''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 26 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
De Expaña a España


JAVIER R. PORTELLA
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda

SERTORIO
De marimantecas y lloronas
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Michael Jackson

ALAIN DE BENOIST

13 de julio de 2009
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALAIN DE BENOIST

¿Podrá sobrevivir el mundo a la muerte de Michael Jackson? Esta es la cuestión que podemos plantearnos después del despliegue de “Jacksonmanía” que se ha producido a nivel planetario y que deja a la “Obamanía” de los últimos meses en una cuestión anecdótica. Desde el anuncio de la muerte del cantante, todas, o casi todas, las cadenas de televisión del mundo se transformaron —la noticia obliga— en “Jackson channels”. Y algunas de ellas, desde entonces, no emiten otra cosa que los videoclips del inventor de “Moonwalk”. En Francia, las grandes cadenas generalistas cambiaron toda su programación, haciendo desaparecer durante bastantes días toda información que no remitiera a Neverland. Ni una sola palabra sobre la situación en Irán, sobre la guerra en Afganistán, sobre los atentados en Irak. Total prioridad a Michael Jackson.

Desde entonces los reportajes y homenajes se suceden uno tras otro. Mientras, desde Los Ángeles a Tokio, pasando por París, Buenos Aires o Nairobi, cientos de miles de alucinados provistos de sus teléfonos móviles y lectores de mp3 se reúnen espontáneamente en grupos. Y es que acabaremos sabiendo todo sobre Jackson, sus orígenes, su carrera, sus cambios de piel, sus éxitos (750 millones de discos vendidos), sus últimos ensayos, sus últimos instantes, sus hijos, su economía, su herencia. Sabremos todo porque es necesario saberlo todo. Todo sumergido en una cascada de ditirambos e hipérboles: el mejor cantante, el de mayores ventas, el más genial, el más creativo, el más, el más…
Esta emoción planetaria le sumerge a uno en una especie de sueño. El talento, real o supuesto, de Michael Jackson no es lo que está en cuestión, tampoco sus capacidades como cantante (y sobre todo como bailarín). Lo que está en cuestión es cómo han tratado los medios de comunicación toda esta información. Lo cierto es que ningún acontecimiento en el mundo ha recibido tal “cobertura” mediática desde los atentados del 11 de Septiembre de 2001. Ninguno. Si mañana se produjese el fallecimiento de Obama, de Putin o del Papa no se produciría ni la décima parte del “ruido” generado por la muerte de Jackson. Muchos periodistas profesionales se preguntan: ¿sería posible, técnicamente, dar mayor resonancia a un acontecimiento? Y de ahí surge la gran cuestión: ¿es la muerte de Michael Jackson, verdaderamente, el hecho más importante que ha sucedido en el mundo en los últimos diez años?
Los comentarios de los fans más histéricos dan que pensar. Desde California, las televisiones nos han mostrado una sucesión de dichos fans rivalizando entre sí con afirmaciones delirantes: “El mejor cantante de todos los tiempos”, “El hombre más importante desde Jesucristo”, “Ha muerto un genio”, “Harán falta muchos años para superar este duelo”, etc. Más de quinientos millones de personas en todo el mundo se registraron en la correspondiente web para solicitar una entrada para los funerales de “Bambi”. Las pujas en e-Bay llegaron a 100.000 dólares por un pase. En los Estados Unidos, donde la histeria parece ser ya parte integrante de la vida social, se cuentan varias decenas de suicidios. El planeta tiembla. Estamos ante el nacimiento de una nueva religión.
No es algo nuevo el hecho de que grandes masas estén dispuestas a atravesar el mundo para asistir a un evento deportivo o musical, mientras que los partidos políticos, los sindicatos o las Iglesias tienen cada vez menor poder de convocatoria, lo cual es bastante significativo. Pero en este caso, la desmesura ha superado todas las expectativas.
La distracción, de eso se trata. La distracción en el sentido expresado por Pascal: aquello que distrae desviando la atención de lo demás. La que consigue que todo desaparezca bajo el brillo de las lentejuelas, del ruido, de las luces de colores y de los videoclips. La “gestión de la diversidad” que sólo perversos blasfemos pueden desear enturbiar.
En septiembre de 1995, quinientos políticos y dirigentes económicos de primera línea se reunieron en San Francisco bajo el auspicio de la Fundación Gorbachov para contrastar su visión sobre el futuro del mundo. La mayor parte estuvo de acuerdo en afirmar que las sociedades occidentales iban por el camino de volverse incontrolables y que había que encontrar un medio para poder mantener por procedimientos nuevos su sujeción al dominio del Capital. La solución aceptada fue la propuesta por Zbigniew Brzezinski bajo el nombre de “tittytainment”. Lo que representaba este curioso término era un “cocktail de diversión embrutecedora y de alimentación suficiente que permitiera mantener el buen humor de la población frustrada del planeta”.

“We are the world!”, cantaba Michael Jackson. ¿Qué mundo? El mundo de tittytainment. Un mundo sin salida de socorro. Seamos francos (dudo en utilizar el plural): no se siente uno muy feliz habitando un mundo en el cual nada, estrictamente nada, cuenta más que la muerte de un rey de la música pop.

(Traducción de Damián Ruiz)


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 14 de julio de 2009

el resumen de todo está en tres palabras...

... panem et circenses

# Publicado por: Tetsuko (Nipponia)
martes, 14 de julio de 2009

OTRO JUGUETE ROTO

Ni lo mejor ni lo peor de la música, otro jugete roto por el marketing y todos esos medios que se utilizan para vender más y más, haciendo que los artistas??? pasen a formar parte de nuestras vidas. ALgo no iba bien en su cabeza pero cuántos no están así o peor, lo de pedófilo??? ´´Qui lo sa´´? se dicen tantas cosas de la gente que nada tiene que ver con la realidad, ´´la prensa´´, mejor los que escriben ya no son fiables, todo tiene un precio a costa de quien sea el que tenga que caer. RIP para este músico??? y tantos otros que nos dejan cada día. FELIZ VERANO A LOS QUE NOS QUEDAMOS!!!!!!!!!!

# Publicado por: UNA MARAGATA ESPAÑOLA y decepcionada por esta ´´gentuza´´ (Madrid)
lunes, 13 de julio de 2009

Michael Jackson, un simbolo de tiempos oscuros

Este sujeto se convirtió en una basura: un feo y siniestro esqueleto egoísta, pedófilo, con dinero y poder para poder hacer cualquier cosa que se le antojase. Especie de maniqui grotescamente remodelado; un enfermo mental que no pudo superar nunca sus traumas infantiles. Eso es lo que hace el capitalismo con sus íconos. No se niega su talento para la música, pero de ahi a las tarugadas que dicen a partir de su muerte...por favor! ¡Que desgracia de nuestro siglo! Los siglos anteriores hubo un Bach, un Handel, un Mozart, un Beethoven, un Mahler... ¿que qerian que saliera de nuestro siglo dominado por la tecnología y la irracionalidad disimulada? ¡Solo podia surgir Michael Jackson!

# Publicado por: Héctor Magno (Ciudad de México)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Alain de Benoist
La política, la moral y la moralina
Carl Schmitt, ese pensador tan actual
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
¿Democracia?
François Fillon, el candidato de la patronal
Trumpopulismo
La inmigración, ¿una fatalidad?
El socialismo contra la izquierda
Gnomos que ni siquiera están a la altura de sí mismos
¿Con o sin Dios?
La historia como despropósito
¡Sí a la Europa federal!
¿Antiamericanismo?
Cartago contra Roma
¿Cuándo comprenderá Francia que Rusia es su aliado natural?
El terrorismo
Un samurái de Occidente
El futuro del Front National
La esencia del conflicto (y III)
¿Todavía es posible la política?
La esencia del conflicto (II)
La esencia del conflicto (I)
El primer revolucionario-conservador
La política del populismo
Siete tesis sobre el Tercer Mundo
Las contradicciones de la Bioética posmoderna
Migrantes: las intervenciones «humanitarias» suelen en general agravar las cosas
"El sistema nos quiere disolver"
La ilusión liberal
La identidad frente a la modernidad
La riqueza del 1% es casi superior a la del 99%
La «ideología de género» va en contra del sexo
El doble juego de EE. UU. y Occidente
El pensamiento único "antifascista"
Atenas frente a Jerusalén
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios
Dinero, dinero...
La Era de las Redes
¿Y si desapareciera el dólar?
Dos Américas. La que amamos (y II)
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)
La Nueva Derecha Europea, 40 años después
¿El mensaje de la publicidad? "La felicidad reside en el consumo..."
Democracia representativa y democracia participativa
Muerte a crédito
El crack: aún no es la gran ruptura del Sistema, pero…
Nicolas Sarkozy le regala Francia a la OTAN
Con la crisis ha muerto la dictadura de los mercados
CLAVES DEL GRAN CRACK CATACLAC
Georgia: vuelve la historia
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 La Cataluña española se afirma y resiste
2 SERTORIO
De marimantecas y lloronas
3 El charnego Puigdemont: abuela andaluza y abuelo franquista
4 ¡Suena el Himno Nacional —con su letra— en las calles de Barcelona!
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Juan y Medio



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |