''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 26 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Tienen futuro nuestras librerías?

Antonio Martínez

12 de junio de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

La famosa, la maravillosa Livraria
Lello & Irmão de Oporto
ANTONIO MARTÍNEZ

Un ambiente de crisis
Hace unos días, sufrí un pequeño shock al visitar, tras bastante tiempo sin hacerlo, la librería González Palencia de Murcia, que es la gran librería generalista y universitaria de la ciudad. Al entrar, me encontré con varios muebles dedicados a exponer no libros, sino artículos de escritorio y papelería y merchandising literario de diverso tipo. Intrigado, le pregunté a Diego Marín, dueño y alma de González Palencia, qué significado tenía todo aquello, y él, como justificándose, me respondió que la tendencia era general: había que rejuvenecer la librería, se imponía atraer a un público más joven, y esos expositores de la entrada pretendían cumplir precisamente tal función. A la vez, me aseguró que no había disminuido el número de libros presentes en el establecimiento, que sólo se habían trasladado de lugar. Mi impresión fue justo la contraria.
También en fechas recientes, me pasé por el FNAC de Murcia, situado en un gran centro comercial de las afueras. Mi idea acerca del contenido del FNAC contenía hasta ese momento cuatro elementos: tecnología, películas, música y libros. Sin embargo, allí me encontré con una variedad mucho mayor, y más bien sorprendente: muñecos de Playmobil, paquetes de café, máquinas Nespresso, cafeteras chic, tostadoras y otros útiles de cocina, merchandising de Star Wars y Spiderman, muñecos de Hulk y otros superhéroes, camisetas grabadas, guitarras y órganos etc. También, claro, lo de siempre: portátiles, smartphones, tablets, televisiones de plasma, DVDs, CDs y libros. La tendencia parece clara: una diversificación algo caótica y muy en línea con el gusto posmoderno por la estética carnavalesca del bazar, que se complace en mezclarlo todo.
Tras la visita de estas dos librerías —aunque el FNAC no es exactamente tal cosa— me acordé de un artículo que escribió hace un par de años Pérez-Reverte sobre las casetas de libros de la famosa Cuesta de Moyano. Los libreros de la Cuesta andaban alicaídos ante el evidente descenso del tráfico de clientes y esperaban que el Ayuntamiento autorizase establecer junto a las casetas unas cuantas cafeterías con terrazas, a ver si así el público se animaba más a darse una vuelta por la zona. Por lo  visto, los libros ya no conseguían ser un reclamo suficiente por sí mismos y necesitaban el estímulo adicional de una cerveza y una sabrosa tapa degustada mientras se toma el sol.
Ahora se está celebrando en Madrid la Feria del Libro y, en medio de una crisis tremebunda de ventas, libreros y editores cruzan los dedos en espera de que, milagrosamente y de alguna manera aún hoy ignota, el negocio del libro consiga remontar. Sin embargo, las perspectivas no son buenas:  Rodríguez Rivero nos va dando cuenta cada sábado, en su sección de Babelia, de las muchas razones que existen para el pesimismo. El espíritu de los tiempos no parece seguir el rumbo de la lectura de libros al estilo tradicional, sino, más bien, de todo lo contrario. Vargas Llosa y otros muchos han dado la voz de alarma: nos encaminamos a la muerte de la cultura del libro tal y como la hemos conocido hasta ahora. Y, sin embargo, ¿realmente no hay motivo alguno para la esperanza? ¿No queda sino resignarse estoicamente a este canto del cisne? ¿Están las librerías condenadas sin remedio a languidecer y, en fin, tras resistirse mucho, a echar la persiana y cerrar?
En mi opinión, no necesariamente. Ahora bien: lo que sí me parece claro es que, si las librerías quieren tener algún futuro, el concepto de ellas con el que estamos familiarizados ha de modificarse en un sentido sustancial. Como me decía Diego Marín, las librerías “deben rejuvenecerse”, tienen que captar nuevos lectores. Más discutible es que ese lifting haya de consistir en la infantilización un poco ridícula que percibí el otro día al entrar en González Palencia. Las librerías han de cambiar, sí, pero creo que de un modo completamente distinto. Por supuesto, que haya o no haya lectores de libros no depende sólo de las librerías, sino, ante todo, de la atmósfera cultural que una determinada sociedad sea capaz de generar en su seno: por tanto, la problemática es en realidad muy amplia y compleja, y en ella la librería constituye tan sólo uno de los factores a considerar. Sin embargo, me parece que incluso ellas solas podrían iniciar un movimiento de resistencia mucho más potente de lo que en principio tenderíamos a pensar.
Ni las librerías ni el mundo del libro se van a salvar gracias al próximo y milagroso pelotazo literario tipo Código da Vinci, Milennium, Crepúsculo o Cincuenta sombras de Grey. En mi opinión, lo realmente revolucionario sería que las librerías se presentasen ante el público como un universo estructurado, incluso como un itinerario. Hasta ahora, incluso en un país poco lector como España, los libreros estaban acostumbrados a contar con una masa suficiente de lectores que componía una clientela asegurada; sin embargo, ese espécimen del lector habitual de libros se halla hoy en vías de extinción. Lo producía un tipo de sociedad y de clima universitario que están desapareciendo a pasos agigantados: de hecho, y más allá del descenso de ventas en librería producido por la crisis económica y por otros factores, más de un conocedor del tema ha observado que lo realmente preocupante es el marcado descenso del tráfico de visitantes. A mi modo de ver, la única manera de afrontar esta situación consiste en modificar radicalmente el concepto de librería que hasta ahora hemos conocido.
De las librerías como itinerario y universo
Dicho en pocas palabras: las librerías tienen que convertirse en un pequeño universo, en un cosmos ordenado. Lo cual significa, para empezar, desembarazarse del 70 u 80 % de su actual stock de libros, que constituyen un verdadero peso muerto y aportan bien poco a la dinámica cultural y comercial del establecimiento. El futuro no puede estar en unas librerías llenas de miles de libros por los que casi nadie pregunta y que rodean a los pocos best sellers de turno, deseadísima tabla de salvación de todo el sector editorial. El futuro sólo puede estar en la desaparición de la librería tal como la hemos conocido hasta ahora y la aparición de un concepto nuevo de la misma, centrada en la idea de “lectura programada”.
Las librerías del futuro deberían ofrecer a sus lectores todo tipo de “menús” y programas de lectura, centrados en los libros auténticamente clásicos de cada campo. Podemos imaginar también listas de libros por niveles, o programas de “cincuenta y dos libros para un año”, a uno por semana. Lo esencial estaría —pienso— en superar la lectura amorfa propia de nuestra época, ella misma amorfa. En todos los órdenes de la realidad —y también, por tanto, en el de los libros— necesitamos series, visiones panorámicas, itinerarios. ¿Por qué no crear, además, cofradías “esotéricas” de lectores, que entiendan la lectura de libros como una experiencia iniciática? Fascinan a nuestros contemporáneos las cofradías sufíes en las que entró Guénon, pero no hemos sido capaces hasta ahora de crear las nuestras propias. Los libros podrían constituir en ellas un elemento de importancia capital. Cada libro puede ser la puerta que dé paso a un universo hasta entonces ignoto.
Hoy se habla mucho en marketing de “fidelización”. Las empresas se esfuerzan por fidelizar a los clientes, para que vuelvan a comprar una y otra vez. Las librerías deberían hacer lo mismo, y no sólo mediante esos cartoncitos —para mi gusto, algo ridículos— en los que te van apuntando lo que compras para ofrecerte un descuento cada equis euros gastados. Lo que hay que crear es “parroquianos de la librería”, que se pasan por ella a mirar y a comprar cada semana, cada quince días. Y ello sólo es posible si ese lector-parroquiano tiene la sensación de que la librería le ofrece un universo orgánico de lectura, una gradación, un itinerario que le ayuda a organizar su mente y su vida.
Podemos pensar también en “carnets de lector”, en ser “miembro de la Asociación de lectores de la librería X”. Igual que en proponerse retos: igual que quien se plantea escalar los catorce ochomiles, hacer lo mismo con ciertas categorías de libros, con ciertas selecciones, ordenables según los más variados criterios. Cincuenta y dos libros al año, a uno por semana: y, conforme voy leyendo, marcar una X en la casilla correspondiente de mi “hoja oficial de lectura”, proporcionada por la librería correspondiente. Cabría pensar también en exámenes oficiales que darían acceso a una especie de titulación honorífica de lector, válida incluso a efectos curriculares en la medida en que esta nueva visión de la lectura que estamos bosquejando se convirtiese en algo socialmente relevante y dotado de prestigio. Del mismo modo que hay exámenes libres en la Escuela Oficial de Idiomas, o niveles en los exámenes de inglés de Oxford y Cambridge (desde el elemental A1 hasta el avanzado C2), ¿por qué las universidades, la Real Academia de la Lengua o quien fuera no podría organizar pruebas oficiales sobre tal o cual nivel o selección de libros? Digamos que cien por nivel, con seis, ocho o los que se decidiese hasta alcanzar el escalón de la absoluta excelencia lectora. Preguntas de síntesis, que midiesen la madurez lectora y expresiva de quien voluntariamente quisiese someterse a tal prueba. ¿Acaso es una idea tan disparatada?
Repito que, contra el caos imperante -en las librerías y en todas partes-, necesitamos itinerarios, senderos, caminos de exploración para adentrarnos en la selva del mundo. Bien está que recorramos un laberinto; pero no nos perdamos en él. Carnets de lector, diplomas, cofradías esotéricas de lectura, certificados como los que se dan al cubrir las etapas del Camino de Santiago. Implantar la psicología del álbum de cromos que se colecciona: colecciono libros leídos de Agatha Christie, de Sartre, de Jung. La psicología del recorrido de ejercicios en un gimnasio, de la ghymkana, de los dieciocho hoyos en el campo de golf: ¡a la gente le encanta disponer de un camino bien marcado que hay que recorrer! La inexistencia de tal cosa aleja de las librerías, percibidas como lugares fastidiosos, a los que sólo se entra a por el nuevo bombazo tipo Código da Vinci o Cincuenta sombras de Grey.
La librería, bazar y cueva de Alí Babá
Leer libros debería considerarse como un rito de paso, como una ceremonia de iniciación. Las librerías deben convertirse en cuevas, en grutas, en lugares “secretos”, llenos de rincones y laberínticos. Apliquemos las reglas del feng shui, la multiplicación de separaciones que  multiplican fértilmente la segmentación de zonas y volúmenes en la sabiduría japonesa sobre la organización de espacios. Y, luego, repito, nada de peso muerto: todo libros clásicos, con el criterio más amplio posible. Que clásicos son, desde este punto de vista, igual que La muerte en Occidente de Philippe Ariés o El amor y Occidente de Rougemont El informe Hite, El retorno de los brujos o Recuerdos del futuro de Von Däniken. Quiero entrar en una librería y saber que allí no hay libros de rellenos, ni peso muerto improductivo: quiero estanterías densas, bien elegidas, con títulos clave, con clásicos olvidados, con joyas de todas las épocas.
Más de uno desconfiará de esta nueva visión de la lectura y del lector que aquí estoy planteando. Se me acusará de un excesivo didactismo, de infantilizar al lector guiándole de la mano, de las librerías convertidas en escuelas o en bienintencionados y algo bobos clubs de lectura. Se me dirá que, por su propia naturaleza, el lector ha de ser un nómada individualista, un buscador, un romántico, un existencialista de la cultura. Se lee en solitario, no se lee por programas de lectura ni rellenando fichitas, ni haciendo exámenes en la Facultad de Letras correspondiente, ni sacándose carnets.
Reconozco lo legítimo de estas críticas, a las que me adelanto. No propongo crear lectores guiados, tal vez manipulados ideológicamente en secreto. Invoco en mi favor nada menos que al propio Nietzsche, quien, en su madurez y recordando las lecturas voraces y anárquicas de su adolescencia, lamentaba no haber tenido a alguien que entonces hubiese organizado sus lecturas. Invoco también a Borges, venerador de los clásicos y él también, desde luego, hace tiempo uno de ellos. Invoco al Hesse de El juego de los abalorios. No propongo como modelo las listas de libros que prepara el profesor de instituto para sus alumnos cuando se aproximan las vacaciones de verano. Lo que tengo en mente va mucho más allá.
A los posmodernos les gusta ir a Estambul a perderse en el Gran Bazar, igual que en la medina de Tánger o Marrakech. También las librerías deben convertirse en grandes bazares. Me gustan las librerías como la Central Librera de Ferrol, que visito cada verano: un poco anárquicas y que mezclan en sus estanterías épocas y campos muy distintos. Lo que me imagino como posible para el futuro: librerías que sean como cuevas de Alí Babá, con prensa, revistas, libros de saldo, comics de Mortadelo y de Tintín, novelas de Simenon y Agatha Christie y, a su lado, una selección de lo mejor de Kairós, de Austral, de Cátedra, de Alianza Editorial, del Fondo de Cultura Económica, de Obelisco y de tantos otros. Los clásicos de la literatura, por supuesto. Libros y películas de aventuras, la serie B de Roger Corman, clásicos de antropología y folclore, igual que de astrología, cosmología, esoterismo y de ensayo católico: hay muchos buenos lectores que, alérgicos a todo lo religioso, lo excluyen a priori y no saben quiénes son, pongamos por caso, Von Balthasar y De Lubac. Quiero librerías vivas, de estantes prietos y bien seleccionados, en los que no falte nada que haya llegado a ser verdaderamente importante, nada que el tiempo no haya decantado. Y quiero, sobre todo, esa aventura de la lectura orgánica en la que el lector se adentra en una selva, sí, pero con un itinerario, con un mapa, con una guía. No para infantilizarlo, sino todo lo contrario: para que se haga con un criterio propio, para que lea los libros más diversos dentro de una atmósfera de exploración.
Francia, patria de la excepción cultural, carga contra Amazon. En España, los libreros que participan en la Feria del Libro de Madrid cruzan los dedos para que ocurra un milagro. Sin embargo, los milagros no ocurren por sí solos. Sí, vendrá alguna nueva María Dueñas, algún nuevo Stieg Larsson; pero eso no los salvará. Sólo los salvará ponerse en la vanguardia del mundo de la cultura y ofrecer a nuestros contemporáneos lo que estos más necesitan: orden, rumbo,itinerario, sentido, un sentimiento de aventura colectiva, planes de vida, mapas, vías para adentrarse en el corazón del mundo —a través de los libros y de otros muchos modos. Nuestros mitos: los templos-biblioteca de los egipcios, la Biblioteca de Alejandría, la anexa al templo de Serapis en esta misma ciudad. Convirtamos nuestras librerías en grutas iniciáticas, pongámoslas en la primera línea de una cultura que no sabe lo que busca, pero que busca, en realidad, orden y aventura: ¡las dos cosas! Creemos un gran rompecabezas de cien, quinientos, mil, dos mil libros clásicos, organizados por campos y niveles, y al que luego puedan adherirse los demás, los meritorios, pero ya no axiales ni matrices. Dicho de otro modo: utilicemos los libros para reencantar el mundo.

Luego, quedan otros muchos temas, claro, relacionados de un modo u otro con lo que hemos dicho en el presente texto: ¿puede haber un programa atractivo de libros en televisión? ¿Puede volver algo parecido a La clave de Balbín? ¿Qué pasa con las lecturas de los alumnos en los institutos? ¿Es posible que los libros sean algo trendy y cool en la época de Facebook y Twitter? Preguntas que  aquí sólo dejamos apuntadas. Y por cierto: en realidad, lo esencial no es que se lea. No soy un fundamentalista de la lectura. Lo esencial es que nuestra sociedad vuelva a adentrarse en el corazón del mundo. Si lo hace, libros, libreros y librerías tienen ante sí un futuro apasionante. En cualquier otro caso, no.


Artículo relacionado: La Livraria Lello & Irmão de Oporto


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 14 de junio de 2013

posdata

Ciertamente Gonzalo, nunca he visto a las masas realizando un rito de pasaje.

# Publicado por: Juan Pablo Vitali (La Plata)
jueves, 13 de junio de 2013

¡ESO ES! SEÑOR VITALI

Debemos evitar a toda costa entrar en eso que grotescamente llaman ´´cultura de masas´´. Términos antitéticos. La cultura nunca podrá definirse en función del número. Si algo especialmente ha herido de muerte a la ´´alta cultura´´ ha sido la democratización de la misma.

# Publicado por: Gonzalo Esteban (Madrid)
jueves, 13 de junio de 2013

La secta del libro

Recuerdo que en este mismo espacio he publicado una vez un texto sobre este mismo tema, en clave de prosa poética. En ese momento no tenía todavía mi pequeña librería de viejo y debo decir que esa experiencia ha sido importante. Vivimos en un mundo desconcertante, donde todo está en duda y todo es volátil. En cierto modo, la publicación de miles de libros de los cuales un pequeño porcentaje vale la pena, es ya una especie de ´´final del libro´´. Antes de eso el ´´index´´ también fue un final. La prohibición de libros actual o pasada también lo es. Hay gente que se rige por un solo libro y nada más. En fin, la lucha sigue y difiere según los lugares y las pautas culturales de esos lugares. El libro es un rito de pasaje sí, por lo tanto no tiene sentido ampliar el número de lectores, serán los que deban ser según la voluntad de celebrar el rito, de realizar el correspondiente pasaje al estadio siguiente, que debe ser por fuerza superior.

# Publicado por: Juan Pablo Vitali (La Plata)
miércoles, 12 de junio de 2013

E-book

¿Qué es un e-book?
Es un sistema el cual permite la lectura de archivos digitales.
Estos pueden ser descargados a miles.
Tantos que no pueden leerse todos.
Una vez extendido el sistema y eliminado todo el papel, basta con no renovar los equipos, no fabricar las baterías y desconectar los servidores llamados nubes.
Una vez terminado el plan, sumiremos a la población en la más absoluta ignorancia y todo lo anterior será olvidado.
Esto nos permitirá el control del pasado, presente y futuro de una sociedad nuevo, el nuevo orden donde unos pocos, despiertos, tendrán el control de las vidas del resto, dormidos.
Hay que conservar libros, acumularlos y dispersarlos.

# Publicado por: Urantia (Nevadón)
miércoles, 12 de junio de 2013

UN POCO DE OPTIMISMO

Como decía Cervantes (que de la cosa sabía algo) ´´quien bien siente, bien escribe´´.

Siempre habrá alguien que, buscando lo verdadero, lo bueno y lo bello, nos ofrezca su obra.

# Publicado por: Gonzalo Esteban (Madrid )
miércoles, 12 de junio de 2013

EX LIBRIS ....2 parte.....

Lo positivo:
--La lectura para mucha gente es tan vital como comprar ropa o comida.
--La instrucción que comunican los libros no tiene medio que la supla . (un documental de televisión o una entrevista pueden ser excelentes pero el tema se desarrolla en los libros)
--Las versiones virtuales (cuando se dan), no tienen la comodidad del libro impreso (aún no por lo menos).
--Las librerías que venden editoriales no masivas, tienen la ventaja de atraer al público deseoso de ´´enterarse´´, de ´´formarse´´, de ´´DESINTOXICARSE´´.
--Hay muchos temas , TRASCENDENTALES, que TIENEN VIGENCIA PERENNE
(como se le dice a la filosofía clásica).
--Hay muchos temas de polémica que incluso IMPULSAN LAS REEDICIONES DE LIBROS VIEJOS (señal también de la falta de calidad en la oferta actual)


# Publicado por: oscarghiso@yahoo.com.ar (buenos aires)
miércoles, 12 de junio de 2013

EL ULISES DE JOYCE

Recuerdo que, en mi época de estudiante, la lectura de esta ´´obra´´ procuraba la entrada en una especie de club de los elegidos. Si no te enfrentabas a su lectura, ante los ojos de los ya ´´iniciados´´, seguías formando parte del ámplio grupo de los profanos. Pues bien, decidí adquirir un ejemplar y comenzar su lectura...
No sé cómo explicar lo que sucedió a continuación. Sólo diré que ha sido el único libro en mi vida que acabó echo pedazos. Indescifrable e incomprensible, características ambas que snobs y diletantes de medio pelo apreciaban entusiasmados.

Con este ejemplo quiero exponer mi opinión sobre el tema que el artículo trata. La senda que el hombre recorre a lo largo de su vida debe realizarse en soledad. Tropezar y volver a levantarse. Caerse y, de nuevo, erguirse. No necestita una mano que le guie y le ayude en sus momentos de zozobra. Él mismo irá descubriendo aquello que lo alimente espiritualmente.

Esto me lleva a otro punto que quisiera tratar aunque sólo sea superficialmente. ¿Qué pedimos a la literatura? Por un lado, y eso ya lo sabía el divino Homero, entretener. Pero por otro, ¿qué más?
De lo primero las librerías rebosan. De lo segundo...resulta más complicado y sólo el hombre en su soledad podrá descubrirlo.

# Publicado por: Gonzalo Esteban (Madrid)
miércoles, 12 de junio de 2013

EX LIBRIS ------GENERO TESTIMONIAL 1 parte: debacle

Conozco a una persona que se quedo sin trabajo por el cierre de las importaciones aquí en Argentina, hace unos meses. Aunque la situación persiste en dificultades, quizas entre una partida de libros españoles, y el susodicho pueda ofrecerlos en el mercado local. La situación puede ser mala de por sí (la gente sin dinero) y peor también (el gobierno local con sus políticas)....

# Publicado por: oscar ghiso (buenos aires)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Los otros refugiados
2 MATHILDE FORESTIER
¡Identitarios de Europa, uníos!
3 "¿Seguirá siendo Europa la tierra de los europeos?"



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |