''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 26 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
La fiel infantería

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta

JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Un rey para las porteras

José Vicente Pascual

4 de septiembre de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ VICENTE PASCUAL

 Será porque las rescató el Caudillo de entre los anhelos imposibles de la historia española y articuló su paraíso en torno a iconos tan asfálticos como el Seat 600 y el apartamento en la costa, o será porque en los hogares patrios no entraba más lectura que el “Diez Minutos” ni más información que la letanía del santo rosario ni más música que la del telediario, o porque los viejos apenas tienen estudios y los más jóvenes, en su mayoría, no se han librado de la LOGSE ni de Rafaela Carrá; en fin, será por todo ello junto o por algún otro motivo que se me escapa, pero el caso es que tenemos las clases medias más horteras de Europa y, de añadido, las más cotillas del mundo. Somos una nación gobernada por señoritos y controlada por porteras, las que se calientan los pies en el brasero de su chiscón mientras hacen ganchillo, oyen el serial radiofónico y entre llanto y tazón de leche con galletas Fontaneda van poniendo verde al personal del edificio. Así somos. Y para semejantes clases trabajadoras, una izquierda apañada a sus anhelos. Ende: una “izquierda mediática” que, como decimos en Granada y perdón por la grosería, les va “como polla al culo”.

 ¿Qué no? Anda ya que no. Mira la que me tienen organizada con la monarquía en general y los asuntos del rey en particular. A ver, señoras y bueyes-niñera, a ver si se enteran de una vez que una cosa es ser republicano (opción política más que razonable y que llevo defendiendo desde que Arias Navarro era presidente del gobierno), y otra que su republicanismo de “¿Qué Me Dices?” les dé derecho a meter las napias en la vida y finanzas particulares del monarca, el gato por liebre de transmutar su derecho a levantar la ceja cuando les venga en gana, sobre todo si tratamos asuntos públicos, por ese otro derecho al cotilleo mugriento con el rey de protagonista. Si las marujas, chachas y vanesas de España se han empeñado en sacar al rey del “Hola” para meterlo en eldiario.es, vaya, es mala suerte y desdicha inevitable, pero no nos calienten la cabeza con su roña cerebral, que bastante complicada está la vida como para aliñarla con semejantes noticiones.

Pues, ya me dirán: qué mamoneos son estos. Si hasta el informativo de TVE, en su emisión de las tres de la tarde, daba cuenta del millón doscientos mil euros que S.M. D. Juan Carlos prestó a la infanta Elena y su maridín para comprarse un palacete en Pedralbes. Ante notario y con compromiso de devolución, claro, el detalle es valiosísimo. Joder, qué panorama. Mucho que me importará a mí y les importará a las porteras, chachas y joséjavieres en qué emplea su dinero nuestro jefe de Estado, cómo lo administra y cómo lleva sus cuentas familiares. Desde que lo cazaron en África, frito lo traen con este Telecinco. Hace seis semanas tuvo que dar cuentas de cómo y en qué había gastado la herencia de su padre, don Juan de Borbón. Hoy le ha tocado tirar de libretilla y explicar a la peña histérica los pufos puertas adentro de su hija y (de momento), su yerno. Mañana, si todo sigue conforme al guión rosita que le van escribiendo entre progres y rigobertas, doña Sofía tendrá que presentar sus facturas de la peluquería y salir al paso, mediante comunicado de la casa real, de rumores que la acusen de comprar los bolsos en un mercadillo, completamente fusilados.

Que no, mariamartirios… Que no. Si quieren ustedes un presidente de la república mortal y guay, al que puedan olerle hasta las gomas de los calzoncillos, muévanse y pongan un Obama o un Sarkozy en la portería. Pero al rey me lo dejen en paz, que no es su muñeca chochona. Y no me salgan con la petardada de que “el sueldo se lo pagamos entre todos”. También se lo pagamos al cartero que nos trae los requerimientos del banco, ¿no es verdad? ¿Y verdad que si le preguntan con quién se ha acostado y en qué gasta el sueldo los manda a tomar por donde amargan los pepinos? Pues eso.

 Un rey, para quien le guste y para quien no, es otra cosa. Muy otra y muy distinta. Ah, claro… No está por encima de la ley ni por encima de nadie porque en esta democracia de churras y modistas todos somos iguales. Por supuesto: todos iguales. Pero todos no somos lo mismo. A la vista de cómo barren el patio los republicanos, de verdad que se le quitan a uno hasta las ganas del “Viva la República”. Maldición.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
España al fin existe
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
El tiempo como ficción secundaria en el proceso productivo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Navegando otra vez
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Orwell y el "socialismo democrático"
Tiempos bizantinos
El hombre que compraba gigantes
Tecnoflautas
"El Pasmao" y los pasmados
La izquierda insostenible
El gato y el cascabel
La Estupidez Universal
Decálogo para pequeño burgueses
El despilfarro que no cesa, ni intención que tiene...
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 Patente de corso
3 ¿De verdad la economía pública es el demonio?
4 SERTORIO
La fiel infantería



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |