''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 26 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
De Expaña a España


JAVIER R. PORTELLA
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda

SERTORIO
De marimantecas y lloronas
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Los bancos nos esquilman a todos

Muerte a crédito

Alain de Benoist

13 de octubre de 2011
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALAIN DE BENOIST

Antes de que Ezra Pound condenara en sus poemas la usura de los bancos, los excesos del préstamo con interés ya habían sido condenados en Roma, como lo atestigua Catón, según el cual, si se considera que los ladrones de objetos sagrados merecen doble pena, los prestamistas la merecen cuádruple.

Aristóteles, en su condena de la crematística, aún es más radical. “El arte de adquirir la riqueza —escribe— es de dos especies: una es su forma mercantil, siendo la otra una derivación de la economía doméstica; esta última es necesaria y encomiable, mientras que la otra se basa en el vencimiento y da lugar a justificadas críticas, ya que no tiene nada de natural. […] En estas condiciones, lo que se aborrece con mayor razón es la práctica del préstamo con interés, ya que las ganancias que de él se obtienen proceden de la propia moneda y no de la finalidad con la que ésta se creó. La moneda se inventó, en efecto, con miras al intercambio, mientras que el interés multiplica la cantidad de la propia moneda. […] El interés es moneda nacida de moneda. Por consiguiente, esta forma de ganar dinero es, de todas, la más contraria a la naturaleza”.
 
El término “interés” designa los ingresos procedentes del dinero (foenus o usura en latín, tókos en griego). Se refiere a la forma en que el dinero “engendra retoños”. Desde la Alta Edad Media, la Iglesia hizo suya la distinción establecida por el derecho romano para el préstamo de bienes muebles: hay cosas que se consumen por el uso y cosas que no se consumen, las cuales se denominan commodata. Exigir pago por el commodatum es contrario al bien común, ya que el dinero es un bien que no se consume. El préstamo con interés será condenado por el Concilio de Nicea sobre la base de las Escrituras –aunque la Biblia nada, precisamente, dice en contra de él.
 
En el siglo XII, la Iglesia hizo suya la condena aristotélica de la crematística. Tomás de Aquino también condenó el préstamo con interés, aunque efectuó algunas reservas menores, alegando que “el tiempo sólo corresponde a Dios”. De forma aún más severa, el Islam ni siquiera distingue entre el interés y la usura.
 
La práctica del préstamo con interés, sin embargo, se fue desarrollando progresivamente en el marco del auge de la burguesía y la expansión de los valores mercantiles, a los que aquélla convirtió en instrumento de su poder. Ya a partir del siglo XV, los bancos, las compañías mercantiles y ulteriormente las fábricas podían retribuir, mediante derogación real, los fondos recibidos en préstamo. Con la aparición del protestantismo, y más concretamente del calvinismo, se produce un giro esencial. Juan  Calvino es el primer teólogo que acepta la práctica del préstamo con interés, el cual se propaga entonces mediante las redes bancarias. Con la Revolución francesa, el préstamo con  interés pasó a ser enteramente libre, al tiempo que surgía un gran número de nuevos bancos, los cuales disponían de fondos considerables procedentes sobre todo de la especulación sobre los bienes nacionales. Empezaba entonces el gran auge del capitalismo.
 
En un comienzo, la usura designaba simplemente el interés, independientemente de su tasa. Hoy se entiende por “usura” el interés por un importe abusivo atribuido a un préstamo. Pero la usura es también el procedimiento que permite encarcelar al prestatario de una deuda que no puede reembolsar, apoderándose de bienes que le pertenecen pero que ha aceptado dar como garantía. Es exactamente lo que sucede hoy a escala planetaria.
 
El crédito permite consumir el futuro desde el presente. Se basa en la utilización de una suma virtual que se actualiza atribuyéndole un precio: el interés. Su generalización ha hecho perder de vista el principio básico de que se deben limitar los gastos adecuándolos a los recursos disponibles, porque no se puede vivir perpetuamente por encima de los medios disponibles. La expansión del capitalismo financiero ha favorecido esta práctica: algunos días, los mercados intercambian el equivalente de diez veces el PIB mundial, lo cual demuestra la magnitud de la su desconexión con la economía real. Cuando el sistema crediticio pasa a ser una pieza central del dispositivo del capital, se entra en un círculo vicioso, pues si se paraliza el crédito, ello puede producir un hundimiento generalizado del sistema bancario. Enarbolando la amenaza de semejante caos, los bancos han conseguido hacerse  ayudar constantemente por los Estados.
 
La generalización del acceso al crédito, que implica la extensión del préstamo con interés, fue uno de los instrumentos decisivos para la expansión del capitalismo y la creación de la sociedad de consumo después de la guerra. Al endeudarse masivamente, los hogares europeos y norteamericano contribuyeron sin duda, entre 1948 y 1973, a la prosperidad de la época denominada de “los treinta años gloriosos”. Pero las cosas cambiaron cuando el crédito hipotecario se impuso sobre las demás formas crediticias. “El mecanismo de recurrir a una hipoteca como garantía real de los empréstitos representa mucho más —recuerda Jean-Luc Gréau— que una cómoda técnica de garantizar los préstamos, ya que altera el marco lógico para la atribución, evaluación y detención de los créditos concedidos. […] El riesgo comedido cede el lugar a una apuesta tomada sobre la facultad que se tendrá, en caso de incumplimiento por parte del deudor, para hacer ejecutar la hipoteca y confiscar el bien a fin de revenderlo en condiciones aceptables”. Es esta manipulación de hipotecas transformadas en activos financieros, junto con la multiplicación de los impagos por parte de prestatarios incapaces de reembolsar sus deudas, lo que condujo a la crisis del otoño de 2008. Y la operación se está repitiendo hoy, a expensas de los Estados soberanos, con la crisis de la deuda pública.
 
A lo que estamos asistiendo con toda claridad es, por consiguiente, a la vuelta al sistema de la usura. Lo que Keynes denominaba un “régimen de acreedores” corresponde a la definición moderna de la usura. Los métodos usureros estriban en la forma como los mercados financieros y los bancos pueden hacerse con los activos reales de los Estados endeudados, amparándose de sus activos en concepto de intereses por una deuda cuyo principal constituye una montaña de dinero virtual que nunca se podrá reembolsar. Accionistas y acreedores son los Shylock [el usurero de El mercader de Venecia, de Shakespeare. N.d.R.] de nuestro tiempo.
 
Pero sucede con la deuda como con el crecimiento material: ninguno de ambos puede prolongarse hasta el infinito. “Europa, entregada a las finanzas —escribe Frédéric Lordon— está a punto de perecer por las finanzas”. Es lo que yo mismo he escrito desde hace mucho tiempo: el sistema del dinero morirá por dinero.

© Éléments


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
domingo, 16 de octubre de 2011

Realismo periodístico

´´Los bancos son mas peligrosos que los ejércitos´´. No es de Lenin, ni Bakunin... Thomas Jefferson -3er presidente de U.S.A.
La pregunta de Felipe ¿Quien es el acreedor? es realmente buena...

# Publicado por: Fernán González (Santander)
viernes, 14 de octubre de 2011

Una duda

Si las personas, empresas, bancos y países tienen una deuda, mi pregunta es muy simple: ¿quién es el acreedor?

# Publicado por: Felipe (Barcelona)
jueves, 13 de octubre de 2011

Capitalismo fagocitario

Excelente articulo! Mis abuelos guardaban el dinero que ganaban trabajando las tierras con el sudor de su frente, bajo una loseta del suelo.Todo lo que tenian y han ganado se lo han trabajado honrrosamente.Nunca estuvieron hipotecados,entre otras cosas porque el valor de la vivienda no era tan salvaje como el de ahora. br Con menos medios que nosotros,consiguieron mas prosperidad y garantias de futuro,cosa,que por desgracia la juventud de hoy no podemos presumir.Solo le dejaremos a nuestras futuras generaciones deudas e hipotecas aun sin finalizar.El capitalismo es nuestra tumba.

# Publicado por: vicente (granada)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Alain de Benoist
La política, la moral y la moralina
Carl Schmitt, ese pensador tan actual
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
¿Democracia?
François Fillon, el candidato de la patronal
Trumpopulismo
La inmigración, ¿una fatalidad?
El socialismo contra la izquierda
Gnomos que ni siquiera están a la altura de sí mismos
¿Con o sin Dios?
La historia como despropósito
¡Sí a la Europa federal!
¿Antiamericanismo?
Cartago contra Roma
¿Cuándo comprenderá Francia que Rusia es su aliado natural?
El terrorismo
Un samurái de Occidente
El futuro del Front National
La esencia del conflicto (y III)
¿Todavía es posible la política?
La esencia del conflicto (II)
La esencia del conflicto (I)
El primer revolucionario-conservador
La política del populismo
Siete tesis sobre el Tercer Mundo
Las contradicciones de la Bioética posmoderna
Migrantes: las intervenciones «humanitarias» suelen en general agravar las cosas
"El sistema nos quiere disolver"
La ilusión liberal
La identidad frente a la modernidad
La riqueza del 1% es casi superior a la del 99%
La «ideología de género» va en contra del sexo
El doble juego de EE. UU. y Occidente
El pensamiento único "antifascista"
Atenas frente a Jerusalén
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios
Dinero, dinero...
La Era de las Redes
¿Y si desapareciera el dólar?
Dos Américas. La que amamos (y II)
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)
La Nueva Derecha Europea, 40 años después
¿El mensaje de la publicidad? "La felicidad reside en el consumo..."
Democracia representativa y democracia participativa
Michael Jackson
El crack: aún no es la gran ruptura del Sistema, pero…
Nicolas Sarkozy le regala Francia a la OTAN
Con la crisis ha muerto la dictadura de los mercados
CLAVES DEL GRAN CRACK CATACLAC
Georgia: vuelve la historia
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 La Cataluña española se afirma y resiste
2 SERTORIO
De marimantecas y lloronas
3 El charnego Puigdemont: abuela andaluza y abuelo franquista
4 ¡Suena el Himno Nacional —con su letra— en las calles de Barcelona!
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Juan y Medio



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |