''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 26 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
La fiel infantería

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta

JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
El gato y el cascabel

José Vicente Pascual

15 de abril de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ VICENTE PASCUAL

 Todo el mundo parece haberse puesto de acuerdo: el sistema no funciona y hay que reformarlo. Reformar la Constitución, el sistema financiero, las relaciones laborales, las bases de la economía de mercado, la composición del Parlamento, la ley electoral, la articulación territorial del Estado, la misma jefatura del Estado (delenda est monarquía, viva la república). Todos de acuerdo, como un consejo de médicos que coinciden en señalar con preciso diagnóstico las dolamas del paciente. Lo malo es que unos sugieren operar de anginas y otros amputar la pierna derecha. Esa es la congoja. 


Para empezar, la Constitución. Los sectores sociales y partidos vinculados a “la derecha” (las comillas vienen a propósito porque estoy de “izquierdas” y “derechas” hasta el gorro que no tengo), en su día (1977/78), hicieron un esfuerzo notable por pactar con la “izquierda” (la misma de las comillas de antes), y con los nacionalistas, una norma suprema que integrase todas y cada una de las sensibilidades políticas y posiciones estratégicas susceptibles de acogerse a un dictado legal común. Ese fue el esfuerzo de la “derecha”. El de la “izquierda” resultó más titánico aún. El PCE y el PSOE emplearon tiempo y medios extraordinarios para convencer a toda una generación antifranquista de que la solución pactada (es decir, la Transición y su corolario constitucional), era la única alternativa sensata, posible y deseable para salir de la dictadura, única vía razonable para romper el esquema maldito de las dos españas y emprender un viaje común, en pos del progreso social y la convivencia democrática, con garantías de que el invento no iba a hacer aguas a las primeras de cambio. Los que tenemos memoria nos acordaos muy bien de aquello. La “reconciliación nacional”, propugnada por el PCE desde los años sesenta, argumentada al estilo italiano (a la gramsciana más bien), el compromiso histórico, el eurocomunismo, la sustitución del proletariado como sujeto revolucionario por “la alianza de las fuerzas del trabajo y de la cultura”, aquella ocurrencia de Carrillo: “¿Dictadura? ¡Ni la del proletariado!”, etc, etc, conformaron el ideario oficial, obligatorio, del comunismo español desde la época antes señalada hasta hace cuatro días. Por parte del PSOE, ya sabemos: “Socialismo en libertad” y “Hay que ser socialista antes que marxista”, propuesta un poco retórica que le costó al gran partido de los trabajadores verse viudo de su líder, Felipe González, entre dos congresos dramáticos. Todos confluyeron en lo mismo: Pacto Constitucional. Y al final, acabaron convenciéndonos. 

Hombre, no es serio. De verdad... No es serio que ahora, al cabo de tantos años, después de habernos hecho tragar importantes ruedas de molino, salgan con “donde dije digo, digo Diego”. Unos y otros, derechas, izquierdas con y sin comillas, nacionalistas, indignados, grupos antisistema y el señor del kiosco. Ahora resulta que el sistema no sirve, porque no funciona. 

Pero, ¿de verdad que el sistema no funciona? ¿Cómo es posible que en un par de años hayamos pasado de una ordenación legal y un marco de convivencia que causaban admiración en Europa, ejemplo para naciones con problemas semejantes a los nuestros, a ser un país desdichado, gobernado por una clase política impresentable y sometido a unas leyes inaceptables? Como diría Asurbanipal: “Raro, raro, raro...”. 

Por mi parte, no sé... Tengo la impresión de que no es que el sistema no sirva, que haya dejado de funcionar como una versión obsoleta de Windows NT, sino que más bien han usado y abusado de él hasta exprimirlo. Unos y otros han ido a su propósito, que era apalancarse y montar sus chiringuitos (y enriquecerse todo lo posible). Implacablemente, sin tregua, sin dar aliento a las cuentas del Estado para recuperarse entre boda y bautizo, como si el saco no tuviera fondo, han sorbido y libado y tirado de presupuesto (y de donde hubiera), hasta dejar al mismo sistema que los crió tiritando sarmentoso y acordándose a cada poco de la madre que los parió. Y claro, ahora que hemos dejado el pozo seco y el juguete roto, resulta que el sistema no funciona. Ya no nos sirve. Aquello de la reconciliación nacional, del socialismo en libertad, del Estado del bienestar, no eran formulaciones estratégicas sino vaivenes tácticos: hasta que el chollo diera de sí. Después, a las barricadas y a no descuidar las mariscadas. 

Aunque, de acuerdo. Seamos caballerosos y dejémonos engañar un poco más y una vez más. Concedamos un margen de credulidad, más bien de ingenua resignación ante los listos de siempre, y aceptemos que es necesario cambiar radicalmente el sistema. Que sí, que muy bien. 

Ahora, díganme: ¿Cuál es el recambio? Cuando los líderes andaluces de Izquierda Unida afirman muy repolludos que debemos avanzar hacia un sistema económico “alternativo”, me parece estupendo. ¿Pero qué sistema? ¿Qué alternativa? ¿A qué hora juega el Betis? 

Esa es una. La otra: Qué gente. ¿Quién va a gestionar el nuevo sistema alternativo, la nueva sociedad, el nuevo Estado refundado, la nueva economía, el nuevo Parlamento, la nueva Constitución, la nueva novísima y nueva novedad? ¿Quién? ¿Los de antes? ¿Los de siempre? ¿Los del escrache? ¿Los de Mercadona? ¿Los Mas y Durán y otros Oteguis? ¿Los Gurtel y los Mercasevillas? Que lo digan: ¿Quién? ¿Los que se forraron con Bankia, saquearon La Caixa, llenaron España de horrores arquitectónicos a 100.000€ el kilo de ferralla, o los que decían que el Santander era el mejor banco del mundo? Cuando se nacionalice la banca, gran aspiración de IU, ¿quién se va a encargar de dirigirla? ¿Los mismos, ya entrenados, del mismo partido? ¿Los que cobraban sueldos exorbitantes por aparecer en los consejos de administración de las arruinadas Cajas de Ahorros? Anda ya... 

Todos están de acuerdo en que hay que cambiar el sistema. Casi todos, no exageremos. Casi todos están de acuerdo: Hay que cambiar el sistema porque al pobre le sucede lo mismo que a las doncellas por cuyos aposentos se dejaba caer don Juan Tenorio: “... yo la amaba, sí/ mas, con lo que habéis osado/ imposible la has dejado/ para vos y para mí”. 

Y esa es la otra congoja: que por lo visto hay que cambiar el sistema pero nadie se fía de nadie. Hay que cambiar el sistema (me parece que lo he escrito dos o tres veces). Muy bien. Cambiemos. Alternativa hay, y me refiero a la palabra solamente. Pero la hay. Alternativa, gran palabra y enjundioso concepto. Otro sistema es posible. Claro que es posible. Si se puede escribir “posible” será porque es posible. 

Cambiémoslo todo. Lo único que hace falta es que todos y todas lleguen a un simple acuerdo: quién le pone el cascabel al gato.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 15 de abril de 2013

DESDE AFUERA Y MUY LEJOS....pero ..qué parecido¡¡¡¡

(no entro en los temas locales del foro)...hare una excepcion....EL panorama de la debacle española -la dirigencia- que la nota pinta calza con el argentino como un CALCO¡¡¡. ES un motivo de charla habitual el ´´qué hacer?´´, o estar ´´con quién?´´ (entre gente que ´´padece estas inquietudes´´)...Mi posicion es ´´apokaliptica´´, pues creo que es bastante con la predica ´´puerta a puerta´´ del evangélico que trae ´´la buena nueva´´ para el que quiera oir. (La cosa esta como quien quiere resucitar a un muerto¡¡¡)..Las analogias que se puedan dar entre Argentina y España, no creo que sean ´´muy casuales´´....Como escuche hace unos años con motivo del tema Gibraltar - Malvinas: ´´los temas no son ni distantes ni distintos´´....

# Publicado por: oscarghiso (buenos aires)
lunes, 15 de abril de 2013

NO ES EL SISTEMA...

Y que conste que deseo con toda el alma que las cosas se arreglen. Pero ¿cómo hacer? ¿cómo lograr que los españoles seamos españoles a carta cabal? Porque hay que empezar por impartir clases de españolismo desde arriba, es decir, desde el Congreso de los Diputados (¡que palabra tan semejante a imputados!), pasando por las autonomías, ayuntamientos y el resto de instituciones públicas, que tienen la sagrada obligación de dar ejemplo de su buen hacer a la ciudananía...
¿Qué vamos a esperar de un País, cuyos mandatarios (celosos guardianes del patrimonio del pueblo) son unicamente guardianes de su propio patrimonio robado al ciudadano, lo exportan a paraísos fiscales, mienten al ser preguntados y miran hacia otro lado cuando se les quiere mostrar la iniquidad creada por ellos mismos? Nada, absolutamente nada. La solución drástica y definitiva es acabar con ellos en la cárcel, porque es delito robar y es delito amparar a los ladrones dando media vuelta sin respuestas al ser inquiridos.
De esta forma el sistema funcionaría. En estos momentos no veo otra solución.
El que tenga oídos que oiga...

# Publicado por: Roberto del Olmo García (Godella)
lunes, 15 de abril de 2013

NO ES EL SISTEMA, SOMOS NOSOTROS.-

No soy franquista, ni mucho menos, pero no puedo dejar de pensar en una de las últimas frases del dictador: ´´No se os puede dejar solos´´.
Y el hombre lo lamentaba, porque conocía nuestras inclinaciones perversas, atoradas desde tiempos inmemoriales y, desde la proclamación de la democracia, dilapidando egoísmos a diestro y siniestro. Si antes estábamos controlados, ahora nos autocontrolamos cada cual a nuestro aire, impartiendo dogma y ´´sapiencia´´ a todo el que se ponga por delante, sin importar para nada el punto de vista del de enfrente. ¡Cómo vamos a lograr avanzar en la creación de un estado civilizado! Somos tan ilegítimos para conseguirlo, como para presentarnos al examen de convivencia cívica sin haber estudiado la asignatura básica de educación.
Lo he dicho en otros comentarios: No tenemos remedio porque no sabemos ser patriotas, ni cultos, ni predispuestos al diálogo. Discutimos, no para contrastar, sino para imponer nuestra razón por encima de la de los demás. Y así no es posible...
No es el sistema. somos nosotros, mal que nos pese.

# Publicado por: Roberto del Olmo García (Godella)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
España al fin existe
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
El tiempo como ficción secundaria en el proceso productivo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Navegando otra vez
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Orwell y el "socialismo democrático"
Tiempos bizantinos
El hombre que compraba gigantes
Tecnoflautas
"El Pasmao" y los pasmados
La izquierda insostenible
La Estupidez Universal
Decálogo para pequeño burgueses
El despilfarro que no cesa, ni intención que tiene...
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 Patente de corso
3 ¿De verdad la economía pública es el demonio?
4 SERTORIO
La fiel infantería



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |