''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 23 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
"Imagine"

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta

JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
MUNDO Y PODER
El análisis de uno de los pocos que predijeron la gran crisis

El crack: aún no es la gran ruptura del Sistema, pero…


Nicolas Sarkozy dice que desea "moralizar el capitalismo", es decir, ponerle límites. Pero ¿cómo se podría poner límites a un sistema que, por definición, no admite ninguno? "El capital siente cualquier límite como un obstáculo", decía ya Karl Marx. El capitalismo se realiza en lo ilimitado, y la ley de la ganancia sólo conoce una consigna: "¡Cada vez más!". Tal es la eterna paradoja: el capitalismo intenta vender cada vez más a una población cuya capacidad de compra reduce cada vez más. El "capitalismo moral" es un oxímoron. Aún no es la gran ruptura, pero ésta bien podría producirse.
ALAIN DE BENOIST

2 de abril de 2009
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALAIN DE BENOIST

A los franceses, es bien conocido, les gusta muy poco afiliarse a los sindicatos, pero andan manifestándose todo el tiempo. Ahora bien, tres millones de personas en la calle, como sucedió el pasado 19 de marzo, es algo que no se había visto desde hacía mucho tiempo. Últimamente, los franceses tienen muchas razones para protestar. Se manifiestan contra los proyectos de reforma de la enseñanza, del sistema sanitario, del sistema de jubilaciones, contra el aumento del paro, contra las deslocalizaciones, contra los cierres de fábricas y la disminución del poder adquisitivo. Pero ahora, y posiblemente por primera vez, se manifiestan ante todo contra el sistema del dinero.

Les habían dicho hace algunos meses no se podían satisfacer sus reivindicaciones porque “las cajas del Estado están vacías”. Pero después, cuando se hicieron sentir las primeras consecuencias de la crisis financiera mundial, vieron que el Estado sacaba milagrosamente de no se sabe dónde miles de millones de euros para sostener a los bancos más amenazados. También se les dijo que, con la crisis, se evaporaron cientos de miles de millones de euros o de dólares —sumas de una cuantía tal que uno no consigue medir a qué corresponden.  Ahora comprueban que su situación personal se degrada, mientras que las grandes empresas cotizadas en bolsa experimentan, globalmente, un vertiginoso aumento de sus beneficios, al tiempo que multiplican sin embargo los despidos. Ven cómo los bancos utilizan el dinero entregado por el Estado para conceder a sus dirigentes bonificaciones, primas excepcionales, stock-options y “paracaídas dorados”. Saben que ciertas categorías de “famosos” (de los deportistas a los actores de cine, pasando por los presentadores de televisión) ganan cada mes sumas astronómicas superiores en más de cien veces a sus salarios.
 
George Orwell consideraba que la “decencia común” (common decency) era lo propio de las clases populares. Lo contrario de la decencia común es la indecencia pública. La ostentación del dinero por parte de unos, y la miseria creciente por parte de otros implica una indecencia que ya no se acepta más. El ensayista Alain-Gérard Slama decía recientemente que hemos pasado de una sociedad de la desconfianza a una sociedad de la indiferencia. No es cierto. La desconfianza sigue estando ahí: nunca había sido tan fuerte como hoy el repudio de las élites indignas por parte del pueblo. Pero la indiferencia cedió el sitio a la ira: los franceses están hartos de vivir bajo el horizonte de la fatalidad. Ya no es la envidia lo que les mueve —es el asco.
 
Su descontento se basa en causas objetivas. Con 90.200 parados más en enero, y 80.000 en febrero, se han registrado en los últimos meses 375.000 solicitudes de empleo más que en el curso de los siete últimos meses. Dentro de poco se llegará a los dos millones y medio de parados (tres millones y medio contando a las personas que ejercen una actividad reducida).
 
En 2008 el patrimonio de los franceses también bajó por primera vez desde hace treinta años. La clase media inferior (aquella cuyos ingresos mensuales se sitúan entre 1.100 y 1.750 euros) está en vías de perder su posición social, lo cual significa que, contrariamente a lo que era la regla en los “Treinta Años Gloriosos”, es cada vez más frecuentemente el caso de los hijos que tienen una posición social inferior al de sus padres: en la Francia de los años 2000, uno de cada cuatro hijos de ejecutivos y una de cada tres hijas son empleados u obreros. Para compensar este empobrecimiento relativo, los hogares  recurrieron durante mucho tiempo al crédito, lo que agravó su endeudamiento. Hoy ni siquiera les queda esta posibilidad, ya que el crédito se ha evaporado.
 
El peso de los gastos “insoslayables” (vivienda, electricidad, teléfono, etc.) o “ineludibles” (alimentación, transportes, salud, educación) casi se ha duplicado desde 1979, contrariamente a los gastos no insoslayables (ocio, vestido, electrodomésticos, ahorro). Representa ahora cerca del 90% del presupuesto de los más pobres y —lo que es nuevo— el 80% del presupuesto de la clase media. Por su parte, el precio de los alquileres ha subido más que la inflación (un 3,4% anual frente a un 2,3%) en el contexto del espectacular aumento de precios en el sector inmobiliario, y eso cuando un francés de cada dos gana hoy menos de 1.600 euros al mes.
   
A causa de la frágil situación de los asalariados, del fracaso escolar y de la aceleración de los procesos de movilidad social descendente, la “cuestión social” ya no se sitúa en la periferia, sino en el mismo corazón de la sociedad. La crisis financiera se ha transmitido por completo a la economía real.
 
Hecho notable: la oposición se beneficia muy poco de este hastío general. Los socialistas están desacreditados, en gran parte a causa de sus disputas internas y de su falta de programa. El partido comunista se ha convertido en un fantasma. Olivier Besancenot [un dirigente troskista, cartero de profesión, que ha fundado un nuevo partido “anticapitalista” – N.d.T.] ha obtenido una audiencia mediática que lo hace muy popular ante los “pijos progres”, pero su nuevo partido no ha alcanzado los objetivos que se había fijado. El cartero vitupera a los “patronos”, pero se cuida mucho de no reprocharles que utilicen la inmigración como ejército de reserva que les permite reducir los salarios. Todas las encuestas electorales muestran que las clases populares, y aún más las “venidas a menos”, tienden, hoy sobre todo, a votar a los partidos populistas de derechas. Pero en Francia, los soberanistas están divididos, y el Front National se encuentra en fase terminal.
 
Frente a esta agitación que le espanta, pues teme que se radicalice, Nicolas Sarkozy afirma que desea “moralizar el capitalismo”, es decir, ponerle límites. Pero ¿cómo se podría poner límites a un sistema que, por definición, no admite ninguno? “El capital siente cualquier límite como un obstáculo”, decía ya Karl Marx. El capitalismo se realiza en lo ilimitado, y la ley de la ganancia sólo conoce una consigna: “¡Cada vez más!”. Tal es la eterna paradoja: el capitalismo intenta vender cada vez más a una gente cuya capacidad de compra reduce cada vez más. El “capitalismo moral” es un oxímoron.
 
Aún no es la gran ruptura, pero ésta bien podría producirse. La forma en el que los dirigentes mundiales siguen actuando como si el sistema financiero mundial sólo fuera víctima de una avería pasajera muestra que siguen sin comprender ni el carácter sistémico (e histórico) de la crisis —una crisis que, más aún que financiera o bancaria, es una crisis generalizada del régimen de acumulación del capital—, ni la necesidad de establecer otro sistema financiero internacional (ya se trata de volver al patrón oro o de crear una moneda de reserva mundial distinta del dólar, como lo piden los rusos y los chinos).

La crisis partida de los Estados Unidos ya ha sumido al mundo en la recesión global (en el cuarto trimestre de 2008 se registró una contracción del producto interior bruto del 6% en Estados Unidos y en Europa, del 8% en Alemania, del 12% en Japón y del 20% en Corea del Sur). Pero esto no se ha acabado. La recesión tiene ahora todas las posibilidades de conducir a una casi depresión. El sistema bancario norteamericano ya es desde ahora insolvente, y ello en un país cuyo enderezamiento exigiría la disminución del consumo, el aumento del ahorro y la reducción de sus déficits monstruosos.
 
La destrucción de puestos de trabajo se multiplica en todas partes, acarreando trastornos políticos y sociales que no van a cesar de hincharse. Al mismo tiempo, asistimos a una caída de los ingresos, del consumo, de la producción industrial, de las exportaciones, de las importaciones, de la propiedad inmobiliaria y de la inversión. Y la hiperinflación amenaza.
 
Pero los dirigentes mundiales se comportan más que nunca como bomberos pirómanos. En vísperas de la cumbre del G 20, prevista en Londres este 2 de abril, han condenado unánimemente el “proteccionismo”, mientras que el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, afirmaba que “sobre todo no se debe renunciar a la mundialización”. En tales condiciones, pocas posibilidades le quedan a la “nueva arquitectura financiera global” reclamada por Angela Merkel y Nicolas Sarkozy. Los Estados Unidos, que intentan que se adopte un “plan de reactivación” consistente en que el resto del mundo comparta la carga de la enorme deuda que han acumulado, se opondrán a cualquier nueva regulación. El sistema mundial seguirá dependiendo del corazón financiero norteamericano. Y el “capitalismo de baja presión salarial” (Frédéric Lordon) seguirá aplastando a los trabajadores bajo la doble limitación de la presión competitiva y de la presión accionarial, no teniendo los trabajadore sotra posibilidad para salir del atolladero que trabajar más (¡sin revalorización de la unidad de tiempo trabajado!) o endeudarse aún más.
 
Ciertos observadores prevén que a partir de finales de este año se produzca una ruptura del sistema monetario mundial, la cual acarreará el hundimiento del dólar y que incluso podría conducir dentro de algún tiempo a una verdadera dislocación geopolítica a escala mundial.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 13 de mayo de 2009

Camina nuevo orden

Si la respuesta es esta, estamos en la recta final y vamos a ver su intensificacion, esto empezó y se planeó hace muchos años y tiene muchos complices en todos los paises con muchas sociedades secretas, lo cierto es que estan jugando con nosotros, para ellos es una simpli partida de ajedrez.
Lo lamentable es que la prensa normal no informa y esta manejada, por lo tanto la poblacion esta ignorante, solo escriben para desinformar y confundir.
Preguntense si hay 1500 satelites y en un espacio como los mares de Somalia no ven los piratas, cuando segun ellos pueden ver una placa de auto, porque estan tantas naves de guerra alli, que se esta cocinando.

# Publicado por: salvador vivas (Santiago)
domingo, 05 de abril de 2009

La crisis que nos asola

Esta crisis no sólo es financiera,es la crisis de un sistema,el capitalista y de los valores que le son inherentes:la avaricia,la codicia,la insolidaridad,el individualismo exacerbado y sus consecuencias:la desaparición de la familia,la ausencia de relaciones sociales,la soledad...etc.etc..El tete-a-tete ha sido sustituído por aparatos que desvirtuan la verdadera conversación.Ya no hay ´´peñas´´ de amigos que se reunían para hablar,ya no se canta en grupo,ya no se baila...y podríamos seguir.Como dice Bauman:no hay nada sólido,todo es líquido.

# Publicado por: Manuel Pérez-Colomer Cerredo (La Coruña)
jueves, 02 de abril de 2009

Las élites no salen de debajo de las piedras - y 2

Nunca fueron ciertas las revoluciones obreras o proletarias, siempre fueron obra de esas élites que surgen debido a la progresiva corrupción de las sociedades y que azuzan a éstas a matarse en su provecho. Pero al menos, antes gran parte de la gente sí tenía ideales por los que luchar. Actualmente, más que nunca, la gran masa está paralizada e INCAPACITADA para mover un sólo dedo sin que nadie le diga como y dónde. La única posibilidad de que surjan élites NO CORRUPTAS del interior de la gran masa es que llegue el COLAPSO TOTAL Y ABSOLUTO DEL SISTEMA...Y eso no es gratis. Y cuando digo absoluto, digo ABSOLUTO, es decir, con un cambio de PARADIGMA (y con ríos de sangre)

# Publicado por: Ernest (Madrid)
jueves, 02 de abril de 2009

Las élites no salen de debajo de las piedras -1

La actual situación no es exclusivamente culpa de las élites, y menos aún si tenemos en cuenta que esas élites han surgido en ´´democracia´´. Las élites corruptas y con intereses espúreos sólo son posibles si la sociedad, en su conjunto, es ESPÚREA Y CORRUPTA o tiene tendencia a ello. Por ejemplo, la crisis inmobiliaria que ha arrastrado a toda la economía mundial, no hubiera sido posible si la GRAN MASA no hubiera creído los cantos de sirena del BIENESTAR y el PROGRESO y no se hubiera lanzado a CONSUMIR de forma COMPULSIVA. Es la SOCIEDAD, en su conjunto, la que está corrupta y degenerada. Y esto incluye a los inmigrantes que tienen las mismas intenciones hedonistas que los habitantes del supuesto ´´primer mundo´´ Y de una sociedad así, sólo pueden salir élites que sean una SUBLIMACIÓN de la totalidad.

# Publicado por: Ernest (Madrid)
jueves, 02 de abril de 2009

science fiction

El sistema, artificial, con sus valedores sincréticos, no entiende de personas o fracturas sociales. Aun llevando las cosas al limite, con el riesgo de ellos mismos ser devorados por efectos secundarios, los lobbies sincréticos solo pondrán soluciones validas para el apetito del sistema artificial. De ello depende el próximo salto tecnológico que llevara a la consolidación del nuevo sistema tecno-industrial de los próximos dos siglos, con el cual van ligados. Los esquemas de bienestar regulado son atavismos de una época en plena extinción. Los centros de poder ya piensan en nuevos términos, conectados al control tecnológico y de recursos, donde la gran masa mundial de personas, de seres, de estadisticas, figuran en segundo lugar.

# Publicado por: speedtouch (españa)
jueves, 02 de abril de 2009

Aquí no pasa nada

Comparto con los franceses la repugnancia respecto a las élites, en este caso españolas. Clase política (asquerosa y que debe dejar paso a una nueva, no del PP precisamente, según la lógica de la circulación de las élites), líderes de opinión partidistas que parecen ´´sobrecogedores´´... Dan la sensación de que en este país no pasa nada. Ni una huelga, ni un acto de rebeldía. Pero ya veremos qué pasará en 2010, cuando lleguemos a los cinco millones de parados. ¿Se mantendrá la paz social? ´´La Historia´´, dijo Pareto o Mosca, no me acuerdo, ´´es un cementerio de élites´´. Pues eso, que los entierren ya, que están más vistos que el tebeo.

# Publicado por: Lucas Larraz (Madrid)
jueves, 02 de abril de 2009

Alain de Benoist y Áltera

Excelente análisis. No comparto todas las ideas (no me refiero al artículo) de Alain de Benoist, pero me parece un pensador original. Áltera debiera publicar más libros de este autor.

# Publicado por: Lucas Larraz (Madrid)
jueves, 02 de abril de 2009

Excelente

En pro de la excelencia del artículo, hago algunas correcciones: 2 pfo: ´´Les habían dicho hace algunos meses no se podían satisfacer´´; ´´que no se podían satisfacer´´. 10 pfo: ´´La forma en el que los dirigentes mundiales´´; ´´La forma en la que´´. En el mismo pfo, al final, ´´(ya se trata de volver al patrón oro o de crear una moneda de reserva mundial distinta del dólar)´´, ¿no debiera decir ´´ya se trate´´? 11 pfo: ´´La crisis partida de los Estados Unidos´´; ´´surgida en´´. 12 pfo, ´´acarreando trastornos políticos y sociales que no van a cesar de hincharse´´; cesar (o dejar) de aumentar, agravarse o multiplicarse. 13 pfo, el nombre completo del presidente de la Comisión Europea es José Manuel Durao Barroso, con vírgula encima de la ´´a´´ de Durao. 14 pfo, penúltima línea, ha bailado una letra; dice: ´´no teniendo los trabajadore sotra posibilidad´´, en lugar de ´´trabajadores otra´´.



# Publicado por: Lucas Larraz (Madrid)
jueves, 02 de abril de 2009

NO HAY ESTRUCTURAS POLÍTICAS DE RESPUESTA

El descontento aún siendo generalizado, no produce nada de por sí, y las estructuras políticas de respuesta están muy lejos de estar a la altura de las circunstancias. Esto pasa en gran parte, por permanecer dentro del límite establecido por la idea del ´´partido´´, que es el ghetto en el cual se ha confinado a los disidentes, que terminan fraccionándose hasta convertirse en inofensivos. La respuesta debe transgredir el límite del partido demoliberal, o el gobierno mundial estará al final de esta crisis, porque ese poder suele arreglar sus diferencias sin fraccionarse con respecto al enemigo.

# Publicado por: El Desterrado (Buenos Aires)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Mundo y poder
Francia: ganan los «Bobos»
Valeriana para Juncker
Macron-Le Pen, o el estruendoso regreso de la lucha de clases
Todo se juega hoy (y 15 días después)
¿Rusia o América? Metapolítica de dos mundos aparte
Tercera Guerra Mundial: ¿el principio?
Homenaje a Pascual Tamburri
Video electoral de Marine Le Pen
Donald Trump cumple sus promesas
Seis meses de cárcel por manifestarse contra una agresión sexual cometida por un migrante
¿En que consiste la Alt-Right?
Rusia: ese "pequeño país"… de mayor inteligencia
El Manifiesto de la Alt-Right (Derecha Alternativa) (y II)
El Manifiesto de la Alt-Right (Derecha Alternativa) (I)
La oligarquía sigue tropezando
Lo que ha pasado en Austria
Compañero Fidel
John Wayne cruza el Rhin
Sólo los kurdos luchan para liberar Mosul
Arabia Saudí invierte 8.000 millones en difundir el islam más sectario
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta
3 JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
4 Patente de corso
5 ¿De verdad la economía pública es el demonio?



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |