''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 22 de agosto de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
"¡Canallas, malvados, dirigentes del mundo!"

JESÚS LAÍNZ
La guerra que Occidente no podrá ganar

SERTORIO
Inevitable
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
"El Pasmao" y los pasmados

José Vicente Pascual

7 de mayo de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ VICENTE PASCUAL

El mejor presidente del gobierno que ha tenido España desde la muerte de Franco es el más olvidado y, lo más seguro, el menos valorado de la lista: don Leopoldo Calvo-Sotelo y Bustelo. Si no hubiera sido porque un guardia civil con bigotes interrumpió la votación de la que saldría investido como primer mandatario (y la que se organizó con aquella meada fuera de tiesto), muy pocos españoles recordarían a este madrileño, marqués de la Ría de Ribadeo, Grande de España y cabal hombre de estado, quien prefirió las buenas formas de la buena educación antes que empecinarse inútilmente y a la heroica en reconstruir el proyecto político del centro-derecha, herido de muerte desde el día en que Adolfo Suárez apareció en TV con ojeras y diciendo “au revoir les enfants, ha sido un placer y ya nos veremos por ahí”.

Alfonso Guerra lo llamaba “El Pasmao”, y justo en esa quietud como de fuerza tranquila estuvo su grandeza. Calvo-Sotelo sabía que con él terminaba un período de la historia española, el que conocemos como “La Transición”. Comenzaba otro en el que los socialistas estaban inapelablemente llamados a gobernar durante unos cuantos años, aquella “pasada por la izquierda” augurada por Felipe González y que acabó como acabó, tal como suelen hacer las cosas en el viejo gran partido de los trabajadores: conducir a las masas de la ilusión del cambio a la realidad de la cámara frigorífica donde Aída Álvarez guardaba sus abrigos de piel, el policía Amedo jugándose la paga de los GAL en el casino de Estoril, el hermanísimo Juan Guerra dirigiendo extraoficialmente el ayuntamiento de Sevilla como amo en la cortijada y Roldán (qué personaje), llevándose a manos llenas y en un día lo que la viuda de un guardia civil asesinado por ETA no cobraba en una vida entera.
 
Como dijo en cierta ocasión la mamá de un amigo gay al fruto de sus entrañas: “Hijo mío, naciste de culo y venías dando pistas”. Aquellas corruptelillas y pícaros desafueros fueron las primeras pistas, el atisbo de una clase política (no necesaria y exclusivamente socialista), que ha convertido a España en su negocio y a los ciudadanos en sus empleados, subsidiados y si es preciso parados. Bien caro costaba el billete del limbo progresista al duro barrigazo contra el duro suelo. Ya sólo falta que nos despidan de esta empresa inviable, que mañana o pasado nos llegue por WhastApp el cese como españoles y nos encomienden a los caciques autonómicos reciclados en líderes soberanistas. Total: para poca salud, ninguna. El Estado Federal, desde su horizonte imparable, augura que cada cual saqueará en su casa y nada más aunque nada menos. Algo es algo.
 
Calvo-Sotelo fue buen presidente porque supo estarse quieto, no disturbar la lógica de la historia (maldita lógica), y permanecer en una honestísima mediocridad hasta que llegasen las fanfarrias del puño y la rosa y las bacanales del despilfarro. Probablemente sabía la que se nos venía encima. Con toda seguridad, sabía que era inútil intentar evitarlo porque los españoles estábamos empeñados en la famosa “pasada” y, en efecto, tiempo hemos tenido de pasarnos siete rotondas. Cuando formalizó el traspaso de poderes al PSOE, en 1982, advirtió a Felipe González sobre los tres problemas serios que dejaba el último gobierno de UCD: las cifras de desempleo, el golpismo latente en el ejército y el asunto RUMASA. Alfonso Guerra proclamó con su aparatosidad de siempre: “¡Cuando lleguemos a la Moncloa vamos a mirar hasta debajo de las alfombras, para sacar a la luz toda la corrupción de UCD!”. Angelito… Miraron debajo de las alfombras y sacaron la borra del golpismo latente, el asunto RUMASA y unas cifras de paro poco asumibles para aquellos tiempos. “El Pasmao” salió honrado y cumplidor de su palabra. A ver qué partido, qué políticos con mando en plaza, pueden decir lo mismo hoy día. Con los dedos de una mano se cuentan y sobran cinco.
 
“En tiempos de Calvo-Sotelo parecía que no había gobierno”, me comentó hace poco un amigo, en Sevilla. “Igual que ahora”, remató la frase. No acallé mi desacuerdo: “Como ahora, no. En tiempos de Calvo-Sotelo pujaba la sensación de transitoriedad y había un anhelo esperanzado ante el futuro. La sociedad civil vibraba con fuerza y, en realidad, se había extendido la convicción de que no necesitábamos un gobierno que incordiase nuestros planes. Ahora es distinto. Ahora no hay futuro y sí necesitamos un gobierno fuerte. Más que nunca”.
 
De la elegante y austera impavidez de “El Pasmao” a la inacción, la impotencia y vergonzante silencio de los pasmados de hoy, hay un trecho, el que separa la resignación ante la historia de la humillación ante Alemania (y no me refiero al 7-0 del Barça). Algunos políticos saben cuándo hacer mutis y dejar paso a la voluntad de la ciudadanía, que el pueblo “haga su experiencia”. Otros, no conocen el arte de hablar y gobernar sin dar la impresión de ser lo que son: unos perfectos aprendices en el gremio de los pasmados. Y esa es la pena, que la segunda fila está en el escenario. Ya no quedan prudentes de manos limpias como don Leopoldo Calvo-Sotelo y Bustelo.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 07 de mayo de 2013

MUY BUEN ARTÍCULO PERO INCOMPLETO.

De acuerdo fue el mejor Presidente, pero porque quien le precedió y quienes le sucedieron no eran buenos, no por méritos propios.

Resulta sonrojante que el propio sobrino de José Calvo-Sotelo, asesinado el 13 de julio de 1936 y detonante de la Guerra Civil, fuese capaz de multar (sus subordinados) a don Blas Piñar por llevar una corona de flores al monumento en memoria de su tío, la multa fue de 250.000 pesetas (Sesión de Investidura del propio Leopoldo Calvo-Sotelo, 25 de febrero de 1981).

http://www.youtube.com/watch?vxImUIiz-0YY

UCD fue quien ideó el Estado de Autonomías (los reinos taifas) y el ´´café para todos´´ (el mayor mal que tiene España hoy en día después del paro y junto con las Cajas de Ahorros la mayor estafa al pueblo español por parte de los políticos y sindicatos) por eso acabó extinguiéndose UCD y el travase de políticos a AP (actual PP) supongo que sería por vergenza porque no se explica que un partido surgido desde las entrañas del propio régimen franquista y plagado de falangistas, hiciera semejante chapuza que es lo que nos tiene hoy divididos a los españoles (y cada año más) y no fuera capaz de organizar una transición plenamente democrática desde el principio sino a escondidas en reuniones secretas (como quien trafica) y sin dar filtraciones a la prensa para orientarnos, ni contar con sondeos populares (el 80 de los españoles votaría una República). Por lo demás muy buen artículo.

# Publicado por: españolito (Granada)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
La aventura de lavarse el culo en Cuba
De putas y de idiotas
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
España al fin existe
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Navegando otra vez
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Orwell y el "socialismo democrático"
Tiempos bizantinos
El hombre que compraba gigantes
Tecnoflautas
La izquierda insostenible
El gato y el cascabel
La Estupidez Universal
Decálogo para pequeño burgueses
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Inevitable
2 JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!
3 Aquel niño sirio y este niño europeo
4 Pagamos a nuestros asesinos
5 JESÚS LAÍNZ
La guerra que Occidente no podrá ganar



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |