''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 22 de agosto de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JESÚS LAÍNZ
La guerra que Occidente no podrá ganar

SERTORIO
Inevitable

JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (y II)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Los nombres de la cosa

José Vicente Pascual

20 de enero de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ VICENTE PASCUAL

No es que me importe mucho ni me preocupe más de lo razonable, o sea, casi nada; pero me late la curiosidad cuando leo y releo los nombres de las organizaciones políticas que van apareciendo al reclamo de las próximas elecciones europeas. Supongo que el esfuerzo imaginativo por titular a estos nuevos grupos con nombres pegadizos y de honda sustancia "va en línea" con el cambio eclosional acontecido en la política italiana (siempre marcando estilo los transalpinos), hace un par de décadas, en virtud del cual las opciones tradicionales se retitularon "Rosa Blanca", "Llama Tricolor", "El Olivo", "Forza Italia" y cosas así. Pero Italia es Italia y España no. Aquí nos tomamos las cosas con más ceremonia y menos hipérbole, sobre todo si tienen que ver con la política, esa superficie de la historia que para nosotros, por lo general, está siempre a punto de hacer historia verdadera (Historia con mayúscula, decimos), aunque el agua nunca termine de llegar al río.
Me refiero a los nombres de los últimos partidos fundados en la derecha y la izquierda. Los conservadores se llaman "Vox", nombre que hace años podría haberse confundido con el relanzamiento editorial de los famosos diccionarios de latín; aunque  hoy, en plenos esplendores de la sociedad tecnológica, suena fatídicamente a empresa de telefonía móvil. No sé  si los responsables de Vox se habrán planteado esta cuestión subliminal, pues corren el riesgo de perder muchos votos por el simple motivo de que las compañías telefónicas acumulan decenas de miles de reclamaciones cada año ante las oficinas de atención al consumidor. Para votar a un partido que suena a Yoigo emparentado con Vodafone hay que tenerlo muy claro.
Lo de la izquierda es peor, como casi siempre. Pablo Iglesias (el de Intereconomía con coleta), ha bautizado a su formación con el escatológico nombre de "Podemos". No es que evoque la marca de un laxante; es que en las farmacias de España se encuentran media docena de potingues con esa misma denominación, convenientemente anglosajonizada para que quede más fino. No negaré impavidez ante el peligro a los inventores de Podemos, como tampoco a sus futuros (deseados) compañeros de coalición en IU, los dinámicos chicos de Izquierda Abierta, otro partido de nombre conspícuo, entre local afterawer y Círculo Libertino Tradicionalista. Aquí, desde que don Benito Pérez Galdós puso de moda una novela titulada "Fortunata y Jacinta" (un editor contemporáneo se abriría las venas antes que publicar algo con semejante portada), todo hijo de vecino tiene derecho a intentarlo.
Hablando de novelas, y por no perder los equilibrios sobre el abismo, recuerden el título de la obra con que inauguraba Almudena Grandes su dodecalogía sobre la guerra civil española: Los aires difíciles. Si salieron al fin aquellos aires, y con bien por muy difíciles que fueran, ¿por qué no van a "poder" Iglesias y los suyos?

Hala, a apretar que las elecciones están a la vuelta de la esquina. En este caso cabría decir que, para algunos, quedan al fondo a la derecha. 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
La aventura de lavarse el culo en Cuba
De putas y de idiotas
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
España al fin existe
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Navegando otra vez
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Orwell y el "socialismo democrático"
Tiempos bizantinos
El hombre que compraba gigantes
Tecnoflautas
"El Pasmao" y los pasmados
La izquierda insostenible
El gato y el cascabel
La Estupidez Universal
Decálogo para pequeño burgueses
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Inevitable
2 JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!
3 Aquel niño sirio y este niño europeo
4 Pagamos a nuestros asesinos
5 JESÚS LAÍNZ
La guerra que Occidente no podrá ganar



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |