''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 26 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
De Expaña a España


JAVIER R. PORTELLA
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda

SERTORIO
De marimantecas y lloronas
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
DINERO
Por fin alguien que habla claro y a fondo

CLAVES DEL GRAN CRACK CATACLAC


– Triple crisis: del sistema capitalista, de la mundialización liberal y de la hegemonía norteamericana. – La ideología liberal ha posibilitado la colosal deuda de Estados Unidos: ¡un 410% del PIB (410 veces lo realmente producido)! – El viejo e hipócrita principio: privaticemos los beneficios y socialicemos las pérdidas. – Hundimiento de la ideología liberal y de su no intervención. – Causa final del crack: la irrefrenable codicia.
ALAIN DE BENOIST

14 de octubre de 2008
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALAIN DE BENOIST

Se dice a menudo que la crisis es inherente al capitalismo, que éste se nutre de las crisis que provoca, o también que su “facultad de adaptación” no tiene límites, dando a entender de tal modo que es indestructible. En realidad, se impone distinguir las crisis cíclicas, coyunturales y las estructurales (como las producidas entre 1870 y 1893, las de la Gran Depresión de 1929, o las habidas entre 1973 y 1982, cuando empezó a surgir el desempleo estructural en los países occidentales). Con la actual crisis financiera, no cabe duda de que estamos ante una crisis estructural, correspondiente a una ruptura de la pertinencia lógica y de la coherencia dinámica del conjunto del sistema. Viniendo después de la crisis bursátil de 1987, de la recesión estadounidense de 1991, de la crisis asiática de 1997, de la explosión de la burbuja de los valores bursátiles de Internet en 2001, esta crisis, mucho más fuerte que las anteriores, es evidentemente la más grave que se ha conocido desde los años treinta.

La mayoría de la gente no comprende gran cosa de lo que pasa. Durante años les han glorificado las virtudes del “modelo norteamericano” y les han asegurado que la “benefactora mundialización” era cosa sumamente beneficiosa. Y he aquí que ahora se hunde el modelo norteamericano y la globalización incrementa la miseria social. Se quedan estupefactos ante el espectáculo de los bancos centrales, tanto de los Estados Unidos como de Europa, que desde el 15 de septiembre han inyectado centenares de miles de dólares y euros en los mercados financieros: ¿de dónde viene todo este dinero?
Las preguntas se hacen tanto más angustiantes cuanto que se tiene el sentimiento de que nadie parece saber verdaderamente qué se puede hacer. Resulta significativo el relativo silencio de la mayoría de los líderes políticos. Y la gente se pregunta, en fin, si esta crisis era o no previsible. Si lo era, ¿por qué no se ha hecho nada antes? Y si era imprevisible, ¿no es ésta la prueba de que ya nadie controla un sistema financiero lanzado a una insensata carrera hacia delante?
Estamos en realidad ante una triple crisis: crisis del sistema capitalista, crisis de la mundialización liberal y crisis de la hegemonía norteamericana.
La explicación que se da más frecuentemente para explicar la actual crisis consiste en referirse al endeudamiento de las familias norteamericana a causa de los préstamos hipotecarios (las famosos subprimes). Pero se olvida generalmente decir por qué se han endeudado.
¿Por qué la gente se ha endeudado de forma tan colosal?
Uno de los rasgos dominantes del “turbo-capitalismo”, correspondiente a la tercera ola de la historia del capitalismo, es la completa dominación de los mercados financieros globalizados. Esta dominación otorga mucho más poder a los propietarios del capital, y en particular a los accionistas, que son actualmente quienes, con su presión, controlan e imponen las decisiones. Deseosos de obtener lo más rápidamente posible el máximo rendimiento de sus inversiones, los accionistas presionan para que se compriman los salarios y se efectúe una oportunista deslocalización de la producción hacia países emergentes en los que el aumento de la productividad conlleve una muy sensible reducción de los costes salariales. Resultado: por doquier, el aumento del valor añadido beneficia a las rentas del capital y no a las del trabajo, al tiempo que la deflación salarial acarrea el estancamiento o la disminución del poder de compra de la mayoría de la gente, así como la disminución de la demanda solvente global.
La actual estrategia de la Forma-Capital consiste, así pues, en comprimir cada vez más los salarios, en agravar cada vez más la precariedad del mercado laboral, engendrando de tal modo una pauperización relativa de las clases populares y de las clases medias a las cuales, si quieren mantener su nivel de vida, no les queda otra posibilidad que endeudarse, por más que disminuya su solvencia.
La posibilidad ofrecida a los hogares de endeudarse para cubrir sus gastos corrientes o adquirir una vivienda ha constituido, desde la posguerra, la principal innovación financiera del capitalismo. Ello ha permitido estimular la economía mediante una demanda artificialmente basada en las facilidades crediticias. En Estados Unidos esta tendencia se fomentó aún más a partir de los años noventa al concederse condiciones crediticias cada vez más favorables (con una aportación personal próxima al 0%), sin tener en cuenta para nada la solvencia de quienes tomaban la hipoteca. De tal modo, mediante el desbocamiento de la máquina crediticia, se ha intentado compensar la disminución de la demanda solvente originada por la reducción de los salarios. Con otras palabras, se ha fomentado el consumo mediante el crédito, al no poder incentivarlo mediante el aumento del poder de compra. Era el único medio que tenían los accionistas de carteras financieras para encontrar nuevos yacimientos de rentabilidad, así fuera a costa de tomar riesgos descabellados.
Un colosal endeudamiento
De ahí se deriva el prodigioso sobreendeudamiento de los hogares norteamericanos, que desde hace tiempo han preferido consumir en lugar de ahorrar (y pese a que un 17% de la población está desprovista de cualquier cobertura social). Los hogares norteamericanos están actualmente dos veces más endeduados que los franceses y tres veces más que los italianos. Su sobrendeudamiento es prácticamente igual al Producto Interior Bruto (PIB) de Estados Unidos.
Una vez realizado lo cual, se ha especulado con estos “créditos basura” mediante la “titularización”, lo cual ha permitido que los principales actores del mundo crediticio se descargaran, haciéndolos líquidos, de los riesgos de insolvencia por parte de sus prestatarios. La “titularización” —otro de los principales inventos financieros del capitalismo de posguerra— consiste en trocear en partes, denominadas “obligaciones”, los préstamos concedidos por un banco o entidad crediticia, revendiéndose seguidamente su importe, es decir, el riesgo, a otros agentes financieros pertenecientes al mundo de los fondos de inversión. Se crea de tal modo un vasto mercado del crédito, que es también un mercado del riesgo. Es el hundimiento de este mercado lo que ha provocado la actual crisis.
Los aprendices de brujo de las finanzas
Pero ésta es también una crisis de la mundialización liberal. La brutal transmisión de la crisis hipotecaria estadounidense a los mercados europeos es la consecuencia directa de una mundialización diseñada y realizada por los aprendices de brujo de las finanzas. Más allá de su causa inmediata, constituye la conclusión de cuarenta años de desreglamentación impuesta, según las recetas liberales, por un modelo económico globalizado. Es en efecto la ideología de la desreglamentación la que ha posibilitado el sobrendeudamiento norteamericano, al igual que ya había originado las crisis mexicana (1995), asiática (1997), rusa (1998), argentina (2001), etc. Por otra parte, es también la globalización la que ha creado una situación en la que las grandes crisis se propagan casi instantáneamente, de forma “viral”, habría dicho Jean Baudrillard, al conjunto del planeta. Es por ello por lo que la crisis norteamericana ha afectado con tanta rapidez a los mercados europeos, empezando por los mercados crediticios, con todas las consecuencias que puede tener semejante onda de choque cuando la economía norteamericana y la europea están al borde de la recesión, si es que no de la depresión.
El viejo principio de la hipocresía liberal
Desde este punto de vista, resulta sumamente cómico que quienes no han dejado de ensalzar las glorias de la “mano invisible” y las virtudes del mercado “autorregulado” (“es el mercado el que debe ocuparse del mercado”, se suele leer en el Financial Times) se precipiten hacia los poderes públicos pidiéndoles que los recapitalicen o los nacionalicen de hecho. Es el viejo principio de la hipocresía liberal: privaticemos los beneficios y socialicemos las pérdidas. Ya se sabía que Estados Unidos, grandes defensores del libre comercio, nunca se privan de recurrir al proteccionismo cuando éste sirva a sus intereses. Pero ahora se ve que los adversarios del “big governement” se giran hacia el Estado cuando se hallan al borde de la quiebra. La nacionalización de facto de Fannie Mae y Freddie Mac, los dos gigantes del préstamo hipotecario norteamericano, representa en tal sentido un hecho sin precedentes. Mientras que en 1929 el gobierno norteamericano cometió el error de encomendar la gestión de la crisis a un “sindicato de banqueros” dirigido por Rockfeller, en cambio el actual ministro de Hacienda, Henry Paulson, y el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernandke, han decidido nacionalizar las entidades más amenazadas. Se trata de una decisión única en la historia de Estados Unidos desde la época de Ronald Reagan, así como de la intervención más radical nunca efectuada en el mundo privado de las finanzas en toda la historia de la Reserva Federal. Se puede ver en ello una brutal vuelta del principio de realidad. Pero se trata también, para la ideología liberal, del hundimiento de uno de sus principios de legitimación (la esfera pública nunca debe interferir con los mecanismos del mercado, so pena de disminuir su eficacia).
No se debe perder de vista, por último, que esta crisis mundial tiene su origen en Estados Unidos, es decir, en un país cuyo endeudamiento total (deuda pública + deuda de los hogares + deuda de las empresas) representa actualmente un 410% del PIB (el cual asciende a 13 billones de dólares). ¡Y el plan Paulson aún va a agravar aún más este déficit!
Ahora bien, la crisis no puede contribuir sino a socavar la confianza en el dólar, el cual corre el riesgo de bajar aún más. El hecho de que el dólar sea a la vez una moneda nacional y una unidad de cuenta internacional, desvinculada, además, de todo vínculo con el oro desde 1971, ha permitido durante mucho tiempo que Estados Unidos afirmara e hiciera pesar su hegemonía al mismo tiempo que seguía registrando déficits colosales. El procedimiento ha consistido, para los norteamericanos, en exportar sistemáticamente sus títulos de deuda a países excedentarios. En el futuro será determinante la inquietud de los grandes fondos públicos y privados que, especialmente en Asia, poseen enormes cantidades de títulos públicos y parapúblicos de Estados Unidos (bonos del Tesoro, etc.) y, por consiguiente, créditos sobre Estados Unidos. En la actualidad, el 70% de todas las reservas extranjeras existentes en el mundo están denominadas en dólares, una masa que, desde hace tiempo, ya no tiene la menor relación con el volumen real de la economía norteamericana. En los próximos años no es imposible que los países productores de petróleo abandonen paulatinamente el dólar (los famosos petrodólares) a favor del euro. A largo plazo, esta situación podría conducir a que países como China y Rusia reclamen responsabilidades financieras internacionales, o incluso se concierten para diseñar un proyecto alternativo frente al actual orden financiero internacional. Ya en la pasada primavera George Soros lo decía sin la menor ambigüedad: “El mundo se precipita hacia el fin de la era del dólar”.
¿Basta con “regular” y “moralizar” el sistema?
Aseguran ahora que bastaría con “regular” y “moralizar” el sistema para que se evitaran crisis de este tipo. Los líderes políticos, empezando por François Fillon y Nicolas Sarkozy, hablan de “perversión del mundo financiero”, mientras que otros estigmatizan la “irresponsabilidad” de los banqueros, dando a entender que la crisis sólo se debe a una insuficiente reglamentación, de modo que basta con regresar a prácticas más “transparentes” para que resurja un capitalismo menos feroz y encarnizado. Ello constituye un doble error. En primer lugar, porque lo que dio paso a la liberalización total del sistema financiero fue precisamente la impotencia de las políticas para hacer frente a la crisis de eficacia del capital. En segundo y principal lugar, porque ello significa ignorar la naturaleza misma del capitalismo. “El capital experimenta cualquier límite como una traba”, decía ya Karl Marx. La lógica de la acumulación del capital es la ilimitación, el rechazo de cualquier límite, el arrasamiento del mundo por parte de la razón mercantil, la transformación de todos los valores en mercancías: el Gestell [arrasamiento] de que hablaba Heidegger.
La adopción del plan Paulson era ciertamente necesaria, pero tendrá sin duda efectos perversos. En efecto, si a los bancos y a las grandes empresas al borde de la quiebra se les la seguridad de contar por anticipado con el apoyo financiero de los poderes públicos, ello equivale a instigarlos indirectamente a que reproduzcan las mismas disfunciones, conduciendo de tal modo a nuevas crisis especulativas.
En lo inmediato, resulta significativo que ni las inyecciones procedentes de la Reserva Federal¡ y de los bancos centrales, ni la adopción del plan Paulson parecen haber provocado la reacción positiva que se preveía por parte de los mercados. Es ésta una clara demostración de los límites de una política puramente monetaria.
En las fases de sobreacumulación del capital, el fortalecimiento del poder financiero se convierte en la palanca de cualquier estrategia destinada a aumentar la rentabilidad del capital. Más allá de las meras finanzas, lo que la crisis financiera cuestiona es la pretensión de regular el conjunto de la economía con el mero criterio del índice de beneficios, sin tomar en consideración las vidas rotas, el agotamiento de los recursos naturales, los costes no mercantiles (las “externalidades negativas”). La causa final de esta crisis es la búsqueda de la mayor ganancia financiera posible en el menor tiempo posible. En una palabra: la búsqueda del aumento máximo del valor de los capitales comprometidos con exclusión de cualquier otra consideración.
¿Puede ser que, mediante el efecto “dómino”, la actual crisis acabe acarreando una suspensión de pagos en cadena por parte de los agentes económicos, con el consiguiente hundimiento de todo el sistema financiero mundial? No es previsible. Cabe que las medidas adoptadas estas últimas semanas impidan que el sistema financiero se hunda por completo. Pero en el mejor de los casos la crisis económica va a mantenerse durante largo tiempo, con recesión (o incluso depresión) en Estados Unidos y una muy alta ralentización en Europa, lo cual hará que suba el desempleo. Es previsible que ello origine una importante disminución de los beneficios, que se repercutirá inevitablemente en los mercados y en las cotizaciones bursátiles. Contrariamente a lo que a veces se dice, es muy real el vínculo existente entre la economía especulativa y la economía real. Las empresas dependen, en efecto, del sistema bancario, aunque no sea más que para el crédito que necesitan para sus inversiones. Ahora bien, la crisis hace que los bancos, fragilizados por la acumulación de deudas basura procedentes del sector inmobiliario, estén reduciendo brutalmente sus créditos (es el crédit-crunch). Pronto se harán sentir las consecuencias políticas y sociales de todo ello.
Las dificultades no hacen más que empezar.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 05 de noviembre de 2008

liberticidas

No se trata de romper esquemas, es que el mundo se divide en dos: los liberticidas y los que queremos que nos dejen en paz con nuestra libertad. ¿Te das cuenta que el estado con todo su poder puede destrozarte la vida con un gesto?. Sí claro, con pretextos buenistas pero te la destroza. Pues eso, que el estado cuanto más lejos mejor y nuestro dinero ni tocarlo que nos ha costado mucho ganarlo honradamente. Eso es lo que dicen los de la aplicación, y aunque os disguste tienen más razón que un santo.

# Publicado por: Raul (Madrid)
domingo, 19 de octubre de 2008

La mismo de siempre

Pues los años allí me lo único que me enseñaron que mi única libertad consistía en escoger el color del coche que me iba a comprar. Y que Simpson con dinero salía libre de la cárcel, siendo un asesino. No soy socialista, pero en tu mente estereotipada y de bandos, creo que cualquier cosa que te rompa los esquemas es socialista o fascista.

# Publicado por: Kolen (Madrid)
sábado, 18 de octubre de 2008

Te cuelas, Kolen

A ver Kolen, que no te enteras. Libertad es que no tengas a papá estado mangoneandote la bolsa y la vida continuamente para ver que haces. Libertad es que un poder omnímodo como el del estado que quieren estos socialdemócratas y demás basura izmierdosa se reduzca a lo mínimo e imprescídible. Libertad es no tener que decir si señor al estado cada vez que este se meta en tu vida, para sacarte las pelas o para adoctrinarte sobre lo que es bueno o malo para sus intereses. Ser liberal es eso, la defensa de la libertad del individuo frente al ansia de poder de los que manejan el estado, personas como nosotros pero manejando un poder inmenso. Lástima que tantos años en Estados Unidos no hayan servido para ilustrarte. Yo estuve tres meses allí y me sirvieron para dejar de ser socialista. La aplicación y los otros llevan toda la razón. Adiós o salud que es lo que decís vosotros

# Publicado por: Exprogre (Madrid)
sábado, 18 de octubre de 2008

Parecidos ambos

Por cierto veo que para los liberales cuando hablan de libertad se refieren a economía, o sea pasta, ¡vaya concepto más rastrero de la libertad! Ya están igual que los comunistas esgrimiendo la libertad para tapar sus verdaderos motivos. Y luego vienen asustando con el coco de fascismo y el comunismo. Sectarios ambos y sin poder aceptar que sus sistemas han fracasado.

# Publicado por: Kolen (Madrid)
sábado, 18 de octubre de 2008

Ni pogres ni fachas saben nada de Estados Unidos, solo bla, bla, bla.

Pogres y fachas podrán esgrimir sus teorías descaballedas a favor y en contra de Estados Unidos. Típico bla, bla, bla del mundo hispano. Yo acabo de llegar de Estados Unidos, país donde viví muchos años. La situación es la siguiente: cadenas con más de cincuenta años, cerradas; pequeños comercios de toda la vida, cerrados por falta de crédito bancario. Los centros comerciales, vacíos; los restaruantes, vacíos. La gente desanimada, con miedo y sin confianza en el sistema. La crisis se ve más que aquí. Vosotros podréis decir lo que os apetezca, pero la realidad es esa y no otro. Y eso es Estados Unidos, no lo que vosotros de un bando u otro, soñáis. A ver si nos dejamos de tanta teoría, y aprendemos a hablar con propiedad desde LA REALIDAD. Y si me quereis decir progre, pues vale, no lo soy, como tampoco idiota o sectario.

# Publicado por: Kolen (Madrid)
viernes, 17 de octubre de 2008

Ciegos

Efectivamente no hay peor ciego que el no quiere ver y por mucho que la aplicacion lo explique clarito y bien, los rogelios que ululan por internet no lo quieren comprender. Será que va incluido en el dinero que les pagan los sociatas por reventar foros y escupir su veneno totalitario. Ah, por cierto, se trata del dinero que nos quitan con los impuestos. Yo lo gano pero ellos se lo quedan para hacer lo que les convenga con el. Y mucho que se pudra el sistema pero que no os quiten las gambitas y la telemierda.

# Publicado por: Rubita (Burgos)
jueves, 16 de octubre de 2008

Ja ja ja ja eutanasia pal sistema

Que sí, que somos mu codiciosos y ahora papá estado, que es mu, pero que mu bueno nos va a salvar a todos el culo gastando nuestras pelas que es mu generoso porque el sistema es mu malo, maloso y hay que eutanasiarle. Tiene razón el liberal, que investiguen a los codiciosos y que nos dejen a los demas pagar nuestra j... hipoteca.

# Publicado por: Waki (Barna)
jueves, 16 de octubre de 2008

Para penoso

Penoso: según tú, el estado es un ente abstracto, por encima del bien y del mal, fuera de toda sospecha y a quien Dios se la dé que san Pedro se la bendiga y bla, bla, bla. Como es infalible, cualquier cosa que haga es buenísma, y si tira nuestro dinero que no es mágico, ni inagotable pues se emite deuda pública para que nuestros hijos y nietos tengan que seguir pagándola. Unos gestores volatilizan con su mal hacer cientos de miles de millones y hay que echarles una mano a los pobrecitos que es la única manera que tú concibes de salvar el libre mercado. Claro es como arreglar un coche a martillazo limpio. Felicitaciones a la aplicación y seguid así

# Publicado por: Un liberal (Alicante)
jueves, 16 de octubre de 2008

Precisamente porque especulan los poderes públicos

Contestaremos al amigo de xixón suponemos que será Gijón con pocas líneas: El precio de la vivienda no ha bajado en España porque los que han especulado con ello han sido los ayuntamientos, que han usado y abusado del suelo público para financiarse al no haberse liberalizado ese suelo. Infórmese, que esa es la razón que explica que los precios no bajasen cuando ya existía un excedente inmobiliario. Es el intervencionismo el que causa las crisis cuando altera los Mercados para que actúen a su gusto. La Libertad, querido amigo, que es lo que defendemos los liberal-conservadores, no es un cáncer. El estado con su séquito de corrupción, de control, de trabas, de intromisión en nuestras vidas, sí que lo es. ¡Ah!, se nos olvidaba que al marxista la Libertad no le interesa. Para salir de una crisis que ha sido generada por la regulación van a meter sus sucias manos las del estado en nuestras esquilmadas carteras para salvar a unos sinvergenzas que deberían ser investigados que es lo mismo que apagar un fuego con gasolina...

# Publicado por: La Aplicación Española (Madrid)
jueves, 16 de octubre de 2008

error

me refería al comentario titulado Disentimos... deberían poner esta parte de añadir comentarios arriba en vez de abajo, para que se siga una secuencia lógica.

# Publicado por: Penoso (Madrid)
jueves, 16 de octubre de 2008

Lo mejor: que se muera ya este sistema

Penoso comentario el anterior. ¿Se ha leido el artículo de Benoist? ¿Quién puede todavía culpabilizar de la crisis a un exceso de intervencionismo? No es la primera vez que veo ese análisis, lo que demuestra que no hay peor ciego que quien no quiere ver. Exceso de intervencionismo, ja, ja, ja vaya usted a las causas de la crisis: codicia desatada y sistema financiero defectuoso por diseño. La única intervención que no debería producirse es ésta que trata de evitar el derrumbe del sistema financiero, por cierto, única forma que tendría un mercado libre de arreglar sus defectos. Hay que dejar morir a este sistema enfermo de una vez por todas. Yo sí tengo esperanzas en lo que pudiera llegar a salir después.

# Publicado por: Penoso (Madrid)
miércoles, 15 de octubre de 2008

La foto me hace gracia

Solo quería decir que entre las 4 fotos que se han puesto, Fascismo, Comunismo, Neoliberalismo, Inmigracionismo 3 de los conceptos cayeros por su propio peso, por su incompetencia, por sus errores de base, por su fracaso y solo uno tuvieron que hacerlo caer, el Fascismo. Respecto al comentario que veo, solo me gustaría matizarle una cosa a este liberal. Hace unos 10 años, cuando el PP comenzó este modelo económico, en los medios de comunicación no dejaba de anunciarse la escasez de vivienda y la subida de precios. La propuesta y excusa a la vez supuso comenzar la construcción masiva de vivienda con el objeto supuestamente de que los precios bajaran con una mayor oferta leyes del mercado. Hoy en día sobran 1 millón de viviendas construidas y otro millón que se acabarán en los próximos meses... en estos años también han sobrado viviendas pero.... ¿Como me justifica un liberal que la vivienda no haya bajado de precio con una mayor oferta?....ammmm, el liberal como siempre obvia todas las manos especulativas del propio sistema que las permite y además las ensalza como herramienta para mantenerse... vaya... y encima los hay que todavía insisten. Para mejorar la democracia, más democracia, para mejorar un cancer... MÁS CANCER!!!! ¿NO?

# Publicado por: Berto (Xixón)
martes, 14 de octubre de 2008

Disentimos

Seremos breves. Ha sido el intervencionismo y no el Liberalismo el causante de la crisis económica. Igual que en las otras que padecemos. El estado no es inocente ni está por encima de la ciudadanía. Y tampoco es más sabio que nosotros. El capitalismo, parafraseando a Churchill, es el sistema de producción menos malo a excepción de los demás, la cuestión es que los Mercados no funcionan correctamente por la rigidez interesada, para favorecer determinados oligopolios que es impuesta desde el Poder. No hay libre competencia y crear una empresa significa sortear múltiples obstáculos puestos ahí precisamente para desanimar y hacer flaquear a los emprendedores. Nos arrebatan la libertad y la iniciativa. Porque les asusta quedarse fuera de un juego en el que no puedan ganar algo vía exacciones, tasas y/o sobornos descarados. Endeudamiento. Hay antecedentes históricos que nos indican qué sucede cuando valor y precio dejan de estar correlacionados. Si, en este caso además se ha dejado de aplicar el rigor a la hora de prestar dinero, los responsables son los que no han previsto y provisto ese riesgo, no el sistema. Responsables a los que además se inunda de nuestro dinero. Una bomba nuclear es culpable de matar, pero su principio es neutro: es su uso lo que puede ser mortal o beneficioso. Mundialización liberal: Volvemos a los tópicos de los antisistema contra la globalización. Si un artesano de Singapur puede venderle sus productos a alguien interesado en comprarlos en Nueva York, ¿por qué condenarle a la ruina impidiéndolo en vez de competir con él?. El proteccionismo anquilosa a quienes lo disfrutan y empuja a la miseria a los que los padecen. Existiendo los medios tecnológicos y logísticos, además, es una batalla perdida. El mundo tendrá un mercado global y si no lo tiene es porque habremos retrocedido a épocas pretéritas y pétreas. Crisis de la hegemonía norteamericana. Hay quienes, en Occidente se pueden alegrar de esta hipótesis. Suelen ser progres. El valladar frente a la marea musulmana, a la renovada agresividad rusa, frente a la reedición de totalitarismos en suma, son los Estados Unidos. Occidente no podría sostenerse si su fuerza. Así que nosotros no vemos razón para alegrarnos si los EE.UU. desfallecen. Se alega su enorme endeudamiento. Aquí se mezclan las medias verdades con falsedades, algo típico entre los progres, que luego lo repiten para ver si se obra la magia fallida por ser imposible de trasmutarse en verdad. El endeudamiento español es mucho mayor, en términos relativos y casi absolutos, y con un potencial muy inferior. Se omite que la capacidad productiva norteamericana en futuros hace que esa deuda sea manejable. Y se omite también que la capacidad laboral norteamericana sólo ha estado al 100 durante la II guerra mundial, tras la entrada de EE.UU, en el conflicto. Pero estos detalles, a los marxistas, se les hacen muy cuesta arriba manejarlos. Suponemos que el autor del artículo es afín a esa ideología y a las tenidas de su logia, más hipócritas y dañinas que nuestro Liberalismo y nuestra querida defensa de la Libertad. Lamentamos no profundizar más en la crítica de este artículo. En lo que se refiere a las ideas que lo animan, nos remitimos a nuestra bitácora http://aplicacionespanola.blogspot.com Por la Refundación de España.

# Publicado por: La Aplicación Española (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Dinero
Se acabó la Crisis
El milagro económico de la Alemania de Hitler
¿De verdad la economía pública es el demonio?
Falacias neoliberales
La presidenta del Banco Santander habla de su compra del Banco Popular
El secreto de los populistas
Un capitalismo sin límites
Los que acechan detrás de los mercados
El desarrollo sostenible es un eslogan falaz
Contra la ´lex mercatoria´
La rendición de Syriza
Con sus sacrificios, Grecia ha salvado a los bancos europeos
La Deuda infernal
Islandia: banqueros a la cárcel y victoria sobre la crisis
David Rockefeller: la cruzada mundial de la banca-imperio
El Parlamento Europeo va a aprobar el tratado que nos somete a EE. UU.
La quiebrocracia bancaria
La utopía del Mercado
Más de 15.000 lobistas influyen en las decisiones políticas de la Unión Europea
Terremoto: Rusia y China abandonan oficialmente el petrodólar
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 La Cataluña española se afirma y resiste
2 SERTORIO
De marimantecas y lloronas
3 El charnego Puigdemont: abuela andaluza y abuelo franquista
4 ¡Suena el Himno Nacional —con su letra— en las calles de Barcelona!
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Juan y Medio



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |