''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 26 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
De Expaña a España


JAVIER R. PORTELLA
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda

SERTORIO
De marimantecas y lloronas
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Vivir en los árboles

Antonio Martínez

5 de noviembre de 2012
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

En el pueblo alemán de Zentendorf (Sajonia) existe un hotel edificado íntegramente sobre un conjunto de árboles. Hace unos años, era el único hotel arborícola del mundo; hoy seguramente cuenta ya con imitadores.

El atípico hotel de Zentendorf recupera un perdurable sueño de la niñez: los niños se sienten instintivamente atraídos por la vida sobre los árboles -la mítica cabaña levantada sobre las gruesas ramas de un árbol centenario-, como un símbolo de la existencia primigenia del hombre, aún inmersa en la esfera lúdica que emana del carácter sagrado del mundo. El árbol, elevado sobre el nivel del suelo, es el espacio del espíritu, del juego, de la libertad, de la luz, de la ingravidez, de la imaginación. De pequeños, envidiábamos la casa de Tarzán, construida sobre un frondoso árbol, entre una maraña de lianas; hoy, admiramos las viviendas-árbol del austríaco Hundertwasser, apóstol de una revolucionaria ciudad arbórea, de un fascinante entrelazamiento entre el bosque y la ciudad.
 
Entendámoslo bien: no estamos hablando sólo de urbanismo -aunque también-, sino del tono fundamental de toda una civilización, de su gran matriz formativa. La idea consiste en abandonar una sociedad sin alma y retornar a la esfera del juego y la aventura. Vivir la vida como habitar una casa de Gaudí. Vivir en el árbol que es el eje del mundo, el centro del universo, como nos recordaba en su día Mircea Eliade. Por supuesto, no se trata de defender un neoprimitivismo ingenuo, sino de convertir la casa-árbol en el arquetipo de la sociedad futura con la que muchos soñamos. Vivir en el mundo como en una casa-árbol significa crear un universo de historias y aventuras, un mundo frondoso de ritos, libros, secretos, ceremonias y empresas sugestivas de todo tipo -el reciente salto de Felix Baumgartner constituye aquí un posible ejemplo a seguir-. Un mundo en el que ir a la escuela sea para los alumnos entrar en un espacio maravilloso. Un mundo construido en torno a la idea de orden -la alegre anarquía de Rabelais, paradójica fuente de orden-, bien diferente del que hoy padecemos, organizado -desorganizado- en torno al principio de la dispersión y del caos.
 
Vivir en los árboles: retornar al universo primigenio de los símbolos, volver a contarnos historias los unos a los otros, constituir cofradías esotéricas de lectores, recuperar el sentido religioso de los Juegos Olímpicos, experimentar la gravedad cero en un vuelo suborbital, tejer un rico tapiz narrativo en torno a las campañas antárticas del Hespérides. La existencia arbórea es lúdica, libre, aérea. En ella se vuelve a jugar con el mundo: el auténtico superhombre nietzscheano no es el león de la voluntad de poder, sino el niño que juega y baila con el mundo. A mi modo de ver, la sociedad del futuro debería adoptar como piedra angular la seriedad ingrávida del niño que juega y que sabe que no hay nada más importante que jugar.
 
Juguemos, pues. Subámonos de nuevo a los árboles. El laberinto de su fronda es -no lo dudemos- el mejor sitio para vivir.
 
 
 

Uno de los edificios del austríaco Friedensreich Hundertwasser.
O la excepción que confirma la regla por lo que a la arquitectura contemporánea se refiere


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 05 de noviembre de 2012

FELICITACIÓN AL AUTOR

La verdad es que encontrar un artículo tan refrescante y esperanzador un lunes te da ánimo para encarar la semana. Tomemos cada cual la idea o parte de ella y tratemos de vivirla porque en verdad nuestra existencia suele ser gris y falta de esperanza.

# Publicado por: M Luisa Ottomano Queraltó (Alcalá de Guadaíra)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 La Cataluña española se afirma y resiste
2 SERTORIO
De marimantecas y lloronas
3 El charnego Puigdemont: abuela andaluza y abuelo franquista
4 ¡Suena el Himno Nacional —con su letra— en las calles de Barcelona!
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Juan y Medio



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |