''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 23 de abril de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?

JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)

JAVIER R. PORTELLA
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Qué está pasando realmente en Europa?

Antonio Martínez

16 de septiembre de 2011
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

En raptos esporádicos de sinceridad, los analistas de los periódicos europeos llegan a confesarlo: a pesar de todas nuestras estadísticas y de nuestro arsenal informático, a pesar de los enormes organismos privados y públicos dedicados a la interpretación de la actualidad económica, nadie sabe en realidad qué está pasando en Europa.

¿Crisis de la deuda, escisión entre Norte y Sur, entre países centrales y periféricos? Sí, sin duda. Pero las raíces del problema se esconden a una mucho mayor profundidad.
 
El verdadero problema de Europa es hoy -¿cómo podía ser de otro modo, incluso?- un problema espiritual. Los mercados -es decir, el dinero mundial circulante, la savia invisible de nuestra civilización- miran hacia Europa y se preguntan: “¿Podemos confiar en ella?” Y, en el fondo, ¿de qué depende que puedan o no puedan confiar? Pues, sencillamente -y nada más y nada menos-, del tipo de unidad interior que exista en el núcleo del proyecto europeo, en sus entrañas más íntimas. ¿Qué argamasa unitiva nos cohesiona, en torno a qué nos sentimos unidos? Es posible que estas consideraciones suenen excesivamente teóricas; y, sin embargo, son del todo decisivas. ¿No lo es siempre, en cualquier grupo humano, la clase de unidad que haya entre sus miembros, y si existe esa solidaridad invisible que permite decir, como hacían los mosqueteros de Dumas, aquello de “uno para todos y todos para uno”? ¿Quién diría que es indiferente -sobre todo en momentos de crisis- la clase de unión que haya en lo más íntimo de un matrimonio? O, también, de un equipo deportivo, o de una institución educativa -bien conozco la absoluta miseria a este respecto de los actuales institutos españoles, secretamente nihilistas hasta la médula-. ¿No fue esencial la unión entre los treinta y tres mineros chilenos atrapados en la mina San José?
 
Los mercados efectúan ajustados análisis de riesgo y rentabilidad, pero -compuestos de personas de carne y hueso, como usted y como yo- también sopesan los sutiles factores emocionales y morales: “¿Me puedo fiar de esta persona, puedo entregarle mi dinero?” En concreto: ¿me puedo, nos podemos fiar de Europa? Sí, pero sólo siempre que esté realmente unida... Ahora bien: ¿lo está? Los políticos europeos realizan altisonantes declaraciones y repiten que no hay marcha atrás, que Europa es una “unidad de destino”; pero sus palabras están huecas. Los billetes de euro -abstractos, sin rostro, sin alma, sin historia, sin símbolos, sin cultura- denuncian bien a las claras la inanidad de la Europa de Maastricht, de la Europa tecnocrática de Bruselas. Los keynesianos reclaman la emisión de eurobonos, como una especie de “hostia milagrosa”. Desde el otro lado del Atlántico, Paul Krugman, adalid principal del keynesianismo occidental de nuestros días, insta al Banco Central Europeo a comprar deuda pública, como vía de solución a la crisis. Los estatalistas todos mitifican al BCE, última esperanza mítica tras la pérdida de confianza en las finanzas de los Estados. Desde Alemania, Ulrich Beck, mandarín universitario de la socialdemocracia europea, reclama “más Europa” contra la crisis, execrando cualquier involución de espíritu nacionalista. Y, mientras tanto, los mercados siguen contemplando a Europa y preguntándose si pueden confiar en ella, como el experto en recursos humanos que sopesa la contratación de un candidato para un puesto de trabajo se pregunta: ¿puedo apostar por esta persona? ¿Es realmente de fiar?
 
Y, de nuevo, la cuestión clave: ¿qué hace que alguien -una persona individual o un ente colectivo- sea “de fiar”? La respuesta es a la vez fácil y difícil: simplemente, lo que haya en el fondo de su alma, el tipo de cohesión interior que la aglutine, que la unifique. Ya nos lo explicaba Platón en su doctrina del alma: las tres partes del alma -concupiscible, irascible, racional- sólo componen un alma global armónica cuando todas pivotan en torno a la misteriosa virtud de la justicia. Pero, ¿en torno a qué pivota hoy el alma de la Unión Europea? En El péndulo de Foucault, Umberto Eco especulaba sobre un mítico Punto Fijo -polo, centro del mundo- por referencia al cual ordenar y armonizar todo el resto del universo; y, agnóstico metafísico como es, descreía finalmente de su existencia. No sucedía así con los padres fundadores de Europa tras 1945: Robert Schuman, Konrad Adenauer y Alcide de Gasperi sabían muy bien que Europa necesitaba un alma, ya que el alma es principio de vida -nos lo enseñó Aristóteles- y sólo lo que está dotado de alma puede vivir. Aquellos políticos de auténtica talla, tan distintos de los actuales, no se engañaban acerca del drama de Europa, que es de orden espiritual: sencillamente, vivir realmente en torno a un alma común o vivir espectralmente, de manera ilusoria, en torno a una fantasmagoría anímica que, antes o después, nos conduciría al desastre, por mucho Banco Central Europeo que haya y por mucha deuda pública que compre. El verdadero problema de Europa ha de plantearse en estos términos. Cualesquiera otros resultan insuficientes para hacernos cargo de su esencia. 
 
Hace unos días, en las páginas de El País, Ulrich Beck reclamaba, ante el desafío de la crisis, no menos, sino “más Europa”: para que no se desarrolle -argumentaba- una lógica schmittiana del conflicto entre países intraeuropeos, la astucia hegeliana de la razón -la célebre List der Vernunft- nos empuja hoy -proseguía- a un “imperativo cosmopolita”, que para él significa eurobonos apoyados finalmente incluso por la renuentísima Alemania de Angela Merkel, ya que el único camino posible es ya el de una “unión solidaria”. Sin embargo, en el mismo artículo, el señor Beck incurría en una mentira, en una ocultación que, en realidad, está en la base de la actual crisis europea. Y lo hacía al decir: “A diferencia de lo que ocurría en anteriores Estados e imperios, que buscaban su origen en mitos y victorias heroicas, la Unión Europea nació de la agonía de la derrota y del horror del Holocausto”. Gran mentira, como digo. La Unión Europea no brotó propiamente de ese germen. En su núcleo fundacional secreto se escondía una semilla mucho más profunda. Latía un alma común vívidamente sentida por los Padres Fundadores de Europa y que se trasluce hoy en la bandera europea azul de las doce estrellas, sobre cuyo simbolismo espiritual, ya bien conocido, no es necesario insistir.  
 
Necesitamos, sí, “más Europa”. Pero no de la Europa cuantitativa en la que piensan Paul Krugman o Ulrich Beck, sino de la Europa cualitativa que podríamos llamar, si se nos permite (“Uno para todos, todos para uno”) la “Europa de los mosqueteros”.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 20 de septiembre de 2011

la que se nos viene,,,

En lo que creo que estamos muchos de acuerdo es que de esta crisis no vamos a salir indemnes,en el sentido de que se van a producir cambios muy profundos,no sólo en el plano económico,sino y pricipalmente en el plano social,de organización y representación e incluso en el ético,
Y tales cambios,por lo drásticos que van a ser,implicarán una cierta violencia.¿mucha,poca?.Esta es la incógnita,digamos,más angustiosa.Va a ser necesario mucho temple y prudencia no ya en los líderes,sino también en los ciudadanos de a pié.Y me estoy refiriendo.al menos,a todo Occidente.


# Publicado por: Ferredo (La Coruña)
lunes, 19 de septiembre de 2011

Que es lo que nos une...

Que grandes palabras, que retorica ,que elocuencia, para acabar haciendo brindis al sol, señores míos aquí como en las chinbanbas,lo que une a las personas que las habitan
es todo aquello que los une, proyectos en comun,principalmente los economicos,estando unidos que vamos a ganar.
pero en la realidad de nuestros días en Europa que es lo que está ocurriendo, sencillamente que estamos sufriendo la estafa mayor que se ha dado en la historia, por parte de unos pocos sin nombre (o lo ocultan todo lo que pueden)sin país, su país son las ganancias a costa de lo que sea, qué adulteran nuestra consciencia ,para luego comprar nuestra conciencia, la prueba de ello son nuestros políticos gobernantes, puestos de hoz y coz a su servicio. Que privatizan lo que es de todos, qué sería lo que nos une, pará que queremos estar unidos si no tenemos en común nada mas que el miedo a que esos otros, que nos son ajenos y nos van privando de lo que de natural es nuestro, utilizando para ello la vía europea. Es de lo más natural, qué el personal empiece a querer sacudirse ese lastre de encima


# Publicado por: Rafael Rodriguez Alonso (Toledo)
lunes, 19 de septiembre de 2011

De acuerdo

Con el señor Adolfo Gutiérrez Sosa ...

Roma....kaputt y ahora lo que es EUROPA , que trasciende el Continente Europeo ....kaputtt

Es lo que dice el señor Adolfo Gutiérrez Sosa . Sí señor .

Lo malo es que soy ABSOLUTAMENTE PESIMISTA , al respecto de esa ´´ revitalización ´´ .

Creo que nuestro ciclo de Civilización Superior ....finiquitó , como bién dice en 1945 , aunque tardara algunos años en manifestarse , en los años 60..... civil rights , mayo 68 , affirmative action , etc , etc

# Publicado por: ALEJANDRO RODRIGUEZ VALCARCEL (gRANOLLERS)
sábado, 17 de septiembre de 2011

No es la economía.

En 1945, allá por el 8 o 9 de mayo, Europa murió. Así de fácil. Así de sencillo. Lo que nuestras generaciones viven es simplemente el proceso de putrefacción de un cadáver. Europa nunca fue un mercado. Europa fue una idea. Europa surge como un mito griego, con el toro solar a su lado. Al morir el mito, murió el concepto. Un resurgir de Europa? Quizás una reconversión, hablando con términos económicos. Pero nunca con el mercado. ¿Cómo los fenicios van a recrear a Europa? No se si soy claro. Europa no es materia, es espíritu. Quizás debamos pensar en la Europa de las naciones, revitalizando los viejos principados, Borgoña, Bohemia, y también los hispánicos. Sería una forma de terminar con los Estados períféricos. y lograr una igualdad. Pero no es la economía la que reconstruirá a Europa. Es la sangre, es el mito, es el espíritu heroico. En este aspecto sería necesario matar al hommo económicus para que resurja el hommo heroicus. Aquél que no ve pérdidas o ganancias y tiene la vocación de sacrificio por su pueblo y su historia.

# Publicado por: Adolfo Gutiérrez Sosa (vagando por el mundo.)
viernes, 16 de septiembre de 2011

Europa

La ´´Europa de los mosqueteros´´,sí,claro,pero eso,actualmente,es una utopía.Eso hay que sentirlo,y los distintos pueblos europeos no lo sienten.
Para salir de la crisis hay que ir en esa dirección,pero en la actualidad sólo cabe la receta siguiente:Cesión de la soberanía nacional en materia económica fiscal,es decir un gobierno europeo que mande ¡firmes! y a obedecer y emisión de eurobonos.
No hay otra y a ello se llegará,si no queremos que la UE se valla al traste o al cara... .Por ahora lo que manda es la pela.

# Publicado por: Ferredo (La Coruña)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
José Vicente Pascual
1 JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
2 FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?
3 Los nuevos reaccionarios
4 ¿Rusia o América? Metapolítica de dos mundos aparte
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |