''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 20 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
MUNDO Y PODER
El país galo vuelve al redil

Nicolas Sarkozy le regala Francia a la OTAN

ALAIN DE BENOIST

14 de marzo de 2009
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALAIN DE BENOIST

Ya es oficial, pero se anunciará con ocasión de la Cumbre del próximo 3 y 4 de abril en Estrasburgo y Kehl destinada a conmemorar el 60.º aniversario de la Alianza Atlántica: Francia va volver a las estructuras militares integradas de la OTAN. Nicolas Sarkozy modifica así brutalmente la decisión adoptada en marzo de 1966 por el general de Gaulle, cuando éste, habiendo planteado claramente el problema de la compatibilidad de la OTAN con los intereses y la independencia de su país, había proclamado la intención de Francia de recuperar “el pleno ejercicio de su soberanía”, habiendo retirado a los soldados franceses de las estructuras que colocan a las fuerzas aliadas bajo la autoridad de los Estados Unidos, al tiempo que exigía el desmantelamiento de todas las instalaciones estadounidenses emplazadas en el suelo nacional (lo que llevó a transferir a Bélgica el Mando Supremo de la Organización, hasta entonces instalado a Rocquencourt, cerca de Versalles).

Se trata de una decisión de graves consecuencias políticas y diplomáticas, pero que en realidad no es sorprendente. Entre 1995 y 1997, siendo Alain Juppé primer ministro de Chirac, Francia ya había considerado la posibilidad de reintegrarse en la OTAN a cambio de obtener el mando militar del flanco sur de la Alianza, en Nápoles, cosa que los Estados Unidos, poco dispuestos a colocar bajo autoridad extranjera el mando de su VI Flota, rechazaron de inmediato. Desde entonces, las tropas francesas, ya comprometidas con los Estados Unidos durante la primera guerra del Golfo, también han estado al lado de las fuerzas de la OTAN en la guerra de la ex Yugoslavia y más tarde en Afganistán.
 
La cuestión que se plantea es, en realidad, ésta: ¿por qué Nicolas Sarkozy ha decidido romper con la política exterior seguida por Francia desde hace más de cuarenta años, optando por integrarse en una “nueva OTAN”, convertida actualmente en una coalición occidental que tiene por objetivo llevar la guerra a los confines de la tierra para defender los intereses geoestratégicos de los Estados Unidos?
 
Hay quienes indican dos razones. La primera es que, al volver a la OTAN, Francia podrá influir mejor pesar sobre las orientaciones y reorganización de ésta. La segunda es que, de tal modo, Francia tendrá mayor fuerza para construir un polo europeo de defensa y desarmar a las reticencias de aquéllos de sus asociados que no quieren a ningún precio una defensa europea independiente de la OTAN.
 
Es una ilusión creer, que estando “dentro”, se influirá mejor sobre la evolución interna de la Alianza. Los británicos o los alemanes, fieles socios de los norteamericanos, ¿han conseguido alguna vez influir en lo que sea sobre las estrategias de la OTAN? Además, cualquier diplomático, incluso principiante, sabe que antes de hacer una concesión es cuando se negocia su contrapartida, y no después. Es manifiesto que  no son los puestos prometido a los franceses (la dirección del cuartel general de Norfolk, en Virginia, y un mando regional en Lisboa) lo que permitirá ejercer la menor influencia. La OTAN sigue siendo más que nunca una máquina de guerra totalmente dirigida y controlada por los norteamericanos, quedando reducidos los aliados al papel de ejecutantes. Los beneficios previstos en París no son, en el mejor de los casos, sino píos deseos.
 
La otra razón es igualmente ingenua. El retorno de Francia a la OTAN no elimina, en efecto, ninguna de las hipotecas que pesan sobre el futuro de la Europa de la defensa, la cual queda bloqueada por las opiniones divergentes de los Estados miembros.
 
La defensa europea sólo puede lograrse mediante  una voluntad política común que actualmente no existe. Desde la conferencia atlántica de diciembre de 1991, se sabe que los socios de Francia rechazan absolutamente establecer un sistema de defensa que pudiera alejar, por poco que fuera, los Estados Unidos del teatro europeo, de igual modo que tampoco quieren una Europa-potencia que construida fuera de la relación atlántica. Por lo demás, el principio de la defensa europea autónoma queda expresamente excluido por el Tratado de Maastricht, según el cual “la Organización del Tratado del Atlántico Norte sigue constituyendo  para los Estados miembros el fundamento de su defensa colectiva y el organismo destinado a aplicarla”. En tales condiciones, presentar la reintegración de Francia en la OTAN como susceptible de dar “nuevo impulso” a una verdadera defensa europea sólo puede ser una quimera. Ese regreso, por el contrario, no puede sino reforzar en sus posiciones a quienes han optado por la facilidad y la renuncia.
 
Bien acogida por supuesto en Washington, la decisión de Nicolas Sarkozy ha provocado en Francia numerosas críticas, procedentes tanto de la derecha como de la izquierda. El ex primer ministro Dominique de Villepin ha hablado de una “debilitación” de Francia en el plano diplomático. Alain Juppé se ha mostrado preocupado por el “gran engaño”. El independentista Nicolas Dupont-Aignan se ha referiddo a una “falta histórica de incalculable gravedad”. El antiguo diputado de la UMP Daniel Garrigues ha llegado a hablar de “traición”. Por su parte, François Fillon ha pedido a los diputados el voto a favor del mantenimiento de su gobierno, pero mucho se hombre a cuidado de no aceptar la solicitud de referéndum efectuada por François Bayrou y Nicolas Dupont-Aignan.
 
La decisión tomada en 1966 por el general de Gaulle estaba implícitamente motivada por la voluntad de mantener la dimensión mantener la dimensión multipolar del mundo. La de Nicolas Sarkozy, adoptada sin concertación previa, sin debate político y sin que el pueblo sea consultado, da el golpe de gracia a toda la práctica diplomática de sus predecesores. Será inevitablemente interpretada como la marca de una “banalización” de la postura de Francia, de un debilitamiento de su autonomía y de la renuncia a sus ambiciones. El general de Gaulle decía: “Quiero a Europa para que sea europea, es decir, para que no sea estadounidenses”. Nicolas Sarkozy, en cambio, le regala Francia a la OTAN, es decir, a los Estados Unidos.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 20 de abril de 2009

Por una Europa fuerte

Europa lo que debe hacer es unirse mucho más, y bajo la cabeza de Alemania (única potencia de tal nombre en la UE) para hablar en igualdad con EEUU, además de hacer las paces con Rusia (el único resto de la verdadera Europa caucásica y cristiana que queda). La civilización Occidental necesita el estar más vinculada ante los retos del futuro y dejarse de complejos de culpa que otros no tienen.
Por cierto Sarkozy no es judío, es un noble húngaro y católico. Y De Gaulle, pese a quien pese, ha sido junto a Churchill, y los beatos Kaiser Karl y R.Schumann uno de los 4 únicos líderes de altura de Europa en el s.XX (cultos, con corage, conservadores y, a su modo, buenos cristianos)

# Publicado por: Franz Josef (Madrid)
martes, 17 de marzo de 2009

controversia

Bendito sea Dios que Francia reconoce su normalidad y no de ser la Mama de Europa. Que se deje de los tiempos pasados y sea bienvenida al Club de los herederos de Grecia, Roma y la Cristiandad, que eso es lo que somos TODOS,!Vive la France¡

# Publicado por: manuel de Domecq- zurita (jerez)
domingo, 15 de marzo de 2009

Lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible

Mientras USA siga siendo la primera potencia mundial, la OTAN estará al servicio de ellos, como es natural que para eso son los mas fuertes. Cualquier pretensión de intentar dividir o menoscabar a la OTAN es tiempo perdido. Teniendo en cuenta que el mundo occidental está en la OTAN o con acuerdos bilaterales con USA, que fuera se está a la intemperie y hace frío..

# Publicado por: Santiago (París)
domingo, 15 de marzo de 2009

Empezar de nuevo

Las derechas europeas, son perros bravos con correas cortas y collar de ahorque. Hay que empezar todo de nuevo: ni izquierdas ni derechas. De Gaulle hizo lo que pudo, como su amigo Perón aquí en Sudamérica. Ellos entendían. De ellos a nosotros, hay años luz.
Repito: hay que empezar todo de nuevo, reestablecer el dogma tercerista, el dogma de los pueblos, de la identidad, del continentalismo y de la soberanía.

# Publicado por: El deterrado (Buenos Aires)
domingo, 15 de marzo de 2009

Seguimos igual

Lo del presidente francés,tiene su que,ahora que está Obama que nombre tan poco yanquiel pequeño judio ve al fín que lo que necesita
USA es un palanganero que sin debete interno,o sea por las bravas,co
loca a su país dentro de una institución decadente que no sirve ni pa
ra parar la guerra civil que vive Europa,o sea l dominación musulmana
y sus consecuencias de desorden interior.No hay nada ha hacer,Euro
pa en su momento cuando perdió su libertad o sea al final del 45,ya
no volvió ha ser nada solo una corrresponsabilia de los yanquis en el
oeste y una dictadura brutal en el este.No nos hagamos ilusiones con
Francia nada cambiara pues los problemas son los mismos,Europa si
gue estando incompleta ya que los que sicen defender el mundo libre
estan lejos y los que deberian estar dentro reciben nuestra desconfian
za heredada de épocas pasadas.

# Publicado por: josepxicot (barcelona España)
sábado, 14 de marzo de 2009

SALIR DE FRANCIA

A ver, De Gaulle no quería que Europa fuera europea, sino que fuera un corralito mangoneado por Francia y Alemania. Lo cual no es lo mismo.

Si el eje de poder de Europa fuera, por ejemplo, Londres-Madrid-Roma lo que algún bigotes soñó antes del 11m, me apunto al europeismo. Si de lo que se trata es de que seamos una colonia de Francia los del sur o de Alemania los del centro, como efectivamente ocurre, pues prefiero a los yanquis. La metrópoli mejor cuanto más lejos.Y Francia -con su excepción, su grandeur decadente y su nacionalismo- es un país bastante repelente.

# Publicado por: Servidor de ustedes (Expaña, colonia francesa)
sábado, 14 de marzo de 2009

Sarkozy cumple su misión, que pase el siguiente

Cacicada sarkoziana, el gran lider de la derecha reaccionaria que venia a salvarnos de la crisis de valores del 68. Casi prefiero a los progretas que lanzaban cocteles molotov que esta bajada de pantalones. Por lo menos tenían sangre y se revelaban. Los derechistas de hoy, despues de leer esto en el periódico, quizá habrán fruncido el ceño un momento y despues habrán pasado a la sección de economía, que es lo que importa. Por no hablar de los que se habrán alegrado y ya solo piensen en el próximo ingreso de Israel, país hermano de la loable civilización judeocristiana de 2000 años de antigedad, aunque su existencia sólo se descubriera a partir de 1945.

# Publicado por: Víctor (Madrid)
sábado, 14 de marzo de 2009

SALIR DE LA OTAN

Toda Europa, con Francia y Alemania a la cabeza, deberían crear un espacio común a nivel militar y geoestrategico. Europa merece volver a ocupar los espacios cedidos tras la segunda guerra mundial. Todo lo demás no merece llevar el nombre de Europa

# Publicado por: baltasar Queija Rey (Valencia)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Mundo y poder
Varsovia, Hamburgo: Trump reinventa la Mitteleuropa
En 1958 daba risa el islamismo
Francia: ganan los «Bobos»
Valeriana para Juncker
Macron-Le Pen, o el estruendoso regreso de la lucha de clases
Todo se juega hoy (y 15 días después)
¿Rusia o América? Metapolítica de dos mundos aparte
Tercera Guerra Mundial: ¿el principio?
Homenaje a Pascual Tamburri
Video electoral de Marine Le Pen
Donald Trump cumple sus promesas
Seis meses de cárcel por manifestarse contra una agresión sexual cometida por un migrante
¿En que consiste la Alt-Right?
Rusia: ese "pequeño país"… de mayor inteligencia
El Manifiesto de la Alt-Right (Derecha Alternativa) (y II)
El Manifiesto de la Alt-Right (Derecha Alternativa) (I)
La oligarquía sigue tropezando
Lo que ha pasado en Austria
Compañero Fidel
John Wayne cruza el Rhin
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Philippe Muray y la demolición del progresismo (y II)
2 La carga de los tres reyes
3 Vuestro 18 de Julio
4 SERTORIO
Muerte de un poeta
5 ¡Viva usted como James Bond, oiga!



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |