''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 26 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Un nuevo horario en el instituto?

Antonio Martínez

2 de diciembre de 2011
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

Lo vi completamente claro hace unos días, en clase de Filosofía con 1º de Bachillerato. Son muchas las cosas que habría que cambiar en nuestros institutos; y una de ellas, y no de las menos importantes, es el horario lectivo. En vez de seis clases al día, desde las 8'10 hasta las 14'15, como tienen mis alumnos, ¿qué pasaría si sólo diesen cuatro?

Sí, sólo cuatro: de 8'10 a 12'10, con un recreo enmedio. Luego, a las 12'10, otro pequeño recreo, y a continuación dos horas de estudio dirigido dentro de la propia clase, con un par de profesores -uno de Ciencias y otro de Letras- a los que preguntar dudas. Dos horas para estudiar, repasar, hacer ejercicios etc. etc. Disponiendo, además, de los medios necesarios -diccionarios, atlas, una enciclopedia; si se estima conveniente, unos cuantos ordenadores con conexión a Internet- para realizar las consultas pertinentes. Si se aprovechara bien estas dos horas, se reduciría considerablemente el tiempo de estudio vespertino, y tal vez incluso se podría prescindir de él por completo -lo cual, por cierto, le parece lo más deseable al autor de estas líneas-. Las tardes no son para pasárselas estudiando. Un servidor nunca lo hizo. Por las tardes estaba demasiado ocupado jugando al baloncesto y al ajedrez, yendo al cine, viendo en la tele los documentales de Cousteau, leyendo a Kafka y a Borges en una cafetería o simplemente paseando por ahí, mientras me las había -sin demasiado éxito, la verdad- con el galimatías psico-afectivo de un adolescente rebelde y problemático.
 
Cuatro clases al día, nada más que cuatro. Cuatro horas de clase cinco días a la semana dan veinte horas: suficiente para seis asignaturas de tres horas y una de dos. Si me apuran, diré que bastan hasta menos: tres días a la semana cuatro horas, y dos días sólo tres; lo cual abriría el espacio para diez o doce horas de estudio dirigido, parte de las cuales también podrían utilizarse para otros fines (cinefórums, coloquios, horas de lectura, conferencias, trabajos en equipo, competiciones deportivas etc.). ¿Habrá alguien tan necio, que opine que con seis asignaturas en dieciocho horas lectivas se aprendería menos que con diez u once en treinta, que es lo que ahora tenemos? Atiborramos a los alumnos con un exceso de materias que luego rinden unos réditos paupérrimos en términos de aprendizaje real. Es hora de cambiar el chip radicalmente. Lo sabemos bien desde hace tiempo: menos es más. Y aún menos es tal vez aún más.
 
Cuatro clases al día, sólo cuatro. Para que haya tiempo de masticar y digerir lo que se aprende. Para empezar a escapar de esta lógica absurda que hemos instaurado en un sistema educativo desquiciado, nocivo, tóxico para las mentes y los corazones. Para que nos demos cuenta de que, simplemente con un cambio tan sencillo como el que aquí se propugna, se podría empezar a salir de Matrix e iniciar - sin alharacas, sin gestos grandilocuentes, sin hacer ruido-, una verdadera revolución.  
 
Vivimos hoy bajo la tiranía del rendimiento, de lo cuantitativo, de una productividad que finalmente no es tal. Ciegos para las verdades del sentido común, nos hemos convertido en esclavos de unos esquemas apriorísticos que ya cada vez más raramente nos replanteamos. Suponiendo que los actuales institutos de bachillerato aún sean necesarios -que a lo mejor es mucho suponer-, ¿por qué demonios hay que llenar de horas lectivas todos los huecos del horario desde las 8'10 de la mañana hasta las 14'15? ¿Es que hemos perdido la capacidad de advertir que las cosas pueden hacerse de una manera distinta de esa -anquilosada, asfixiante- como hoy son?  
 
Cuatro clases al día, sólo cuatro. Entre otras cosas, a fin de que los profesores tengamos tiempo para hablar con los alumnos. Tal vez para que empecemos a estar con ellos de otra manera. Como siempre habríamos debido hacerlo.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 20 de diciembre de 2011

Totalmente de acuerdo

Hemos llenado de asignaturas los horarios lectivos y se ha superficializado mucho la enseñanza. Se carga a los chavales de deberes y de trabajos inútiles, de los que luego se olvidan rápidamente y no sirven para nada. Yo del bachillerato solamente recuerdo los chascarrillos de un profesor de literatura políticamente incorrecto, de las visitas al museo de El Prado con una encantadora profesora de Historia del Arte, de la conferencia sobre el problema del Golfo Pérsico que un excelente profesor de historia nos dio al día siguiente de que los USA invadieran Kuwait, o de los buenos ratos que pasé tratando de escribir una historia apócrifa del Lazarillo de Tormes ´´imitando´´ el lenguaje de la obra original (pobre de mí...).
Todos lo demás recuerdos de mi bachillerato están perdidos en una suerte de amnesia selectiva. Supongo que es por una buena razón.

# Publicado por: Tetsuko (Nipponia)
viernes, 02 de diciembre de 2011

El sistema educativo no es más que adoctrinamiento

El sistema educativo no es más que adoctrinamiento, desde el jardín de infancia hasta la universidad:
http://solidaridadpolitica.unizar.es/materiales/escuela-y-demofascismo_pedro-garcia-olivo-VIjornadas.mp3

# Publicado por: Beato de Liébana (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Los otros refugiados
2 MATHILDE FORESTIER
¡Identitarios de Europa, uníos!
3 "¿Seguirá siendo Europa la tierra de los europeos?"



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |