''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 26 de mayo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JESÚS LAÍNZ
El mito de la España de las Tres Culturas


JOSÉ VICENTE PASCUAL
La hegemonía cultural de los progres en España

JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota

SERTORIO
El khmer rosa
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Todos somos godos

El mito nórdico

Jesús J. Sebastián

5 de julio de 2010
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS J. SEBASTIÁN

Desde la más remota antigüedad, el origen nórdico ha fascinado a la mayoría de los pueblos de estirpe indoeuropea, que han señalado o usurpado el Norte como patria ancestral en su imaginario étnico colectivo. De hecho, la etnografía clásica señalaba la Isla de Scandia, por referencia a un lugar indeterminado entre Escandinavia y el mar Báltico, como “fábrica de naciones y matriz engendradora de pueblos”. Ciertamente, en las estructuras religiosas de los indogermanos ocupa un lugar común la referencia a una tierra mitológica situada en el norte, en la que sus dioses y héroes se forjan en una dura lucha contra la noche y el hielo eternos, utilizando poderes de la naturaleza como el sol, el trueno o el fuego: el “mito ario” nace, precisamente, de la fenomenología y simbología solares como patrimonio de la raza blanca nórdica frente a los demonios de la noche y las tinieblas de las razas oscuras.  

Y los germanos –godos, francos, burgundios, lombardos, alamanes, anglos, sajones, escandinavos, etc- no fueron una excepción. Precisamente, este orgullo genético del origen nórdico constituyó la base fundamental para la formación de unidades etnopolíticas en torno a las élites germánicas que tomaron el relevo civilizador de Roma, imbricándose por todos los rincones del Viejo Continente y provocando el nacimiento del estamento real y nobiliario que regiría los destinos de Europa durante la Edad Media como una auténtica “aristocracia de sangre”. Esto es así, al menos, para los teóricos “nordicistas” como el conde de Gobineau, Vacher de Lapouge, Ludwig Woltmann, H.S. Chamberlain, Gustav Kossinna y Hans F.K. Günther. Para ellos, Europa era el fruto de la fecundación de los pueblos mediterráneos por los pueblos de filiación indoeuropea y origen nórdico (arios, celtas, eslavos y, sobre todo, germanos). Pero, ¿dónde estaban los nórdicos originales cuando florecieron Grecia, Roma, la Francia carolingia, la España imperial? El propio Hitler pudo decir que cuando los griegos ya habían construido la Acrópolis, en el sur de la marca danesa se dedicaban al cuidado de las vacas. De nada sirve el martillo sin un buen yunque para forjar la espada.
 
¿Y por qué son tan distintos los europeos nórdicos? La despigmentación de estas poblaciones responde a la necesidad de sintetizar los escasos rayos solares ultravioletas de su entorno para transformarlos en vitamina Dy calcio, cuya ausencia puede provocar fenómenos de raquitismo. En la Europa central y occidental de la época glacial y, posteriormente, en la Europa nórdica post-glacial, pobre en luz solar y rica en frío y humedad, se dieron las condiciones climáticas a las que se adapta la piel blanco-rosada y los ojos con el iris de tonalidades azuladas, por su mayor receptividad frente a las radiaciones solares y, también, por su mayor capacidad para producir la enzima llamada lactasa que posibilita la ingestión de grandes cantidades de leche fresca, alimento básico en los territorios nórdicos. De esta forma, el mayor índice de supervivencia de descendientes de pigmentación clara (pobre en menalnina), más resistentes que los de pigmentación morena en ambientes de poca radiación solar y déficit alimenticio, dio como resultado una mayor proporción de individuos con el fenotipo claro. En definitiva, un sencillo proceso de adaptación al medio ambiente y de selección genética natural. Nada de pueblo elegido por Dios y predestinado para salvar a la Humanidad.
 
Precisamente, esa raza nórdica, que Hitler quiso hacer conquistadora del mundo y esclavizadora de las razas oscuras, se encuentra en franco peligro de extinción. En Europa, por la invasión y colonización de prolíficos inmigrantes de los otros continentes. En Sudáfrica y Australia, por la presión indígena o la inmigración asiática. En Norteamérica, por la emancipación y el crecimiento autóctono de unas minorías que pronto serán mayoritarias. Y sin embargo, el “nuevo nazismo” que dice actuar en defensa de una “raza blanca” de contornos desdibujados, pues en la misma se alinean “neonazis” de muy diversa procedencia –sorprendentemente, eslavos y mediterráneos, pero también curiosamente, de origen sudamericano–, continúa utilizando, sin embargo, a hombres y mujeres de perfiles nórdicos en todas las imágenes estandarizadas de sus clandestinas campañas propagandísticas. Para estos “neonazis” de nuevo cuño, la llamada “raza blanca” adquiere una nueva dimensión mundial, definiéndose por contraposición a las poblaciones “no-blancas” –asiáticas, africanas, amerindias y australoides–, proponiendo, en última instancia, el retorno a una “raza nórdica original y primigenia” como un ideal estético a realizar en el futuro, extremos ideológicos que no parecen compartir, sin embargo, sus radicales y celosos correligionarios del norte de Europa y de América, los cuales continúan despreciando y agrediendo a todo aquel cuyos rasgos físicos sean siquiera un tono más oscuro que los habituales entre las comunidades germánicas de todo el mundo.
 
Y sin embargo, el mito nórdico, aunque sea como ideal estético de belleza, sigue imponiéndose en numerosos ámbitos de la vida de nuestra humanidad, como sucede, por ejemplo, en el mundo de la publicidad, la moda o el cine, en el que el clásico patrón nórdico –especialmente el femenino–, de piel extremadamente blanca o sonrosada, cabello rubio y ojos azules, sigue imponiéndose a otras consideraciones materiales, espirituales o artísticas, incluso en países donde el elemento nórdico es nulo, muy escaso o prácticamente inexistente, igual que los millones de muñecos/as que se encuentran en todos los hogares y rincones del planeta, reproduciendo lo que parece ser el modelo humano triunfante e imperante que debe ser imitado y clonado. Seguramente, el éxito del “modelo nórdico” no dependa tanto exclusivamente de ideales raciales, como de factores culturales y psicológicos asociados a la idea del poder del “hombre blanco” y a la imposición en todo el orbe de la poderosa –y forzosa- civilización occidental.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 07 de julio de 2010

Para idiotez, los tabues culturales posmodernos

@equisequis: para idioteces, los tabúes culturales modernos que nos atenazan y nos llevan incluso a la censura del idioma. Me ha hecho gracia tu comentario y no he podido reprimirme de contestarlo porque es -y perdona que sea tan directo- la tipica estupidez que hubiera dicho yo mismo hace diez o quince años, practicamente sin cambiar una coma. Ahora, después de mas de diez años de lecturas especializadas, no puedo evitar la risa. Esto es de traca: ´´pues las razas hoy día no existen, sólo adaptaciones o rasgos comunes debidos a la semi-endogamia´´. No se si te has dado cuenta, pero esas ´´adaptaciones o rasgos comunes debidos a la semi-endogamia´´ son exactamente la definición de raza. Adaptaciones al entorno (y muy importantes) cuya frecuencia depende de eso que llamas ´´endogamia parcial´´. Es que eso es, precisamente, una raza: una familia extensa. No me digas que no es para reírse el terror a la palabra ´´raza´´ que existe desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Es cómico. Una lectura solo para empezar, para iniciarse:

w_w_w.amazon.com/Race-Reality-Differences-Vincent-Sarich/dp/0813343224/

# Publicado por: camoes (Las Españas)
miércoles, 07 de julio de 2010

Patriotas

Los ´´neo nazis´´ se han vuelto un chiste, los nazis sudacas morochos odian a los indios . a los nazis sudacas de pelo negro en España los matan a palos sus correligionarios un poco mas blancos.
y si todos esos viajan a USA los nazis de alli los matan a todos juntos.

Soy descendiente de austriacos ,mis abuelos eran de Linz y mi abuelo y cualquier buen patriota austriaco odiaba a hitler por ser traidor a la patria y ladron de nuestra cultura .A los germanicos, los nazis nos robaron nuestra cultura,el mito nordico convertido en sinonimo del peor racismo,en wagnerianismo de ridiculo, Thomas Mann llamaba a los nazis ´´romanticismo aleman degenerado´´ .
Los mas grandes patriotas alemanes tuvieron que huir ,Thomas Mann ,Erich Maria Remarke, Marlene Dietrich, Y en Austria Sigmund Freud.
Nos robaron nuestra cultura como franco les robo la suya con ´´la hispanidad´´,y la convirtieron en un epiteto.
Los europeos orgullosamente libres maldeciremos por siempre la memoria de hitler.Europa nunca volvera a inclinar la rodilla ante ningun tirano .

# Publicado por: Elio cesar (Uruguay)
miércoles, 07 de julio de 2010

disiento con este articulista 1

Saludos amigos mal articulo, primero que nada ya hay lios suficientes estudios genéticos para saber como eran los griegos, el problema es que como no os gusta saber que los griegos no eran nordicos sino mediterraneos, ignoras los estudios y los ignoras porque no quieres aceptar la verdad: http://dienekes.50webs.com/arp/ br los godos fueron bastante escasos además en España. br En sumadas cuentas: el mito nordico puede ser estetico, pero de ahi no pasa, salvo como un fantasma oscurantista e injusto, porque la verdad es que los nordicos no han creado una sola de todas las grandes culturas y si en cambio han destruido a muchas. el niordicismo es la cosa mas odiosa e irracional que se pueda imaginarse, creer que el pigmento es la tabla de medidas para apreciarlo todo es lo mas grave. br

# Publicado por: Laredo (Madrid)
martes, 06 de julio de 2010

Color de ojos y racismo

A ´´estela maria errico´´: leé la Ilíada y vas a ver los colores de los ojos.
A ´´equisequis´´: ciertamente el racismo es repugnante, pero mas lo es el uso político que de ello hacen algunos y aún peor los nuevos racismos que florecen por doquier, particularmente en América del Sur.

# Publicado por: Fernando Fernández Garganta (La Plata - Argentina)
lunes, 05 de julio de 2010

aqueos y dorios

La antigedad clásica en Grecia es algo todavía muy confuso en muchos aspectos, aunque se hayan exhaustivamente estudiado y conocido otros. No se sabe mucho sobre el fenotipo de los aqueos, pero es bastante probable que los dorios invadieron Grecia procedentes del Norte. Tampoco está claro el origen de los aqueos.
La estuaria griega pintaba las estatus de coro natural, incluso se consideraba un arte mayor el pintarlas de la forma más realista. No ha quedado casi resto de pintura en las estatuas, pero algo suficiente para deducir colores hoy día si. Y gente ruibia y de ojos azules no era algo inexistente. De todas foprmas, eso no quiere decir nada. Algunos Omeyas españoles eran rubios y de ojos azules (por mezcla de sangres seguramente). En todo caso, el racismo es repugnante, pero sobre todo IDIOTA, pues las razas hoy día no existen, sólo adaptaciones o rasgos comunes debidos a la semi-endogamia.

# Publicado por: equisequis (IRÚN)
lunes, 05 de julio de 2010

etnias

Màs que un comentario, lo mìo es una pregunta que nadie ha podido contestarme o bien yo no he sabido buscarla. Cuando vi la pelìcula ´´Troya´´, me encontrè que el protagonista, Aquiles, era un muchacho rubio y de ojos celestes. Me asaltò la duda sobre si era un nuevo -o viejo- capricho de Hollywood, o si existìa en los pueblos del Mediterràne, alguna etnia con dichas caracterìsticas. Lo mismo me ha sucedido con pelìculas de Jesucristo, en donde lo pintan con cabello lacio color avellana y ojos claros, y me asalta la misma duda.
Me gustarìa obtener una respuesta respecto de la piel, el cabello y los ojos en la Antigedad y en el Mediterráneo.
Gracias


# Publicado por: estela maria errico (Rosario,Santa Fe, Argentina)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús J. Sebastián
La agenda oculta de la globalización
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
El laberinto de la identidad europea
El enigma Georges Sorel
El «pensamiento ambidiestro»
Hacia el Imperio interior
La revolución biotecnológica
Arqueología del fascismo
El enemigo americano
El Mito Indoeuropeo
El reverso del comunitarismo
¿Ciudadanos o átomos?
Contra el mundialismo neoliberal
¿Un antirracismo diferencialista?
¿Qué Nación?
¿Demos contra Aristos?
Homo agonalis
El sexo de los ángeles
Elogio de la disidencia
¿Para cuándo una economía alternativa?
El dilema igualitarismo / anti-igualitarismo
El TTIP: amenaza neoliberal
La soberanía digital
El fin de la soberanía
Verstrynge: o la misteriosa deriva de un náufrago político
Contra Occidente
Ortega y la catástrofe regeneradora del 14
Un relato sobre la «Nouvelle Droite» y el «Front National»
¿Una Europa alemana?
Ramiro de Maeztu
Alain de Benoist en español
España, ¿federación o autodeterminación?
Carl Schmitt, ¿otra corriente de la Revolución Conservadora?
La fascinante experiencia de la Revolución Conservadora alemana (1919-1932)
La crisis de la modernidad en España
El principio aristocrático en Ortega y Gasset
El eterno retorno al mito nacional europeo
Mishima o la redención por la muerte
Pío Baroja, una antropología del dolor
El Manifiesto de Unamuno contra las dos Españas
Ortega: Europa y la Revolución Conservadora alemana
Los gitanos, ¿un problema hindu-europeo?
El inasible concepto de raza (y II)
El inasible concepto de raza (I)
Darwin: evolucionismo o creacionismo
Conservadurismo revolucionario
frente a neoconservadurismo
El orden de las castas
La Nueva Derecha: en la senda de la Revolución conservadora alemana
Patrón oro o patrón riqueza
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 El chollo de ser inmigrante en España
2 SERTORIO
El khmer rosa
3 JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota
4 JESÚS LAÍNZ
El mito de la España de las Tres Culturas
5 JOSÉ VICENTE PASCUAL
La hegemonía cultural de los progres en España



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |