''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 25 de enero de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JOSÉ JAVIER ESPARZA
"Queremos repensar Europa, y refundarla en paz y libertad"

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Don Claudio Sánchez-Albornoz: República vs. Frente Popular
 
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Europa, capital París

Antonio Martínez

24 de febrero de 2011
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

Una de las gargolas de Notre-Dame
ANTONIO MARTÍNEZ

Digámoslo sin rodeos y ya desde el principio: mientras la Unión Europea no tenga capital, mientras mantenga su sede burocrática en Bruselas y su parlamento en Estrasburgo, Europa seguirá siendo una mera entelequia. Y, puestos a elegir una ciudad europea como capital, el que esto escribe propone proclamar como tal a París.

 En París se encuentra, en efecto, el alma histórica y cultural de Europa. Más que en Roma, Berlín o Londres -las otras tres opciones posibles-. En general, Francia constituye el gran país central de Europa. Alemania es demasiado germánica. Gran Bretaña, demasiado anglosajona. Italia, demasiado mediterránea y meridional. Francia, situada en el corazón de Europa occidental, con costas tanto en el Atlántico como en el Mediterráneo, resume ejemplarmente, además, los múltiples y azarosos avatares del alma europea. La Francia de Chartres y de Nôtre-Dame. La Francia también de Voltaire y de Comte. La de Sartre y la de León Bloy. La que, hija de Descartes, sigue siendo bisnieta de Clodoveo. La Francia eterna que no casualmente tiene en el gallo a su animal totémico. El gallo, ave solar, es un animal de Leo. Leo -el rey- es el signo astrológico de Francia. Francia, hoy de importancia decreciente en lo económico, sigue manteniendo una extraordinaria conciencia de sí misma en cuanto a su papel histórico, en cuanto a su posición simbólica dentro de Europa. Y, dentro de Francia, un París que, al menos en lo cultural -el Louvre, la Sorbona-, se sigue considerando a sí mismo centro del mundo.
 
Sin embargo, son muchas las cosas que tendrían que cambiar para que París pudiese convertirse realmente en la capital de Europa. Para empezar, tendríamos que aprender a no percibirlo primordialmente como una ciudad francesa. Eso, que para nosotros es tan difícil, era, en cambio, fácil para los medievales. Mucho más internacional y europea que la nuestra, la Europa medieval conoció una conciencia unitaria como Cristiandad que en el presente nos es completamente extraña. No existe a día de hoy ningún sentimiento patriótico europeo, ninguna conciencia europea de auténtica comunidad. Y no existe porque no nos encontramos unidos en torno a nada, alrededor de ninguna gran convicción común. Es por eso por lo que elegimos a Bruselas y Estrasburgo -lugares simbólicamente irrelevantes- como sede de nuestras instituciones. Porque no somos lo bastante valientes como para trasladarlas a París y dar, así, la gran campanada.
 
¿Se imagina el lector qué noticia tan sensacional? “Europa declara París como su capital oficial”. Admirado, intrigado, casi fascinado, todo el mundo miraría entonces hacia nosotros: los americanos, los rusos, los chinos, los hindúes, los brasileños. Porque, si los europeos fuesen capaces de transcender los límites del Estado-nación y elegir París como su nueva capital, es que habrían tenido que realizar una labor histórico-filosófico-espiritual del máximo alcance. Y, si hubiesen hecho esto, entonces es que habrían encontrado el santo grial del universo político de nuestro tiempo: volver a creer realmente en algo. Reencontrarse con la metafísica, con el espíritu, con el misterio de una historia milenaria. Y, entonces, a partir de allí, empezar a recomponer el caótico rompecabezas de nuestro mundo.
 
“Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”, cuentan que dijo Arquímedes en cierta ocasión. Nosotros podríamos parafrasearlo, pidiendo ahora, en vez de un punto para el juego de la palanca, una ciudad. Una ciudad simbólica que actuase como centro, como capital, como eje de todo un continente. Proponemos como candidata a París. O tal vez -es una segunda opción- el eje París-Viena. Para demostrar nuestro arrojo, nuestro impulso revolucionario. Porque, en efecto, declarar a París capital de Europa significaría una auténtica revolución.
 
“La imaginación al poder”, gritaban los hijos del 68. Pues bien: hagámosles caso y elijamos París como capital de Europa. Y, por supuesto,una vez hecho lo anterior, atrévamonos a jugar y sigamos siendo igual de revolucionarios -¡lo necesitamos tanto hoy!- en todo lo demás.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 28 de febrero de 2011

Nueva Pascasio

Yo no me opongo a que la capital de Europa sea París, siempre que le cambiemos el nombre y la bauticemos ´´Nueva Pascasio´´. (Sin duda conocen el episodio por el que se conoce este nombre en la historia del descubrimiento de América.) A mi me parece que simboliza muy bien la incomensurable estulticia que encierra la Europa moderna y el mundo democrático occidental en su conjunto.
¿Quién apoya la idea?.

# Publicado por: Miguel Pacheco (Toledo)
viernes, 25 de febrero de 2011

¡MARKETING GABACHO!

¡Qué bien han vendido siempre los gabachos su imágen!. Al contrario que osotros. La prueba, esta propuesta y los ditirambos sobre París y la cultura francesa... olvidando que la cultura OCCIDENTAL universal primero habló en latín, luego en español y en inglés. Punto. El cuento chino de la ´´francofonía´´ esconde tras las plumas de su ´´cocq hardí´´ (ave gallinácea, al fin y al cabo), la envidia verdosa a la hispanidad o a la generalización del inglés. París SOLO merece una misa. Pero no ser una discutidísma capital europea. ¿O es que nos estamos olvidando del ansia de ´´grandeur´´ y de dominación de Charlenagne, de Franois I, de Louis XIV, de Napoleone Buonaparte, y de De Gaulle?... Demasiadas cicatrices en la memoria del cuerpo europeo. Por eso, si una capital habría de ser, sería una que nunca hubiera sido soporte de tiranos ambiciosos dominación, de la que nunca hubieran salido ejércitos agresivos contra el resto de Europa. y que, además, tenga algo de universalidad, y una posición geográfica central en el mundo occidental, que INCLUYE a los tan desnotados EEUU (que han salvado por dos veces a Europa de sus peores tiranías, por cierto). Y por eso vuelvo a proponer la humilde y lu7minosa LISBOA, que además, es puerto de mar, cosa fundamental. De un nuevo ´´mare nostrum´´ que debe de ser nuestro océano Atlantico.

# Publicado por: equisequis (IRÚN)
jueves, 24 de febrero de 2011

Una propuesta innovadora

Realmente lo más sensato de ésta página me parece la opinión de Luis de Madrid. Frente a la propuesta de Paris, para mi demasiado francesa, así como para el autor Berlín es demasiado germánica; propongo algo más adaptado a la realidad que los hermanos de raza europeos sufren: esperen unos años y nombren a Estambul capital europea. No sólo recordará a Constantinopla, sino que estará de acuerdo con la triste realidad que viven.

# Publicado por: Adolfo Gutiérrez (Paraguay - en el exilio -)
jueves, 24 de febrero de 2011

¿Un ejercito europeo?

¿Y que creeis? br ¿Que un ejercito europeo estaría para salvaguardar la integridad y seguridad de los europeos, o para servir a los masónicos líderes de la unión europea?

# Publicado por: LUIS (MADRID)
jueves, 24 de febrero de 2011

Menos pensar en la capital y más pensar en la soberania.

Vamos a ver,que problema tenemos con que sea Bruselas,¿qué cambiaria en París?,el problema quiza sea otro,el número de paises
que forman la UE,cada vez peor a la hira de gobernar.El prblema que
yo veo es que todavia no tenemos un ejercito europeo,no esta OTAN
bajo la bota USA,que solo está vigente por deseo de los EEUU,a Euro
pa le falta como agua en Mayo un ejercito integrado por personal euro
peo,bajo mando europeo,que de respuesta a las contínuas agresiones
que nuestro continente sufre,tanto en las costas lejanas de somalia
como la invasión de extranjeros que pasandose por emigrantes o refu
giados políticos nos llegan cada dia,eso o ese es el problema,lo de
más es creerse el eje del mundo,menos capitales y burocrácia y más
fuerza militar,ya se sabe que sin fuerza militar no hay soberania que
valga,y a la vieja Europa le brilla por su ausencia.

# Publicado por: josepxicot (balcelona)
jueves, 24 de febrero de 2011

¡Voto por París!

Lo más sensato que he leído en meses, ¡enhorabuena!

# Publicado por: Emil A.Troeger (con orígenes alemanes) (Pekín - PR China)
jueves, 24 de febrero de 2011

Pues ahora mismo Paris....

¿Paris? ¿Donde lo que menos se ve son franceses?
Lamentablemente hoy día es una pocilga multirracial por culpa de los políticos de la democracia.
Paris ya ´´no brilla´´ como en otros tiempos no muy lejanos, lo mismo que le está pasando a todas las capitales europeas.
Haría falta una buena ´´limpieza´´ para tan siquiera pensar en Paris como capitals de Europa.
¿Por qué no nombramos a Rabat capital de Europa?
¿O a Jerusalen?

# Publicado por: LUIS (MADRID)
jueves, 24 de febrero de 2011

¡Voto por París!

Lo más sensato que he leído en meses, ¡enhorabuena!

# Publicado por: Emil A.Troeger (con orígenes alemanes) (Pekín - PR China)
jueves, 24 de febrero de 2011

¿CAPITAL EUROPEA?

¿París?... ¿Y por qué no ROMA?. ¿Hay alguna ciudad más UNIVERASALMENTE EUROPEA?...
¿Por que no Londres, o Madrid, cabezas de los mas universales idiomas y culturas?... ¿Por que no Lisboa, justo enn la mitad del mundo occidental, y sin conotaciones históricas, culturales y políticas negativas para nadie?
Yo voto por LISBOA.


# Publicado por: equisequis (IRÚN)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Flashman, metapolítica del antihéroe
2 El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
3 JOSÉ JAVIER ESPARZA
"Queremos repensar Europa, y refundarla en paz y libertad"
4 El triunfo de lo inmundo (o del «in-mundo»)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |