''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 24 de abril de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
¿Y ahora qué?

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?

JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
TRIBUNA LIBRE - TRIBUNA LIBRE

¿Sería mejor un mundo sin ovnis?

Antonio Martínez

25 de noviembre de 2010
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

Cuando les hablo a los alumnos del instituto sobre mi adolescencia, entre otras  cosas les cuento que por aquel entonces el que hoy es su de Filosofía era un apasionado de los ovnis. Devoraba los libros - profesor aún los conservo- que sobre el  tema publicaba la editorial Plaza y Janés en su colección “Realismo fantástico”. Los ovnis eran para mí el paradigma del enigma absoluto. Podíamos vivir en un mundo racionalista, dominado por el cientifismo, desprovisto de poesía, de aliento épico y de encanto; pero, al menos, mientras subsistiese el misterio ufológico, no todo estaría perdido.

Más o menos así pensaba yo por aquella época. Luego, claro, uno evoluciona y descubre otros muchos mundos misteriosos que nada tienen que ver con el fenómeno ovni. Uno puede descubrir, sobre todo -y así me sucedió a mí- el misterio supremo del mundo y de la Historia: la gran aventura del cristianismo, el hecho grandioso, propuesto al corazón de cada hombre -”¿Tú crees que esto es verdad, que ha podido suceder?”- de la encarnación del Hijo de Dios. La historia de la salvación, el inmenso arco temporal que va del principio de la Creación, con el fiat lux del Dios del Génesis, hasta el final de los tiempos que nos describe el Apocalipsis, con la lucha contra el Anticristo y la llegada de la Jerusalén Celeste. Al lado de este misterio, el de los ovnis se convierte en una fruslería, en una insignificante bagatela.
 
Los años pasan, uno lee libros, tiene experiencias, la vida le va aportando enseñanzas inesperadas. Uno hace tiempo que ha abandonado tal vez los enigmas que lo sedujeron en su adolescencia, ahora considerados como entretenimientos para mentes inmaduras.  Y, sin embargo, personalmente a mí los ovnis me siguen interesando. No del mismo modo que cuando tenía quince años, claro: ahora los veo más bien insertados en esta segunda historia, insuperablemente asombrosa, a la que me he referido. ¿Es posible, entonces -se preguntará el lector- relacionar los ovnis con el misterio del cristianismo y de la historia como espacio de salvación, entre el principio de los tiempos y el apocalipsis de su final? Así lo hacen, por ejemplo, muchos grupos protestantes norteamericanos, que interpretan los ovnis como entidades en último término relacionadas con el mundo demoníaco, y que estarían destinadas a jugar un papel clave en una gigantesca operación de distracción, para alejar a los hombres de Cristo y hacerlos caer en las redes de las ciencias ocultas. Otros, en cambio, intuyen la posibilidad de que entre los ovnis haya también presencias angélicas, enviadas por Dios a los hombres. Yo, por mi parte, tengo una visión distinta de las cosas.
Desde luego, es una pura hipótesis, una mera interpretación personal mía; pero el caso es que creo que el fenómeno ovni de algún modo debe encontrarse insertado en los planes de Dios y estar permitido -no sé si decir “querido”- por Él con vistas a cierto propósito. Porque me pregunto: ¿sería metafísicamente mejor un mundo donde no existieran los ovnis?  ¿Cumplen los ovnis alguna función psicológica, o incluso “espiritual”, respecto a nosotros? Y creo que sí, que en efecto lo hacen: independientemente de la clásica teoría que los concibe como naves tripuladas por seres extraterrestres, el caso es que la aparición típica del ovni como objeto no identificado que surca nuestros cielos y es detectado por los radares puede incluirse en una muy concreta categoría cultural.
En efecto, el ovni constituye -en tiempos de una secularización masiva-,una manifestación de lo sagrado, una hierofanía. Con el ovni nos situamos ante lo que Rudolf Otto llamó en su día lo ganz andere, lo totalmente distinto, lo que no pertenece de ningún modo al ámbito habitual de los objetos mundanos. Los hombres del Antiguo Testamento reconocían la presencia de Yahvé o de sus ángeles: por ejemplo, Jacob ante la célebre escalera que vio en el lugar que luego se llamaría Betel, y que muchos siglos después el visionario William Blake representaría como una espiral de luz por la que ascendían y descendían los ángeles de Dios. Nosotros, que estamos exiliados de esa atmósfera espiritual en la que los hombres aún eran sensibles a la presencia de lo sagrado, recuperamos de alguna manera ese sentimiento, ese estremecimiento ante el mysterium tremendum et fascinans, cuando nos situamos ante la imagen -real o cinematográfica- del ovni. Evolucionando sobre el cielo, acercándose a la tierra y proyectando sobre ella un potente haz de luz, apareciendo sobre el mar y desapareciendo de nuevo como tragado por él, el ovni se convierte en un signo, en una ventana a “otro mundo”. Un otro mundo en el que los hombres siempre han necesitado creer. Entre otras cosas, porque, sin él, el nuestro se convierte en una cárcel, incluso en un infierno.
Este es el sentido en el que a mí personalmente los ovnis me interesan: como signos de frontera, como realidades intermedias entre dos mundos. Igual que pueden serlo el cielo estrellado, la Estrella Polar, el árbol centenario que contemplo dando un paseo por el campo, la primera luz de la mañana del sol que despunta sobre el horizonte. Signos todos ellos de una dimensión transcendente. Ventanas a otro mundo. Como las luces en el cielo -esos ovnis siempre esquivos, huidizos, elusivos- que siempre han intrigado tanto a los hombres.
 
¿Quíén sabe? ¿No podrían ser los ovnis una manifestación de la misericordia divina? En un tiempo en que los hombres han dejado de mirar al cielo, de sentirlo como el lugar de las revelaciones metafísicas primordiales, ¿no pueden constituir los ovnis una especie de ayuda para que volvamos a mirar hacia arriba, por encima del pedestre nivel de una civilización que vive mirando hacia abajo, a ras de tierra? Aunque, por supuesto, habría que abordar el problema de los “encuentros en la tercera fase”, de los aterrizajes, de los supuestamente abducidos. No lo hago en las presentes reflexiones:quede claro que, en en el presente artículo, me estoy refiriendo exclusivamente a la fenomenlogía clásica del avistamiento de un ovni que aparece de repente en nuestros cielos.
 
Podríamos vivir, por supuesto, en un mundo sin ovnis, en un mundo en el que nunca se hubiera hablado de la existencia de tales objetos volantes no identificados. De hecho, ya los hombres de otras épocas vivieron en ese mundo, en la medida en que ellos, que también veían ovnis, no los interpretaban como nosotros, sino que los insertaban en una visión mágica, simbólica y religiosa del mundo: eran entonces un elemento más de ese mundo, y no especialmente significativo. Entre nosotros, el status particularísimo del ovni en el imaginario de nuestra época se debe justamente a que vivimos dentro de una cultura vacía de todos esos signos mágico-simbólicos que tanto abundaron en siglos pretéritos.
 
¿Cumplen, entonces, hoy en día los ovnis cierta función necesaria para nosotros? ¿Son queridos por Dios de algún modo? ¿Están destinados a desempeñar cierto papel para que recuperemos, aunque sea por esta extraña vía, la conexión perdida con las realidades hierofánicas, con las hierofanías celestes que tan esenciales han sido siempre en la historia de la humanidad? Sólo es una hipótesis, por supuesto. Y la someto, como no puede ser de otro modo, al juicio del lector.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 29 de noviembre de 2010

Estupendo artículo

Me ha llamado mucho la atención tu artículo Antonio, y te doy la enhorabuena por plantear un tema tan ´´original´´, sobre todo por los tiempos que corren.
Confieso que me he planteado también las hipótesis que expones y bajo las mismas premisas. Al menos sé que no soy un bicho demasiado raro, que se plantea temas descabellados.
También comparto las opiniones de los dos comentarios de Luis y Jose María. Enhorabuena.

# Publicado por: Jose Luis (Madrid)
lunes, 29 de noviembre de 2010

Hermanos en la Historia...

Cuando empecé a leer el artículo de Antonio, lo empecé a leer porque a los 19 años yo vi dos OVNIs desde la ventana de mi casa, en una madrugada en la que no podía dormir. Siempre he creído, desde entonces, que existen ´´artefactos desconocidos´´ (de más allá de la Vía Láctea? no lo sé).
Pero cuando empecé a sonreír de verdad fue cuando mencionó al Hijo de Dios, propuesto a nuestras vidas. Porque a los 21 años yo también ´´ví´´ a Jesucristo y le ´´conocí´´, no con los mismos ojos que vieron a los OVNIs, si no con los del corazón o del alma. Y desde entonces me impactó más Jesucristo que los OVNIs.
Sigo creyendo en Jesús, el Hijo de Dios, más que ayer aún si cabe, pero aún no sé que pensar acerca del fenómeno OVNI. He pensado en distintas ocasiones las diversas hipótesis que plantea Antonio en su artículo, incluso la que él mismo plantea. Pero ninguna me convence. Para mi sigue siendo un misterio, el cual a veces es positivo, cercano a la Voluntad bondadosa de Dios y a veces también negativo, tal y como lo señalan los modernos evangélicos americanos, como piezas de tentación diabólicas. En cualquier cosa, me siento hermano de Antonio Martínez: comprobar que hay hombres que como yo, piensan y sienten de semejante manera, con la misma experiencia, me acompaña...Gracias


# Publicado por: José María (Teruel)
jueves, 25 de noviembre de 2010

Un saludo al ´´Mas Allá´´.

Aprovecho para hacer un recordatorio, dado el tema de este artículo, al Sr Fernando Jimenez del Oso, gran investigador del tema durante muchos años. Nos dejó el 27 de marzo de 2005 (quizá se marchó en un platillo volante, ´´es una broma´´) y me parece la persona en este país más seria que se dedicó a investigar esos temas que, en su día, eran considerados de ´´chalaos´´.
Hoy día hay mucho oportunista, y no lo digo por Iker Jimenez, que me parece muy serio. Hoy día cualquiera se presenta como ´´experto en el tema´´.
El Sr Jimenez del Oso sí nos hizo creer a muchos en los ovnis, y yo todavía aún creo.......

# Publicado por: LUIS (MADRID)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
José Vicente Pascual
1 FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?
2 Los nuevos reaccionarios
3 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias
4 ¿Rusia o América? Metapolítica de dos mundos aparte
5 Todo se juega hoy (y 15 días después)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |