''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 26 de mayo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JESÚS LAÍNZ
El mito de la España de las Tres Culturas


JOSÉ VICENTE PASCUAL
La hegemonía cultural de los progres en España

JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota

SERTORIO
El khmer rosa
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Crisis del capital financiero - I

¿Democracia o usurocracia?

Jesús J. Sebastián

7 de junio de 2010
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS J. SEBASTIÁN

«La usura es el cáncer del mundo», escribió un loco, pero ideológicamente peligroso y políticamente cuerdo llamado Ezra Pound. La usura o interés excesivo que se lleva por el dinero o el género en el contrato de mutuo préstamo es un invento del capitalismo. Es algo totalmente inmoral si analizamos su origen, derivado de la “avidez por el interés” de una minoría poderosa que, lejos de toda disposición ética o espiritual, y como consecuencia de la descomposición y corrupción progresiva de la burguesía, cae estrepitosamente sobre los pueblos trabajadores, sobre los pueblos creadores no sólo de valores inmutables, sino también de la riqueza del país.

Dos expresiones, que producen en los medios económicos y financieros una fascinación casi mágica, constituyen lo que se ha dado en llamar la “Internacional Dorada”. Por un lado, como fenómeno del poder mundial del dinero, como las grandes fuerzas financieras internacionales que reinan sobre los inalienables derechos de autodeterminación y autoexplotación de los pueblos. Por otro, como una “disposición del espíritu” hacia lo material, llevando el afán de lucro, la ley de la competitividad y el instinto adquisitivo hasta la adoración mística popular.
 
La lucha contra la usura o el interés no es nueva en la historia de la humanidad. Así, la “ley seisajteia” (liberación de las cargas) del ateniense Solón, la “lex Gemicia” que prohibía a los ciudadanos romanos tomar intereses, la prohibición promulgada por Justiniano, que no permitía seguir exigiendo intereses cuando los atrasos habían superado el monto del capital originariamente prestado.
 
Pero fue el cristianismo el que censuró tajantemente la usura. Con el emperador Constantino, los usureros podían incurrir en penas que llegaban hasta la muerte. El Papa León I el Grande prohibió los intereses —prohibición hasta entonces reservada a los clérigos— como parte del obligado cumplimiento de la ley canónica, prescriptiva también para los laicos, empapando con su ejemplo la legislación secular que en Alemania llegó a prohibir el préstamo a interés bajo pena de muerte. El propio Estado alemán, en época más reciente, sustituyó el “patrón oro” por el “patrón riqueza” con el fin de quebrar la servidumbre del interés del dinero. No lo consiguió.
 
Desde luego, tales leyes fueron frecuentemente eludidas, sobre todo porque mientras se prohibía a los cristianos el ejercicio de la usura, ello era permitido a los ciudadanos de religíon judía, ante la repulsa popular que veía en ellos “al intermediario entre el fisco y la víctima, quitando dinero a los de abajo para entregárselo a reyes y poderosos”, según la apreciación de Michelet.
 
Ya en 1789, la Revolución francesa consagra legalmente con su triunfo el préstamo a interés y durante la segunda mitad del siglo XIX todas las limitaciones en las operaciones de intereses y todas las prohibiciones quedaron abolidas: así, en 1854 en Inglaterra; en 1856, en Bélgica; en 1868, en Austria, y un largo etcétera.
 
El comunismo, aparentemente, estaba en abierta oposición al capital prestamista, y aunque propugnase la internacionalización de su ideología clasista, las teorías económicas marxistas, desde Engels y Marx hasta los últimos burócratas socialistas soviéticos, se detuvieron sospechosamente ante los intereses del capital, haciendo de él una institución sagrada, un “nolime tangere”. En la extinta Unión Soviética, la usura se combinaba con la burocracia central en una mezcla explosiva, ya que ésta organizaba la fuerza del trabajo y disponía a capricho de los medios de producción en monopolio estatal, arrebando el producto excedente al pueblo trabajador. La usura fue socializada y estatalizada para hacer recaer la carga sobre la clase trabajadora. Una coincidencia más con el capitalismo.
 
La economía clásica o moderna objeta que la abolición del interés provocaría el caos del capital: ausencia de préstamos capitalizados, incumplimiento de las obligaciones estatales, destrucción de ahorros y fortunas, apropiación de la moneda emitida por desaprensivos, no inversión del capital privado, en definitiva, la bancarrota. Los instrumentos para impedir un desastre financiero y fiscal son, por un lado, la intervención moderada del Estado, en cuanto al control y emisión del dinero sin interés y a la liquidación de obligaciones internacionales de intereses y, por otra parte, la iniciativa del capital privado (la pura posesión del dinero es estéril) que debería necesariamente de invertirse sin ánimo especulativo para obtener riqueza del trabajo productivo. En definitiva, invertir el proceso de “bancarización estatal”, cuestión de la que hablaremos en un próximo artículo.
 
Terminamos con una cita del mismo escritor con el que abríamos fuego, Ezra Pound: «Hoy se llama democracia a lo que en verdad es usurocracia y dinastocracia: el dominio de los prestadores del dinero». Es el impuesto de los bancos sobre los ciudadanos, con una fórmula tan simple que produce terror: nos prestan el dinero que previamente depositamos en sus “generosas” manos (a cambio de un interés simbólico), con el que abordan rocambolescas transacciones financieras, especulativas y de alto riesgo, y además nos cobran por ello, vía intereses usureros o vía rescate estatal en activos. El Estado vuelve a endeudarse con los bancos para salvarlos de la crisis que ellos mismos provocaron. Suma y sigue.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 09 de junio de 2010

Uura menor y usura mayor

La usura o interés excesivo que se lleva por el dinero o el género en el contrato de mutuo préstamo; esta definición es lo que en sentido estricto se debe denominar usura menor, mientras que Ezra Pound se refiere al préstamo bancario del dinero, es decir la usura mayor; ampliamente desconocida por el personal; por lo cual parece instructivo leer el artículo de profesor que fue de filosofía del derecho- Giacinto Auriti intitulado: br br PROPIEDAD DEL DINERO Y LA INDUCCIÓN DE VALOR AL DINERO br LA CARENCIA DE REGLAS UNIFORMES EN SISTEMAS br ESTATUTARIOS Y CONSTITUCIONALES. br br www.trueque-marysierras.org.ar/biblioteca2.htm br http://cofreculturalcastellano.blogspot.com/2009/08/httpwww.html br

# Publicado por: Zurraquín (Ávila)
lunes, 07 de junio de 2010

Los dueños del sumidero

Todo este inmenso montaje como un desage a la inversa succionando hacia arriba la energía de las personas,aterrador remolino triturador de gente.
Como aquí,ahora.
Insaciables declaran beneficios pero son rescatados con dinero público.
Lo peor:soportar a los palmeros,agradadores con master y poca entraña.

# Publicado por: Juan (Granada)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús J. Sebastián
La agenda oculta de la globalización
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
El laberinto de la identidad europea
El enigma Georges Sorel
El «pensamiento ambidiestro»
Hacia el Imperio interior
La revolución biotecnológica
Arqueología del fascismo
El enemigo americano
El Mito Indoeuropeo
El reverso del comunitarismo
¿Ciudadanos o átomos?
Contra el mundialismo neoliberal
¿Un antirracismo diferencialista?
¿Qué Nación?
¿Demos contra Aristos?
Homo agonalis
El sexo de los ángeles
Elogio de la disidencia
¿Para cuándo una economía alternativa?
El dilema igualitarismo / anti-igualitarismo
El TTIP: amenaza neoliberal
La soberanía digital
El fin de la soberanía
Verstrynge: o la misteriosa deriva de un náufrago político
Contra Occidente
Ortega y la catástrofe regeneradora del 14
Un relato sobre la «Nouvelle Droite» y el «Front National»
¿Una Europa alemana?
Ramiro de Maeztu
Alain de Benoist en español
España, ¿federación o autodeterminación?
Carl Schmitt, ¿otra corriente de la Revolución Conservadora?
La fascinante experiencia de la Revolución Conservadora alemana (1919-1932)
La crisis de la modernidad en España
El principio aristocrático en Ortega y Gasset
El eterno retorno al mito nacional europeo
Mishima o la redención por la muerte
Pío Baroja, una antropología del dolor
El Manifiesto de Unamuno contra las dos Españas
Ortega: Europa y la Revolución Conservadora alemana
Los gitanos, ¿un problema hindu-europeo?
El inasible concepto de raza (y II)
El inasible concepto de raza (I)
Darwin: evolucionismo o creacionismo
Conservadurismo revolucionario
frente a neoconservadurismo
El orden de las castas
La Nueva Derecha: en la senda de la Revolución conservadora alemana
El mito nórdico
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 El chollo de ser inmigrante en España
2 SERTORIO
El khmer rosa
3 JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota
4 JESÚS LAÍNZ
El mito de la España de las Tres Culturas
5 JOSÉ VICENTE PASCUAL
La hegemonía cultural de los progres en España



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |