''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 25 de febrero de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JESÚS LAÍNZ
Los vascos en el 98: lo que nunca se recuerda

JAVIER R. PORTELLA
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos

JOSÉ VICENTE PASCUAL
De profesión, paridora
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Lo hablamos 550 millones de personas

El castellano, mal llamado español: lengua del mundo


Como despedida del año 2008 el diario El País de España en la edición argentina publica un artículo a doble página en el centro del diario firmado por Tereixa Constenla titulado "El español, un filón huérfano de prestigio", en donde se vuelcan una sarta de mentiras que sublevan al más calmo.
ALBERTO BUELA

9 de enero de 2009
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALBERTO BUELA

Como despedida del año 2008 el diario El País de España en la edición argentina publica un artículo a doble página en el centro del diario firmado por Tereixa Constenla titulado “El español, un filón huérfano de prestigio”, en donde se vuelcan una sarta de mentiras que sublevan al más calmo.

Este artículo confirma el título del último libro del pensador español Fernando Sánchez Dragó Si habla mal de España… es español, que a su vez viene de un viejo verso de Joaquín Bartrina que decía así:
 
Oyendo hablar a un hombre, fácil es
acertar dónde vio la luz del sol;
si os alaba Inglaterra, será inglés,
si os habla mal de Prusia, es un francés,
y si habla mal de España, es español.
 
Hablando con amigos colombianos que en estos días nos visitan recordábamos que tanto en sus escuelas como en las nuestras nos enseñaban que la lengua que hablábamos era el castellano y que el término español designaba la nacionalidad de los nacidos en España. Pero la fuerza de las cosas hace que hoy, Internet mediante, se hable de español para referirse a nuestra lengua y no al castellano
 
Pero la estulticia, para decirlo elegantemente, de los que hablan de su lengua, que es también la nuestra, es que lo hacen de manera menguada, recogiendo los argumentos de nuestros históricos enemigos políticos: los angloparlantes.
 
La primera de las razones falsas argumentada por la autora es que “el español es la cuarta lengua más hablada del mundo, detrás del chino, del inglés y del hindi”. Esto, como salta a las claras, es falso de toda falsedad, pues el castellano es hablado por 300 millones en América del Sur (incluidos los 12 millones que lo hablan en Brasil), 44 millones en Estados Unidos, 52 millones en América Central y Caribe, y 104 millones en México. En África lo hablan de 2 a 3 millones, 500 mil en Europa Oriental, 45 millones en España y alrededor de 2 millones más en el resto del mundo, lo que suma un total de 550 millones de hispanoparlantes, con lo cual se desmienten totalmente las cifras divulgadas por el artículo de marras.
 
El castellano, patrimonio común a españoles, americanos y a algunos africanos, es la primera de las lenguas habladas en el mundo, pues el inglés no llega a 500 millones y el chino no es un idioma, sino 129 a la vez, de los que se detacan el mandarín, idioma oficial desde la revolución cultural de 1966, el wu, el cantonés o yué, el min, el jin, el xiang, etc.) cuyas diferencias entre sí son mayores de las que existen entre el castellano y el portugués. Pues si a sumar fuéramos nosotros, contabilizaríamos juntos la bicoca de 788 millones. (Brasil: 190 millones; Mozambique: 21 millones; Angola: 16 millones; Portugal: 11 millones). Además, esto que estoy afirmando no es ninguna novedad, porque buscando en Internet hay muchas páginas que muestran que el castellano es el segundo idioma hablado del mundo, pero estas páginas no hacen la distinción entre las distintas lenguas que se hablan en China.
 
Bueno, y si así fuera vaya y pase, pero de ahí a afirmar que está en un cuarto lugar y tan lejos en millones de hablantes como sostiene el artículo de El País es una mentira ex profeso y una falta de respeto a los millones que lo hablan y no fueron tenidos en cuenta.
 
La segunda falsedad es que “el español es la lengua de 18 países”. Solo en América somos 19 países, a saber: Argentina, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. En Europa está España y en Africa Guinea Ecuatorial y lo que queda de la República Saharaui. De modo tal que no son 18 los países de lengua castellana sino 22. No es pequeño  el error cuando se comete sobre cifras tan menudas y precisas, lo que denota mejor una intención para desviar y desvirtuar los datos objetivos y reales. Y así a renglón seguido afirma “la gallega” que “no tenemos datos confiables del español, pero si del inglés”. Lo que confirma que la que no es confiable es la autora y el diario que le publica con los datos que maneja y tergiversa.
 
Y para fundamentar su tesis de que “el español” padece de una capitis diminutio congénita, trae la opinión de un compatriota suyo, Antonio Muñoz Molina, alguien que dirigió el Instituto Cervantes de Nueva York, quien afirma suelto de cuerpo: “Soy escéptico sobre la futura relevancia social, cultural y política del español. Veamos, si no, la escasa calidad de la TVE Internacional: nada que ver con la parrilla exterior de la BBC de Londres”.
 
 Otra falsedad más, la Televisión Española Internacional (cualquiera que tenga TV por cable lo puede apreciar) es de una calidad poco común y superior a la media de los canales internacionales alemanes, franceses, italianos o ingleses que, en general, gastan su tiempo en programas de entretenimientos y musicales.
 
El problema de los canales internacionales de noticias no es el mayor o menor apoyo tecnológico, que, en general, es parejo para todos, sino la producción de sentido de las noticias que se levantan y las que se dejan pasar sin más. Y en esta “producción de sentido” la Televisión Española Internacional adopta “el sentido” de las cadenas anglonorteamericanas. Cosa lamentable, pues a ojos vista se ha producido una nefasta “americanización” de esta televisora. No es quejándose de “la escasa calidad” como se supera la calidad, sino haciendo y produciendo calidad. Si el castellano no sirve como lengua mediática no es por el castellano en sí, sino por la incapacidad de sus usuarios. Y esto no lleva a la tercera de las falsedades del malhadado trabajo.
 
El artículo termina sosteniendo la vieja tesis de la Ilustración francesa utilizada por los enciclopedistas enemigos de España, de que “el español no es una lengua científica”. Son las mismas tesis que sostenían que en América los indios no son fuertes porque no tienen barba, o los leones son menos peligrosos porque no tienen melena. Son las tesis de de Paw y el conde de Boufon, las tesis de Hegel y de tanto ilustrado suelto de los siglos XVIII y XIX.
Estos carajos, otro epíteto no se me ocurre, no tienen ni siquiera en cuenta los esfuerzos ciclópeos de un Ramón Cajal, de un Alberto Gaviola, de un Cecilio del Valle, de un Rey Pastor, y de tantísimos científicos e investigadores de primer nivel mundial que han fijado nomenclaturas científicas de todo tipo y en todos los campos. Incluso en Internet, ¿no se le ocurrió siquiera pensar a la autora quién dispuso que fuera la arroba (@), la cuarta parte de un quintal, el signo fundamental de los correos electrónicos? Ni que decir que el castellano puede como todas las lenguas romances nominar y denominar perfectamente por sí toda la nomenclatura científica que por convención es griega y latina.
 
Cualquiera que haya estudiado seriamente griego y latín sabe que los que hablamos castellano tenemos una ventaja exponencial en el aprendizaje y manejo de estas lenguas respecto a los franceses, ingleses o alemanes. Tanto en la escritura como, sobre todo, en la pronunciación, que se torna en ellos casi ininteligible.
 
Por supuesto que ni una palabra siquiera se refiere a la dimensión antiimperialista del castellano como lengua de pueblos oprimidos por el imperialismo anglo-norteamericano. Porque para “los gallegos” como el presidente Zapatero, el imperialismo no existe. Por ello se jacta de imponer el inglés como segunda lengua en todas las escuelas, mientras que un sindicalista pobretón como Lula reemplazó al inglés por el castellano como enseñanza obligatoria en todas las escuelas primarias y secundarias del Brasil. Claro está, unos renuncian a la capitalidad de un mundo que habla su propia lengua en homenaje a la lengua de sus enemigos históricos, y otro quiere asumir la capitalidad de una ecúmene, la iberoamericana, que habla casi la misma lengua suya. En unos hay y se denota un esfuerzo gigantesco por instalarse con un lugar en el mundo, y en otros, una desidia producto de la autodenigración que los lleva a un seguro suicidio.
 
Por último, ¿tienen derecho españoles como la autora y el diario El País a bastardear temas importantísimos como lo es la lengua oficial de 19 países, más allá de España? No, no tienen ningún derecho, porque es un tema delicado, valioso y que involucra los sentimientos de más de 500 millones de personas. Eso sí, tienen la obligación de tratar “seriamente” el tema de nuestra lengua común, porque no se puede renunciar gratuitamente a una capitalidad que, aunque no la quiera ejercer, le corresponde, al menos, históricamente.
 
El músico que competía con Mozart, Salieri se queja a Cristo y arroja el crucifijo al fuego diciendo: “Toma, esto es lo que te mereces, porque me diste la vocación pero no los talentos”. Todo indica que España marcha al revés de Salieri: tiene los talentos y tantos y tan grandes que posee, pero parece ser que no tiene la vocación de tomar el toro por las astas y ocupar un lugar de liderazgo en un mundo al que pertenece raigalmente y que le pertenece desde el fondo de la historia y desde el corazón de nuestros pueblos.
 
Modificado, el viejo proverbio sería: Dios le da pan a quien no quiere usar los dientes

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 07 de marzo de 2009

Castellano y español

Tan válida es una denominación como otra. Conozco la práctica política de contraponer catalán a castellano, pero también la de enfrentar vascuence o gallego a español. Al inglés no se le llama británico, ni al portugés español, cuando España es un concepto que abarcaba toda la Península Ibérica. Lo importante es no cercenar en ninguna región española el derecho a la educación en castellano o español, ni que sea marginada la lengua común de España.

# Publicado por: Javier (Laredo)
martes, 13 de enero de 2009

El Español viene del Castellano.

Es Español.Del Castellano proviene,lo mismo que el Castellano proviene del Latín.Lo que se habla hoy día es el Español y déjese de rollos y laberintos,no le haga el juego a los necios nacionalistas regionales.En todo lo demás estoy de acuerdo,pero es una pena que haya metido este pedazo de gambazo.

# Publicado por: Rafael (Sevilla)
domingo, 11 de enero de 2009

Posicionemos el idioma.

En El Salvador usamos mas español y de vez en vez castellano. Pero no perdamos de vista que el artìculo de Buela reivindica nuestro idioma y esa es la importancia del mismo. En esto el trabajo es valioso.

# Publicado por: ce (el salvador)
sábado, 10 de enero de 2009

El sexo de los ángeles

No entiendo cómo hay tanto imbécil que ocupa su tiempo en decirnos, a los que tenemos al español por lengua materna, cómo se debe realmente llamar nuestra lengua. Español o castellano, ambas son correctas. Lo demás, pajas mentales de unos y obsesiones nazionalistas de otros.

# Publicado por: burrico (El Cielo)
sábado, 10 de enero de 2009

Español

Pues fijense yo pienso que habria que ir buscando un nuevo nombre al Español que incluyera a todos los hispanoparlantes,porque quiérase o no lo que hablamos hoy en el mundo hispánico es obra de TODOS, no de los castellanos en exclusiva.Si es algo común se debe denominar de una manera común.Puedo informar porque lo vivo, que en Cataluña y La Comunidad Valenciana está PROHIBIDO decir ofialmente Español.Es mas los pujolistas afirman que el español no EXISTE,solo el castellano.Las guerras se libran en todos los campos de batalla y el lingístico es uno de ellos.Los separatistas catalanes por un lado ordenan que todo el mundo diga castellano, pero ellos hablan el catalan.No el tarraconí,barceloní,lleidetá o aranés.De eso nada Catalan y a mandar.Este es un tema con retranca y lo mas inane es discutir si filológicamente es castellano o español.

# Publicado por: jota eme (Valencia)
sábado, 10 de enero de 2009

un consejo

Me pregunto por qué tantas personas cultas que aportan sus comentarios no ponen cuidado en escribirlos correctamente. Abundan las faltas de ortografía y de puntuación ni hablar....Hay que retroceder en su lectura para captar la idea. En cuanto al artículo en cuestión debería ser rebatido y difundido por quien sabe hacerlo y tiene medios de comunicación disponibles.

# Publicado por: Rosica (New York)
viernes, 09 de enero de 2009

Lengua científica

Se refiere a falta de presición en lenguaje tecnológico. Por ej.: soy muy mayor , que diferenciaran SPEED de VELOCITY, o BLOWER de FAN, Así por el estilo. Hoy en día ya estaría solucionado.

# Publicado por: VIKO (Figueres)
viernes, 09 de enero de 2009

¿Por qué mal llamado español?

Mete la pata Alberto Buela con el título. Todos los días discutiendo si es castellano o es español, cuando está claro que se le dan los dos nombres, a pesar de que unos sólo quieren aceptar el nombre de castellano y otros el de español, sea porque siempre lo han llamado así o porque quieren imponer con ello su perspectiva particular por ejemplo, desde Argentina o desde Andalucía o desde Baleares. A esto le sumamos su tanto de ideología nacionalista o secesionista para imponer uno de los nombres y estamos peleándonos tan ricamente. En mi opinión, unas veces es más apropiado un nombre y otras veces, el otro. Seguro que a Alberto Buela le parece absurdo decir que castellano es sólo la lengua medieval y estoy de acuerdo con él.

# Publicado por: José Ignacio R-Monteverde (Alcalá de Henares)
viernes, 09 de enero de 2009

Es Español

Saludos Me permito citar el libro España Frente a Europa del Filosofo Gustavo Bueno, y desde estas coordenadas señalar lo absurdo que significa discutir si es Español o cualquier otro el termino que designa a esta nuestro fantastico idioma. Es Español porque quieranlo o no somos nosotros Hispanicos, por donde se nos mire gracias por este articulo, poseemos la primera lengua del mundo. gracias

# Publicado por: Eduardo Ortega (Argentina Posadas)
viernes, 09 de enero de 2009

Por cierto...

Por cierto, Gaia: ya que hablas varios idiomas, a ver si aprendes a escribir en alguno de ellos...

# Publicado por: JVPascual (Sevilla)
viernes, 09 de enero de 2009

Castellano? En Castilla

¡Qué naturales resultan estas reacciones cuando se habla del idioma! A fin de cuentas, es lo primero que hacemos como seres conscientes: hablar, aunque sean chapurreos de bebé. En fin, que el tema suele tocar sensibilidades y, por mi parte, así ha sido. El título del artículo me parece incomprensible. ¿Mal llamado español el idioma común de más de 500 millones de personas? En todo caso será al contrario. El español, mal llamado castellano. Como decía el poeta Rafael Guillén, castellano hablarán en Castilla; yo soy andaluz y por eso mismo hablo español, una lengua que tiene todo su fundamento en el castellano, cierto, pero que evoluciona y se enriquece con miles de arabismos, americanismos, andalucismos, vocablos procedentes de otras lenguas romance peninsulares, barbarismos, etc... y el resultado de todo ello es un idioma tan distinto al castellano literario -el único que sobrevive -, como lo era éste respecto al latín. Sé que en iberoamérica hay cierta reticencia a denominar español a nuestra lengua, por el prurito antiimperialista, Pero la realidad del spanish, a través de los medios de comunicación, internet, etc, se impone a estos absurdos escrúpulos culturales. De todas formas, una precisión: lo que hablamos todos, en cuatro continentes, no es más que eso: latín puro, tal como se usa dicho idioma hoy día en el mundo entero. ¿Quién dijo que el latín es una lengua muerta? Roma siempre vence.

# Publicado por: JVPascual (Sevilla)
viernes, 09 de enero de 2009

Nominalismo

No me gusta hablar de castellano es el origen del idioma nuestro común, pero el origen, aun siendo importante, no es lo fundamental. No me gusta hablar de español porque la lengua común es tan española como las otras lenguas españolas, como el catalán y las demás. Me gusta hablar de español común, porque es la lengua española que se usa como medio de comunicación general. No es tema menor, en un país tan preocupado por el nominalismo como el nuestro.

# Publicado por: casamanin (soria)
viernes, 09 de enero de 2009

Español de España

Amigos: Si el catalán por ejemplo hubiera sido el idioma colonizador, ahora mismo al catalán, fuera de españa, se le llamaría idioma español. En España sí es correcto diferenciar entre galego y castellano, o entre euskera y mallorquín. Pero a nivel global, de lo cual no podemos desentendernos, el español sigue y seguirá siendo el idioma que se habla o se hablaba, de manera oficial, en todo el territorio español. He dicho.

# Publicado por: Luis Manuel Sáez (Monterrey)
viernes, 09 de enero de 2009

El idioma que hablamos en España, se llama español

de acuerdo con Argantonio, el castellano es la raiz del idioma español. los textos en castellano son ininteligibles para los hispanoparlantes actuales, sencillamente porque estos hablan el idioma español y no el castellano desde el que ha evolucionado.

# Publicado por: Luis Padial Martin (Granada)
viernes, 09 de enero de 2009

Casi todo es verdad

El castellano es el español de Castilla. Aunque yo utilizo la denominación de castellano o español, indistintamente. Cogí esa costumbre aquí, en Baleares. Porque como todo se está liando resulta que capté que los baleares más españolazos dicen castellano como dando a entender que cuando hablan menorquín dios te libre decirles que hablan catalán; en realidad hablan una variante del mallorquín no son menos españoles que cuando hablan español. Así que reafirman su españolidad diciendo que tan española es la lengua menorquina como la castellana

# Publicado por: Pedro Martínez Priede (Baleares)
viernes, 09 de enero de 2009

¿Y Filipinas?

Profesor Buela, no se olvide de las islas Filipinas, presentes profundamente en el imaginario español como muestra de nuestra lengua en Asia. Por no mencionar las islas Marianas, con su lengua propia el chamorro repleta de castellanismos.

# Publicado por: Josep Carles Laínez (Barcelona)
viernes, 09 de enero de 2009

Español

Por favor, amigos, no olvifeis que el castellano era el idioma en que Mio Cid Ruy Díaz imploraba la ayuda de Dios en el Monasterio de Cardeña, susurraba palabras de amor al oido de doña Jimenea e impartía órdenes militares a Alvar Fáñez de Minaya para marchar con su hueste a la guerra de moros. Ese es un idioma que yo -como esa gloria de la literatura en español que es el mejicano Carlos Fuentes- leo con mucha dificultad, entiendo peor aun y, desde luego, soy incapaz de hablar. Es un glorioso idioma, en fin, que murió para que naciera el idioma esplendoroso en que nos entendemos todos: el español, ahí es nada. No confundir por favor. Y al articulista de ese periódico que no voy ni siquiera a nombrar...¡que le den de merendar por algún sitio! ¡El idioma español es tan rico...!

# Publicado por: Argantonio (Cáceres)
viernes, 09 de enero de 2009

Español

Por favor, amigos, no olvifeis que el castellano era el idioma en que Mio Cid Ruy Díaz imploraba la ayuda de Dios en el Monasterio de Cardeña, susurraba palabras de amor al oido de doña Jimenea e impartía órdenes militares a Alvar Fáñez de Minaya para marchar con su hueste a la guerra de moros. Ese es un idioma que yo -como esa gloria de la literatura en español que es el mejicano Carlos Fuentes- leo con mucha dificultad, entiendo peor aun y, desde luego, soy incapaz de hablar. Es un glorioso idioma, en fin, que murió para que naciera el idioma esplendoroso en que nos entendemos todos: el español, ahí es nada. No confundir por favor. Y al articulista de ese periódico que no voy ni siquiera a nombrar...¡que le den de merendar por algún sitio! ¡El idioma español es tan rico...!

# Publicado por: Argantonio (Cáceres)
viernes, 09 de enero de 2009

veo el SAT

internacional y cómo se varios idiomas veo en general las cadenas francesas dónde te informan mucho mejor de las cosas, cómo por ejemplo de conflicto ahora de Gaza.Nunca veo TVE int. es una caca de la vaca.da verguenza. www.debatimos.com

# Publicado por: Gaia (sevilla)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Alberto Buela
Nicolás Gómez Dávila: elogio del reaccionario
Borges y la irreverencia argentina
Un nuevo realismo en lengua inglesa
La metapolítica (o más allá de la política)
La primacía de la política como poder ser
El sentido profundo de la identidad
Tango, política y mal gusto
El gran engaño de los "derechos humanos"
Multiculturalismo o interculturalismo
Notas sobre el resentimiento
Una crítica del anarquismo al marxismo
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Marine Le Pen
2 JESÚS LAÍNZ
Los vascos en el 98: lo que nunca se recuerda
3 La homofobia progre
4 Diálogo entre Ferrer-Dalmau y Pérez-Reverte



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |