''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 26 de marzo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36

JAVIER R. PORTELLA
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario

JESÚS J. SEBASTIÁN
El laberinto de la identidad europea
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Por qué nos atrae tanto?

El mundo celta dentro de la Europa de las regiones

Antonio Martínez

21 de marzo de 2011
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

Lo celta se ha convertido en una marca bien reconocida dentro del universo cultural contemporáneo. Popularizado sobre todo a través de la llamada “música celta”, su mundo —las seis naciones celtas originales más otros territorios que se han ido incorporando al concepto— goza hoy de un indudable prestigio. Y seguramente es oportuno preguntarse por la razón profunda, por el porqué último de una fascinación que durante las últimas décadas no ha hecho sino crecer.

Bretaña, Cornualles, Escocia, Gales, Irlanda, la Isla de Man; también ahora, Galicia y Asturias, el Quebec canadiense, incluso zonas de León y Portugal. Existen grupos musicales de inspiración celta hasta en Suiza y los Países Bajos. El universo celta manifiesta un magnético poder de atracción. Pensamos en la danza celta, en el mundo del rugby y en el mítico Torneo de las Cinco Naciones, en la atmósfera de los pubs irlandeses, en las Highlands escocesas, en los acantilados de las agrestes costas atlánticas. Alegría y melancolía mezcladas en una combinación extraña y atrayente. Música de gaitas y de violín, cruces celtas, trískeles grabados sobre megalitos milenarios. Todo un mundo que vive de cara al mar y al infinito. Un mundo evocador y romántico que sintoniza con un aspecto muy significativo del alma de Occidente.
 
Sentirse celta equivale a identificarse con todo este complejo sentimental, de resonancias evidentemente nacionalistas y que nos remite a la “Europa de las regiones”. De hecho, el mundo celta constituye uno de los símbolos más claros en el actual auge del nacionalismo y el regionalismo. Se repudia el mundo de los Estados nacionales, producto de un racionalismo político moderno desprovisto de alma y cada vez más agotado. Frente a él, se levanta hoy el universo de las naciones intrahistóricas, de las regiones que, conscientes de su identidad y su pujanza, reclaman un papel más activo en la construcción de un futuro europeo cuyo rumbo aún se encuentra por determinar. Todo esto es desde hace tiempo bien conocido. Y, sin embargo, tengo la impresión de que no se entiende bien lo que significa este “universo de las regiones” del que el mundo celta constituye hoy el ejemplo más acabado.
 
En efecto. No se trata de rechazar la creciente integración mundial a nivel planetario, ni la existencia de los Estados-nación; tampoco de sacralizar a las pequeñas naciones, convertidas en objetos de fanático culto por unos nacionalismos ombliguistas, miopes y de vía estrecha. De lo que realmente se trata es de entender que el futuro del mundo deberá construirse mediante la imbricación y armonización de estos tres planos de lo real: el universal, donde aparecen las cuestiones metafísicas y religiosas, y que corresponde al sentimiento de una unidad planetaria; el estatal, que se encontraría en el plano de lo racional tal como este concepto ha sido entendido en la modernidad; y, finalmente, el de lo psíquico y simbólico, el mundo romántico de las leyendas, el folklore y la memoria de los hombres y de los pueblos. Esta división tripartita traduce con exactitud, por cierto, tres elementos clave de la casa junguiana: la buhardilla, la sala de estar y, finalmente, ese cálido mundo de silencio nutricio que representan la chimenea y la cocina.
 
El mundo celta pertenece a este último ámbito de sentimientos y experiencias. Quien se identifica con el alma celta efectúa, al hacerlo, una determinada elección: la opción por el pasado, por la cultura popular, por la fraternidad comunitaria entre los hombres. Cantar juntos, beber cerveza, encender la pipa, escuchar las historias que cuentan los abuelos, tallar con la navaja figurillas de madera. Existe, en efecto, todo un mundo psicológico y cultural hoy casi olvidado y que ha aportado a través de los siglos un alimento muy relevante al humus de nuestra alma histórica colectiva. Un mundo que no es sólo celta, pero del que lo celta constituye hoy el símbolo más reconocido y ejemplar.
 
Si entendemos bien las cosas, podemos afirmar que el mundo celta debe formar parte de nuestro futuro, como representación de ese tercer plano ontológico al que líneas atrás nos hemos referido. De hecho, muchos de nuestros problemas proceden de un desequilibrio, de una falta de armonía entre esos tres pilares que dan estabilidad al alma humana y, por ende, al mundo.
 
Sentirse celta: amar las gaitas, los violines y los tambores, amar el sonido rítmico de las olas, amar los paseos silenciosos junto al mar. Porque allí, entre las jarras de cerveza y las oquedades de las rocas, se esconde una parte decisiva de nuestra alma y de nuestro destino.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 30 de marzo de 2011

Los Celtos

Ustdes no saven nada sobre los Celtos ! Dios mio no ! Soy Francesa y vivia a Lorient en Francia a donde cada año hay defiles y espectaculos muy bello. es una réunion de todas las formas del celtismo. no es una secta. tengo las imagenes del ultimo espectaculo del Festival Interceltique de Lorient. Lo siento par mis errores
Martine Mathias
Consejo a todos de ir al sitio del Festival Interceltique de Lorient : FIL . Hasta luego

# Publicado por: Martina Mathias (Santo Domingo)
sábado, 26 de marzo de 2011

Mis raices.......

Mis abuelos eran bretones , naci cerca de Paris , me crié en Normandia , y résido en Cataluña desde hace 40 años. Cuando oigo música celta siempre se me pone la piel de gallina y cuando doy largos paseos por la playa en solitario con lluvia , viento me siento y me écho a llorar como si me quitase de encima toda la tristeza del mundo......Para mi ser celta es un sentimiento muy muy profundo......

# Publicado por: jocelyne (Girona)
miércoles, 23 de marzo de 2011

sentido

Es un poco extraño lo que sucede en mi pais, tenemos una alta incidencia de cultos animistas africanos , umbanda,kimbanda etc.
se supone que son cultos a los espiritus de los ancestros negros , en que ´´poseen´´ a los acolitos.
¿Ahora no se porque tanta gente rubia de ojos azules practica estos cultos?
¿no deberian estar en algun ritual pagano celtico adorando a sus propios ancestros?
¿sera por el mismo motivo que hay tantos mestizos militando en movimientos nazis?( ver morenazis en internet)

Le e preguntado a toda esta gente y no saben responder.
¿su vida tiene tan poco sentido?

# Publicado por: elio cesar (uruguay )
martes, 22 de marzo de 2011

Bueno , bueno...

Mejor no empezamos a disquisicionar entre los pueblos de la GRAN FAMILIA INDOEUROPEA . Todos , celtas y no celtas , somos descendientes de la raza a la que se adscribe indisolublemente la reflexión superior y el pensamiento más profundo .

La raza que ha dado lugar a las manifestaciones más sublimes del espíritu humano .....bien sean celtas , dorios , jonios , aqueos , latinos , anglos , sajones , frisios , jutos , ...indos , persas , medos....todos INDOEUROPEOS , TODOS BLANCOS...

# Publicado por: alejandro rodriguez valcarcel (granollers)
lunes, 21 de marzo de 2011

Tradición europea.

Pues sí, resulta sorprendente cómo en estos tiempos de acoso y derribo de tradiciones y moral europeas, algo como la música y tradiciones celtas se esté librando. br Así es que aprovechad mientras haya, porque algo con tanta personalidad y que claramente nos identifica como europeos, tiene desgraciadamente los días contados. br No quiero ser pájaro de mal agüero, pero a los hechos me remito.

# Publicado por: LUIS (MADRID)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36
2 Google, Facebook, tu portátil, tu televisor... te ven, te escuchan, te siguen
3 La crisis de la derecha política: modernidad y posmodernidad
4 El secreto de los populistas



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |