''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 26 de mayo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JESÚS LAÍNZ
El mito de la España de las Tres Culturas


JOSÉ VICENTE PASCUAL
La hegemonía cultural de los progres en España

JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota

SERTORIO
El khmer rosa
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Pío Baroja, una antropología del dolor

Jesús J. Sebastián

10 de noviembre de 2010
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS J. SEBASTIÁN

Si hubo algo parecido en España a la “Konservative Revolution” alemana, ese movimiento ideológico “imaginario” –no inventado, sino por el valor otorgado a las imágenes– debió surgir necesariamente a partir de la crisis generacional de 1898.  Pensemos que 1900 es el año de la muerte de Nietzsche, la cual se toma como punto de partida en la recepción de su pensamiento por una corriente filosófica espiritualista y culturalista que transversaliza toda Europa.

No hay que esperar, pues, a 1918 como hace Armin Mohler, ni tampoco a la implementación nietzscheana de Heidegger. Volviendo a España, Pío Baroja es, quizás, quien más se aproxima, junto a Unamuno, Ortega y Maeztu, a lo que representa la Revolución conservadora alemana.
 
Baroja, pese a sus estudios de medicina, no era un científico, pero encontró en la ciencia los grandes trazos sobre la historia de la humanidad, paradigmas para algunos, mitos para otros. Del conde de Buffon y de sus apreciaciones patológicas sobre el decaimiento de los animales en cautividad, asumió las teorías de la escuela francesa de los “degeneracionistas”, con Morel a la cabeza. Era un pensamiento romano-germánico y aristocrático –opuesto, en consecuencia, a lo católico y a lo democrático–, que no parte del origen paradisíaco del pecado, el trabajo y la muerte, sino de la lucha darwiniana por la vida que impone las duras leyes de la selección y de la evolución al hombre europeo civilizado.
 
Baroja rescata el mito de Hércules, ejemplo del tránsito de héroe a dios, liberando el fuego de la sabiduría de Prometeo: el escritor vasco era un buen conocedor, a través de su amigo Paul Schmitz, de la obra de Nietzsche. El superhombre era la reencarnación del mito griego. Y también leyó a Kant y Schopenhauer, de los que heredó su pesimismo.
 
Pero Baroja también era un lector aficionado de Spencer, y como él pensaba que las leyes biológicas y sociológicas predeterminaban la marcha de la historia de la humanidad. No desconocía tampoco al conde de Gobineau. Sus descripciones de los grupos humanos en su trilogía “la lucha por la vida” no dejan lugar a dudas: iberos y semitas, celtas y bereberes, gorilas y chimpancés, dolicocéfalos y braquicéfalos, son los calificativos utilizados para designar, por un lado, a los hombres superados, por otro, a los condenados.
 
De Baroja se ha dicho casi de todo. Que era un escritor desordenado, abandonado de estética y de estructura, aunque su sencilla técnica sólo pretendía reflejar estrictamente la realidad de su poderosa imaginación. También ha recibido calificativos peyorativos como “escritor maldito” por su forma de pensar “políticamente incorrecta”. Pero nadie puede negar su estilo directo y personal, una suerte de atracción que arrastra al lector entre la amenidad y la curiosidad, entre la acción y el pensamiento, consecuencia lógica de la plasmación por escrito de una rabiosa sinceridad y de un radical escepticismo. En definitiva, un escritor de ritmo rápido y libre, lleno de vitalidad y afecto a la lengua popular y coloquial, más que al cuidadoso estilo literario. Su autorretrato como escritor era de esta guisa: “Si fuera un artista, un escritor hábil, elegiría unos episodios, suprimiría otros, inventaría algunos; pero no lo soy, y no pienso escribir más que mis recuerdos, por un vulgar orden cronológico”.
 
No es de extrañar que, pese a su originalidad, Baroja recibiera la influencia de hombres de la talla de Dickens, Poe, Balzac, Stendhal, Dostoievski y Turgenev. Posiblemente, Baroja no fuera un estilista primoroso, pero lograba dotar de una intensa vida a sus personajes, sin camuflarlos ni pulirlos, y lo mismo sucede con sus ideas, impregnadas de una inteligente ironía que ha sido considerada como una “moderna renovación del espíritu picaresco”. Pese a ese cítrico “humor” de sus narraciones, toda su obra está presidida por “el dolor” (tema al que, precisamente, dedicó su tesis doctoral). El dolor, personal o social, será el tema de muchas de las novelas barojianas y su preocupación ante el dolor –una imagen muy española– será seguramente la clave de la gloria de su personalidad: sus personajes son seres sufrientes, enfermos, hambrientos, explotados, agonizantes, marginales, estigmatizados en suma.
 
A Pío Baroja se le enmarcó dentro de la gran “Generación del 98”, pero él siempre rechazó esta gratuita etiqueta, pues sus diferencias de estilo, género, temática y, sobre todo, de “ideología”, le separaban de forma abismal de Ganivet, Valle Inclán, Benavente, Azorín, aunque quizás no tanto de Unamuno. Ahora bien, sí compartía con ellos la honda preocupación por la situación de España y por su incorporación a las corrientes culturales, filosóficas y literarias de Europa: esa preocupación española por el complejo mundo transpirenaico que fue un pensamiento transversal europeo en las “generaciones de combate” de la primera mitad del siglo XX.
 
Como pensador político, Baroja alzó la bandera del individualismo contra cualquier ideología de espíritu colectivista y comunitario. En este sentido, se aleja, es cierto, del espíritu de la Revolución conservadora alemana, con el cual comulga, sin embargo, por las consecuencias que extrajo al criticar un parlamentarismo impersonal y abstracto en el que cientos de miles de ciudadanos están representados por un reducido grupo de profesionales, líderes pasajeros de la oratoria y canalizadores de la violencia de la mayoría o de la masa.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 16 de noviembre de 2010

Revalorar a Pio Baroja

J. J. Sebastián; excelente su artículo sobre uno de los grandes de la literatura internacional de habla española.-
El artículo reune una cualidad, calidad y cantidad (brevedad), que denotan una escritura que realza a Pio Baroja.-
Por los comentarios se nota la necesidad de rescatar del semi-olvido
de los valores que defendió Baroja; basados en las leyes biológicas y sociológicas.-

# Publicado por: Enrique Martínez-Avellaneda (Montevideo (Uruguay))
viernes, 12 de noviembre de 2010

Sensacional

Nuevamente, Jesús J. Sebastián, gracias por otro de sus excelentes artículos. Al complicado Baroja, hombre y novelista, con su amable y sutil semblanza en los planos personal, generacional, atravesados por las circunstancias de sus lecturas y admiraciones intelectuales, nos lo deja más cerca en el corazón y la inteligencia. Gracias por todo ello y su clara calidad expresiva.
´´Shantiandía´´

# Publicado por: Pedro María Górriz (Berango, Vizcaya)
jueves, 11 de noviembre de 2010

De la Generación del 98

Pío Baroja por su inconformismo con la realidad circundante en su época, aunque no le guste, me parece que pertenece a la Generación del 98. Precisamente, las características de sus personajes, son las que muestran una gran necesidad del cambio que buscaba la Generación del 98.

# Publicado por: Luis Antúnez (Perú)
miércoles, 10 de noviembre de 2010

YA ERA HORA...

A ver si, por fin, se ´´redescubre´´ a Baroja. Menos Cela, menos Gala, menos Zafon, menos O´Bryan, menos Grisham, menos... ¡incluso menos Pérez Reverte!... O sea: menos escritores de moda, ante todo comerciales, incluso banales, por mucho que se disfracen de profundos o trascendentes... Baroja les aplasta a todos con su apabullante facilidad para meternos en las historias, en los personajes y, sobre todo, para cantarnos las cuarenta, porque la España que reflñeja es, desgraciadamente, mas actual que nunca. Los personajes políticos abyectos que pululan y medran sin puiedad por sus páginas, son los de hoy, los de ahora mismo. Las ideologías, lo mismo. Lean a Pío Baroja.

# Publicado por: equisequis (IRÚN)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús J. Sebastián
La agenda oculta de la globalización
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
El laberinto de la identidad europea
El enigma Georges Sorel
El «pensamiento ambidiestro»
Hacia el Imperio interior
La revolución biotecnológica
Arqueología del fascismo
El enemigo americano
El Mito Indoeuropeo
El reverso del comunitarismo
¿Ciudadanos o átomos?
Contra el mundialismo neoliberal
¿Un antirracismo diferencialista?
¿Qué Nación?
¿Demos contra Aristos?
Homo agonalis
El sexo de los ángeles
Elogio de la disidencia
¿Para cuándo una economía alternativa?
El dilema igualitarismo / anti-igualitarismo
El TTIP: amenaza neoliberal
La soberanía digital
El fin de la soberanía
Verstrynge: o la misteriosa deriva de un náufrago político
Contra Occidente
Ortega y la catástrofe regeneradora del 14
Un relato sobre la «Nouvelle Droite» y el «Front National»
¿Una Europa alemana?
Ramiro de Maeztu
Alain de Benoist en español
España, ¿federación o autodeterminación?
Carl Schmitt, ¿otra corriente de la Revolución Conservadora?
La fascinante experiencia de la Revolución Conservadora alemana (1919-1932)
La crisis de la modernidad en España
El principio aristocrático en Ortega y Gasset
El eterno retorno al mito nacional europeo
Mishima o la redención por la muerte
El Manifiesto de Unamuno contra las dos Españas
Ortega: Europa y la Revolución Conservadora alemana
Los gitanos, ¿un problema hindu-europeo?
El inasible concepto de raza (y II)
El inasible concepto de raza (I)
Darwin: evolucionismo o creacionismo
Conservadurismo revolucionario
frente a neoconservadurismo
El orden de las castas
La Nueva Derecha: en la senda de la Revolución conservadora alemana
El mito nórdico
Patrón oro o patrón riqueza
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 El chollo de ser inmigrante en España
2 SERTORIO
El khmer rosa
3 JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota
4 JESÚS LAÍNZ
El mito de la España de las Tres Culturas
5 JOSÉ VICENTE PASCUAL
La hegemonía cultural de los progres en España



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |