa de qué?.-

La poblacion -promedio- no tiene ni idea de que ocurre en relacion a los compromisos que firman los gobiernos con los Bancos.-
-En Argentina la complejidad es tal que escuchamos a diario en programas periodísticos a especialistas, intentando explicar en que nos han mentido, por que los indices que se publican estan manipulados, la significacion de cada BONO que se emite para patear la deuda para adelante: es decir QUE LA PAGUE EL PROXIMO GOBIERNO, etc etc.
.-Recibo via mail resumenes del asunto de un ex asesor del Congreso.
(estos breves, ocupan varias paginas).-
.-Quiero decir: NO PODEMOS DILUIR LA CULPA QUE LE CABE A LOS POLITICOS EN EL EJERCICIO DE SUS FUNCIONES. Podemos denunciar, publicar, HACER SABER QUE RIGE UN GRAN SIMULACRO, como lo dice la nota, y la gente que vive el dia a dia, con mayores o menores preocupaciones SEPA DE QUE SE TRATA.
.- En cuanto a la sociedad de Bienestar, Europa lo ha pagado a traves de familias con pocos hijos o sin ellos (ALEMANIA, por ej.). Me limito a señalar este ´´item´´.-

# Publicado por: oscar ghiso (buenos aires)
miércoles, 14 de mayo de 2014

La culpa no es del chancho sino del que le da de comer.

La apelación a la ´obviedad´ en el penúltimo párrafo delata el yerro en el artículo. El chancho son los políticos y el pueblo es que los alimenta, los mantiene y los mima para que sean su excusa perfecta. Se completa con la acusación (inquisitorial, cristiana?) de ´´usura´´, término que aparece a la hora de pagar la fiesta y no a la de pedir prestado. Alemania muestra que el bienestar social es factible cuando se asienta en la producción y eso les duele a muchos populistas políticos o aficionados. Primero hay que mirar la viga en el ojo propio y esto se los dice alguien que sufre vigas del tamaño de la torre Eiffel, vigas que se renuevan en las mismas excusas y en parecidos paternalismos. Hay mucho que agradecer a Merkel antes que destruir el euro y con él , la unidad europea.

# Publicado por: Pablo Balonga (Buenos Aires)
miércoles, 14 de mayo de 2014

Gran artículo sin duda.

Sin la cruel e imperfecta Alemania ¿Qué quedaría de Europa? ¿Qué detendría a Rusia? Parecen preguntas del pasado pero son del presente y del futuro. Esto ya se anticipaba en el enfrentamiento de Serbios y Croatas, pero nadie lo quiso ver. La historia se repite, por algo de esto se suicidó Drieu La Rochelle. No puede haber eje Roma-Madrid-París, porque ninguna de esas capitales tienen hoy entidad para eso, y porque la capital está en Washington. Pero hay un elemento a agregar: antes China y la India no eran potencias nucleares. El capitalismo mató al Occidente, pero el alemán y el ruso no son el Occidente. La historia recomienza sin nosotros. Felicitaciones al autor, no es fácil que en este tipo de artículos, se sume a la lucidez la amena lectura, como en este caso.

# Publicado por: Juan Pablo Vitali (La Plata)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús J. Sebastián
La agenda oculta de la globalización
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
El laberinto de la identidad europea
El enigma Georges Sorel
El «pensamiento ambidiestro»
Hacia el Imperio interior
La revolución biotecnológica
Arqueología del fascismo
El enemigo americano
El Mito Indoeuropeo
El reverso del comunitarismo
¿Ciudadanos o átomos?
Contra el mundialismo neoliberal
¿Un antirracismo diferencialista?
¿Qué Nación?
¿Demos contra Aristos?
Homo agonalis
El sexo de los ángeles
Elogio de la disidencia
¿Para cuándo una economía alternativa?
El dilema igualitarismo / anti-igualitarismo
El TTIP: amenaza neoliberal
La soberanía digital
El fin de la soberanía
Verstrynge: o la misteriosa deriva de un náufrago político
Contra Occidente
Ortega y la catástrofe regeneradora del 14
Un relato sobre la «Nouvelle Droite» y el «Front National»
Ramiro de Maeztu
Alain de Benoist en español
España, ¿federación o autodeterminación?
Carl Schmitt, ¿otra corriente de la Revolución Conservadora?
La fascinante experiencia de la Revolución Conservadora alemana (1919-1932)
La crisis de la modernidad en España
El principio aristocrático en Ortega y Gasset
El eterno retorno al mito nacional europeo
Mishima o la redención por la muerte
Pío Baroja, una antropología del dolor
El Manifiesto de Unamuno contra las dos Españas
Ortega: Europa y la Revolución Conservadora alemana
Los gitanos, ¿un problema hindu-europeo?
El inasible concepto de raza (y II)
El inasible concepto de raza (I)
Darwin: evolucionismo o creacionismo
Conservadurismo revolucionario
frente a neoconservadurismo
El orden de las castas
La Nueva Derecha: en la senda de la Revolución conservadora alemana
El mito nórdico
Patrón oro o patrón riqueza
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 Patente de corso
3 ¿De verdad la economía pública es el demonio?
4 SERTORIO
La fiel infantería



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |