''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 22 de agosto de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JESÚS LAÍNZ
La guerra que Occidente no podrá ganar

SERTORIO
Inevitable

JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (y II)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Navegando otra vez

José Vicente Pascual

17 de octubre de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ VICENTE PASCUAL

No sé cuántos años, cuánto tiempo. Desde siempre, claro... Desde que recuerdo. Siempre hay una novela que escribir, una novela que publicar, una novela que sacar y presentar en sociedad. Dizzy Gillespie soñaba con música, siempre. Yo no compongo música ni tengo el genio de aquel maestro, pero no me ha quedado otro remedio que entenderlo. Hasta con palabras sueño, títulos de novelas que nunca escribiré, personajes sobre los que alguna vez reflexioné y quizás he intentado animar en alguna historia, episodios inéditos, argumentos inverosímiles. A veces, el sueño se transforma en conato de pesadilla: escribo una novela absurda, sin argumento, interminable, donde no sucede nada porque sucede todo. Es la única novela que podemos vivir, nuestra propia existencia, plagada de subtramas que no nos interesan, personajes molestos y situaciones sin el control de la ficción. Vivir no es una novela, por desgracia, aunque se parece demasiado a una mala novela. En el fondo, los escritores somos lo más orgulloso de este mundo: pretendemos enmendar la grisura y prolijidad de la existencia con relatos modelados, medidos en el tiempo y la tensión sentimental. No creo equivocarme: si la vida tuviese argumento, no sería necesario escribir novelas.

Por el momento, me aplico a la última publicada: Almirante en Tierra Firme. Los chicos de Ediciones Áltera tuvieron la generosidad de distinguirla con el Premio Hispania de Novela Histórica, hace un par de meses. Ahora, día más o menos, ya puede encontrarse en librerías y grandes superficies (con perdón por la cuña publicitaria). Ahora mi Almirante empezará a vivir en la lectura de quien se acerque a las páginas de esta obra. Ya veremos cómo sale el experimento.

La primera impresión que me ha llegado sobre la novela es de mi amigo, excelente escritor, Antonio Tocornal. Bueno, vamos a ello: un poco de vanidad legítima no puede sentarle mal a nadie.

Con sus palabras les dejo.

* * *

"Ha llegado a mis manos, casi en primicia, la novela Almirante en Tierra Firme, de José Vicente Pascual. Digo que en primicia porque me la ha enviado muy atentamente la editorial (Altera) antes de ser distribuida en librerías.

Del arte y del oficio de José Vicente Pascual me habló muy bien mi amigo José Carlos De la Cueva, quien despertó mi curiosidad por este autor que, si bien no es ningún principiante, yo no había tenido el gusto de leer hasta ahora.
 
Esta novela ha sido la ganadora del I Premio Hispania de Novela Histórica. Está ambientada en el siglo XVIII, en Cartagena de Indias, y narra la vida y peripecias del militar y marino español terror de la marina inglesa, Don Blas de Lezo, conocido como «Patapalo» o como «Medio hombre», por ser cojo, manco y tuerto debido a múltiples heridas en combate.
 
He de decir que Almirante en Tierra Firme fue leída casi de una sentada, lo cual provocaba constantemente leves sensaciones de culpa por la duda de si no me estaba dando el tiempo suficiente para deleitarme con el sabor de cada uno de sus párrafos. El narrador es Miguel Santillana, un excontrabandista al servicio de Blas de Lezo, que Pascual ha sabido elegir con suma astucia, ya que nos transporta con su lenguaje y sus maneras al estilo de los personajes de la novela picaresca del siglo de oro, tan asumida en la cultura del español medianamente leído. Como no puede ser de otra forma, este sabio recurso confiere a la novela mucho cuerpo y credibilidad. Pascual utiliza una prosa hipnótica y cautivadora que imita los hablares de la época, aderezándolos con giros y expresiones que uno no sabe si son inventados o aprendidos de textos antiguos, pero que en cualquier caso transportan al lector a las colonias de ultramar de la época o a la imagen colectiva que podemos tener de ellas. El autor demuestra una gran madurez en todo momento porque no solo se preocupa de lo que cuenta: una novela histórica se debe en gran medida al rigor de la veracidad de la época, del escenario y del personaje. Lo que hace grande esta novela es que Pascual se ha preocupado ―¡y cómo!― en cómo se cuenta la historia. Cada página de este libro, elegida al azar, se sostiene como un ente sólido e independiente de una alta densidad en calidad literaria así como en frecuentes hallazgos estilísticos, y soporta con holgura cualquier comparación con los grandes. Pascual no deja nada al azar, no solo en lo que respecta a la documentación, sino en lo formal: se intuye que vuelve una y otra vez sobre el texto, de forma obsesiva, bordando con maestría cada frase hasta tejer una cadena narrativa que despliega, sin arrogancias, elegantes propiedades magnéticas. No olvida la importancia de aderezar con frecuentes toques de humor. Si tuviese que utilizar una sola palabra para definir a Pascual como escritor elegiría «perfeccionista».
 
Almirante en Tierra Firme (tengo que admitir que en principio el título me pareció poco atractivo, cosa que tras la lectura de las primeras páginas no tuve reparos en olvidar) es uno de esos raros libros que uno siente acabar, y con los que uno queda agradecido porque nos enseña el camino a seguir a los que intentamos avanzar en el noble camino de la palabra".

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
La aventura de lavarse el culo en Cuba
De putas y de idiotas
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
España al fin existe
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Orwell y el "socialismo democrático"
Tiempos bizantinos
El hombre que compraba gigantes
Tecnoflautas
"El Pasmao" y los pasmados
La izquierda insostenible
El gato y el cascabel
La Estupidez Universal
Decálogo para pequeño burgueses
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Inevitable
2 JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!
3 Aquel niño sirio y este niño europeo
4 Pagamos a nuestros asesinos
5 JESÚS LAÍNZ
La guerra que Occidente no podrá ganar



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |